El Frente Amplio: ¿Y después de las elecciones qué?


Pese a contar con pocos recursos, comparado con el resto de organizaciones, jugar con la prensa en contra y con una DBA mediática y virtual extremamente violenta que no buscaba el debate, sino simplemente denigrar y elimiar al otro, con mentiras e insultos deleznables (e.g., ignorantes de m, rojetes hdp, terrucos, etc.), pese a ello, el FA ha demostrado que sabe hacer campaña y que hay espacio para la izquierda en la política nacional. Lo mejor del FA es su gente, personas valiosas, íntegras y comprometidas, seguro que pueden haber excepciones que confirman la regla. El FA supo trascender a las dificultades de la atomización de la izquierda y fue el único grupo que osó la democracia interna. Durante la campaña el FA tuvo buenos reflejos, supo escuchar las criticas y cambiar de estrategia. Con firmeza y sin recurrir al insulto o la mentira supo afrontar los debates e intercambio de ideas. En suma, el FA demostró saber correr contra el reloj, desde las primarias internas hasta las elecciones generale. En cinco meses demostraron que son capaces de enfrentar dificultades y corregir sobre la marcha. Sin embargo, la política de verdad es una carrera de largo aliento.

vero_portadasHay que subrayar, que el proceso electoral fue uno de los más turbios que se recuerde desde el fujimorato, cuando José Portillo “papelito manda” Campbell organizaba las elecciones desde la ONPE y convalidaba firmas falsas. Ahora fueron los JEE de Lima y el JNE los que se encargaron de recordarnos que “la ley es la ley”. O dicho de otro modo, si quiero y me conviene, te aplico la ley y te saco de la carrera electoral, como en el caso de Julio Guzmán y de César Acuña. Por el contrario, si no quiero, si me caes bien, o si me das alguito, pues me hago de la vista gorda, nada personal, como en el caso de Keiko Fujimori, Factor K y la virgen de los billetes. En este punto, no olvidar que antes de la salida de estos dos candidatos, el FA no superaba el 2% en la encuestas, así es que, como en todo, siempre hay algo de necesario y de contingente. En este caso, hay que reconocer que la contingencia favoreció al FA y no creer tampoco que todo fue pura estrategia.

Los resultados muestran que la gran campaña mediática de los sectores conservadores dieron frutos. Cerca de 80% de los electores votaron por grupos que defienden el establishment. La pregunta es por qué mayoritariamente los pobladores de los sectores socioeconómicos más pobres votan por “más de lo mismo”. Un elemento de respuesta puede encontrarse en la Prospect Theory de Tversky y Kahneman (1981, 1991), quienes encuentran que la aversión al riesgo cambia de acuerdo con la situación (pérdidas potenciales o ganancias potenciales). Así pues, los resultados podrían estar indicando que los electores consideran (con razón o sin ella) que la situación del Perú no es crítica. Es decir, no se enfrentan una situación de pérdidas, donde cualquier cosa puede ser mejor –un buen ejemplo de situación de crisis fueron los últimos años del primer gobierno de Alan García. Al contrario parecería que los electores consideran una situación donde el país y, sobre todo, las personas, sus familias y entorno cercano, pueden seguir “ganando” (aunque sea minimamente) con la configuración actual de la economía, una situación en que lo mejor es no tocar nada.

Prospect TheoryEntonces, partiendo del supuesto que los electores consideran que la situación del país no es crítica y que el Perú puede seguir en un contexto de beneficios, o chorreo, económicos. Entonces, se puede entender que el factor económico y el miedo a perder lo ganado, independientemente que sea poco o mucho, motiven a la mayoría de los peruanos a votar por los candidatos pro status quo. Dicho de otro modo, la mayoría de  peruanos todavía recuerdan la década perdida de los 80 y los enormes niveles de pobreza y pobreza extrema de los 90 (constituye la situación con pérdidas), entonces cobra sentido que consideren que los primeros 15 años del 2000 como una situación con beneficios que no quieren poner en riesgo. Este aspecto considero, constituye el punto débil del análisis y las propuestas del  FA, su plan de reactivación de la economía. Y por el cual, podría ser considerado hasta preferible que el FA no haya llegado al gobierno en este momento.

El FA tiene el mérito de haber puesto en agenda diferentes banderas en el campo de los derechos humanos y civiles (e.g., matrimonio igualitario, defensa de las comunidades y pueblos originarios, etc.) sin embargo, esos elementos primordiales de una sociedad democrática, no son percibidos como urgentes por la gran mayoría de la población. Desde una perspectiva maslowniana, lo urgente para la mayoría de las personas y sus familias es consolidar el crecimiento económico, que asegure altos niveles de empleo y que les permita, no solo salir de la pobreza, sino consolidarse como clase media. Esto incluye el acceso a la salud y la educación. Desde su perspectiva, poco importa si esos servicios son ofrecidos por el Estado o por privados, siempre y cuando se tenga acceso oportuno y de calidad. Al lado, casi al mismo nivel del factor económico se encuentra la seguridad, aspecto del que poco ha hablado el FA. Los derechos humanos y civiles siendo imprescindibles, no son percibidos como urgentes y en esa medida la propuesta del FA no toca al poblador de todos los sectores. Algunos dirán, pero el sur en general y Ayacucho en particular votaron mayoritariamente por el FA, sí, precisamente, porque en esas regiones es probable que la percepción de crisis sea mucho más evidente y por lo tanto haya menos aversión al riesgo, es decir poco o nada que perder.

Por todo lo anterior, considero que si el FA aspira verdaderamente con llegar un día a ser gobierno, no puede concentrarse únicamente en los sectores que perciben que todo va mal, particularmente zonas donde la pobreza extrema no ha sido erradicada o las zonas de conflictos por la explotación de recursos naturales (e.g., Cusco, Cajamarca, etc.) En ese sentido, si bien llegar al parlamento a ser parte de la oposición significa un logro, para servir de contrapeso a la larga mayoría de derecha que lo va a controlar a partir de Julio, y de esta manera poder denunciar los atropellos y abusos del poder. Para lograr ese objetivo, solo bastaría mantener cohesionada a su bancada. Sin embargo, para llegar a ser una alternativa real de gobierno se necesita de mucho más.

Por mencionar algunas, construir organización, participar en elecciones regionales y locales y, de manera imperativa, realizar gestiones exitosas y percibidas como tales. No como en el caso de Villarán en Lima que, con razón o sin ella, es considerada por los limeños como ampliamente negativa, la prueba es que este fue un argumento contra el FA, para demostrar la falta de capacidad de gestión de la izquierda, algo sin duda exagerado. Pero si se entra en política es para dar y recibir argumentos y contra argumentos. En esa medida, la bancada del FA no puede quedarse solamente en la oposición, ni ser una bancada reactiva. La bancada debería salir a buscar acuerdos mínimos en el plano de los derechos humanos y civiles, pero también debe ser una bancada de proposiciones que impacten en la economía y el bienestar familiar, si aspira sinceramente a convertirse en alternativa de gobierno.

Es una carrera de largo aliento, pero hay buenas personas comprometidas en este empeño a las que seguramente se seguirán sumando otras más. Pero si de verdad se quiere llegar a la meta es imprescindible cultivar una organización abierta a las discrepancias, que practique la crítica y la autocrítica, que combata el sectarismo, la intolerancia y las posiciones maximalistas, para no ser solo una buena máquina electoral, para evitar las taras de la vieja izquierda electorera y de camarillas. Finalmente, el juego electoral implica seguir jugando y no patear el tablero cuando no te gustan los resultados. Recordar que 20% es un buen resultado, pero por algo hay también un gran 80% a quienes llegar y convencer.

FA vero

Puntuación: 0 / Votos: 0

Acerca de Ser Social

Simplemente un ser social. Economista y PhD en Management Sciences. Intento comprender a las personas y sus interacciones en la sociedad. Creo que "La práctica sin la teoría es ciega y la teoría sin práctica es estéril" (Kant, 1793).

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *