Todos dejamos huella pero no todos creamos marca

Una de las cosas mas maravillosas del aún misterioso cerebro humano es su capacidad de recoger los estímulos sensoriales del entorno. Todo aquello que sea pasible de ser transferido como estímulo, por medio de los sentidos, es registrado por la fantástica maquinaria del Sapiens, es decir, nosotros. Así es como reconocemos el peligro si hay olor a quemado, nos damos cuenta de que alguien conocido va por la calle, o rápidamente reaccionamos ante una comida en mal estado.

 

No obstante, ¿sabías que no todos estos registros sensoriales del entorno llegan a la mente consciente? Muchos se quedan en la parte no consciente. ¿Por qué? Por un criterio de filtro. La mente “cuela” qué merece ser analizado por el córtex prefrontal y qué no. Lo que no reviste importancia según criterios automáticos se mantiene a un nivel que no se racionaliza. Si estamos en un incendio, un objeto nuevo en la sala pasará desapercibido por la parte consiente, aunque el sentido de la vista lo captó y lo transmitió. Y si la emergencia es interna- estrés o ansiedad, mucha información la pasaremos por alto cognitivamente.

 

Entonces, si todas las señales que emitimos los seres humanos son de alguna manera recogidas por las personas del entorno, aunque no sean pensadas, aparece uno de varios retos respecto a la Imagen Personal: ¿Cómo favorecer que el otro se de cuenta de algo que nos interesa que sea consciente? Un candidato desea que su entrevistador valore conscientemente su fluidez, su puntualidad, su actitud positiva, entre otras cosas. Algunos darían vuelta a la pregunta y plantearían ¿cómo evitar que mi contraparte sea consciente de las señales que no resultan convenientes o beneficioso? Ejemplo, los nervios en una entrevista.

 

Todo esto es materia del Personal Branding, si nos gusta más el término en inglés, o la gestión de marca o imagen personal. En una mirada más amplia hablaríamos de Marketing Personal. Son cuestiones que las mallas curriculares universitarias no cubren y, si lo hacen, o no llenan el vacío o el estudiante aún no tiene la claridad para pasar de entender conceptos sin llegar a la planeación y aplicación de esos conceptos o ambas dos. Ya fuera del campus universitario, con las justas podríamos decir que en el mercado hay, a disposición, servicios para desarrollar nuestro “empaque”- léase vestuario e imagen exterior basada en la comunicación de las prendas, los accesorios, em maquillaje, etc. Este es el trabajo del personal shopper, del estilista, del asesor de imagen y de todos aquellos que te guían en tus colores, tus cortes y estilos más favorables. Todas cuestiones que no van de dentro para afuera y que, si bien colaboran, lo hacen marginalmente. El aporte en el desarrollo de carrera no es estratégico ni resuelve baches de imagen de fondo. Lamentablemente así mucho se queda sin cubrir y no se aborda el núcleo de la cuestión.

 

Pues en este reto nos podemos apoyar del Coaching de Marca Personal. En un proceso de este corte el cliente descubre cómo destacar inteligentemente sus mejores cualidades para llegar a sus metas y con sus interlocutores, todo ello con el acompañamiento del experto, tanto en la gestión de la imagen y sus mensajes como en el arte del coaching. Con herramientas a la medida el círculo queda completo y el fondo es abordado de dentro de la persona hacia afuera, resultando una imagen consciente, creíble, natural y auténtica.

 

El proceso de gestación de una marca personal empieza por aprender a mirarnos a nosotros mismos a través de un ojo objetivo y realmente indagar y evaluar cómo somos percibidos por los demás. Así se puede detectar si aparece alguno de los comportamientos que pueden destruir la imagen profesional y, si aparecen, pensaremos en cómo eliminarlos. Pero más importante que lo anterior es el incorporar aquellos pensamientos, sentimientos, intenciones y conductas que nos permitirán brillar con luz genuina y propia.

Luego podemos empezar a pensar en las estrategias. A partir de una lista amplia de atributos podemos ir cerniendo los atributos clave y de allí empezar a pensar en cuáles de ellos son claramente diferenciadores en relación con competidores y sustitutos, es decir, de personas que buscarían ser relevantes para el mismo mercado, segmento y/o nicho. A partir de la diferenciación se nos abrirán una gama de opciones y nos plantearemos cuál debe ser ese mensaje clave, corto y potente, que queremos colocar con precisión en la mente de nuestro auditorio escogido, es decir, nuestro posicionamiento. Con esta tarea lograda, generar un elevator pitch (o discurso del ascensor) sería el escalón relevante.

 

Algunos tips para empezar a pensar y actuar en este concepto de marca personal:

  • Empieza por preguntar a quienes te inspiren más confianza sobre cómo te ven y cómo te sienten. Cosas como: ¿qué es lo que más destaca en mí? ¿en qué momentos te agrado más y menos? Y escucha las respuestas con apertura y gratitud, regístralas.
  • Cuando tomes una decisión en la que tu imagen esté bastante involucrada, cambia de perspectiva. Ponte en la posición de un observador y pregúntate, ¿qué vería este espectador neutro? ¿cómo recibiría este mensaje que quiero dar? Seguramente aflorarán inputs muy valiosos.
  • Conócete jugando con los recursos audiovisuales a mano: grábate en voz y escúchate o vuelve a oír audios que enviaste a alguien, haz algunos videos de ti mismo explicando algo. La pregunta transversal será: ¿qué comunico con mi voz, con mis movimientos, con mi gestualidad, con mi vestuario, etc.? Y ¿qué ajustes pulirían mis expresiones?
  • Siéntate con papel y lápiz y redacta párrafos cortos que resuman quién eres, qué haces y qué es lo que te diferencia del resto. Tomarán algo de tiempo, pero te darán claridad.
  • Haz una agenda con las personas con las que realmente te interesaría tomarte un café. Los requisitos son que sean personas interesantes, que a su vez conozcan personas interesantes y con apertura para compartir. Luego, proponte tener un café de estos cada semana o cada quincena, tú pones el tiempo. Haz de esta táctica una inversión en oportunidades y posibilidades siempre pensando en aportar más que en recibir.

 

Como ves, el enfoque del proceso es eminentemente pragmático y orientado a la gestión diaria y a las situaciones aparentemente sin importancia que son, al final, las determinantes en la imagen y el éxito en el competitivo mundo de nuestros días.

 

Por: Anna Basetti Middleton

Máster enDirección y Organización de Empresas (Universidad Europea de Madrid) y enAdministración de Empresas–MBA (Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas – UPC), Business Coach por Conscious Business Center (Fred Kofman), Coach Personal y Ejecutiva certificada por The International School Of Coaching – TISOC de España, Diplomada en Recursos Humanos (Pontificia Universidad Católica del Perú – PUCP) y en Formación de Capacitadores (EPU – Universidad de San Martin de Porres), Licenciada en Administración Turística y Hotelera (Universidad de San Martin de Porres), Certificada como Operadora del NeuroTraining Lab (España y Chile), acreditada en la Metodología Belbin y Practitioner en Programación Neurolingüística- PNL.

Actualmente es docenteen áreas Comercial y de Gestión Humana en CENTRUM Graduate Business School de la PUCP, en la Escuela de Postgrado de la UPC. Realiza procesos de Coaching Personal de manera privada, al igual que asesorías en gestión de carrera e imagen profesional, de manera presencial y virtual.

Ha dictado para Universidad Corporativa Intercorp, ESAN, Escuela de Posgrado de la Universidad Señor de Sipán, Instituto para la Calidad de la Pontificia Universidad Católica del Perú, EPU- Universidad de San Martín de Porres, Centro Cultural de la PUCP, CIBERTEC entre otras instituciones educativas de prestigio y formado parte del Comité Consultivo de la Carrera de Psicología de la Universidad Privada del Norte.

Ha sido Gerente de Desarrollo en Marketing Personal y Profesional de Perfil- Centro de Desarrollo Personal y Profesional, Gerente de Ventas de Parque del Recuerdo, Gerente de Agencia de Pacifico Vida y otras posiciones más en una amplia trayectoria ejecutiva transnacional enfocada a los servicios.

 

Puntuación: 4 / Votos: 1

Un comentario

  • Dedicados por décadas en cómo destacar a una empresa, a su marca, nos olvidamos de nuestra imagen vista por otros. Sabiendo cómo nos ven, tendremos claro cómo podemos destacar a nuestra empresa.

Responder a Luis Heredia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *