Tres versiones de Jauja: A propósito de los desencantos de la más temprana generación

[Visto: 6622 veces]

Tunanmarka

Carlos H. Hurtado Ames*
El Colegio de México

Jauja es un asunto complejo. Más compleja aún es la visión que de ella tenemos, la manera como la percibimos y pensamos su realidad y su problemática. Ésta involucra la visión personal que cada uno tiene de ella y que tiene que ver con lo que somos como personas. ¿Qué es lo que pensamos que es Jauja? En definitiva, es un asunto que involucra la percepción de la ciudad y la provincia como un ser social en construcción, una construcción que tiene que ver con lo que somos como sociedad, con nuestra historia y nuestra cultura. ¿Hay relación entre lo que somos (o pensamos que somos) como personas y lo que somos como cultura?

Hay muchas maneras de percibir a Jauja porque no es una cosa integrada, es decir, hay muchos tipos de jaujinos (me refiero a la manera como cada actor social se reclama como jaujino). Así, hay varias versiones de Jauja, aunque parezca extraño. Pero cada versión tiene sentido dentro de una lógica interna propia. Son pocos los que son concientes de la grandeza de Jauja, de lo grande de su historia y su cultura, de su entorno geográfico y de su propia realidad social, por lo mismo del verdadero sentido de su potencial futuro. Mayoritariamente existe la visión de lo inmediato y material, es decir la de una ciudad desordenada, de calles sucias y en mal estado, de autoridades mediocres y corruptas, que se traduce en aquellas frases nefastas de “mientras Jauja danza, Huancayo avanza” o “Jauja es una aldea”.

Me pregunto si con esta visión llegaremos a algún sitio. ¿Es posible pensar en un proyecto de desarrollo con esta “ideología”? El asunto preocupa, y mucho, porque esta manera de ver las cosas está bastante difundida en la más temprana juventud, lamentablemente. Una juventud desencantada de su realidad presente y que tampoco tiene muchas expectativas en el futuro y para los cuales “todo esta mal”. No es el caso de decir ahora porque una visión de esta naturaleza está equivocada. A mí jamás en la vida se me ocurriría compararme con un huancaíno, por ejemplo (sin atisbo de encono hacía nuestros buenos vecinos); no es que seamos mejores ni peores, simplemente somos diferentes. Al menos para mi está claro que los jaujinos tienen una sensibilidad social más que nada reflexiva, artística, intelectual; contraria a la de los huancaínos que es netamente mercantil y comercial. En el fondo es un problema educativo y de medios de comunicación. Me explicaré.

Esta juventud a la que hice referencia, es hija de una generación que ha sido gobernada por dos sujetos que han tenido, puedo estar seguro, las peores gestiones en cuanto a gobierno edil en la historia de Jauja, sobre todo uno de apellido Balvín. Exactamente es eso, el crear sentido de identidad en una realidad local pasa por una decisión política. Me refiero a conocer lo que es Jauja. Esta visión que he comentado tiene como único fundamento la ignorancia. La ignorancia que es la peor de todas las pobrezas. No se sabe lo que es Jauja. ¿La situación está cambiando? Me parece que no, y sospecho que con este gobierno edil ello no va suceder. Podrán tener buenas intenciones, pero, seamos honestos, nada más. Las serias acusaciones sobre actos de corrupción en el Concejo Provincial que han surgido últimamente, que muestran vulgares falsificaciones de boletas para obtener unos cuantos soles, reafirman esta suposición.

El otro aspecto son los medios de comunicación existentes en Jauja. No todos, pero en su gran mayoría se trata de gente increíblemente inculta. Hasta donde tengo entendido, verbigracia, el periodismo es un constante ejercicio de honestidad y cultura. Al menos yo, no observo esto. Veo, más bien, acomodamiento de acuerdo a las circunstancias, pésimo manejo del lenguaje y, por supuesto, nada parecido a “cultura”. El asunto es que son los principales difusores de esta “visión” de Jauja. Ganaríamos mucho si abandonáramos a gente más preparada y capacitada la tarea de “abrir la boca” sobre los diferentes aspectos de la problemática nuestra. Esto es un cáncer que hace mucho daño y destruye el imaginario de las generaciones que comienzan a ver la vida social. Enferman el alma.

Hablamos siempre de la educación como la panacea que va solucionar todos nuestros males. Pero en realidad ello tiene mucho de razón. Nadie puede hacer nada por que lo que no conoce, ni menos por lo que no quiere. Esto es la identidad. Y esto se puede observar desde lo más mínimos aspectos. Trabajar en la forja de un sólido jaujinismo es la meta, donde se explique lo que hemos sido, lo que somos y lo que seremos.

