Obama en Medio Oriente

[Visto: 1091 veces]

El candidato demócrata Barack Obama se pasea por los puntos más conflictivos de Oriente Medio con aire presidencial. Queda mucha tela por cortar, hay que pasar las convenciones y recorrer la recta final hasta el tres de noviembre. La prensa presagia su victoria y los sondeos le son favorables. Pero no son los periodistas ni los europeos los que van a votar.

La crisis económica global puede decidir muchas voluntades. La política exterior, también. Pero hasta cierto punto. De hecho, este primer tropiezo con la realidad han situado a Obama en una posición más centrada, menos expeditiva, respecto a la retirada de las tropas de Iraq.

El veterano John McCain se ha dedicado a ofrecer dos entrevistas televisadas este fin de semana para contrapesar la presencia mediática de Obama hablando con las primeras autoridades de Afganistán e Iraq, saludando a generales y rodeado de soldados y dándose un baño de televisión.

Obama pisa los territorios que han conocido miles de muertos, han multiplicado por seis el precio del petróleo y han precipitado una inestabilidad en la región que abastece energéticamente a Occidente.

La primera gran gira del senador por Illionois se concentra en Oriente Medio y en Europa. Ha recibido un baño de cámaras pero se ha visto con muy pocos nativos. Sólo se verá con las autoridades puestas por EE. UU. De hecho, es imposible que un candidato norteamericano pueda bajar a la calle en dos países azotados por la guerra. Tampoco Bush lo ha hecho desde que en abril de 2003 proclamó que los grandes combates de la guerra se habían terminado.

Lo más inquietante de la situación es que los motivos por los que se impulsó la invasión de Iraq ya no son válidos. La violencia sectaria ha disminuido pero el problema es que una retirada precipitada de Estados Unidos ni siquiera el propio Obama la ve inmediata. En todo caso, 16 meses después del próximo mes de enero en el caso de que saliera elegido presidente.

Obama ha descubierto algo que para muchos era una obviedad. Es más peligrosa la situación en Afganistán que en Iraq. La guerra para derribar a los talibanes de Kabul se declaró con el apoyo de la comunidad internacional. Fue en Afganistán donde se adiestraban los terroristas que golpearon Estados Unidos en aquel sangriento 11 de septiembre de 2001.

Cayó el régimen y murieron muchos talibanes. Pero no todos. Hasta el punto que Osama Bin Laden, el supuesto inspirador de las matanzas de Nueva York y Washington, está en paradero desconocido.

Si se exceptúa Kabul, la mayor parte del país no está en control de las fuerzas de la OTAN. Los señores del opio siguen dominando las montañas que rodean la inmensa planicie de la capital. AFganistán es ahora el primer productor mundial de heroína .Disponen de muchas madrigueras en la frontera con Pakistán y pueden poner en verdadero aprieto a las fuerzas internacionales.

[poll id=”403″]

Obama ha hecho un diagnóstico adecuado al insinuar que sería conveniente trasladar efectivos militares de Iraq a Afganistán, donde el peligro es mucho mayor para la estabilidad de la región.

Fue en Afganistán donde se estrellaron tres veces los ejércitos británicos en el siglo antepasado. Y fue en Afganistán también donde el imperio soviético encontró la vulnerabilidad (“Vietnam Soviético) y, de paso, provocó que la Unión Soviética saltara por los aires.

Obama ha comprendido la complejidad de la situación. Y ha aprendido a ser cauto, a contar con las fuerzas armadas y convencer a sus compatriotas que no tomará decisiones precipitadas. Es una señal que hace pensar que puede llegar a la Casa Blanca y enterrar, como pueda, los errores graves cometidos por George Bush.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *