Archivo por meses: junio 2010

UNA BRUJA Y TRES HUÉRFANOS

[Visto: 3110 veces]


Cuentos Populares de Jauja (Pedro S. Monge)

Cuentos Populares de Jauja

En la ceja de la selva vivían antiguamente un hombre y una mujer que llegaron a tener tres hijos, el segundo de los cuales había nacido con una estrella en la frente y la virtud maravillosa de pronosticar el porvenir y adivinar el pensamiento de los demás.

Un día los padres partieron hacia la montaña a traer fruta. Los pequeños aguardaron ansiosos su regreso, pero pasaron muchísimos días y los padres no volvían porque habían sido devorados por las fieras. Entonces el niño que tenía la estrella en la frente adivinó la muerte de sus padres y entre los tres acordaron ir en busca de sus restos. Prepararon su fiambre y, cuando todo estuvo listo, emprendieron el viaje. A los tres días de penoso camino llegaron a una casa en donde vivía una anciana, quien al verlos les dijo:

– ¿A dónde van “huillcas” (nietos)? Yo soy abuelita de ustedes; viviremos aquí y se acostumbraran con mi “huilllquita”.

Los tres huérfanos que habían llegado llorando, se tranquilizaron oyendo hablar a la vieja. Después de la comida la anciana les dijo que dormirían con huillquita. Efectivamente, los tres niños y la chiquita de la anciana se acostaron en la misma cama y se durmieron, mientras la anciana se quedo “chac-chando” su coca.

Pero esta vieja era una bruja malvada. Había atraído a los tres huérfanos con el propósito de victimarlos. Felizmente, a cierta hora de la noche, el chico que llevaba la estrella en la frente se despertó y conoció los designios de la vieja que en esos momentos tenía ya preparado su cuchillo. Entonces despertó a sus dos hermanitos y les dijo:

– ¡Vámonos: nos escaparemos! ¡Esta vieja bruja nos quiere matar!

Sin perder un momento, los tres huérfanos salieron en silencio, con mucho cuidado de la casa y se fueron, siguiendo su camino.

A poco rato la bruja entró despacito a donde dormían las criaturas esgrimiendo su gran cuchillo. En la oscuridad agarró una cabeza y la cortó. Buscó la segunda cabeza pero no la consiguió ni tampoco la tercera. Entonces, renegando, prendió luz y vio que había matado a su nieta a quien tanto quería. Los tres huérfanos no estaban.

La bruja gritó, lloró y rabió. Hecha una furia tomó un costal y su tinya y salió en busca de los huerfanitos. Tomó detrás de ellos el mismo camino que habían seguido y a cada paso tocaba su tinya diciendo al mismo tiempo:

– ¡Pára, ñañacha! ¡Tín! ¡Pára, ñañacha! ¡Tín! ¡Pára, ñañacha! ¡Tín!

A cada golpe que daba en la tinya y a cada palabra que pronunciaba la vieja bruja, los huerfanitos no podían caminar, sus pies se ponían como lana.

Entonces el chico adivino aconsejó a sus hermanitos para que se subiesen a un árbol, a donde la vieja no podría subir. En efecto, el mayor se subió hasta la copa del árbol, el segundo, o sea el adivino, se quedó en la mitad sin poder subir más; pero el menorcito no pudo subir nada, y como la vieja estaba ya cerca, pensó esconderse entre las raíces del árbol, cubriéndose con sus ramas, y así lo hizo.

Cuando llegó la bruja vio a los huérfanos encaramados en el árbol. Entonces aparó la boca del costal al pie del árbol y cogiendo su tinya empezó a tocar diciendo:

– ¡Cae, ñañacha! ¡Tín! ¡Cae, ñañacha! ¡Tín! ¡Cae, ñañacha! ¡Tín!

En ese momento cayó el chico adivino dentro del costal, cuya boca amarró la bruja inmediatamente. Como el mayor no caía del árbol, la bruja resolvió subir. Dejó al pie su tinya y se subió al árbol. En ese momento el menorcito salió de su escondite y corrió a desatar la “amarradera” del costal para libertar a su hermano. Una vez desatado, el adivino agarró la tinya y comenzó a tocar diciendo:

– ¡Cae, bufacha! ¡Tín! ¡Cae, bufacha! ¡Tín! ¡Cae, bufacha! ¡Tín!

Y ¡tín! La bruja cayó dentro del costal, cuya boca los chicos cerraron y amarraron fuertemente. Luego, entre los tres, los huerfanitos cargaron el costal con la bruja dentro y lo llevaron a un río y lo echaron allí.

De esta manera terminó la vida de la bruja y los tres huérfanos se volvieron a su casa llenos de temor, llevándose la tinya de la vieja. Se salvaron gracias al niño adivino.

25 de setiembre de 1946.
Masajcancha, anexo del distrito de Paccha, provincia de Jauja, departamento de Junín.
Referido por Epifania Gómez, de 36 años, a Aparicio Pomasunco Vilca, alumno del Tercer Año del Colegio Nacional de “San José”
Recopilado por Pedro S. Monge, profesor del mismo Colegio.

___________________________
Nota: Pedro S. Monge Córdova. Cuentos Populares de Jauja. Publicado por la Municipalidad Provincial de Jauja, 1991, pp. 230/232.

Sigue leyendo

EL JOVEN AMANTE DE LA BRUJA

[Visto: 4628 veces]


Cuentos Populares de Jauja (Pedro S. Monge)

Cuentos Populares de Jauja

Cierta vez, en un pueblo lejano, había una bruja que tenía una hija bonita. Esta muchacha tenía un amante que iba continuamente a verla en su casa.

Un día la muchacha le dijo al joven:

– Esta tarde no vas a venir a verme, porque no voy a estar en casa. Tengo que ausentarme.

No quiso decirle a donde se iba a pesar de que el joven le rogó. Por esta razón el joven se picó, cuando llegó la tarde decide ir a la casa de su enamorada. Llega a la casa y halla las puertas cerradas. Sin embargo, por una ventana que da a la calle ve que hay luz en esa habitación, señal de que alguien está adentro. Lleno de curiosidad se propone averiguar quién está en el interior de la casa, acerca el oído a la ventana y escucha que hay dos personas que conversan en la habitación: son la bruja y su hija que hablan. Intrigado por tal misterio, quiere ver lo que hacen allí madre e hija y asomando la cabeza por la ventana, aguaita con todo cuidado. Lo que entonces vio lo dejó maravillado.

En la habitación había un gran recipiente lleno de agua, que al parecer esperaba a las dos mujeres que estaban desvistiéndose. Cuando estuvieron desnudas se metieron al recipiente y comenzaron a bañarse. Pero el agua del recipiente era sin duda un agua especial, compuesta para brujas, porque a medida que se bañaban les salían plumas por todo el cuerpo. En seguida les aparecían alas y finalmente les salió el pico; total, que las dos brujas quedaron convertidas en un par de lechuzas.

Las tales lechuzas intentaron volar para ver si estaban en aptitud de hacerlo y a la segunda intentona comenzaron a volar. Se salieron por la puerta y desaparecieron por el espacio.

El joven contemplaba pasmado la transformación de su amada y de su madre en dos lechuzas que se fueron volando. Entró a la casa y fue a tocar la ropa de las mujeres que habían quedado en la habitación. De pronto, sin pensar en lo que iba a hacer, le entró la tentación de probar en su persona la virtud de esa agua de brujas. Se desnudó rápidamente y se metió en el recipiente, donde comenzó a bañarse, imitando los movimientos y gestos que había visto hacer a las brujas.

Instantáneamente comenzó su cuerpo a cubrirse de plumas y a los pocos instantes estaba a su vez convertido en búho. Levanta también en el vuelo y sale hacia el espacio, donde se orienta y se dirige por el lugar que habían seguido las brujas.

Volando y volando, llega a las puertas de un gran palacio, a donde penetra audazmente. Allí encuentra a la bruja y a su hija junto a unos grandes príncipes, que no eran otros que los diablos y demonios.

Las brujas, que vivían familiarmente con los diablos, se entregan a realizar actos asquerosos con ellos. Lamían el ano de los diablos, mientras éstos se zurraban asquerosamente. También el joven, impulsado por ese espíritu de imitación, que era fuerte en él, se aviene a participar en uno de estos actos, pero se asquea de repente y exclama: “¡Jesús!”.

Al instante desaparecieron los diablos, las brujas y el palacio en que se hallaban. El joven apareció entonces en el fondo de un barranco muy profundo, entre unas montañas escabrosas. Estaba completamente desnudo. Toda su metamorfosis en búho había desaparecido.

En fin, para salir de allí tuvo que sufrir mucho. Viajó desde ese lugar muchos días, veía gentes, pero éstas huían de él con espanto creyéndolo un fantasma, porque lo veían desnudo, lleno de heridas, hambriento y que iba gritando.

Algunos días después halló chozas en las punas. Los puneños se convencieron de que era gente como ellos y le tuvieron lástima. Le regalaron sus ropas viejas y víveres, y el joven contaba a la gente lo que le había sucedido y cómo había llegado a ese estado. En un pueblecito donde había parroquia se confesó.

Así iba peregrinando, camino a su pueblo, pero muy lejos entre gentes desconocidas. Desgraciadamente, al poco tiempo perdió el juicio a causa de los males que había sufrido y poco después murió sin llegar a su terruño.

Agosto de 1949.
Jauja, capital de la provincia, departamento de Junín.
Referido por el alumno Epifanio Valenzuela Cueva, del 4to. Año “B”, del Colegio Nacional “San José”.
Recopilado por Pedro S. Monge.

___________________________
Nota: Pedro S. Monge Córdova. Cuentos Populares de Jauja. Publicado por la Municipalidad Provincial de Jauja, 1991, pp. 227/228.

Sigue leyendo

Bodas de Oro del Colegio San Vicente de Paúl de Jauja

[Visto: 5321 veces]

San Vicente de Paúl

No solo el Club Deportivo Olímpico de Jauja cumple 50 años este 3 de julio, sino también el 27 de septiembre de este año, el famosísimo Colegio San Vicente de Paúl de Jauja, nivel secundario, celebrará sus Bodas de Oro.

Al respecto, se hace un llamado a todas las vicentinas –de todas las épocas-, para que participen en los diversos actos celebratorios a desarrollarse. Asimismo, hago un llamado para que la institución educativa, así como su asociación de ex alumnas, difundan sobre los eventos que se programarán para esta importante fecha.

Sigue leyendo

EL JOVEN QUE SE DISFRAZABA DE ALMA

[Visto: 2590 veces]


Cuentos Populares de Jauja (Pedro S. Monge)
Cementerio de Jauja

Por aquellos tiempos había un joven a quien le llamaban “Almatapla”, por las veces que había tropezado con las almas, según contaba él. Este joven cada vez que moría una persona en la ciudad, solía salir por las noches cubierto con un hábito blanco a deambular por las calles del pueblo. Lo hacía para asustar a las personas miedosas, que creían que era el ánima del difunto.

En una de esas noches que recorría la ciudad en hábito de alma, se encontró con un ser realmente del otro mundo que le detuvo en su camino para preguntarle quién era y a dónde iba. Sorprendido y asustado el joven disfrazado no supo qué contestar por el momento. Entonces el alma le preguntó si era de este mundo o de la otra vida. Viéndose apremiado, el joven recobró todo su aplomo y respondió resueltamente que era del otro mundo.

Pero ya el alma había advertido que se trataba de un farsante y para comprobar su mentira, lo llevó a una iglesia y deteniéndose ante la puerta cerrada le dijo:

– Si eres del otro mundo, abre esta puerta para que entremos a rezar.

El joven hizo grandes esfuerzos tratando de abrir la puerta, pero no pudo. Entonces el alma pronunció unas palabras extrañas y la puerta se abrió por sí sola.

Entraron al interior de la iglesia. El joven iba detrás del alma, dispuesto a hacer lo que ella hacía. Así se dirigieron al pie de la primera imagen y puestos de rodillas comenzaron a rezar. El alma rezaba de una manera muy distinta de cómo rezamos entre los vivos y el joven trataba de imitarle. De este modo recorrieron la iglesia arrodillándose al pie de cada imagen y rezando muy devotamente.

Cuando al fin terminaron de rezar abandonaron la iglesia y el alma cerró la puerta con las mismas palabras extrañas. Luego se dirigieron al cementerio, a donde el alma regresaba para bajarse a su sepultura. El joven iba encantado con la compañía de este ser del otro mundo, esperando averiguar aún más lo que haría en la noche.

Una vez en el cementerio, el alma le preguntó al joven cuál era el sepulcro en que habitaba. El joven, que no tenía sepulcro, creyendo que podía engañar a un alma, le indicó sin vacilar el sepulcro de otro. Entonces el alma, que conocía muy bien al habitante de aquel sepulcro, no pudo sufrir esta nueva mentira, y, lleno de cólera, victimó al mentiroso.

Al día siguiente hallaron el cadáver del “Almatapla” tendido sobre una tumba.

Jauja, 05 de abril de 1954.
Recogido por José Mayta Torres, alumno del 3er. Año “C”.
Referido por Pedro Vivanco, de 50 a 60 años, natural de Julcán, de oficio zapatero, sabe leer, hermano de la abuela del alumno.

__________________
Nota: Pedro S. Monge Córdova. Cuentos Populares de Jauja. Publicado por la Municipalidad Provincial de Jauja el año 1991, pp. 22 y 23.
Foto: Gynko Álvarez

Sigue leyendo

CUENTOS POPULARES DE JAUJA

[Visto: 4758 veces]


Recopilados por Pedro S. Monge Córdova

Plaza de Jauja

Recogiendo la inquietud de numerosos amigos y visitantes a este blog y dado a que en el mercado bibliográfico no existe ningún ejemplar de la obra póstuma de nuestro estelar escritor jaujino Pedro Monge Córdova, a partir de la fecha, publicaré unos cuentos resaltantes de “Cuentos Populares de Jauja”.

Tal como indica el nombre de la obra, estos relatos pertenecen al habla popular y fueron recogidos y corregidos por el recopilador en su interacción docente en el centenario Colegio “San José” de Jauja. La fidelidad del contenido radica en que no se omiten las fuentes, antes bien Pedrito Monge cita a los autores de cada uno de los relatos. La Municipalidad Provincial de Jauja tuvo la acertada iniciativa de patrocinar esta publicación el año 1991, y es de desear, que esta misma entidad, patrocine la segunda edición para que las nuevas generaciones conozcan muchos vericuetos de la sabiduría popular de Jauja.

Foto: Gynko Alvarez

Sigue leyendo

DON CÉSAR, UN HIMNO PARA JAUJA

[Visto: 3873 veces]

Cesar Arroyo
Marx Espinoza Soriano

Lo recuerdo rodeado de libros, mientras la charla se deslizaba y el tiempo dormía en su regazo, Don César con parsimonia sonreía y de cuando en cuando soltaba una gran carcajada celebrando la vida. César Augusto Núñez Arroyo nació el 27 de abril de 1929, en el entonces Barrio de Yauyos, Jauja. Trabajador de la palabra, de la estirpe de escritores jaujinos de más alta calidad y finura narrativa; jaranista y costumbrista, cultor de la música, el canto y la tertulia. Cabal autodidacta, desempeñó cargos administrativos en el Glorioso Colegio “San José” de Jauja y en el Poder Judicial.

Sus obras: “Huajaco” en 1977, “Bodas de plata del Estadio Monumental de Jauja” 1998, “Cuentos Misteriosos en Noches a Media Luna” 2006, “Estampas del Carnaval Jaujino” 2009; participó en la edición del as revistas “Visión Pasqueña” 1990, “El Josefino” 2000, “Greda” 2009. Dejó inéditas las novelas “Ojo del mundo” (con prólogo de Hugo Orellana) y “Caminos Sangrientos”, entre otros. En marzo de 2007 fundó la Base Jauja del Gremio de Escritores del Perú, con quienes preparábamos la presentación de la segunda edición de “Huajaco: relato novelado de las guerrillas en Jauja”. Manteníamos la esperanza del restablecimiento de su salud, pero a medio día del pasado martes 1 de junio falleció en el hospital de ESSALUD.

Nos queda la huella honda e impecable de su magisterio: la coherencia entre arte, vida y compromiso. Su infatigable espíritu joven nos acompañará por siempre. Porque para caminar sirven los sueños, hoy, la estela de su alma se agiganta y se expande para bien de la comunidad de artistas, de la amistad y la ternura. Tantas veces Don César ha de romperle el cuello a la mala fortuna, pues este adiós es físico, ya que su legado cultural late y vibra sempiterno en nuestros corazones.

Infinitas gracias maestro, ahora es la vida la que no tiene límites; vuestro canto y letra se han convertido en un himno para Jauja, y esa es, Don césar, la mayor contundencia frente a la muerte.

Sigue leyendo

Ilegal presentación pública de Joran Van Der Sloot en la DIRINCRI

[Visto: 2456 veces]


¿Show mediático?

Todo el mundo reprueba y condena lo sucedido a Stephany Flores Ramírez, su muerte no quedará impune, y se sancionará al responsable con todo el peso de la ley. Al respecto, nadie niega que existen suficientes elementos que incriminan al ciudadano holandés Joran Van Der Sloot, como autor del hecho; no obstante, su responsabilidad penal se determinará luego de un debido proceso, en el que se respeten sus derechos constitucionales.

En tal sentido, la presentación pública del detenido Joran Van Der Sloot, que se realizó el sábado 5 de junio de 2010 en las instalaciones de la DIRINCRI, en la que estuvieron presentes el Ministro del Interior, Octavio Salazar, y el Director General de la Policía Nacional del Perú, Miguel Hidalgo, no se ajusta a la ley.

Esto debido a que el Decreto Supremo N° 01-95-JUS, publicado en el Diario El Peruano el 06 de enero de 1995, prohíbe la presentación pública por parte de la autoridad policial de los detenidos con motivo de la comisión de cualquier delito; exceptuándose de esta prohibición a los implicados por delito de traición a la patria.

En tal sentido, podemos concluir que la presentación del ciudadano holandés, ante los medios de comunicación, fue un hecho ilegal. Además, cabe precisar que el artículo 63 del Código de Procedimientos Penales, establece que la Policía debe limitarse a poner a disposición de la autoridad competente a los detenidos y efectos relativos al delito; debiendo resaltar, en todo caso, que el Ministerio Público es el titular de la acción penal, y por ende, quien dirige la investigación preliminar; sin embargo, es común ver diariamente en los medios de comunicación, que diversas Comisarías a nivel nacional presenten indebidamente a sus detenidos, denotando abierta ignorancia a la prohibición regulada en el Decreto Supremo N° 01-95-JUS.

No me explico el motivo de la presentación pública del día sábado. Quizás fue para que la Policía Nacional del Perú demuestre una cierta eficiencia, lo que tampoco se ajusta a la realidad, ya que la detención del ciudadano holandés Joran Van Der Sloot fue gracias a la policía chilena. De todos modos, gracias a esta noticia, el primer año del Baguazo pasó desapercibido.

La DIRINCRI, desde las investigaciones por las muertes de Alicia Delgado y Marco Antonio, nos tiene acostumbrados a estos innecesarios shows policiales, lo que daña la imagen del Perú en el extranjero, ya que se vulneran diversos derechos constitucionales.

Aquí va el tenor del mencionado decreto supremo, dirigido para todos los oficiales de la PNP, que no quieran estar inmersos en investigaciones por parte de Inspectoría General PNP:

DECRETO SUPREMO Nº 01-95-JUS

Prohíben la presentación pública de los detenidos con motivo de la comisión de cualquier delito, con excepción de los implicados por delito de Traición a la Patria

EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA

CONSIDERANDO:
Que el Artículo 2, inciso 24), literal e) de la Constitución Política reconoce el derecho a la presunción de inocencia, en cuya virtud nadie puede ser considerado responsable mientras no exista en su contra sentencia condenatoria firme, por lo que toda persona en esa condición debe ser tratada procesalmente como inocente;

Que las normas procesales de carácter general no obligan a la autoridad policial a mostrar públicamente como presuntos responsables a quienes son objeto de una investigación y encuentran bajo cargos de comisión de una infracción penal;

Que, el Artículo 63 del Código de Procedimientos Penales, norma aplicable a todo proceso penal, establece que la Policía debe limitarse a poner a disposición de la autoridad competente a los detenidos y efectos relativos al delito, por lo que resulta necesario reglamentar dicho dispositivo legal estableciendo de modo general la prohibición de la presentación pública de los detenidos;

Que, sin embargo, tratándose de implicados que pertenezcan al grupo dirigencial de una organización terrorista, que se encuentren debidamente identificados y cuya búsqueda es de pleno conocimiento de la colectividad, por la propia naturaleza del delito de traición a la patria, sustentada en la comisión reiterada y planificada de actos criminales que generan un elevado daño social, y por el deber primordial del Estado de garantizar la seguridad ciudadana, es del caso que, excepcionalmente, la autoridad policial pueda disponer de la presentación pública de dichas personas;

De conformidad con lo establecido por el inciso 8) del Artículo 118 de la Constitución Política y por el Artículo 3 del Decreto Legislativo N° 560;

DECRETA:

Artículo 1.- Prohíbase, a partir de la fecha, la presentación pública por parte de la autoridad policial de los detenidos con motivo de la comisión de cualquier delito.

Exceptúase de esta prohibición a los implicados por delito de traición a la patria que pertenezcan al grupo dirigencial de una organización terrorista, sea en calidad de líderes, cabecilla, jefes u otras equivalentes, que se encuentren debidamente identificados como tales por la autoridad pública.

Artículo 2.- El presente Decreto Supremo será refrendado por el Ministro de Justicia y por el Ministro del Interior, y entrará en vigencia a partir del día siguiente de su publicación en el Diario Oficial El Peruano.

Más datos:
– Desde el Tercer Piso: Shows policiales

Sigue leyendo

Productores jaujinos abastecen a fábrica Lays de Lima

[Visto: 6120 veces]


A comer papitas Lays

Papas Lays

Para la industria del preparado de papitas Lays, la empresa Lays Andinos Snacks América Latina de Lima, les compra 150 toneladas por campaña a productores del Valle de Yacus.

Los agricultores entrega papa de las 7 variedades como son; Sumaj Sonjo, Ccerorani, Chingos, Wencos, Talmish, Tumbay, Naranja y Callhuay, que son cultivados y cosechados por la Asociación de Jóvenes y Productores Líderes de Jajapaqui AJOLID, Asociación de Jóvenes Emprendedores de Julcán AGEM, 2 asociaciones de Productores Ecológicos de Masma Chicche, la Asociación Ecológica de Productores de Masma y de la Comunidad Campesina de Ñuñunhuayo, todas ellas afiliadas a la organización de Productores del Valle de Yacus.

La ingeniera de la ONG Fovida; Carmen Marca Maquesa, al ser entrevistada manifestó que su representada brinda el asesoramiento necesario a estas organizaciones de productores de papa nativa. Ellos mismos llevan su cosecha a Lima a la fábrica de productos Lays y obtienen buenas ganancias, por campaña les abastecen hasta con 150 toneladas de papa nativa.

Fuente: Diario Correo

Sigue leyendo

SE HA APAGADO UNA LUZ: CESAR NUÑEZ ARROYO HA MUERTO

[Visto: 5013 veces]

César Núñez Arroyo

Darío A. Núñez Sovero

Los ex alumnos josefinos lo deben recordar cuando, en el viejo local de la calle Grau, atendía presto las labores de Tesorería del Colegio siempre a bordo de una contagiante sonrisa y amabilidad extrema. Entonces, emulando el magisterio de grandes maestros y pro hombres jaujinos como Max Abdón Pajuelo, Armando Castilla Martínez y Pedro Monge Córdova, había adquirido un conjunto de rasgos personales caracterizados por su verbo siempre elegante y distinguido y su disponibilidad para embarcarse en largas y provechosas charlas de las que, naturalmente, habría que ir condensando un conjunto de experiencias que luego plasmaría en diversas publicaciones.

Ya en la soledad del retiro laboral y teniendo como amiga y vieja confidente a su leal máquina Remington, fue plasmando de a pocos relatos vivenciales de gran valor histórico como su novela “Huajaco”, publicada en una parca edición a mimeógrafo en la primera mitad de la década del 70 del siglo anterior, la misma que luego le fuera arrebatada y distorsionada, a manera de pueril piratería , por la pluma de Mario Vargas Llosa quién con intenciones subalternas lo visitó en Jauja para saber de “primera mano” los entretelones de la asonada que un grupo de josefinos, con el apoyo de Mayta (un campesino de Curimarca-Jauja, preso acusado de sedición) y la conducción del Teniente (GR) Vallejos, realizaron el 29 de mayo de 1962 con propósitos revolucionarios y que, justamente, constituye la temática de la novela que el laureado escritor publicó posteriormente con el nombre de “La Historia de Mayta”. Así de generoso era César Núñez Arroyo, quién no sabía escatimar el caudal de sus contingencias cuando de difundir la cultura jaujina se trataba.

Hoy, 1 de Junio, al mediodía y en una cama del Hospital de ESSALUD, César Núñez Arroyo cerró sus ojos para siempre. Dijo adiós a este mundo terreno sabiendo que deja en medio de un dolor sideral a su familia, sabiendo que deja a la Jauja de sus ensueños con una deuda, la de publicar la reedición aumentada y corregida de esta novela que todos debiéramos leer: “Huajaco” (nombre del cerro, en los parajes de Curimarca, donde las fuerzas del “orden” abatieron al Tte. Vallejos sepultando sus sueños de una nueva patria). El Gremio de Escritores de Jauja no pudo concretar su acuerdo de presentar esta versión reeditada, por la súbita enfermedad de nuestro escritor, para lo cual se había comprometido a este escriba la respectiva presentación.

Queda el consuelo de su prolífica obra, pues, además de la citada novela, César Núñez publicó otros trabajos literarios de cuentos y costumbres de Jauja. Desde aquí expresamos a sus familiares nuestras condolencias y el consuelo de saber que se va un Gran hombre que amó entrañablemente a los suyos y a la tierra que lo vio nacer habiendo perpetuado en sus escritos muchas vivencias telúricas de riquísima connotación. Y al pueblo de Jauja le decimos nuestro pesar por esta dolorosa e irrecuperable pérdida que enluta grave y lascerantemente a las letras jaujinas. Será difícil saber: ¡cuánta pérdida hemos sufrido hoy!.

Sigue leyendo