XXX Salón Nacional de Acuarela – 2002

Primer Premio Adquisición otorgado para el acuarelista arequipeño David Condori Soto con la Obra Peregrinación – 55×75 cm.

Primer Premio

Segundo Premio otorgado a Juan Manuel Champi Huamaní, con la obra Sin principio ni fin, 55×75 cm.

Segundo premio

MENCIONES HONROSAS

Adolf Ancasi Batallanos con la obra No toques el oro que adorna los andes.

Mencion honrosa

Juan Machaca Aquino acuarela titulada Dos reservistas (Don Juan y Don Raúl)

mENCION HONROSA

JURADOS
Jorge Bernuy
Bill Caro
Julia Navarrete

Presentación

Una de las más resaltantes características del Instituto Cultural Peruano Norteamericano ha sido su compromiso con la promoción cultural y artística en todas sus manifestaciones. El ICPNA ha creado espacios para la difusión de los más diversos lenguajes artísticos y ha sabido mantenerlos a través de sus 64 años de existencia.

Pionera en el género de los concursos, nuestra institución mantiene en la actualidad los Salones Nacionales de Pintura, Dibujo, Escultura, Grabado y Acuarela. Estos dos últimos se han constituido en una tradición que se repite anualmente, mientras que los anteriores se realizan con un intervalo de tres años.

El Salón Nacional de Acuarela ICPNA celebra esta vez su trigésima edición, convirtiéndose en uno de los concursos con mayor permanencia en su género dentro del país. Su realización testimonia el profundo compromiso asumido por nuestra institución, que a lo largo de estos treinta años, ha mantenido invariablemente una política de auspicio y promoción permanente en beneficio de la acuarela y toda su gama de posibilidades en el Perú.

Seleccionar una obra como ganadora no es tarea fácil y los criterios de los miembros del jurado generalmente apuntan al encuentro de elementos encaminados a la búsqueda, desde su propia perspectiva, pero sin apartarse de las técnicas que identifican a una disciplina artística determinada. En esta ocasión se decidió, con salomónico criterio, otorgar el premio ex aequo a dos obras de temática aparentemente antagónica pero con suficientes méritos para ostentar el honor del reconocimiento.

La excelente factura de la mayoría de los trabajos presentados no fue la única virtud tomada en cuenta para la selección, ya que se consideró el concepto y la oferta de nuevos discursos como puntos angulares para determinar las obras que irían en esta muestra.

Cuando hablamos de disciplinas artísticas no podemos sorprendernos del rigor con que se procede a su evaluación. La propuesta creativa nos ofrece un todo cuyo fraccionamiento puede determinar su exclusión. Es indiscutible la calidad de los acuarelistas peruanos, dueños de aptitudes que los han llevado a desarrollar lenguajes preciosistas, que en ocasiones nos seducen con su forma pero que no resisten el análisis exhaustivo que airosamente soporta una obra de arte bien lograda.

Cada reto conlleva una nueva experiencia, confiamos que esta ocasión haya sido de tanto provecho para los concursantes como lo ha sido para los que, de una u otra forma, hemos tenido la ocasión de asistir a un proceso de evaluación tan didáctico como objetivo.

Vaya nuestro reconocimiento a los señores miembros del jurado, por su generosa disponibilidad para contribuir con su conocimiento y experiencia a la calidad de esta exhibición y a todos los artistas que presentaron sus obras asumiendo el desafío que conlleva este tipo de convocatorias.

Fernando Torres
Director Cultural

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*