Un reencuentro con el pasado

DSCN5982Casa de Pedro S Monge ubicada en la Samaritana, que hoy es la Biblioteca Municipal

Darío A. Núñez Sovero

Hoy, súbitamente, he tenido la oportunidad de reencontrarme con el pasado. He vuelto a recorrer la casa a donde acudía cuando mi inexperiencia me aconsejaba buscar la palabra reposada y sabia de un maestro de los pergaminos de Pedro Monge Córdova.

Hacia 1969, año del centenario del Colegio “San José” de Jauja, fue él,  en su calidad de Sub-director quien conjuntamente con Armando Castilla Martínez como Director, me dio la oportunidad de ser docente en el añoso colegio jaujino. Mi tempranidad profesional, aunado a mi incipiente experiencia me obligaban a buscar asesoría en la tarea que se me había confiado y fue allí que, sin regateos, el consejo autorizado y sereno del gran maestro aparecía y apaciguaba mis preocupaciones laborales, que nunca faltaban. Por añadidura, las ocasiones eran propicias para extender largas pláticas sobre el quehacer educativo de aquel tiempo llegando a compartir afinidades en temas de interés nacional e internacional. Pedro Monge era una persona de gran versatilidad y sus puntos de vista eran tan interesantes que, muchos, lo hacían como suyos. Fue en estas circunstancias que, luego del horario laboral, habituaba a visitarlo en su domicilio donde él, me confiaba algunos modos de leer con máximo provecho aquellos textos que me interesaban: “nunca leas en cama”, “cuando encuentres una palabra que no conozcas, consulta con el diccionario, aun cuando intuyas su significado”, “coge la idea principal de un párrafo y no te distraigas en los secundarios, procura subrayarlos o haz anotaciones al costado”, etc. son palabras imborrables que atesoro y trato de cultivarlos siempre. ¡Cómo no admirar a aquel hombre de tan profundo conocimiento y ponderada palabra!. Así nuestra amistad se mantuvo hasta su sentida muerte.

DSCN5983Patio interior de la casa de Monge, urge mejoras

Hoy he vuelto a esa casa de tantos y gratos momentos. He vuelto a sentir la presencia invisible de la figura del gran maestro y su palabra ha vuelto a reverberar en mí muchos recuerdos. Volver al escritorio donde se aposentaba para, desde allí, iniciar sus largos soliloquios que, pasmados, escuchábamos sin acusar ningún cansancio. Repasar con ansiado afán los anaqueles cuidadosos de su biblioteca (ese “almacén de la sabiduría universal”) donde se apiñaban ordenadamente cientos de libros, admirar la belleza del jardín interior de su casa depositaria de cuantiosas tertulias con su entrañable amigo y albacea, don Miguel Martínez Saravia. En fin, una experiencia vivificante.

DSCN5984Lienzo “EL SACERDOTE”, cuyo autor es Ernesto Bonilla del Valle

Sin embargo, debo expresar, me causa pesar advertir que algunos aleros interiores están deteriorados y, por tanto, son pasos obligados de goteras que van erosionando lentamente los muros de la casa. Que, la seguridad de la casa está amenazada por cuanto el muro del fondo que da, justamente, a los parajes del histórico cerro de San Juan Pata, no brinda seguridad para poder preservar el ingente caudal de libros que, por voluntad del maestro, han pasado a formar parte del patrimonio de la Municipalidad Provincial de Jauja y cuidar, asimismo, los lienzos de artistas de renombre que han dado talla para que Jauja sea considerada como la tierra de artistas y poetas que la han rotulado como la Atenas del Centro del Perú.

DSCN5986“La Samaritana”, histórico barrio testigo de las correrías de Monge Córdova

Volver a la casa de Pedro Monge ha sido, un poco, volver a los tiempos de una mocedad que el tiempo se ha llevado implacablemente dejándonos un rio de recuerdos gratos que (a lo Bécquer) no volverán. ¡Honor a la memoria del Maestro Monge!, ¡Honor al glorioso San José de Jauja, obra fecunda del Amauta!

Puntuación: 4.33 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*