Hace años, revisando los archivos de El Porvenir, el mítico periódico jaujino que se editó desde principios de siglo y por mas de sesenta años, leí un artículo de Víctor Modesto Villavicencio y que, entre otras cosas, decía algo que memoricé de inmediato: “Jauja es la creación de un artista de la inmensidad”. En uno de los tantos recorridos que hiciéramos por alguno de los distritos de Jauja en sus maravillosas fiestas, mi gran amigo Julio Dávila me dijo una frase sobre Jauja cargada de tanto lirismo que aún ahora después de tanto tiempo me emociona al evocarla: “Ser jaujino es saber como piensan las estrellas”. Otra vez, mientras contemplábamos el cielo infinito de Jauja por la noche con varios amigos jaujinos, Karim Flores, otra gran amiga, dijo “¡Mira!, ¿ves?/a lo lejos…aquella estrella,/no importa si no logras verla/ahí voy a llegar … ¡eso es Jauja!/”; y así hay muchos ejemplos más. Qué cosa es lo que hay dentro de ellos para ver cosas que mayoritariamente nadie ve, me pregunto. Cuál es la esencia de su versión de Jauja. No creo que sea el sueño ni la fantasía, ni menos el distanciamiento de la realidad. Creo que básicamente es la unión de lo que somos como personas y lo que Jauja es como cultura e historia, como filosofía y entendimiento de la vida. Hay un dicho antiguo que dice que uno no ve las cosas como son, sino como uno es. ¿Qué somos los jaujinos? Siempre he creído que no somos lo que dicen esa cafíla de infelices que comparan a Jauja con una aldea. Somos mucho más, y creo que eso lo que esencialmente falta por dar a conocer a todos; pero particularmente a los jaujinos de esta circunstancia y este tiempo.

Entrada a Jauja
Fantástico y vistoso cielo jaujino en la entrada a Jauja (altura del Puente Mariscal Cáceres, donde antes se encontraba el Puente Stuart)

En un contexto general donde un grupo de políticos locos pretenden implantar su propia versión de la supremacía mundial, de los efectos de una globalización que acentúa las disparidades y la preeminencia de la mediocridad de un pensamiento único que nos invade. En estas circunstancias, mirar en el fondo de lo que somos, de explorar y pensar correctamente nuestra “particularidad” es la mejor alternativa. Conocernos en suma.

*Historiador, graduado en la UNMSM; con estudios concluídos de Maestría en Antropología en la Pontificia Universidad Católica del Perú con una beca especial del Consorcio de Universidades de la Comunidad Francesa de Bélgica; con estudios en Maestría en Historia en la UNMSM; ex-Catedrático de la Universidad Nacional del Centro del Perú y la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga; ex-Director del INC de Jauja. Actualmente viene estudiando el Doctorado en Historia en el Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México con una beca de la Secretaría de Relaciones Exteriores del mismo país.

Puntuación: 4.60 / Votos: 10

6 pensamientos en “Tres versiones de Jauja: A propósito de los desencantos de la más temprana generación

  1. Jesús Hurtado Zamudio

    Felicitaciones. Su comprensión de la necesidad de "pensar en Jauja", me ha impresionado. Dejé por años de pensar en Jauja, ahora desde el Cusco y luego de un periplo por muchos países y continentes creo que necesitaba vuestro mensaje.
    Jesús Hurtado

    Responder
  2. LUIS ARANDA CRUZ

    EFECTIVAMENTE HAY QUE PENSAR EN JAUJA PERO DE UNA MANERA CONCIENTE Y SENTIRNOS JAUJINOS EN EL LUGAR QUE ESTEMOS ES UNA MUESTRA DE CULTURA E IDENTIDAD NO COMO CIERTOS PAISANOS CACASENOS DE PREGONAN SER HUANCAINOS ,ACASO SERA POR VERGUENZA ¿DE QUE SE AVERGUENZAN ESTOS PAISANOS?MUCHAS VECES ME TOPE CON ESTE TIPO DE PERSONAS Y LA VERDAD SENTI VERGUENZA AJENA LE DIJE QUE YO ERA DE JAUJA Y LE HABLE MUCHAS COSAS QUE AL PARECER EL CONOCIA Y AL FINAL ME DIJO QUE ERA DE JAUJA. QUE PASA CON ESTOS PAISANOS QUE NIEGAN A SU TIERRA ES COMO SI NEGARAN A SU MADRE. LES PIDO MAS IDENTIDAD Y MAS CARIÑO A SU TIERRA.

    Responder
  3. FRANK

    BUENO, YO NO SOY DE JAUJA, PERO SI HE PODIDO VISITARLA, Y LOS QUE SE FUERON DE ELLA BUSCANDO "MEJORES COSAS EN EL EXTERIOR" LA HAN ABANDONADO, Y TODAVIA DICEN QUE HAY QUE "PENSAR EN JAUJA", ¿COMO GRINGO, COMO ALEMAN? HAY LA NECESIDAD DE PENSAR EN JAUJA PERO COMO JAUJINO, COMO PERUANO, ESTANDO DONDE LAS PAPAS QUEMAN, Y NO SOLO PENSAR QUIMERICAMENTE EN JAUJA, HAGAME EL FAVOR.

    Responder
  4. Rocio

    muy orgullosa de ser jaujina, hace tiempo no visito mi tierra, que aunque pasen los años pareciera que se ha quedado congelada en el tiempo, espero que nuevos gobiernos hagan lo propio y jauja sea un destino turistico muy concurrido, ALISTANDONOS PARA EL 20 DE ENERO 2011!!!!!

    Responder
  5. David Nathanael Segura Salazar

    Hace unos dìas conversaba con mi amiga Maribel Dávila y entre otras cosas resaltaba la gran potencialidad que tiene como un grandestino turìstico, solo que necesitarìa una excelente difusión y hoy más que existe este medio llamado internet. Muchas personas que comentan en blogs sobre dstinos turísticos y entre ellas La Laguna de Paca, quieren saber de hospedajes adecuados y analizando creo que mo existe en Jauja uno adecuado con parking, restaurant para delegaciones y más de turistas. Por ende tienen que seguir de largo hasta Hyo deonde al menos tiene una mejor capacidad hotelera.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *