[Visto: 80 veces]

En las últimas semanas el debate nacional se centró en el sistema privado de pensiones AFP´s que en el imaginario colectivo es lo peor de lo peor. Las siguientes líneas tienen como objeto poner en un plano racional una discusión que ha sido enteramente emocional. ¡Sí!, emocional. Las críticas al sistema privado de pensiones desde el punto de vista de que las AFP se roban la plata, cobran comisiones e intereses muy altos y pagan pensiones indignas, están absolutamente alejadas de la realidad y sustento técnico, no tienen ningún fundamento y lamentablemente han constituido hostigamiento al sistema de pensiones más exitoso que ha creado la humanidad hasta el momento para enfrentar el problema del envejecimiento poblacional.

What to Say When a Jehovah's Witness Knocks on Your Door ...
La problemática del envejecimiento poblacional no solo es enfrentada por los países desarrollados sino también por países en vías de desarrollo como Perú, en donde cada día crece la población senecta necesitada de recursos y pensiones para vivir, y por otro se reduce la población económicamente activa encargada de la generación de recursos e impuestos. Este problema demográfico afecta casi todas las dimensiones económicas y sociales de los países ¿Cómo una población laboral activa más reducida podría financiar a una población de jubilados más grande y con mayor esperanza de vida? La solución encontrada por la humanidad a este problema han sido dos sistemas. En el caso peruano, el primero y más antiguo es el Sistema Nacional de Pensiones (SNP) denominado de Reparto de beneficios, que es administrado por la ONP, y el segundo es el Sistema Privado de Pensiones (SPP) de capitalización Individual, administrado por las AFP.

El Sistema Nacional de Pensiones (SNP) es un fondo común en la que los jóvenes financian con aportes obligatorios a los adultos mayores. Funciona como una especie de impuesto a la gente que está trabajando el día de hoy para financiar a un segmento de la población que se está retirando. El caso es que, por el envejecimiento poblacional, los aportes de la población económicamente activa no serán suficiente para financiar a los jubilados. La dirección de este sistema es a incrementar el hoyo fiscal de una forma insostenible que va conducir al país al déficit presupuestal. Durante el periodo 2000-2015 el gasto en pensiones de la ONP significo 1.1% del PBI. Según las proyecciones más conservadoras del BID, se estima que el gasto total de la ONP en pensiones sea del orden de 6% del PBI para el 2050. Esto es una locura, actualmente ni en el sector salud se invierte 4% del PBI.

Por otro lado, tenemos el Sistema Privado de Pensiones, el sistema de AFP, en el cual cada individuo financia su jubilación con sus propios aportes realizados a lo largo del periodo laboral. Esta especie de ahorro obligatorio en cuentas individuales a su vez se ve incrementado en valor no solo por los aportes propios de los individuos, sino también por la capitalización gestionada a través de Administradoras de Fondo de Pensiones. Al momento de la jubilación el trabajador con su fondo acumulado compra una renta vitalicia o retira el 95% sin significarle al Estado un hoyo fiscal que tenga que financiarse con endeudamiento.

“Queda claro que las AFP han tenido un comportamiento que nosotros, como la mayoría de la población, rechaza. Intereses, comisiones que han sido abusivas …”. Esas fueron las declaraciones textuales del presidente Vizcarra hace unas semanas acusando a las AFP de cobrar intereses. Si, la máxima autoridad del país dijo “intereses” (¿cuáles?). No señor, las AFP no cobran intereses, cobran comisiones, las cuales a nivel internacional son una de las más competitivas, más bajas que lo que se cobra en Australia, Nueva Zelandia México o Colombia. ¿Dónde están los intereses y altas comisiones de las AFP? Incluso el aporte obligatorio que descuenta las AFP es 10% del salario mensual del trabajador en comparación con el 13% que descuenta la ONP, que por cierto, si no aportas un mínimo 20 años al sistema público, no cobraras ninguna pensión. En las AFP no importa el tiempo, cobras lo que aportaste a tu cuenta individual más la capitalización ¿Quién es el abusivo? ¿Quién se roba la plata si no aportas 20 años?

De igual manera la critica que se le hace al sistema de AFP de pagar pensiones bajas, lamentablemente no tiene ninguna validez técnica, pues no se analiza la cantidad de dinero que el afiliado aporto a su cuenta versus la pensión que recibe o la cantidad de plata que genero la AFP como rentabilidad. Hoy cuando una persona se jubila en Perú de cada 100 soles que el jubilado recibe, alrededor de 70 soles no fue aportado por el trabajador, fue generado por las AFP (dos tercios exactamente). ¿Quién me puede decir que el Sistema de AFP no funciona? Claro, puede haber voces reclamando que aun así la pensión promedio que se paga no alcanza; sin embargo, eso no quiere decir que el sistema no funciona. El problema de fondo de esta crítica es emocional de cara a un problema real, si los salarios de una economía son bajos, ¿qué se puede esperar de la pensión? Aun así, sentimos que la retribución no es lo suficientemente alta. ¿Si las AFP pagaran pensiones promedio de 5 mil soles alguien podría decir que el sistema de AFP no funciona? por supuesto que no, pero claro nos revelamos ante un sistema que queremos que produzca el paraíso. Los peruanos acusamos al sistema de capitalización individual, sistema de AFP de no funcionar, pues no están haciendo magia para producir los suficientes recursos que aseguren el paraíso en la tierra, a ello se suma el ataque abusivo por parte de nuestros brillantes políticos prometiendo que ellos si pueden hacer magia para conseguir pensiones infinitamente superiores.

Para terminar, queda claro que las AFP es un sistema éxitoso desde el punto de vista de la alta rentabilidad que generan. El hecho que existan pensiones “bajas” es independiente al sistema de AFP pues está relacionado al nivel de salarios y empleo que hay en una economía. No debe interpretarse de ninguna manera que la posición de este artículo deslegitime las preocupaciones existentes sobre las AFP y que no hay espacio para mejoras, por supuesto que se puede y debe mejorar aún más el sistema. La única intención de este artículo es hacer un llamado al análisis crítico y responsable fuera de conjeturas emocionales, tratar de dirigir el debate a un plano más técnico-racional y no destruir uno de los mejores sistemas previsionales que hemos construido los peruanos. Las acusaciones a las AFP son falsas desde el punto de vista que se roban la plata, cobran intereses y comisiones altas, no son válidas y en el fondo constituyen una argumentación fundamentada en sentimientos que no pueden ser la base de políticas públicas coherentes y reales.

EL DILEMA DE LAS CURVAS.

[Visto: 118 veces]

La humanidad en estas semanas se está enfrentando a una crisis mundial, quizás la mayor crisis de nuestra generación millennial. Las decisiones que las personas y los gobiernos tomen las próximas semanas probablemente darán forma no solo a nuestros sistemas políticos o de salud, sino también a nuestra economía y al mundo en general. Los policy makers de todos los países están tomando medidas para aplanar la curva de expansión del coronavirus y contener la catástrofe. Por otro lado, se enfrentan a que dichas medidas adoptadas  contra el virus no “aplanen” la curva de oferta y demanda de suministros con el consecuente desequilibrio de las economías y sus ramificaciones sociales en sus naciones.

Claramente nos encontramos ante un odioso dilema de costo de oportunidad o trade off, entre el beneficio en salud que ofrece a las familias las medidas de aislamiento social, a cambio del sacrificio que significa el recorte o hasta eliminación de los ingresos familiares  que podría significar en la población más vulnerable dejarlos en la pobreza . El coronavirus además de su impacto en la sanidad pública y la lamentable pérdida de vidas humanas, también tiene consecuencias económicas significativas con las cuales conviviremos algunos años. El consenso de los economistas es que el virus significa un shock negativo en la curva de oferta de suministros, esto quiere decir que al obligar a las fábricas a cerrar e interrumpir la producción se corta la cadena de suministro a los mercados mundiales. ¿Pero cuán profunda y persistente puede ser esta interrupción del suministro? ¿El shock negativo de oferta que se está viviendo podría afectar a la demanda agregada y agravar aún más la catástrofe?? ¿Cómo debe responder la política monetaria? ¿Qué pasa con la política fiscal?

Para tratar de responder estas preguntas vamos a suponer un escenario pesimista, que la interrupción del suministro causada por COVID-19 sea grave e impacte en la demanda agregada pudiendo dar lugar a un ciclo de fatalidad de oferta y demanda, y abrir la puerta a trampas de estancamiento inducidas por espíritus animales pesimistas, ósea las expectativas, de las cuales hablaremos más adelante.

La cuarentena alcanza a la Demanda Agregada.

Como lo vimos los efectos de la pandemia ha perturbado a la oferta de suministros y según el siguiente análisis podría alcanzar a la demanda agregada lo cual sería un gran problema. En el tradicional modelo keynesiano, el empleo y la producción están determinados por la demanda agregada. A su vez, la demanda agregada depende positivamente del crecimiento de la productividad. La razón de esto es un crecimiento más rápido de la productividad aumenta las expectativas de los agentes económicos sobre los ingresos futuros, lo que los induce a gastar más en el presente. Este efecto da lugar a una relación positiva entre el crecimiento de la productividad (g ) y el empleo ( l ), ilustrado por la curva DA en la Figura 1.

Imagine que la economía está inicialmente en pleno empleo (punto ( g , l ̅)). Entonces suponga que la epidemia de coronavirus causa una caída persistente en el crecimiento de la productividad, de g a g’ . Como se ilustra en el panel izquierdo de la Figura 1, el resultado es una menor demanda y la generación de desempleo involuntario ( l ‘ < l ̅). La lección es que la epidemia de coronavirus, a través de su impacto negativo en las expectativas de los agentes sobre el crecimiento futuro de la productividad, podría inducir una recesión impulsada por la demanda. Ahora suponga que el banco central reacciona bajando la tasa de interés, como es el caso peruano de 2.25% a 1.25%. Esta intervención tiene como objetivo sostener la demanda agregada, al inducir a los agentes a aumentar los préstamos y el gasto. Gráficamente, esto corresponde a un desplazamiento hacia la derecha de la curva DA  a DA’ . Si el estímulo monetario es lo suficientemente fuerte, se restablece el pleno empleo, como lo ilustra el panel derecho de la Figura 1. Para responder económicamente al brote de COVID-19 es fundamental el rol de los bancos centrales aliviando la política monetaria.  Por supuesto, esta política es viable en países donde hay margen de maniobra, ósea las tasas de interés no están en el límite inferior a cero.

La Espiral de la Demanda

El crecimiento de la productividad está al menos en parte impulsado por la inversión de las empresas. A su vez, las decisiones de inversión dependen de la demanda agregada: cuando la demanda es fuerte, el retorno de la inversión tiende a ser alto; La débil demanda agregada, por el contrario, deprime los incentivos de las empresas para invertir. Este efecto da lugar a una relación positiva entre el crecimiento de la productividad y la demanda agregada, que se grafica en la curva GG en la Figura 2. El equilibrio ahora está determinado por la intersección de dos curvas con pendiente ascendente. Esto señala la presencia de efectos de amplificación.

Vamos a volver suponer que la propagación del coronavirus genera un shock de oferta negativo persistente, capturada por un desplazamiento hacia abajo de la curva GG  a GG’ . Lo interesante es que ahora tiene lugar un ciclo de destrucción de oferta y demanda. Como antes, el shock de oferta negativo inicial deprime la demanda agregada. Pero ahora, una menor demanda induce a las empresas a reducir su inversión, lo que genera una caída endógena en el crecimiento de la productividad. El menor crecimiento de la productividad, a su vez, provoca un nuevo recorte en la demanda, lo que nuevamente reduce el crecimiento de la productividad. Esta espiral viciosa, o ciclo de destrucción de la oferta y la demanda, amplifica el impacto del choque inicial de la oferta en el crecimiento del empleo y la productividad.

En resumen, si es que las medidas de aislamiento social dictadas por los gobiernos para aplanar la curva de del covid-19 resultan ser agudas y persistentes perturbando la curva de oferta, ello podría amplificar su efecto y perturbar la demanda agregada, causando una depresión severa impulsada por una demanda agregada débil. En este caso, podrían ser necesarias intervenciones políticas drásticas, tanto monetarias como fiscales, para evitar que el shock negativo de la oferta causado por el aislamiento social, afecte gravemente el empleo y la productividad. En efecto estos tiempos no son tiempos normales. Muchas medidas de emergencia a corto plazo se convertirán en un elemento vital. Las decisiones que en tiempos normales podrían llevar años de deliberación se aprueban en cuestión de horas. Debemos actuar rápida y decisivamente Si, pero también debemos tener en cuenta las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones. Al elegir entre alternativas, debemos preguntarnos no solo cómo superar la amenaza inmediata, sino también qué tipo de mundo habitaremos una vez que pase la tormenta.

La Educación No es un Derecho.

[Visto: 461 veces]

La educación como derecho constituye un dogma peligroso que se origina al finalizar  la segunda guerra mundial.La ONU impulso la declaración de los Derechos Humanos, en la cual los estados con influencia soviética, y los EEUU introducen la idea de comprender el derecho a la educación y otros derechos sociales, en dicho documento.

El objetivo de la declaración DDHH era consagrar derechos naturales que tengan que ver con principios morales que todo hombre por su sola condición de tal le pertenecen y tienen que ser garantizados por los estados.Derechos como el de la igualdad ante la ley, basado en el principio de dignidad humana, en la cual todo Ser Humano tiene el derecho de ser tratado con igualdad ante la ley, independientemente de sus creencias, raza,condición, y libre de cualquier coercion
arbitraria.

Es una idea equivocada pretender incluir en una declaracion de caracter moral, derechos materiales  que tienen que ver con la satisfaccion de una necesidad en particular de los seres humanos.Los países   con constituciones populistas incluyen desde gratuidad de la vivienda hasta vacaciones pagadas, con la sola característica que NO se cumplen.Garantizar el cumplimiento de tal derecho en las constituciones de los estados es falso, pues para cumplir dichos derechos el requisito previo e indispensable es la creación de riqueza, caso contrario la garantía y cumplimiento del derecho no existe.

La educación es un servicio que tiene que ser producido y constituye un bien económico. El proceso de producción de este bien economico escaso, tiene que financiarse, no hay nada en la educación que no cueste dinero y se tenga que pagar: profesores, laboratorios, aulas, libros, carpetas, limpieza, seguridad etc. Negar que la educación es un activo/bien económico es negar la realidad; el puro reclamo de la gratuidad de la educación reconoce implícitamente que es un bien económico.

Ahora que tenemos claro que la educación es un bien económico que tiene que financiarse tenemos que preguntarnos ¿Es moral consumir un bien económico que no has producido, sin pagarlo? ¿Tenemos derecho o no, a este bien económico creado por otras personas para satisfacer nuestra necesidad de educación sin otorgar nada a cambio? si la respuesta es afirmativa, bajo la misma lógica es perfectamente valido exigir el derecho gratuito a la alimentación, vivienda, vestido y las demás necesidades que tengamos en el futuro. Este razonamiento seria inmoral y equivocado pues una necesidad no genera un derecho.  La necesidad del vecino no le da derecho a apropiarse de tú renta y exigirte que se financie la educación, alimentación, vestido y vacaciones de su hijo.

Podemos estar de acuerdo por razones utilitaristas que los estados cumplan un rol focalizado mínimo en la satisfacción de esta necesidad, con cargo a la gente formal del sector privado que paga impuestos, lo cual no significa que constituye un principio universal del cual derive y exija un derecho.

Esta confusión genera malos entendidos en diferentes grupos de la sociedad alrededor del mundo.En nuestro pais las necesidades que reclaman los grupos protestantes del magisterio no constituyen un derecho, son basicamente necesidades materiales (que son producidas por otros) bajo el nombre de derechos sociales, que tendrán que ser pagados por otro grupo de ciudadanos. Frédéric
Bastiat, economista y legislador frances decia “El Estado es la ficción mediante la cual todos tratamos de vivir a expensas de los demás.” dicha definición probablemente confirme esta coyuntura de paros y huelgas, en la cual un determinado grupo de personas, pretende extraer un beneficio material de los demás miembros de la comunidad, escudados en el manto de moralidad que ofrece el popular dogma que la Educación es un Derecho.

¿Cuál es tu Cielo? ¿Cuál es tu Infierno?

[Visto: 311 veces]

Tiene algún sentido la existencia? ¿La vida termina con la muerte?Si Termina con la muerte ¿Cuál es entonces el verdadero sentido de la vida? Y si hay algo después de la muerte ¿Cómo tenemos que asumir este tramo de vida terrenal?

¿Tienen algún sentido estas interrogantes? ¿Es mejor que el tiempo pase y que llegue el final sin tantas preocupaciones? Y entonces que diferencia habría entre nosotros, y el perro o el gato de la casa? Habría una: que nosotros seriamos más desgraciados porque tenemos conciencia del  sufrimiento del envejecimiento y de la muerte.

En fin este y otros interrogantes como ¿Quién soy?¿Qué significado tiene mi vida? ¿Para qué existo? Han sido constantes cuestionamientos en los seres humanos. No importa cuáles sean las respuestas, lo que si creo es que todos buscamos la felicidad. En menudo lío nos meteríamos si, además de lo que ya nos hemos preguntado agregáramos más incertidumbre ¿Y qué es la felicidad? ¿Existe alguna diferencia entre el placer y la felicidad?.

Si, El placer se agota con el propio objeto de placer, así como la vela encendida consume la cera de que está hecha. El placer viene de una experiencia temporal, la felicidad es un estado del alma.El placer es de la mente y la felicidad, del espíritu. Como el hombre es un ser gregario un “ser-con-otros” estos hacen parte indisoluble de nuestra realidad.

Les comparto un cuento oriental que tal vez podríamos rescatar cada  uno en cualquier ámbito de nuestras vidas.

….En un reino lejano de Oriente dos amigos querían saber sobre el bien y el mal. Un día se acercaron  a la cabaña del sabio Lang para saciar su curiosidad. Una vez adentro preguntaron:

-Anciano ¿Qué diferencia hay entre el cielo y el infierno?

El Sabio anciano contesto:

-Veo una montaña de arroz recién cocinada, todavía sale humo. Alrededor hay muchos hombres y mujeres con mucha hambre. Los palos que utilizan para comer son mas largos que sus brazos.Por eso cuando cogen el arroz no pueden hacerlo llegar a sus bocas. La ansiedad y la frustración cada vez aumentan.

Prosiguió el sabio:

Veo Tambien otra montaña de arroz, todavía sale humo. Alrededor hay muchas personas alegres que sonríen con satisfacción. Sus palos son también mas largos que sus brazos. Aun así, han decidido darse de comer unos a otros.

Hay una inmensa felicidad en compartir….¿Cual es tu cielo? ¿Cuál es tu infierno?