PAUTANDO UN NUEVO RUMBO PARA EL EMBLEMATICO “SAN JOSE” DE JAUJA

[Visto: 2129 veces]


Bodas de Oro de San Juan
El autor de este post rodeado de colegas de la promoción 1961 del Colegio Nacional “San Juan” de Trujillo

Darío Núñez Sovero

Recién retornado de Trujillo a dónde me dirigí para las festividades de mis Bodas de Oro como integrante de la Promoción 1961 del histórico Colegio “San Juan”, debo manifestar, con el mejor propósito, algunas experiencias inolvidables que podrían servir de pauta para las festividades de aniversario del emblemático Colegio “San José” de Jauja.

Antes, en verdad, debo manifestar que tengo el honroso privilegio de haber estudiado la secundaria en los Colegios Nacionales “San José” de Jauja (1ro. y 2do) y en el Colegio “San Juan” de Trujillo (3ro., 4to. Y 5to.). En la última semana del año escolar de 1961, cuando cursaba el 5to., nuestro profesor Asesor ingresó a nuestra aula y luego de instarnos a ser hombres de bien, fuera del ambiente escolar que íbamos a rebasar, inmediatamente después hizo ponernos de pie para prestar juramento para reencontrarnos todos al unísono 25 años después de egresados en el día jubilar del colegio: el 24 de junio. En 1986, año de nuestras Bodas de Plata, lo hice en cumplimiento de dicho juramento. Viajé a Trujillo y tuvimos un reencuentro inolvidable, es cierto que “no estaban todos los que son ni eran todos los que están”, pero la gran mayoría lo hizo. Entonces los presentes tuvimos que renovar nuestro juramento: reencontrarnos en nuestras Bodas de Oro, a 50 años de egresados. Con alegría y humildad lo acabamos de hacer y las experiencias fueron mayores y mejores que las anteriores.
Mientras iba cotejando cada momento de estos inolvidables recuerdos, mentalmente trasladaba los escenarios a Jauja y ahora que escribo estas líneas lo hago con el mejor propósito: el de hacer de las festividades del Colegio “San José” algo inolvidable para todos sus egresados. Para empezar: dentro del mismo recinto histórico del Colegio “San Juan” funciona un ambiente que alberga a una Junta Directiva de la Asociación de Ex alumnos, ellos con mucha diligencia activan el desfile no solo de quienes van cumpliendo bodas de plata o de oro o de diamante, sino que se encargan de tener una banda estable de música integrada por egresados, se encargan de preparar la clase de recuerdo con la presencia de ex docentes de las diferentes épocas, según las promociones de egresados, además de la uniformidad que es vistosa, los presente y recordatorios de promoción que no son menos, etc.. Pero, para mi sorpresa, he constatado que el desfile es de todas las promociones de egresados. Es así como lo hacen desde las más recientes hasta las más antiguas. Ha quedado prendida en mi memoria el desfile de un anciano de la promoción 1943 con el que muchos querían tomarse una fotografía para el recuerdo. Igual quedan los recuerdos inolvidables de reencuentro con aquellos compañeros con quienes compartí lo mejor de mi juventud, ni qué decir la regresión sicológica del momento cuando todos nos llamábamos por nuestros sobrenombres (no importa si ahora son magistrados, militares, prohombres de sus pueblos, etc.).

Mientras observaba estas cosas pensaba en el amor que el colegio puede acrecentar en nuestros corazones, el tiempo que perdí al no comunicarme con cada uno de mis compañeros para compartir mutuamente nuestras penurias o aquellas experiencias que han marcado fuertemente nuestras vidas. ¡Cuánta bondad existe en esos hombres con los que me estaba reencontrando!. Por algo el sudafricano Barnard habrá acuñado la frase de que “todo está en la voluntad” o más criolla y peruanistamente decir el ya clásico “sí se puede”. Claro que se puede y por qué no hacerlo en Jauja o quizás mejor. Pienso que es la hora de empezar a hacerlo, pero desde dentro: desde el mismo colegio, con directivos y profesores comprometidos, con estudiantes que desarrollen un hiper cariño a su “alma máter”. El “San José” como el “San Juan” tienen características comunes que los hacen resaltar como gravitantes en sus medios: ambos son colegios centenarios e históricos que han tenido roles destacados en la guerra con Chile, ambos han aportado excelentes personalidades que han enriquecido la historia nacional, ambos han sido distinguidos como emblemáticos y continúan aportando lumbreras el escenario científico y cultural de la nación. Por tanto es hora de repensar en cómo devolverle aquello que nos dio. Ese es el reto que nos espera.

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

Un pensamiento en “PAUTANDO UN NUEVO RUMBO PARA EL EMBLEMATICO “SAN JOSE” DE JAUJA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *