Todos alguna vez hemos escuchado sobre las almas gemelas, este es un concepto que suele estar involucrado con las relaciones amorosas, aunque para algunos no es necesariamente así, para ellos también es posible encontrar varias almas gemelas en distintos ámbitos de la vida como la profesional, la académica y la de relaciones amistosas.

De lo que te hablaré a continuación es del origen de esta romántica idea que fue planteada en la antigua Grecia y Egipto, la cual hasta hoy ha logrado permanecer entre las diferentes culturas como uno de los conceptos más aspiracionales para las relaciones interpersonales.

Historia Griega de las almas gemelas

Entre los años 189 y 191 A.C, Platón relata en Symposium sobre la historia del origen del mundo y de la humanidad. En ese entonces se dice que los humanos convivían con los dioses y son los que originan el mito de las almas gemelas.

Esta historia alcanzó su popularidad gracias a Aristófanes, quien se encargó de difundirlo por toda Grecia. En ella se cuenta que los humanos, al inicio de todo, eran seres que tenían 2 caras, 4 brazos y 4 piernas. Estos humanos poseían una habilidad impresionante, a pesar de la cantidad de extremidades que tenían y sus cabezas con dos rostros en sentidos contrarios.

Además, en este relato se especificaba que existían 3 géneros para los humanos, los cuales eran el femenino, el masculino y uno que combinaba ambos sexos. Cada uno era relacionado con elementos muy importantes en la mitología griega, el sol, la luna y la tierra.

En algún punto de la historia, se cuenta que los humanos decidieron escalar hasta el olimpo para enfrentar a los dioses y tomar sus puestos, pero todo intento fue en vano. A raíz de este ataque, Zeus y los demás dioses pensaron en una forma de aleccionar a los humanos, lo que los llevó a pensar en cortarlos por la mitad para debilitarlos y reducir su agilidad.

¿Cómo se formaron los humanos actuales?

Luego de que Zeus tomara su decisión de cortar a los humanos por la mitad, comenzó a hacerlo con hilo y luego le pidió a Apolo que se encargara de girar los rostros hacia el lado del corte para hacer que estos seres inferiores nunca olvidaran lo sucedido. Además, Apolo también tuvo que encargarse de sellar todo el lado del corte, mientras concentraba el amarre en un punto exacto, lo que daría origen al ombligo.

Ahora, los nuevos humanos se encontraban en una constante desesperación por encontrar a su otra mitad y acoplarse a ella mientras se olvidaban de cosas importantes, como alimentarse, hasta el punto de morir.

Es así como Zeus, al ver que todos estaban muriendo, sintió compasión y decidió colocar los genitales de los humanos del lado del corte, el mismo en el que está el rostro, para designar la reproducción de estos seres por medio de la inseminación entre el hombre y la mujer. Desde este punto, los humanos viven buscando a su otra mitad, alma gemela o media naranja, para calmar la ansiedad y el dolor que sienten por estar incompletos.

Historia egipcia de las almas gemelas

Para los antiguos egipcios, el dios Jnum se encargó de moldear a los humanos utilizando una bola de barro, formando figuras que luego serían impregnadas con vida, alma y espíritu por la diosa Isis.

Por lo tanto, las almas gemelas serían aquellas personas que fueron modeladas a partir de la misma bola de barro y que fueron impregnadas por los elementos de la diosa Isis al mismo tiempo, por lo que se entiende que nacieron juntos para compartir sus vidas hasta el final de ellas.

Puntuación: 0 / Votos: 0