El Indice que Alan Garcia no menciona (neoliberalismo –> ingresos desiguales)

[Visto: 1155 veces]

Indices muy bonitos son los que muestra nuestro Presidente García. 2da menor inflación mundial, tasas d crecimiento del PBI de acerandose a los dos digitos, superavit fiscal del 3%, aumento de inversion extranjera en más de 20%…PEro existe un indicador que es poco o casi nada mencionado por el gobierno. La cuestión es sencilla, el modelo neoliberal (qu segun alan touraine, si el populismo es arcaico y retrogrado, el neoliberalismo en el siglo xxi esta igual de “pasasdo de moda”) a ultranza o moderado trae consigo consecuencias sociales nefastas, entre las cuales está el desigual ingreso economico. “De toda la torta, un enorme pedazo se lo comen un porcentaje de los más ricos, mientras que la gran mayoría de pobres (que crecen en numero) se queda con un pedacito cada vez menor.” ALan García esta dispuesto a competir economicamente con nuestro vecino Chile. PAra esto no duda en copiar las “recetas” economicas Que CHile aplica. LO que nunca se dice es que CHile está en el puesto 110 (de un total de 124 países) en el ranking de igualdad de ingreso


Forjada en tres largos siglos de historia colonial, la desigualdad en América Latina se revela hoy extrema y persistente. Tomemos primero la desigualdad en el ingreso. El decil superior e inferior reciben en promedio en América Latina un 48% y un 1,6% respectivamente del ingreso total. En los países desarrollados estos promedios son del 29% y del 2,5%. América Latina es la región más desigual del mundo. Su país más igualitario, Uruguay, es más desigual que cualquier país desarrollado o de Europa del Este. La desigualdad en el ingreso tiende, además, a beneficiar al 1% más rico y, comparada internacionalmente, resulta que sólo el primer y segundo decil participan por encima de la media mundial; a partir del tercer decil todos los latinoamericanos están porcentualmente por debajo de los promedios mundiales. En otras palabras, las clases medias son comparativamente menores y más pobres. A partir de la segunda mitad de los 90 se registra un empobrecimiento general de las clases medias que no excluye al segundo decil más privilegiado.

Hay que remarcar que esta desigualdad generalizada y extrema resulta muy
persistente en el tiempo. De los datos disponibles se deduce que en el último
medio siglo, tras haber experimentado los más diversos regímenes políticos y
modelos de crecimiento, América Latina se ha hecho más desigual de lo que era en los 70 y probablemente más desigual de lo que era en los 50. Incluso los
países que como Chile parecen haber encontrado el camino del crecimiento
apenas consiguen reducir su extrema desigualdad.

Nuestra hipótesis desde hace mucho viene siendo que la desigualdad se produce y reproduce en la institucionalidad mayormente informal característica de casi todos los países latinoamericanos. Son las instituciones las que organizan la interacción entre los activos económicos, las oportunidades, las fuerzas políticas y los procesos socio-culturales. Si vemos los procesos económicos como una cadena que vincula a los activos con los mercados, los hogares y los gobiernos, observaremos que estos procesos no se dan en el vacío sino que se encuentran a cada paso mediados por instituciones y que en éstas se halla la fuente de las desigualdades. Como se señala en un excelente informe del Banco Mundial, “la causa de la persistencia de la desigualdad en la región es que la construcción y evolución de las instituciones ha respondido a los intereses y defensa de las elites independientemente del tipo de régimen político o económico del momento”. Quizás sea la institucionalidad del Estado la que mejor refleje todo esto.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *