Cementerio General de Jauja

[Visto: 8294 veces]


Intentando en el tiempo un obituario xauxa

Cementerio de Jauja

Darío A. Núñez Sovero

De niño visitarlo, llevando unas sencillas flores recogidas del jardín de casa, era una experiencia relajante. Todavía no alcanzábamos a comprender la magnitud de sus recintos, menos el silencio que por todas partes lo envolvía. Sin embargo, ese aire de misterio siempre estaba de pie. Esa callada majestad que imponía nos sobrecogía al punto de adoptar una gravedad que nuestros parientes sabían dispensar y que, nosotros no compartíamos porque, para nuestra edad, era más importante jugar alrededor de la copiosa arboleda que era antesala de nuestro cementerio, ya uniendo nuestros brazos en torno de los corpóreos árboles o recogiendo “trompitos” de eucalipto que luego, traviesamente, lanzábamos con hondas de jebe que todo niño solía portar.

La solemnidad que nuestros mayores imprimían a cada una de sus visitas nos hacían presagiar que algo valioso reposaba allí, en cada uno de los nichos cubiertos por una loza de yeso con inscripciones que apenas alcanzábamos a leer pero que, intuiamos se trataban de parientes ya muertos. La precariedad de nuestros años nos presentaban muchas limitaciones que, sin embargo, no pudieron impedir que sientiéramos, con el tiempo, cierto afecto por esos lugares llenos de flores y árboles que, como centinelas, vigilaban la paz de nuestros muertos.

Placa recordatoria de los japoneses en Jauja
Placa recordatoria de la numerosa colonia japonesa extinta que descansa en nuestro cementerio

Si, hablo de nuestro cementerio. Ese lugar del que, todos, absolutamente todos, sabemos será el último refugio donde nuestra cansada humanidad descanse (en este momento viene a mi mente Chocano “Hace ya diez años/ que recorro el mundo/ he vivido poco/ me he cansado mucho…”). Aquel mismo lugar donde, finalmente, estaremos más cerca de los despojos de nuestros ancestros con los que crecimos y con quiénes nutrimos los momentos más hermosos de nuestras vidas y que, los estudiosos, llaman experiencia (esta vez visita mis recuerdos el gran César Abraham Vallejo “Me moriré en Paris con aguacero/ un dia del cual tengo el recuerdo/ me moriré en París y no me corro/ tal vez un jueves como hoy es de otoño…”).

Pabellón Virgen de las Mercedes
Añejo pabellón Virgen de las Mercedes, en el que descansan restos de ciudadanos del siglo XIX

Con el tiempo, y cada vez que acompaño algún cortejo fúnebre, vuelvo a interesarme por él, por ese lugar de paredes grises y aceradas rejas. Así, es como he venido recogiendo interesantes noticias de nuestro cementerio. Por citar una: ignoraba que su diseño y construcción fue hecha por el mismo arquitecto que construyó el Hospital Arzobispo Loayza de Lima y que ambos tienen inspiración en la arquitectura europea de la época, lo que le imprime una belleza especial que, de por si, convoca reverencia y respeto cuando se le visita. Esta joya arquitectónica que ostenta Jauja se debe al arquitecto Rafael Marquina y Bueno (1884-1964) quién, al decir del historiador Alberto Tauro del Pino, fue el primer arquitecto peruano graduado en el extranjero y a cuyo retorno, en 1909, se encargó además de la construcción del Hotel Bolívar de Lima, el Puericultorio “Pérez Araníbar” y la remodelación del conjunto arquitectónico de la Plaza San Martin, todos al estilo neocolonial y considerados monumentos nacionales. Esta exquisitez del gusto refinado del arquitecto Marquina explica la belleza y armonía que tiene el diseño de nuestro cementerio jaujino y que, lastimosamente, no es valorado por los actuales responsables de su conducción al haber dispuesto, desordenadamente, la construcción de pabellones apiñados y sin criterio de distribución.

La familia Marquina, de procedencia trujillana, es de grata recordación en Jauja, pues no hace mucho, uno de sus descendientes, el Gral. Marquina de la Benemérita y fenecida Guardia Civil del Perú y a la vez jaujino de nacimiento, fue el que adaptó nuestro huayno “Jauja” a lo que es una marcha militar y que se escucha en muchos desfiles castrenses.

Lápidas
Histórico pabellón San Juan Bautista, donde se aprecian nombres de numerosos ciudadanos extranjeros, cuyos despojos descansan en Jauja. En la foto, se aprecia las lápidas contiguas de un francés (Paul Jean Baptiste Cotte, falleció el 14 de febrero de 1918), japonés (Manuel Hosoi, falleció el 19 de marzo de 1918) e italiano (Francisco Mungi Wissar, falleció el 30 de marzo de 1918, ancestro del basquetbolista jaujino Ricardo Duarte Mungi)

Volviendo a nuestro cementerio, aquel vértice final y vital del embudo de la vida, debo añadir que en mi existencia he visto muchas experiencias, algunas delirantes como aquella que se comentaba en pasillos josefinos de la década del 50 cuando se decía que el profesor de matemáticas “cocoroco” Ingaroca dormía sus excesos en algún nicho desocupado al no poder llegar a su casa en Huertas, o cuando en grupo de muchachones e inconformes con la muerte de Luis Ramírez Chamorro desafiábamos a medianoche la vigilancia para traspasar las rejas y “dialogar” con el amigo por tempranamente habernos desamparado. He visto peregrinajes diarios de caballeros y damas que, al caer la tarde y antes de que concluya el horario de atención, con un ramo de flores en las manos ir presurosos a visitar a sus difuntos. Es así que, entre otros, veia cómo una señorita de apellidos Ahumada Morales calladamente cumplía esta asidua visita. Ignoro si es que al pie de las tumbas o los nichos de sus muertos, a manera de confesión, murmuraban un monólogo que lo imagino ininteligible. He visto, asimismo, pruebas de amor inusuales: recuerdo de un amigo Aurelio Campos Valderrama, fallecido el año 1968, a quién el pueblo enterró con su valioso apoyo económico pues, la soledad en que vivía y la lejanía de su Chota natal impidieron la presencia de sus familiares, pero al que, curiosamente, jamás le faltó flores en su nicho ya con lápida. Dios y mi conciencia saben de la dama que, en soledad y silencioso homenaje al amado, cumple con este ritual del floreado recuerdo. También, he visto, en este modesto recuento, cómo combatidos amantes no hallaban mejor escenario de sus encuentros en los lugares más apartados de nuestro cementerio, lugar perfecto para justificar ausencias breves de la casa y no suscitar dudas en la familia. Hay, sin duda, miles de historias dormidas en nuestro cementerio. Cada nicho, no más, es una antología de ellas.

He visto y leído, además, muchas cosas bellas en nuestro camposanto. Epitafios de una originalidad asombrosa como el de los esposos Yamamoto-Horita, que en familiar lenguaje sus deudos han inscrito en su mausoleo la procedencia oriental y su viaje a la eternidad desde nuestra andina Jauja. Yo conocí a don José Yamamoto y a doña Isabel “mamichaco” Horita y puedo atestiguar del cariño y amor que ambos tenían por Jauja donde finalmente descansan en paz, después de haber venido desde la lejana Hiroshima.

mausoleo Yamamoto
Original epitafio en mausoleo del matrimonio japonés Yamamoto Horita que descansa en Jauja

Dentro de las muchas historias que guardan celosamente los muros y extramuros del cementerio jaujino, hay algunas de horror y crueldad mayúsculas, cómo cuando, al día siguiente de la llamada Batalla de Molinos, muy de noche, camiones se estacionaron en la puerta del cementerio de donde descendieron soldados y, callada y discretamente, condujeron entre seis o siete decenas de cadáveres para ser arrojados a la fosa común, al final de cuyo momento una máquina retroexcavadora cubrió con tierra los despojos y para nivelar el terreno y supuesta e ingenuamente no dejar huellas dio reiteradas vueltas sobre lo tapado, relato que recogí, entre tembloroso y atemorizado, del responsable del cementerio de entonces.

Adios a matrona jaujina
Consuelo Sovero Espinoza, matrona jaujina, despedida por sus hijos Raúl, Darío, Magdalena, Alejandro y Manuel en el Cementerio General de Jauja

Hay en este repaso de historias numerosas otras que callo. En este intento por recapitular nuestro obituario no puedo olvidar que tengo en mis recuerdos las de mi familia, de los abuelos paternos y maternos, la de mi madre y mis hijos; de mis amigos más queridos y parientes que en vida siempre acompañaron mis días. A ellos mi homenaje, silencioso y triste, y mi mensaje de que algún día, no sé si cercano o no, estaremos ampliando este recuento (en este mismo instante Javier Heraud lascera mis sienes “Yo/ no/ me/ rio/ de/ la/ muerte/ sucede/simplemente/ que/ no/ tengo/ miedo/ de/ morir/ entre/ pájaros/ y/ árboles.”).

Puntuación: 3.43 / Votos: 14

23 pensamientos en “Cementerio General de Jauja

  1. LUIS ARANDA CRUZ

    IMPRESIONANTE LAS FOTOS AL IGUAL YO RECUERDO DE NIÑO LAS VISITAS OBLIGADAS A LOS PARIENTES DIFUNTOS Y LOS JUEGOS EN SUS AMPLIOS PATIOS Y VEREDAS RODEADOS DE MAJESTUOSOS CIPRESES Y LAS PALMERAS DE LA ENTRADA LE DABAN UN TOQUE DE APACIBLE PAZ.DE NIÑO Y ADOLESCENTE ME GUSTABA RECORRER TODOS LOS RINCONES DEL CAMPO SANTO DE JAUJA,LLAMANDO MI ATENCION Y CURIOSIDAD LOS MAUSOLEOS Y LOS NICHOS ANTIGUOS QUE ESTAN ENTRANDO A LA MANO DERECHA DONDE PODIA LEER NOMBRES EXTRAÑOS EN TODOS LOS IDIOMAS Y DABA MUCHAS VUELTAS LEYENDO TODAS ESAS LAPIDAS AMARILLENTAS Y GRISES CON FOTOS ANTIGUAS DE PERSONAS EXTRANJERAS.CHINOS,ITALIANOS,ALEMANES,FRANCESES Y YO ATENTO TRANTANDO DE DESCUBRIR EL MISTERIO DE SUS MUERTES LUEGO AVERIGUE Y SE TRATABAN DE EXTRANJEROS QUE PADECIAN DE TBC Y ANSIOSOS DE UNA CURA ARRIBARON A ESTE VALLE Y ESTA TIERRA JAUJINA QUE LOS COBIJO AUNQUE SEA POR POCO TIEMPO.PERO ESO SI NUNCA ME ATREVI IR HASTA EL FINAL PUES ME DIJERON QUE ALLI ESTABA LA FOSA COMUN POR MAS QUE MI CURIOSIDAD SE INCREMENTABA NUNCA PUDE VENCER ESE TEMOR QUE SENTIA A LO MACABRO.POR LO DEMAS INTERESANTE Y MAGNIFICO EL CEMENTERIO JAUJINO.

    Responder
  2. Mg Ing. Eyner R. Colonia Villarreal

    el Cementerio, resulta de un alto valor, con construcciones que datan del siglo pasado, de estilos frances que imparten las disciplinas de Arquitectura, Arte y Construcción.

    Junto a esta profusión de formas, volúmenes y espacios, el Cementerio sorprende por el gran número de bellas obras salidas de manos de escultores, estas esculturas no hacen sino incrementar el alto valor patrimonial de este Parque y Museo al aire libre.

    Museo abandonado por nuestras Autoridades sin Mantenimiento y arreglos desde la plaza Santa Isabely continuando por la alameda hasta llegar al cementerio….. Incapacidad Politica o Profesional?…. le hace dificil mantener la Identidad Jaujina?…..

    Responder
  3. snunez Autor

    El Cementerio de Jauja es una joya arquitectónica que todos los jaujinos tenemos el deber de cuidar y proteger. En este campo santo descansan personajes notables como Pedro S. Monge Córdova, Clodoaldo Espinoza Bravo, Francisco Carlé Casset, Juan Higuchi Inamura, Pedro Onaka, entre muchos otros, que contribuyeron mucho en la historia de Jauja. Este año, de las personas que conocí, el cementerio recibió como nuevos inquilinos a Otto Núñez Zarate -ex alcalde de Jauja-, Edilberto Balvín Povis “Gato Balvín” y a mi abuelita, Consuelo Sovero Espinoza.

    Definitivamente, considero que el Cementerio de Jauja sería el lugar ideal para descansar eternamente, no solo porque amo a Jauja, sino también porque toda mi familia, a excepción de mi abuelo paterno, descansa en este campo santo que tiene todos los elementos arquitectónicos y naturales, que lo hace un lugar pleno de paz y armonía.

    Si bien es cierto, los restos mortales de Maruja Martínez Castilla no descansan en este cementerio, es debido a que su voluntad fue que la cremaran y que sus cenizas sean esparcidas por la Laguna de Paca, hecho que sus familiares cumplieron al pie de la letra. Cuando falleció Miguel Martínez Saravia, maestro de Edgardo Rivera Martínez, también fue cremado y sus restos fueron esparcidos por el jaujino universal ERM junto a Federico Chávez Jesús por los cerros del distrito jaujino de Yauli. Estos actos no solo demuestran lo versadas que fueron estas personas en vida, sino también el gran amor que sintieron por la tierra.

    Ahora bien, respecto al hecho que algunas obras y/o mausoleos se encuentren en mal estado, no solo es por incapacidad política y profesional, sino también es por la IGNORANCIA que tienen las autoridades actuales y hasta algunos jaujinos. Hasta ahora no comprendo y no me explico, el hecho realizado por un jaujino residente en Lima, que exhumó los restos de sus padres del Cementerio de Jauja y los trasladó al Cementerio El Ángel de Lima, con el argumento que como él vivía en Lima le iba a resultar más fácil visitarlos. ¿Se dan cuenta el grado de escasez mental de este tipo de personas? Aquel tipo no le importó si la voluntad de sus padres fue descansar eternamente en Jauja, solamente le importó su conveniencia y exhumó los cuerpos de sus padres para trasladarlos al Agustino en Lima, donde, definitivamente, sus restos se sentirán unos convidados y, por ende, no descansarán en paz, ni tampoco, podría recibir las visitas de sus amigos, vecinos e incluso parientes que si lo podrían hacer fácilmente en Jauja.

    Me moriría nuevamente en mi tumba, o me retorcería de dolor, si es que un futuro hijo mío o familiar cercano, exhumaría mis restos para trasladarlos a otra ciudad solo por su conveniencia o, también, me entierre en otro lugar solo porque ahí vive. Preferiría un millón de veces descansar en Jauja que su visita.

    Cuando falleció mi abuelita, creí que este problema surgiría entre mis tíos. Felizmente me equivoqué y todos ellos coincidieron en enterrar a mi querida abuela en nuestra querida Jauja.

    Este 1 de noviembre, día de los muertos, estaré en el Cementerio de Jauja a fin de poder realizar un post sobre todos los jaujinos notables que descansan en este campo santo. Lamento mucho que Juan Bolívar Crespo no esté enterrado aquí, es más, ni siquiera sé donde se encuentra su lápida. Hubiese sido una de las tumbas más visitadas por los jaujinos, así como en las romerías tunanteras, de haber sido enterrado en Jauja. Quizá entre sus deudos primó lo que señalé en el párrafo precedente.

    Lo que es urgente, es el derribamiento de todas esas construcciones mal hechos en la alameda que conduce al Cementerio. Dicha obras realizadas por el ex alcalde Luis Balvín Martínez, quien también ya descansa en el Cementerio de Jauja, deslucen el recorrido hacia el campo santo.

    En fin, estar en el Cementerio de Jauja es como un reencuentro con todas aquellas personas amadas que descansan entre sus paredes.

    Responder
    1. Nestor Robert Montes Misitich

      Buenas quisiera saber si alguien me puede ayudar en conseguir a la familia misitich misetich
      Mi visabuela se llamaba peo misitich fue embajador yugoslavo hoy en dia croacia,montenegro cualquier cosa me dejan saber gracias

      Responder
  4. Elias Espinoza

    EL BLOG DE SERGIO SE VIENE CONVIRTIENDO EN EL RINCONCITO MAS SOLICITADO POR JAUJINOS O AMANTES DE JAUJA, Y CON EL, MI COMPADRE Y GRAN AMIGO DARIO NUÑEZ, EN UNO DE LOS QUE A FUERZA DE RECUERDOS Y ANECDOTAS VIENE PROMIVIENDO CON SOLEMNIDAD,ACUCIOSIDAD Y SERIEDAD PASAJES HISTORICOS,CULTURALES Y DE IDENTIDAD JAUJINOS.LA PULCRITUD DE SU LENGUAJE Y SU PRODIGALIDAD , NOS HACE SENTIR PROTAGONISTAS Y ACTORES DE SUS RECUERDOS Y PROPUESTAS. EL ACERCARNOS A JAUJA BAJO SU ATENTA Y FRUCTIFICA PLUMA ENMUDECEMOS FRENTE A ESTE ACOPIO GENIAL DE BELLISIMoS RELATOS.ESTOY CASI SEGURO QUE DARIO Y EL BLOG DE SERGIO SE CONVERTIRAN EN ESE FARO NECESARIO PARA ENCONTRAR EL AGORA DE LA IDENTIDAD XAUXA. GRACIAS COMPADRE, GRACIAS SERGIO POR SUS PROFUNDAS CONVICCIONES CON LA TIERRA

    Responder
  5. Ketty, Torres Vasco.

    Sinceramente, que alegría de encontrar un blog así, nos hace sentir como si estaríamos hablando con nuestros paisanos, allí en nuestra tierra. Sin duda Jauja es inolvidable.
    Los recuerdos en el cementerio … . Lo que más me sorprende es las bandas de cortamente que acompañan en el entierro ( Huarancayo de mis penas…., Jauja que dulzura….), como un recordar de las alegrías que vivieron los que por ahora se nos adelantan. Las lágrimas quizá ( imposible de no derramar) sea la última sonata que les despide antes de dejar descansar al cuerpo. Además lo que nos comentas de la historia del cementerio… gracias , que buen dato! 🙂

    Responder
  6. julio yupanqui gave

    sinceramente te felicito sergio es bueno resaltar los personajes ilustres que habitaron nuestra bella jauja y sobre todo personajes sobresalientes que fomentaron el desarrolo de jauja ahora nos toca a nosotros, si no que le vamos aexplicar anuestros nietos en adelante aportare con algunas informaciones, fotos y todas las cosdas lindas que hay en nuestar Jauja.

    Responder
  7. H. Rodolfo García Rosales

    Sergio: Felicitaciones por publicar este tema, sobre nuestro Cementerio, en tu rincón mas querido que dicho sea de paso ya no es exclusivo tuyo sino de todos los que amamos a Jauja. Pido, aprovechandome de este espacio, a todos los jaujinos para que se unan a la cruzada para erradicar esas covachas instaladas en la avenida mas bella, en sus tiempos, y que fué orgullo de la ciudad.

    Responder
  8. Carlos Perez

    Hola, como estan?? me gustaria que me den informacion sobre la familia del señor martin bonilla collazos y con quien se caso su hija amelia bonilla del valle, tengo entendido que se caso con un tal sr. de apellido perez, sinceramente les agradeceria dicha informacion….
    saludos,

    Carlos Perez(tataranieto de martin bonilla collazos)

    Responder
  9. MARCO ANTONIO CASTRO YULI

    FELICITACIONES AL SEÑOR SERGIO POR ESTE BLOG TAN BUENO Y QUE NOS MANTIENE INFORMADO SOBRE COSAS MUY INTERESANTES, SOBRE TODO ESTA DEL CEMENTERIO DE JAUJA, QUE A MI, PERSONALMENTE COMO HIJO DE JAUJINOS SIEMPRE ME GUSTO ACOMPAÑAR A MI MADRE, LIMPIAR EL MAUSOLEO, LAVAR LOS FLOREROS, ACOMODAR LAS FLORES. HOY EN DIA, ELLA DESCANSA EN PAZ AHI (EL PRIMERO DE LA IZQUIERDA) CREO QUE SOY EL UNICO DE LA FAMILIA YULI QUE SE HACE PRESENTE, Y REALMENTE ME SIENTO BIEN, ESTUVE ESTE FIN DE SEMANA POR ALLA, Y ME ENCUENTRO CON LAS CALLES QUE POR ESTAS OBRAS ABANDONADAS NO SE PUEDE NI TRANSITAR, EN FIN, ESPEREMOS QUE LO SOLUCIONEN PRONTO. VOLVIENDO AL TEMA DEL CEMENTERIO, SI ES IMPORTANTE ELIMINAR ESAS CONSTRUCCIONES QUE HICIERON A LA ENTRADA, COMO INDICARA EL SR RODOLFO GARCIA ROSALES

    Responder
  10. Rosa Garcia

    Cuando niña en compañia de mis abuelos, mi madre, mis tios y mi primo Pablito visitabamos el cementerio cada sabado por la tarde, recuerdo una tiendecita donde vendian dulcecitos y gaseosas, la verdad mis hermanas, mi primo y yo nos encantaba ir por los dulcecitos del final de la tarde…cuantos recuerdos,
    ahora ya mayor…quisiera de alguna manera contribuir para preservar aquello que alguna vez me hizo tan feliz….

    Responder
  11. Héctor Rodolfo García Rosales

    En la revista "El Rajatabla", edición Nº3, de marzo-1999,páginas 14,15,16,17,18,19,20,21 y 22, publiqué con el título " Jauja debe ser recordada con cariño y agradecimiento por el Japón al cumplirse el Centenario de la llegada de los súbditos japoneses al Perú en 1899";en dicho artículo informé,abreviadamente,a nuestros lectores acerca de esa inmigración merecedora del reconocimiento nacional. Nuestra finalidad fué,y así lo hicimos, divulgar una extensa relación,de más de 300 súbditos japoneses, con apellidos y nombres que yacen en nuestro bello cementerio ;y cuento, que no fué en vano el intento porque guardo con mucho cariño las misivas de agradecimiento de algunos descendientes de aquellos inmigrantes, que fueron inhumados en Jauja.

    Responder
  12. Monica Aguilar Segura

    MONICA AGUILAR SEGURA
    Soy Trujillana, y radico en Barcelona-España, aquí se dice mucho la frase"esto es jauja",refiriendose a una situación genial, sin problemas , de felicidad completa, ya la había oido muchas veces pero hoy tuve la curiosidad de saber de donde venía, y nadie lo sabia, yo les comente que en mi pais hay una provincia que se llama Jauja, y una compañera, se puso a veriguar en Internet, y descubrimiento¡¡¡incluso para mi,
    aquí va:
    Y eso de Jauja, ¿de donde viene? ¿De una mezcla de risas (ja ja) y sustos (u)? Jeje, pues no. Jauja es una provincia en medio del altiplano del Perú, muy célebre por la fertilidad del suelo, su paisaje verde y el aire saludable que se puede respirar allí. Y claro, con esas condiciones no es de extrañar que se cuando se quiera hacer referencia a algo equivalente a un paraíso terrenal, se utilice Jauja en su lugar…

    me he sentido muy orgullosa de esta explicación, asi que me hoy he conocido un poco más a mi pais.. si ya sé.. que lastima que a menudo hay que estar lejos de nuestra tierra para sentirnos así…bueno pero mas vale tarde que nunca verdad…muy interesante este blog, Felicitaciones¡¡¡¡

    Responder
  13. Roberto L.

    Mi estimado Dario, sinceramente te agradezco y te felicito por estos comentarios reales.Te dire que me hiciste recordar lindos momentos que pase de enamorado tras del cementerio y de noche ahi constate que el Amor vence al terror y al miedo y a lo lejos escuchabamos las notas musicales de una banda
    que tocaba Jauja que dulzura esto es de locos chau Dario sigue escribiendo.

    Responder
  14. YULY MANYARI

    Hola realmente hermoso la historia estuve por ahie l año pasado en julio y visite 3 cementerios buscando a mi fammilia,ya que mi abuelo murio y nose donde esta enterrado sus Papas. Visite cementerio SANTA ROSA DE OCOPA, MASMA, JAUJA.me falto el de MOLINOS se que ahi esta enterrados mi BISABAUELO GREGORIO MANYARI (quien lucho con Andres Avelino Caceres)era un imigrante Italiano, nose si el o sus Papa. Alguie puede decirme donde puedo conseguiir las partidas defuncion de MOLINOS de los años 1885 para adelante, dice que hubo un incendio pero no se ubica las partidas puede ser eso. Por favor necesito ubicar FAMILIA MANYARI ,HIJOS DE EMILIANO MANYARI MARTINEZ EL Murio joven y se que dejo una BB. MI e-mail es yulyneil@yahoo.es

    Responder
  15. Ernesto Mieses

    Quisiera saber si alguien sabe si parte del cementerio de Jauja ha sido demolido o destruido mi abuela Cristina Milla de Mieses fue enterrada en 1946 alli y un familiar me dijo que ya no existia el lugar donde la enterraron si alguien podría darme información sería de utilidad ya que deseamos viajar a Jauja y saber si encontraremos su tumba aún.

    Responder
  16. CARLOS YULI

    Como el mayor de los Yuli de la tercera generación hago referencia que la llave del mausoleo la secuestro un pariente y he tenido que romper la chapa para entrar.
    Esto fue producto de una familia lastimada por las pestes del siglo 19 que azotaron Europa, no formaron parte del contingente de migrantes desfavorecidos. Mi abuelo graduado en la Universidad de Lima de ese entonces como farmaceutico, afincados en esa Jauja floreciente hasta que se construyo el hospital de los tuberculosos.

    Responder
  17. Juan wong

    Por favor quiero que me ayuden deseo saber si la señora Maria Lucila Yriarte Orellana esta sepultada en el Cementerio de Jauja entre los años 1940 a 1945. Mi telefono es 982076264 o al fijo de Lima Su hermana Julia la esta buscando.Gracias

    Responder
  18. Xenia Mora Rucabado

    Buenas noches Sr. Darío Núñez:
    Estoy armando mi genealogía y tenemos una gran duda quienes fueron los padres de mi bisabuela Delfina Kelway RUCABADO? Tengo la duda de que su segundo apellido era Berli? O sea que estoy en la duda que si mi bisabuela se llamaba Delfina Kelway
    Berli o Delfina Kelway Rucabado? Porque mi abuelo materno se llamaba Oswaldo Rucabado. Es que había un parentesco con mi abuelo materno y mi bisabuela? Hay un lugar donde pueda encontrar las partidas de defunción de la familia de mi Bisabuela Delfina Kelway RUCABADO o Si es Delfina Kelway Berli ?
    Muchas gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *