Archivo de la etiqueta: Darío Núñez Sovero

CONSUMMATUM EST

[Visto: 1481 veces]


Presidente Alan García Pérez confirma que el aeropuerto de Jauja será internacional

Aeropuerto de Jauja

Darío A. Núñez Sovero

John Cárdenas es un novísimo periodista radial que, al parecer, se encarga de las entrevistas para el radioperiódico “Revelación” que dirige su padre Jorge todos los días por las ondas de Radio Éxito. Hoy día 9 de Mayo, muy temprano, se sabía que el Presidente Alan García Pérez arribaría al Aeropuerto “Francisco Carlé” de Jauja con el objetivo de inspeccionar algunas obras en la región central del Perú y, como es de estilo, habían fuerzas del orden y del ejército desplegadas a lo largo de las instalaciones para garantizar la seguridad y el orden.

El avión presidencial aterrizó con el Presidente a bordo y un afanoso séquito reducido de autoridades se encargaron de darle la bienvenida cuando, de pronto, con la temeridad de sus años mozos, John Cárdenas enlazó la comunicación a la emisora y, audazmente, preguntó al mandatario por su opinión sobre el futuro de nuestro Aeropuerto, toda vez que la reciente visita del Ministro de Transportes y Comunicaciones, Enrique Ramírez Cornejo, había servido para que éste declare que en el futuro sería Aeropuerto internacional. Con el aplomo que lo caracteriza, el mandatario respondió confirmando que , efectivamente, el “Francisco Carlé” de Jauja sería muy pronto declarado como tal y que las autoridades estudiaban el enlace Lima-Jauja-Cusco. Además sostuvo que había tres líneas aéreas interesadas en brindar el servicio de transportes de pasajeros y que, para lograr ese objetivo, había que hacer inversiones responsables del erario público (sutil e irónica referencia a la pretensión de gastar dineros del estado en otra obra paralela que no se justifica).

Probablemente por la hora de la entrevista (8.15 hs.) esta ocurrencia no mereció mayor atención en nuestra ciudad. Este blog lo exalta y reivindica para satisfacción de nuestros lectores y, en mi opinión, pone un epitafio final a este enojoso problema: consummatum est (todo está consumado).

Sigue leyendo

UNA VISITA PARA LA HISTORIA

[Visto: 3295 veces]


Aeropuerto de Jauja

Darío A. Núñez Sovero

Víctor Raúl Haya de la Torre, refutando a Carlos Marx, explicaba en sus famosos Coloquios que la violencia y la lucha de clases no son “los parteros de la historia”, antes, decía él, son los “sepultureros de la historia”. 32 años después del fallecimiento de Haya, otro connotado político, el actual Ministro de Transportes y Comunicaciones Enrique Ramírez Cornejo, se ha convertido en sepulturero de la historia y los insólitos sueños de nuestros vecinos del sur que formulaban para su medio un aeropuerto internacional. Con ello termina sepultando sus aspiraciones de competir con nuestro Aeropuerto “Francisco Carlé”. Y no es que ahora exista, como lo sostenía Marx, una lucha de clases. No. Lo que hay es una inesperada confrontación con quienes detentan el poder regional que vienen alentando, terca y desafiantemente, para que la ciudad de Huancayo tenga, a menos de 40 Km., otro aeropuerto.

Hoy 6 de Mayo, quedará grabado en la memoria colectiva de Jauja como el día en que un Ministro de Estado consolidó la vieja aspiración del pueblo jaujino de tener un aeropuerto de jerarquía internacional. Acompañado de un séquito de funcionarios del más alto rango de su ministerio y de los responsables de CORPAC S.A., anunció que se harán las mejoras de infraestructura necesarias para que nuestro “Francisco Carlé” sea un aeropuerto internacional. Mencionó entre dichas mejoras: la dotación de una estación de bomberos y de una unidad contra incendios, la ampliación de un 70% del terminal y la modernización de todas sus instalaciones, la construcción de una torre de control e instalación de sistemas modernos de aeronavegación, así como la ampliación de 400 metros de la pista de aterrizaje, así como sus laterales, para que en el plazo de un año, máximo, puedan decolar naves gigantes como los Airbus de más de 100 pasajeros.

Ministro Enrique Cornejo y Padre José Chuquillanqui
El Ministro de Transportes y Comunicaciones, Enrique Ramírez Cornejo, en compañía del Reverendo Padre José Chuquillanqui Yamamoto, en su arribo al aeropuerto jaujino

Los cientos de jaujinos presentes no pudimos menos que vibrar de emoción frente a tales anuncios. Mientras cientos de estudiantes, autoridades y público presente se abrazaban de emoción, danzantes costumbristas y bandas de música, exteriorizaban su alegría. Para sorpresa de los visitantes, el Alcalde Jauja declaró al Ministro de Estado como Hijo Predilecto de Jauja, al tiempo que lo orlaban con el clásico poncho, sombrero y pañuelo jaujinos. Sus acompañantes también fueron reconocidos con presentes.

Ovalo del Aeropuerto de Jauja
Este avión Piper PA-34 Seneca (donado por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones), fue colocado en el Parque Temático Francisco Carlé de Jauja

Mención especial mereció el Reverendo Padre José Chuquillanqui Yamamoto, gracias a cuyo diligente afán y amor por esta su tierra Jauja se deben estas gestiones. Cortés y humildemente declinó todo reconocimiento e instó, en el momento de su alocución, a construir una Jauja alejada de odiosos divisionismos y colores partidarios, a no claudicar ante desalientos y estar unidos frente a adversidades. En su aplaudida intervención se comprometió a seguir bregando por el desarrollo de nuestra provincia. Finalmente, y antes de su retorno a Lima la comisión, que arribó en un avión Antonov, visitó el distrito de Huamalí donde la comunidad ante una completa algarabía abundó con atenciones y protocolos. Fue, en resumen, un día para la historia de Jauja.

Sigue leyendo

PRESENTACION DEL POEMARIO “LAGARTO AZUL” DE MARX ESPINOZA SORIANO

[Visto: 1953 veces]


Marx Espinoza y Dario Núñez
Marx Espinoza Soriano y Dario Vladimiro Núñez Palacios (con sombreros), flanqueando a un amigo

Dario Núñez Sovero

Marx Espinoza Soriano es una de las novísimas y logradas voces de la rica y floreciente lírica jaujina. A través de numerosos trabajos, Marx, ha venido mostrándose con el perfil de un poeta consagrado que, esta vez, se redescubre con un vigoroso acento poético mediante la entrega de su reciente obra que ha titulado “Lagarto Azul”, que es un compendio de poemas de su variada cosecha que resumen diversas y gratas experiencias vivenciales de su afanosos trajín.

Los escenarios por donde discurre su poesía están ligados a esto último, resaltándose, el amor en sus múltiples facetas y del que es un ferviente cultor por lo que jamás está ausente en él. El paisaje, es su alimento imaginario permanente y lo va desentrañando con un trazo mágico traducido de palabras que colman de eufonía nuestros sentidos. Y, por último: la muerte, a la que Marx la muestra como una mensajera perversa y fatal que sepulta sueños y ensombrece horizontes.

“Lagarto Azul” es un manojo compuesto por siete poemas, cada cual poseedora de una intensidad arrobadora. Cuando leemos, al inicio, “Días de lluvia”, (dedicado a Darío Vladimiro Núñez Palacios, recientemente fallecido en forma trágica), advertimos de inmediato la impotencia del poeta para comprender la vida tan llena de paradojas

“hundida para siempre en la nostalgia…

Asomando y asolando

El mundo que habitamos…”

Esa impotencia lo lleva a lamentar de cómo, progresivamente, la muerte va agotando los últimos fulgores de nuestra pálida Jauja.

“Palomas caen” es el segundo poema de esta obra, donde Marx deplora amargamente la suerte de un desconocido exilio personal que lo ha alejado de su amada, mientras agitadas aves van cayendo

“como bombas o misiles de paz”

El poeta es también de carne y hueso. Por ello, Marx, deja aflorar toda su sensualidad en el tercer poema “Hogueras en la lluvia”, en el que la libido discurre por cada verso al mejor estilo de los románticos de este milenio llamando a su amada agitadamente para que sea su

“seno que guarece de la lluvia”

“Amaru”, su cuarta entrega, es un himno a la soledad de Marx. El autor evoca repetidamente a la mujer amada para “acordonar mi cuerpo indescifrablemente al tuyo” y dejar

“el amor en los escombros

De las sábanas que simulan ciudades bombardeadas”

La tórrida libido de Marx es admirable en este poema, sino sigamos reproduciendo algunos de estos versos:

“cojo tu ausencia para darle una mordida, bocado de

Vacío, y me digo que es cierto todo esto”.

El quinto, sexto y séptimo poemas son componentes de una ofrenda que Marx hace a Mayupata, aquel paraje del distrito de Pancán de imborrables recuerdos. Marx, con una pristinez sencilla y simple como el agua, como diría Neruda, evoca un paisaje cantarino y de múltiples colores, La estirpe andina del poeta fluye como un torrente de palabras que se tiñen de terruño y naturaleza, haciendo notar su entrañable vocación telúrica.

Todo lo que se lee en “Lagarto Azul” exuda belleza de un verbo trabajado fatigosamente y en todo lo extenso de esta producción se advierte una hondura lírica que hace de este autor un interesante prospecto de la poética peruana. Este desborde de sensibilidad tiene la virtud de identificar y mimetizar el sentimiento del poeta con la necesidad del lector de encontrar un remanso edénico de frescura y amor, tan escasos en estos tiempos de dolores y turbulencias.

Sigue leyendo

DARIO VLADIMIRO

[Visto: 3915 veces]

Dario Vladimiro
Darío Vladimiro Núñez Palacios, Odontólogo, fallecido el 21 de marzo de 2011 en la Laguna de Paca (Jauja)
Darío Núñez Sovero

Te fuiste cuando un horizonte promisorio se apretujaba entre tus manos. Cuando el porvenir era una promesa llena de esperanzas y bondades. Te fuiste cuando el tiempo estaba fresco en tu mirada y tus ansias de vivir eran infinitas.

Fue la frigidez de las aguas de nuestra laguna el templo donde ofrendaste tu vida, donde inútilmente trataste de aferrarte a las ganas de vivir en medio de esa enormidad de agua que trataba de ganarte hacia sus ignotas profundidades. Y me imagino que, al final, el rostro frágil de tu hijo Darío José abrigó tu partida, dándote una conformidad a tu viaje hacia la parca.

Darío Vladimiro, simiente feraz de la estirpe xauxa, cantor vibrante de la alegría nuestra. Tu prematura muerte llena de silencio nuestra palabra, enmudece nuestra mirada que se pierde en la oquedad del horizonte y aviva una nostalgia que empieza a crecer con los días. Apostados en la vida y con una incomprendida tremulez en nuestros rostros, sólo atino a evocar el genio del verbo de ese norteamericano colosal llamado Walt Whitman, que hace mas de un siglo escribiera ese portentoso poema “Canto a mi mismo” que a la letra dice:

“Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.

Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
para ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.

Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otros padres que nacieron aquí,
de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también.
……………”

Es que con tu muerte, querido hijo, quién ha muerto soy yo, somos nosotros. Hemos muerto todos los que te amamos y lloramos tu huida de esta vida. Porque cada átomo de tu cuerpo yerto es mío, quién ya no existe es el que modesta y finalmente prosa estas líneas.

¡Hasta siempre entrañable Darío Vladimiro!

Sigue leyendo

20 DE ENERO

[Visto: 1195 veces]


Centro Jauja

Darío Núñez Sovero

“20 de Enero”, fiesta suprema de los xauxas. Altar múltiple donde sucumben nuestras penas.

En la dulce melodía de tu música duermen los secretos más valiosos del sentimiento. Ese sentimiento que es esquivo a la luz y se retuerce en el alma cada vez que te escucho.

“20 De Enero” llegaste con tu música cargada de nostalgias, con tu equipaje lleno de colores y danzantes que, acompasadamente, van desgranando llanto en tu plaza de fiesta, mientras los músicos han endomingado sus notas para hacerte cada vez más inolvidable.

“20 de Enero”, explosión de júbilo en la sangre y melodía embriagante en los sentidos. Quisiera sujetarte a mí eternamente para tenerte a la mano cada vez que la nostalgia amenace habitarme.

“20 de Enero”, fiesta mía, panacea concomitante de mis tristezas, te llevaré conmigo hoy y siempre, hasta que la vida quiera regalarme la muerte.

Sigue leyendo

“TIO” MANUEL

[Visto: 3059 veces]

Tio Manuel

El tio Manuel al lado de dos grandes del fútbol: Ramón “cabezón” Mifflin y Waldir Pereyra “Didí”, en la parte inferior su hija Rosa.

Darío A. Núñez Sovero

Quizás muy pocos de este tiempo alcancen a recordar, o si no lo saben, que el “Tío” Manuel era ese inacabable artesano de los pies que hacía maravillas cuando una pelota estaba a su alcance. Maestro de las pampas del legendario “parque chino” de Jauja, señor del viejo Estadio Junín donde solía recibir con paternal aprecio a decenas de chiquillos que, ávidos de compartir su experiencia se volcaban, luego del colegio, para jugarse “una chanchita” que, a los ganadores, les permitiera al final refrescarse con una inigualable “bebida soda” de típica marca jaujina.

El Tío Manuel fue el forjador impensado de ese maravilloso equipo que fulguró en los campeonatos jaujinos llamado “Independiente Estudiantil”, quizás el único que pudo regalarle a la sufrida afición de nuestra tierra figurar entre los equipos que pudo campeonar en la Copa Perú. El se dedicaba a “dictar” sus enseñanzas desde esa “alma máter” alfombrada de “champa” amarillada por tanto trajín que todos conocíamos como “parque chino”. Cómo no recordar a este miembro de la dinastía de los famosos “chule” de Jauja, conformada por los hermanos Alfredo “chéker”, Carlos “califa”, el “Tío” Manuel y “Hopalong Cassidy” José Núñez Pérez (original forma de decirle “opa”). Ellos conformaron una familia de hermanos que dieron mucho que hablar en nuestra Jauja de las décadas del 50, 60 y 70 del siglo anterior.

Hoy a sus 74 años, el “tío Manuel”, desempolva sus recuerdos, todos bellos y de una lejanía almibarada, cuando le tocó exhibir la exquisitez de sus habilidades innatas en campos de Jauja, Huancayo, Pampas, Campo Armiño, Huarón, Tarma y Lima, en el mismísimo Estadio Nacional.

Equipo de Jauja
Glorias de Jauja desfilando en la plaza de armas de Jauja: Flavio Meza (+), Herminio “Tire” Ñaupari, Abel Meza, “Collo” Lizárraga (+), Epifanio Sánchez (+) y Manuel “tio” Núñez

Hacia 1947, el recordado distribuidor de periódicos de Jauja, don Pánfilo Cáceres conformó un equipo de fútbol de canillitas donde el posteriormente llamado “Tío” Manuel empezó a descubrirse como un prominente prospecto del deporte jaujino. Entonces el “Maestro coño”, cocinero del desaparecido restaurante Medianoche de la familia Nakasone, que funcionaba en la esquina de los jirones Ayacucho y Bolognesi, lo recluta para su equipo “San Francisco” para jugar en el campo que estaba habilitado frente al Hospital Olavegoya donde hoy existe una urbanización. Luego jugaría por el “Samaritana” de la primera división y, muy joven, se lo llevan a jugar por “Laboratorio” de Huarón. Seleccionado por el “Alianza Huarón” van a Lima conjuntamente con los recordados “Gallito” Peralta, “Tata” Baldeón, “Flaco” Maldonado, etc. (era 11 jaujinos) para jugar el Campeonato Nacional (versión antigua de la hoy Copa Perú) en el flamante Estadio Nacional. Con la fama en los hombros, posteriormente, es llamado para jugar en cuanto equipo famoso de la época existía, entre otros el “Expreso Verde”, el “San José” de Jauja (con la que juega la primera Copa Perú), el “Echa” Muni de Jauja, las diversas selecciones jaujinas, etc. Su carrera deportiva terminó vistiendo la gloriosa camiseta roja de nuestro centenario colegio.

Desde entonces, el “Tío” Manuel sólo es un grato recuerdo para Jauja. Sus cansinos pasos están marcados por las huellas implacables del tiempo pero su figura siempre inspira respeto y reconocimiento de todos quienes hemos estado al tanto de su trayectoria. En su largo trajinar, nos cuenta, solamente una vez fue honrado con un diploma en la gestión del Alcalde Luis Balvín Martínez. Pero su recuerdo como deportista siempre brillará en la memoria de todos quienes lo vimos jugar. ¡Buena “Tío” Manuel!.

Sigue leyendo

LA MESA DE LOS DIFUNTOS

[Visto: 3045 veces]

Mesa de difuntos

Darío A. Núñez Sovero

Hoy 1 de Noviembre, según la creencia popular andina de nuestro valle del Mantaro, a las doce del mediodía todos nuestros difuntos visitan nuestra casa. A ella no la abandonarán sino a las doce del día siguiente. Para eso, desde que tengo memoria y anualmente, los mayores se preparan diligentemente para recepcionarlos. Para que la estadía sea grata, primero hay que asear la casa y, prioritariamente, hay que preparar la mesa.

Menudo trajín es el que captura la atención de todos, pues, se trata de preparar todos los manjares que en vida gustaban paladear nuestros deudos. Es de este modo como en casa están preparando la patasca, el caldo de gallina, el picante de cuy y el escabeche de gallina. La mazamorra morada, el dulce de caya, la mermelada de níspero, las frutas más apetecidas que gustaban las abuelas Consuelo y Adelaida y el hijo difunto Dino Darío no pueden estar ausentes. Y como en vida siempre disfrutaban de la alegría familiar y social también hay que poner su coca, cigarro, tocra y, su infaltable cervecita.

Esta es una mesa envidiable que ya quisiéramos disfrutar los que estamos vivos. Ahora comprendo por qué el “flaco” Nava me decía que Dios es muy vivo, pues siempre se lleva a los mejores dejándonos a los “porcatas” en este mundo de miserias y sensualidad. Cuando estoy por cerrar este post una vecina me alerta de que en la mesa no debe faltar un vaso de agua limpia y un poco de sal. Antaño, mis hijos, esperaban con ansiedad inusual que concluya el período de visita para dar rienda suelta a los manjares de la mesa de los difuntos. Para cerciorarse de la visita, antes de cerrar la habitación donde se prepara la mesa de los difuntos, la abuela solía esparcir cenizas en la puerta. En el momento de abrirla, al día siguiente, lo primero que se cotejaba eran las huellas dejadas por los recordados visitantes.

Costumbre que, felizmente, en Jauja todavía se cultiva, como una expresiva manera de honrar a nuestros muertos. Por algo el genio del inmortal Vallejo nos recuerda que “toda voz genial, viene del pueblo y va hacia él”.

Sigue leyendo

El poeta y la presidenta

[Visto: 1384 veces]


Presidente de Brasil

Darío A. Núñez Sovero

Amanece en Jauja y mientras vamos viendo la agenda del día, es día de los vivos hoy 1 de Noviembre, escuchamos las noticias del mundo vía cable. Una nos llama la atención: con el respaldo del 56% de 135 millones de electores Brasil ha elegido como su Presidenta a Dilma Rousseff. Ella, al igual que sus antecesoras en Sudamérica, Violeta Chamorro de Nicaragua, Cristina Vda. De Krichner de Argentina, Michelle Bachelet de Chile, se convierte en la Primera Presidenta mujer de Brasil, para mí la sétima economía (para otros es la 5ta.) más poderosa del planeta.

Escucho atento su primer mensaje al país y advierto que menciona que cumplirá su palabra de “erradicar la miseria, luchar para desterrar la pobreza. Es justamente en esta parte que mi mente me devuelve a Manual Scorza, aquel genial poeta peruano muerto trágicamente en el aterrizaje de su vuelo en Barajas-España en 1983. Este luchador de la palabra dejó para la posteridad obras de relevante importancia como “Redoble por Rancas”, “Garabombo el invisible”, “la danza inmóvil”, etc..Y mientras sigo el discurso de Dilma Rousseff voy asociando el mensaje al poema que Scorza ensaya en su obra “Las imprecaciones” y que, sabiamente tituló a manera de profecía para las palabras de la elegida presidenta “Epístola de los poetas que vendrán”. Para que el lector aprecie su palabra iluminada aquí lo cito:

Epístola de los poetas que vendrán

Tal vez mañana los poetas pregunten
por qué no celebramos la gracia de las muchachas;
tal vez mañana los poetas pregunten
por qué nuestros poemas
eran largas avenidas
por donde venía la ardiente cólera.

Yo respondo:
por todas partes oíamos el llanto,
por todas partes nos sitiaba un muro de olas negras.
¿Iba a ser la Poesía
una solitaria columna de rocío?
Tenía que ser un relámpago perpetuo.

Mientras alguien padezca,
la rosa no podrá ser bella;
mientras alguien mire el pan con envidia,
el trigo no podrá dormir;
mientras llueva sobre el pecho de los mendigos,
mi corazón no sonreirá.

Matad la tristeza, poetas.
Matemos a la tristeza con un palo.
No digáis el romance de los lirios.
Hay cosas más altas que llorar amores perdidos:
el rumor de un pueblo que despierta
¡es más bello que el rocío!
El metal resplandeciente de su cólera
¡es más bello que la espuma!
Un Hombre Libre
¡es más puro que el diamante!

El poeta libertará el fuego
de su cárcel de ceniza.
El poeta encenderá la hoguera
donde se queme este mundo sombrío.

(*) el énfasis en negrita es obra del que escribe este post.

Sigue leyendo

Incendio destruyó bello cercado de cipreses de vivienda

[Visto: 2872 veces]


Casa en Jauja
Antes del incendio, así lucía el inmueble ubicado entre los jirones 25 de abril y Bruno Terreros en Jauja

Darío Núñez Sovero

Fue el cruel Emperador Nerón, comenta el historiador romano Suetonio, quién mandó incendiar a Roma mientras él desde la tranquilidad del Palatino ensayaba unos versos acompañados por su lira. Hecho que se justifica por la conocida crueldad que animó la vida de este monarca. Este atentado, marcado en la historia, ha dado lugar a múltiples conductas injustificadas en nuestro tiempo, pero que lamentablemente vienen reiterándose a menudo en nuestro valle y en nuestra querida Jauja.

Es así como desde el mes de Agosto a la fecha, los diarios e informativos locales y regionales han venido dando cuenta de numerosos incendios por doquier. Pucará, Concepción, Junín, Sausa, Muquiyauyo, Muqui, etc., saben del poder destructivo del fuego, desatado fundamentalmente por la ignorancia de la gente que, creyendo que así van a hacer más fértiles a sus campos de cultivo, no dudan en quemar vastas extensiones de rastrojos y malas yerbas en sus chacras, haciendo de nuestro ambiente un espacio de alta contaminación y aniquilamiento de la flora nativa y la fauna de animales pequeños que existen para dar cuenta de otros nocivos para la agricultura.

Es en esta endemoniada fiebre piromaníaca del valle que, a fines del mes de Agosto y en un día de feria por la tarde, advertimos un hecho que sacudió la ira de la población de Jauja por las connotaciones que voy a comentar: en la intersección de los jirones 25 de Abril y Bruno Terreros del Barrio El Porvenir-Jauja, se ubica la casa de la familia Flores Salcedo. Lo peculiar de dicha vivienda es que, desde hacen más de cinco décadas, ella estaba resguardada por un cerco perimétrico de cipreses (única en todo el valle) que la hacía muy vistosa y atractiva. Ella fue construida por una pareja de italianos que llegó a Jauja por razones de salud hacia inicios de los años 50 del siglo pasado. Posteriormente allí viviría la familia del General Juan Fernández Marquina (el mismo que ha adaptado el huayno “Jauja” a marcha militar y que escuchamos con regocijo en todo desfile escolar y castrense). La insanía de mentes y manos desconocidas la incendió intempestivamente poniendo en peligro la vida de sus ocupantes y privando a Jauja de un lugar encantador. Este hecho, además, puso en duda la solvencia de nuestra Compañía de Bomberos y la precariedad de las instalaciones de agua para asumir estas urgencias. Al final, con ayuda del vecindario se pudo controlar este hecho repudiable que atenta contra el ornato de nuestra ciudad tan necesitada del verdor casero.

Casa en Jauja
Así luce en la actualidad, el inmueble ubicado en la dirección antes mencionada

Los actuales ocupantes, la familia Flores Salcedo, ante el temor de nuevos atentados no han querido restaurar el cerco siniestrado y han optado por poner un muro de ladrillo en su reemplazo, lo que ha trastocado un lugar de encanto por otro lúgubre y afantasmado. ¡Una lástima!, pues quien ha perdido es nuestra ciudad.

Sigue leyendo

UNA HISTORIA LLENA DE GLORIA: “SAN JOSÉ”DE JAUJA EN EL AÑO 1953

[Visto: 4921 veces]


Selección de Jauja
Equipo de glorias (veteranos) de Jauja en el que destaca la presencia de Juan “Chicha” Rivera, Peñafort Mucha, Juan Núñez Escobar, Isaías León, Andrés “loco” Alejos (de pie). “Chato” Linares, “Tire” Ñaupari, Domingo Bullón y Jorge Torres (arrodillados)

Darío A. Núñez Sovero

Yo tenía apenas 9 años, en el tiempo corría el año 1953 y vivía en el ostracismo voluntario de estar en una ciudad ajena a mis raíces. Los jaujinos que por razones de estudios y trabajo, que por cierto eran ex josefinos y radicaban en Trujillo, vivíamos alertas de lo que ocurría en el terruño. Entonces una historia que recuerdo con nitidez cautivó mi atención. Se trataba de la actuación del seleccionado de fútbol del glorioso colegio “San José” de Jauja en el Campeonato Nacional de ese año y cuya finalísima se realizó en el entonces recientemente inaugurado Estadio Nacional de Lima. El diario jaujino “El Porvenir” de la época y todos los de circulación nacional daban menuda información de lo que ocurría que, por cierto, llenaba de alegría y satisfacción el orgullo xauxa.

Siempre me he preguntado por qué algunas entidades y organizaciones se precian de autollamarse “gloriosas” sin serlas. Atribución banal si se tiene en cuenta sus efímeras trayectorias en el tiempo. Pienso que en el caso josefino, con justicia y sin ánimos chauvinistas, si estamos ante una institución gloriosa, más si tenemos en cuenta que tiene un sesquicentenario de vida y en ese transcurso vital hay hitos que la han marcado en la historia como una institución gloriosa. Sino recordemos la actuación valerosa y heroica de los josefinos en la época aciaga de la Guerra con Chile, los cíclicos ganadores de concursos nacionales de matemática que sus alumnos logran, los célebres ex alumnos que han dado gloria al país en las guerras del siglo XX en que el Perú se ha visto envuelto, el reciente reconocimiento del Gobierno como Colegio Emblemático, etc. Una historia de esas, que son de verdadero recuerdo, la escribieron once estudiantes josefinos el año 1953.

Luego de eliminar, en la cancha de fútbol y no en la mesa como ocurre en este tiempo de leguleyos y reclamos, al Politécnico Regional del Centro y al “Santa Isabel” de Huancayo, como campeones del Departamento de Junín tocó al Colegio Nacional de Jauja viajar a Lima para el Campeonato Nacional. Lo hicieron en tren y, ya en la capital, los alojaron en los ambientes del Politécnico “José Pardo” de la Avenida Grau; la fama de los cercanísimos burdeles del Jr. Huatica y las historias de la famosa cortesana francesa Nené seducían la exuberante virilidad de nuestros muchachos, pero la severa inquisición de los responsables del equipo (los profesores Eugenio “negro” Susaníbar y Alfonso “loco” Alcántara) más la firme voluntad de triunfar en la lid, pudieron más que las incipientes tentaciones carnales de nuestros representantes.

San José de Jauja
Foto del equipo josefino donde se puede apreciar la compañía del utilero eterno “Osito” Osorio, padre Adolfo Bravo Guzmán, Director Abdón Max Pajuelo (al centro) y, en el extremo derecho el “sheriff” Méndez Portillo y el “loco” Alcántara. Entre los jugadores reconocemos al “Tigre” Contreras, Pedro Martínez, “Tire” Ñaupari, “Huaco” Briceño, etc.

El campeonato se inicia con las semifinales y al “San José” le toca jugar en la aún existente cancha de la Parada en el Porvenir donde elimina a los representantes de los departamentos de Huancavelica, Ayacucho, Pasco y Huánuco, quedando como finalista para enfrentar al representante de Ica, el “San Luis Gonzaga”, en el mismo Estadio Nacional de Lima, el coloso de José Diaz que acababa de ser inaugurado por el Presidente Manuel A. Odría.

El día señalado fue el 6 de Agosto de aquel lejano 1953. Nuestros equipistas, habituados como estaban de jugar en canchas duras y pampas, no podían esconder su asombro de pisar el flamante césped que siempre retiene la bola y la dirección técnica no tuvo la precaución de hacer un previo reconocimiento de campo. Esa tarde, en los vestuarios los deportistas recibieron la visita del diputado jaujino “el curco” Salazar, quién les dio una inflamada arenga recordándoles que el 6 de Agosto es un día histórico para América por la gesta de los patriotas en las pampas de Junín y que los josefinos estaban llamados a ungirse con el triunfo en tal honor. Con ese espíritu victorioso el encuentro empieza mal por cuanto Ica pronto se pone 1 a 0. A ello se suma que “Tire” Ñaupari en el arco y en una confusa situación sufre la fractura de la clavícula, con un vendaje en la zona lesionada y multifuncional como era lo sacan del arco y juega como foward (todavía no puedo olvidar igual actitud del genial Beckenbahuer en esa final de Inglaterra con Alemania en Londres 1966). Es en esa posición que le hacen foul en el área y el jaujino Florencio Sánchez Rivera (el que luego sería renombrado artista plástico) se encargaría de empatar con tiro penal. Finalmente, por la presión del momento y las dificultades del campo (jamás habían jugado en grass), perdieron 2 a 1.

San José
Equipo josefino subcampeón nacional en la cancha de la Parada Lima, donde reconocemos a Julio Yupanqui de buzo, Mucha (de Parco), Herminio Ñaupari, “Tigre” Contreras y “Osito” Osorio (de pie), Muruyama, Epi Sánchez, Florencio Sánchez Rivera y, en el extremo, “Huashca” Misari (de rodillas)

De retorno a Jauja el equipo fue recibido con los honores de estilo pues eran Subcampeones Nacionales y por mucho tiempo se habló de tal epopeya. De los integrantes de aquel equipo sólo dos (hasta donde sé) han fallecido en dolorosas circunstancias: Epifanio Sánchez Yupanqui y el japonés Muruyama.

San Jose 1953 - Jauja
Equipo josefino acompañado (al centro) por el Director Max Pajuelo y los profesores “Techero” Lizárraga y “Loco” Alcántara.

He buscado con ansiedad a los demás integrantes y sólo he podido dar con tres: El “Tigre” Contreras que jugaba de defensa, “Huashca” Alejandrino Misari Fabián y Herminio “Tire” Ñaupari Camarena. El “Tigre” Contreras de una acentuada calvicie evoca con confusos recuerdos aquellos días en que se rompía por la roja de su “San José”, actualmente vive entre su natal Acolla y Lima.

Contreras
“Tigre” Contreras en el Jr. San Martín de Jauja

Alejandrino “Huashca” Misari Fabián vive mullidamente en la tranquilidad del Barrio Jajachaca de su Marco nativo aireado por la brisa de la Laguna de Chocón. Recuerda con evocación lejana sus tardes de gloria como puntero izquierdo del “San José”.

Marco - Jauja
Alejandro Misari en Jauja

El más “lúcido”, en este revoltijo de reminiscencias, es Herminio ”Tire” Ñaupari Camarena, quién, además, aprovecha para comentarnos sus tardes de gloria en el arco de equipos de varios centros mineros, recordándonos además que es el único arquero que le atajó un penal al mismo Valeriano López, foward centro del temible rodillo negro, cuando jugó en el Estadio Junín con el San Lorenzo de Almagro y él era integrante de la selección de Jauja. Cuando se aleja de mi casa, donde tuvo la gentileza de visitarme, escucho el golpear cansino de su cayado, y la cojera que agobia los pasos de esta gloria josefina de tántos lauros jaujinos.

Tire en Jauja
“Tire” Ñaupari con la nostalgia de las glorias vividas

Antes de retirarse, y un poco como queriendo que el tiempo no borre algunas incidencias del recuerdo, nuestro buen “Tire” nos regala la foto de la selección de veteranos de Jauja -que es la que encabeza el presente post-; que, juzgo, debe ser de conocimiento de nuestra lectoría para beneplácito de los familiares y amigos, especialmente, rogándoles a quienes advirtieran alguna omisión hacérnoslo conocer para la rectificación correspondiente.

Sigue leyendo