Vladimir Putin, el nuevo héroe de China

Ya en 2001, más de una década atrás, podían leerse en medios de todo el mundo titulares como este: “China y Rusia buscan estrechar lazos”.

El contexto era entonces un viaje a China de Vladimir Putin, presidente en ese momento, luego primer ministro y ahora otra vez presidente.

El acercamiento entre ambos países no dejó de profundizarse (ese titular, con variaciones, se siguió repitiendo en numerosas ocasiones a lo largo de los años), un acercamiento que no sólo se ha dado al nivel de las altas esferas políticas y los grandes proyectos de intercambio comercial y de recursos, sino también desde el punto de vista popular y personal.

Muy personal: en China la figura de Vladimir Putin es tenida en muy alta estima.

La intervención en Crimea, “heroica”

Tanto que la portada del primer número de este año de la revista Global People, publicada por el People’s Daily (órgano del Partido Comunista Chino) estuvo dedicada al mandatario ruso, quien fue retratado con admiración y reverencia.

Yuwen Wu, especialista en China de la BBC, dice que el atractivo de Putin para el público chino radica en que es visto como un líder nacionalista, que no duda en defender los intereses de su país (aunque advierte que hay quienes consideran que la forma en que los medios chinos representan en general a Putin es demasiado parcial).

“Lo que hizo en Crimea (anexar el territorio que pertenecía a Ucrania) es visto como heroico en China”, explica Yuwen.

En China “uno tiene una población educada en torno a ciertas líneas, líneas que hablan de hacerle frente a Occidente, de nacionalismo, de no ser intimidado por Occidente”, le dice a BBC Mundo Steve Tsang, de la Escuela de Estudios Contemporáneos sobre China de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido.

La figura de Putin encaja a la perfección en esta narrativa, explica.

Además, dice, los censores de internet en China no permiten que aparezcan críticas al presidente ruso. “Si uno publica cosas demasiado negativas sobre Putin, pueden ser eliminadas”, y agrega: “Pero puedes decir cosas mucho más negativas de (Barack) Obama”.

http://www.youtube.com/watch?v=f8dmMjp7Mxc&showinfo=0

Éxito de ventas

Desde que comenzó el conflicto en Ucrania, China es uno de los pocos países donde, de acuerdo con una encuesta del Centro Pew en Washington difundida en julio de 2014, mejoró la imagen de Rusia.

Más aún, muestra también que mientras en la mayor parte de los 44 países revelados los encuestados no confían en la forma en que Putin maneja los problemas globales, en China un 62% dijo confiar (solo en Rusia misma y en Vietnam la cifra fue mayor) en cómo lo hace.

Y una encuesta en línea publicada por el popular sitio web chino qq.com asegura que entre 2008 y 2014 la imagen positiva de Putin ha excedido el 90%.

Pero no sólo son artículos periodísticos y encuestas, la industria editorial china le ha dedicado varias biografías al presidente ruso.
Una de ellas, “Biografía de Putin: nace para Rusia”, estuvo entre los diez libros de no ficción de más ventas en septiembre, de acuerdo con el diario Beijing News.

Su propio Putin

Yuwen Wu, de la BBC, sugiere que la admiración por Putin da cuenta del deseo del público de ese país de un liderazgo fuerte.

Y dice que con la llegada al poder del nuevo presidente chino Xi Jinping, es posible que finalmente lo hayan encontrado puertas adentro.

Xi es respetado y admirado, también visto como un hombre fuerte, quien le ha plantado cara, por ejemplo, a los problemas de corrupción en el país.

Le dicen “Xi dada” (dada es una forma respetuosa de referirse a una figura de autoridad en chino), tratamiento que no recibió nunca su antecesor.

Tal vez, ahora que parece haber encontrado a su propio hombre fuerte en casa, el público chino tenga menos necesidad de mirar hacia Rusia para encontrar un modelo de estadista que los satisfaga.

Es algo que Yuwen Wu no descarta.

Y ahora, un reportaje de investigación del serio programa “De Película”:  

http://www.youtube.com/watch?v=Fxs4mmWP94U&showinfo=0

En: BBC

Leer más

Fascism Grips Israel

Zeev Sternhell is an Israeli historian, political scientist and outspoken critic of emerging Israeli fascism.

20140826-1301-1599-large.jpg

Signs reached a peak during Operation Protective Edge, he says. Democracy granting equality to everyone is nonexistent.

Sternhell deplores Israel’s settlement project. He supports Palestinian self-determination. He believes establishing a Palestinian state is essential.

What passes for Israeli democracy “reached a new nadir in the current war,” he stresses. Fascist “indicators…definitely exist here.”

He’s greatly concerned about “absolute conformism” among Israeli intellectuals. “They just followed the herd,” he says.

“By intellectuals I mean professors and journalists. The intellectual bankruptcy of the mass media in this war is total.”

“It’s not easy to go against the herd. You can easily be trampled. But the role of the intellectual and the journalist is not to applaud the government.”

“Democracy crumbles when the intellectuals, the educated classes, toe the line of the thugs or look at them with a smile.”

“People here say, ‘(i)t’s not so terrible. It’s nothing like fascism. We have free elections and parties and a parliament.’ ”

“Yet, we reached a crisis in this war, in which, without anyone asking them to do so, all kinds of university bodies are suddenly demanding that the entire academic community roll back its criticism.”

Bar-Ilan University’s law school dean threatened sanctions against a colleague. He did so for expressing sorrow over lost lives on both sides.

He called grieving for enemy losses a treasonous subversive act. According to Sternhell:

“We are arriving at a situation of purely formal democracy, which keeps sinking to ever lower levels.”

In Israel, “one sees the gradual erosion of enlightenment values.”

Consider Netanyahu’s “demand that (Palestinians) recognize Israel as the Jewish state.”

Doing so forces them “to acknowledge that they are historically inferior…The Arabs are citizens, but it’s not their country.”

“(A) distinction is made between nationhood and citizenship. Anyone can be a citizen, but we are the masters.”

The potential for annulling citizenship always exists. Arabs have no power to demand rights everyone deserves.

Democracy isn’t about voting every few years, says Sternhell. It’s tested daily “in terms of human rights.”

Everything else is secondary because “dictatorial regimes” can be established through the ballot box.

Democracy in occupied Palestine never existed. “Palestinians have no human rights.”

“You rule them by force, and after three (Jewish) boys are murdered, you can” collectively punish an entire population.

It’s always been this way, “and it corrupts,” says Sternhell. “Democracies don’t collapse suddenly. They encounter a serious crisis.”

“We could find ourselves in (one) in which the whole shebang (goes) up in smoke.”

A Knesset majority can legislate “segregation between Jews and non-Jews, impos(e) censorship, intimidat(e) dissidents, (as well as) the media and universities…”

“(I)t’s happening now, but it could reach a boiling point. The water is already very hot…It’s on the brink of boiling over.”

Sternhall calls Operation Protective Edge “a war of complete choice…” There’s no justification for blaming an entire population for killing three Jews.

Israel must change its relationship with Palestinians and with Arabs “as a whole.”

“The first thing is to stop deepening the Jewish presence in the territories.” Then support a two-state solution, lift Gaza’s siege, “let the population breathe,” and treat Palestinians “as human beings on an equal footing with us.”

Sternhall calls settlements “a cancer. If Israel can’t muster sufficient strength, political power and mental fortitude to remove some of the settlements, that will signal that the Israeli story is finished…”

Israel is the last remaining colonial country. It can’t continue this way much longer.

If not for the myth of unique Jewish suffering and fear of being called anti-Semitic, “Europe would have long (ago) boycotted the settlements.”

European business and industry are already beginning to do it.

Sternhall calls Naftali Bennett, Uri Ariel, Avigdor Lieberman and other Israeli right-wing extremists “truly dangerous people.”

They deplore democracy and human rights. They deeply hate Arabs. They don’t tolerate coexistence.

Asked if he’s afraid to criticize Israel in today’s charged atmosphere, Sternhell replied:

“If I need to be afraid to (speak freely), and to say it publicly to people’s faces, then our story here is over.”

Israel was never a democracy. For sure it’s not one now.

Its “story” reflects decades of institutionalized racism, apartheid worse than South Africa’s, militarized occupation, control over virtually all aspects of Palestinian lives, ruthless repression, contempt for rule of law principles, and belligerence in lieu of peace and stability.

Operation Protective Edge is the latest example. Netanyahu vows to continue mass slaughter and destruction until his goals are reached.

Perhaps he means exterminating an entire population one war at a time and by other means.

Operation Protective Edge has been ongoing for 49 days. The death and injury toll is horrific.

Palestinian casualties mount daily. The vast majority are non-combatant men, women and children.

Israel willfully targets them. Its aggression has nothing to do with Hamas rockets.

It has everything to do with preventing Palestinian self-determination, continuing its settlement project, stealing Palestinian land and resources, scuttling Fatah/Hamas unity, maintaining occupation harshness, and prioritizing belligerence over peace and security.

It’s unclear what happens next. Ceasefires come and go. They don’t hold. Israel obstructed Cairo talks.

It did so by making outrageous demands. It offered little or nothing in return.

Its agreements aren’t worth the paper they’re written on. Violations occur straightaway. Peace is fantasy. Conflict persists.

Here we go again. On August 25, Israeli and Palestinian news organizations said Egyptian mediators proposed a new ceasefire.

It includes opening border crossings, letting in construction materials and other aid, extending Gazan fishing from three to six miles and later 12. Tough issues will be discussed a month from now.

Both sides were contacted. According to the Israeli news web portal Wallal!, Israel is ready to accept an open-ended ceasefire. A PA official responded positively.

Hamas wants any agreement to end Israel’s eight year blockade unconditionally. Israel wants Gaza demilitarized.

It wants Gazans left defenseless. It wants the right to wage future aggressive wars for any reason or none at all unchallenged.

Another ceasefire is no more likely to succeed than previous ones. Israel doesn’t negotiate in good faith.

Gazans are tired of being treated like subhumans. They know Israel can’t be trusted. It doesn’t negotiate in good faith.

It takes a giant leap of faith to believe this time may be different. It never was before. It won’t be now.

Business as usual continues. It’s official Israeli policy. Nothing suggests positive change.

Not when Netanyahu lies saying “Hamas is ISIS and ISIS is Hamas.”

“They simply work in the same way. They are branches of the same poisonous tree.”

Not when other Israeli hardliners want Hamas entirely destroyed. Not when former Israeli US ambassador Moshe Arens wants the same thing.

“You have to defeat (Hamas) and disarm” it, he says. A ceasefire won’t work.

Not when Israel bears full responsibility for breaking them. Not when it prioritizes conflict over peace and stability.

Not when it spurns rule of law principles. Not when it maintains militarized occupation.

Not when it holds 1.7 million Gazans hostage under suffocating siege. Not when it attacks them for any reason or none at all.

Not when it terrorizes Palestinian West Bank and East Jerusalem communities multiple times daily.

Not when it denies all Palestinians fundamental rights everyone deserves. Not when it spurns positive change.

Not when Washington backs and encourages its killing machine. Not when Western leaders support its genocide.

Not while Palestinians are isolated on their own. Not while their liberating struggle remains unfulfilled.

Not when on Monday, Israel murdered seven more Palestinians, wounded 92 others, and destroyed 15 residential houses, a shopping center and a mosque.

Not when creeping fascism threatens Jews and non-Jews alike. So does the scourge of Zionism.

It made Israel a killing machine. Palestinians bear the brunt of its barbarism.

Nothing suggests positive change. It bears repeating. Business as usual continues.

——————————-

Stephen Lendman lives in Chicago. He can be reached at lendmanstephen@sbcglobal.net.

His new book as editor and contributor is titled “Flashpoint in Ukraine: US Drive for Hegemony Risks WW III.”

http://www.claritypress.com/LendmanIII.html

Visit his blog site at sjlendman.blogspot.com.

Listen to cutting-edge discussions with distinguished guests on the Progressive Radio News Hour on the Progressive Radio Network.

It airs three times weekly: live on Sundays at 1PM Central time plus two prerecorded archived programs.

http://www.progressiveradionetwork.com/the-progressive-news-hour

En: globalresearch.ca

Leer más

Vladimir Putin y sus 15 años en el poder de Rusia

Criticado por uno, amado por otros. Este es un interesante artículo que describe la carrera de Vladimir Putin, un personaje que ha ido cobrando una presencia gravitante en el hemisferio oriental desde su ingreso al poder de uno de los paises con mayor extensión geográfica del mundo hace ya 15 años.

20140810-stalin-putin.jpg

Hace 15 años, Vladimir Putin asumió el poder en Rusia tras suceder a Boris Yeltsin. Desde el Kremlin ha enfrentado a Occidente en lo político y comercial pese a que hubo momentos en que logró un cierto consenso con Estados Unidos y la Unión Europea.

En 2005, el presidente ruso aseguró que la caída de la Unión Soviética “es la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”. Esta frase levantó suspicacias y ha perseguido desde entonces al exoficial de la KGB.

Hoy adquiere una rotunda vigencia tras los conflictos en el este de Ucrania, pues han logrado anexarse Crimea y tener en vilo a Occidente ante la eventual anexión de más regiones del este ucraniano.

UN DESCONOCIDO PUTIN
Putin era casi un desconocido cuando asumió el cargo de primer ministro, el 9 de agosto de 1999, y pocos preveían que se mantuviera en el poder tanto tiempo. “Él puede aglutinar a aquellos que en el nuevo siglo XXI deberán renovar la gran Rusia ”, anunció Yeltsin.

Su política de mano dura contra la guerrilla separatista chechena disparó su popularidad y le otorgó una contundente victoria en las presidenciales de marzo de 2000.

Desde entonces, el nuevo hombre fuerte del Kremlin mantuvo una relación de amor y odio con Occidente. Putin cooperó con su homólogo estadounidense, George W. Bush, y entabló amistad con el canciller alemán, Gerhard Schroeder, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. También aportó en la solución de los conflictos con Irán, Corea del Norte o Libia.

Según los analistas, el líder ruso se afanó en lograr el respeto de Occidente, pero este nunca llegó a tratar a la Rusia de Putin como a un igual entre las naciones democráticas, por lo que el inquilino del Kremlin decidió romper la baraja.

LÍDER RUSO APUNTA
El primer síntoma de ruptura fue la guerra ruso-georgiana por el control de la separatista Osetia del Sur (2008), la primera intervención rusa en el exterior desde la invasión soviética de Afganistán. Años más tarde, la ejecución del líder libio Muamar el Gadafi encendió todas las alarmas en Moscú, que, además, acusó a Occidente de instigar las protestas antigubernamentales de 2011.

El retorno de Putin al Kremlin, en mayo de 2012, abrió una etapa de supuesto renacimiento de la Unión Soviética, una clara reorientación de la diplomacia rusa hacia China y un reforzamiento de los lazos con el espacio euroasiático.

La bola de nieve ha sido imparable y actualmente el campo de batalla del antagonismo es la vecina Ucrania. Moscú ha concentrado tropas en la frontera y Occidente castigó con sanciones contra funcionarios y empresas, a lo que el Kremlin respondió con la prohibición de las importaciones agroalimentarias.

Putin podría perpetuarse en el poder hasta 2024 y se ha aliado con potencias emergentes como India, Brasil o Venezuela para desafiar el orden internacional acuñado por Occidente.

DATOS
Durante cuatro años, Putin cedió la presidencia a Dmitri Medvédev para encabezar él mismo el Gobierno (2008-2012) como primer ministro. Se graduó de la carrera de Derecho y luego ingresó al servicio de espionaje del KGB. Además, es abstemio y practica la lucha rusa (sambo) y el judo desde los 11 años.

En: Peru21

Leer más

Israel y Palestina: 2. ¿Por qué se fundó Israel en Medio Oriente?

La tradición judía indica que la zona en la que se asienta Israel es la Tierra Prometida por Dios al primer patriarca, Abraham, y a sus descendientes.

La zona fue invadida en la Antigüedad por asirios, babilonios, persas, macedonios y romanos. Roma fue el imperio que le puso a la región el nombre de Palestina y que, siete décadas después de Cristo, expulsó a los judíos de su tierra tras combatir a los movimientos nacionalistas que perseguían la independencia.

Con el surgimiento del Islam, en el siglo VII después de Cristo, Palestina fue ocupada por los árabes y luego conquistada por los cruzados europeos. En 1516 se estableció la dominación turca que duraría hasta la Primera Guerra Mundial, cuando se impuso el mandato británico.

El Comité Especial de las Naciones Unidas sobre Palestina (UNSCOP, por sus siglas en inglés) aseguró en su informe a la Asamblea General del 3 de septiembre de 1947 que los motivos para que un Estado judío se estableciera en Medio Oriente se centraban en “argumentos basados en fuentes bíblicas e históricas”, la Declaración de Balfour de 1917 en la que el gobierno británico se declara a favor de un “hogar nacional” para los judíos en Palestina y en el Mandato británico sobre Palestina.

Allí se reconoció la conexión histórica del pueblo judío con Palestina y las bases para reconstituir el Hogar Nacional Judío en dicha región.

Tras el Holocausto nazi contra millones de judíos en Europa antes y durante la Segunda Guerra Mundial, creció la presión internacional para el reconocimiento de un Estado judío.

Al no poder resolver la polarización entre el nacionalismo árabe y el sionismo, el gobierno británico llevó el problema a la ONU.
El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General aprobó un plan para la partición de Palestina, que recomendaba la creación de un Estado árabe independiente y uno judío y un régimen especial para la ciudad de Jerusalén.

El plan fue aceptado por los israelíes pero no por los árabes, que lo veían como una pérdida de su territorio. Por eso nunca se implementó.

Un día antes de que expirara el Mandato británico de Palestina, el 14 de mayo de 1948, la Agencia Judía para Israel, representante de los judíos durante el Mandato, declaró la independencia del Estado de Israel.

Al día siguiente Israel solicitó ser miembro de Naciones Unidas, estatus que finalmente logró un año después. El 83% de los miembros actuales reconocen a Israel (160 de 192).

En: BBC

Leer más

Israel – Palestina: 1. ¿Cómo empezó el conflicto?

Alentado por el antisemitismo que sufrían los judíos en Europa, a comienzos del siglo XX tomó fuerza el movimiento sionista, que buscaba establecer un Estado para los judíos.

La región de Palestina, entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, considerada sagrada para musulmanes, judíos y católicos, pertenecía por aquellos años al Imperio Otomano y estaba ocupada mayormente por árabes y otras comunidades musulmanas. Pero una fuerte inmigración judía, fomentada por las aspiraciones sionistas, comenzaba a generar resistencia entre las comunidades.

Tras la desintegración del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial, Reino Unido recibió un mandato de la Liga de Naciones para administrar el territorio de Palestina.
Pero antes y durante la guerra, los británicos habían hecho diversas promesas a los árabes y a los judíos que luego no cumplieron, entre otros motivos porque ya se habían dividido el Medio Oriente con Francia. Esto provocó un clima de tensión entre nacionalistas árabes y sionistas que desencadenó en enfrentamientos entre grupos paramilitares judíos y bandas árabes.

Luego de la Segunda Guerra Mundial y tras el Holocausto, aumentó la presión por establecer un Estado judío. El plan original contemplaba la partición del territorio controlado por la potencia europea entre judíos y palestinos.

Tras la fundación de Israel el 14 de mayo de 1948, la tensión pasó de ser un tema local a un asunto regional. Al día siguiente, Egipto, Jordania, Siria e Irak invadieron este territorio. Fue la primera guerra árabe-israelí, también conocida por los judíos como guerra de la independencia o de la liberación. Tras el conflicto, el territorio inicialmente previsto por las Naciones Unidas para un Estado árabe se redujo a la mitad.

Para los palestinos, comenzó la Nakba, la llamada “destrucción” o “catástrofe”: el inicio de la tragedia nacional. 750.000 palestinos huyeron a países vecinos o fueron expulsados por tropas judías.

Pero 1948 no sería el último enfrentamiento entre árabes y judíos. En 1956, una crisis por el Canal de Suez enfrentaría al Estado de Israel con Egipto, que no sería definida en el terreno de combate sino por la presión internacional sobre Israel, Francia e Inglaterra.

Pero los combates sí tendrían la última palabra en 1967 en la Guerra de los Seis Días. Lo que ocurrió entre el 5 el 10 de junio de ese año tuvo consecuencias profundas y duraderas a distintos niveles. Fue una victoria aplastante de Israel frente a una coalición árabe. Israel capturó la Franja de Gaza y la península del Sinaí a Egipto, Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental) a Jordania y los Altos del Golán a Siria. Medio millón de palestinos huyeron.

El último conflicto árabe-israelí será la guerra de Yom Kipur en 1973, que enfrentó a Egipto y Siria contra Israel y le permitió a El Cairo recuperar el Sinaí (entregado completamente por Israel en 1982), pero no Gaza. Seis años después, Egipto se convierte en el primer país árabe en firmar la paz con Israel, un ejemplo solo seguido por Jordania.

En: BBC

Leer más

Dinastía Xia

El establecimiento de la dinastía Xia (21-17ac.), es un hecho importante en la historia de la civilización de China y marca el final de la sociedad primitiva y el comienzo de la sociedad de clases. Esta fue la primera dinastía en la historia de China, que gobernó alrededor de 500 años, incluyendo a los reinados de 17 emperadores.

Se cree que la mayoría de la población de la dinastía Xia, vivió probablemente en la zona occidental de la provincia de Henan y al sur de la provincia de Shanxi.

Historia política de la Dinastía Xia

Fue Yu, el grande, el primero en establecer la dinastía bajo el sistema de abdicación (eligiendo el líder en función de sus capacidades). Tras su muerte, su hijo Qi eliminó este sistema y pasó a ser el emperador de la dinastía Xia. A partir de ese momento, el sistema de abdicación dio paso al hereditario.

Siguiendo este sistema de herencia, 15 descendientes de Qi lo sucedieron después de su muerte. Entre ellos, había emperadores como Shao Kang y Huay que hicieron grandes contribuciones al desarrollo de la sociedad china.

Sin embargo, hubo también muchos emperadores tiranos durante este periodo, como Taikang, Kongjia y Jie.

Economía y artesanía

Durante esta dinastía se hicieron muchos avances. La población vivía principalmente de la agricultura utilizando herramientas de piedra o hueso. Los artículos de jade por aquel entonces eran bastante delicados y las vasijas de bronce fueron bien fundidas. También apareció artesanía hecha de bronce con jade incrustado. Se desarrolló la bolsa del mercado y se creó un tipo de calendario que utilizaba tanto los movimientos del sol como los de la luna.

Declive

La dinastía Xia se acabó bajo el reinado de Jie, un muy famoso emperador tirano de la historia de China.Tras haber heredado el trono, vivió una vida extravagante día y noche sin pensar en su país y su gente. Además, mató a aquellos ministros patriotas que se acercaron a darle buenos consejos. Todas sus acciones enfurecieron tanto a la población que finalmente se alzaron bajo el mando de Tang ( el líder de la tribu Shang que posteriormente estableció la dinastía Shang y derrocó a Xia.)

Emperadores de la Dinastía Xia

1 Xiayu También llamado Yu; Nombre de la familia: Si; Nombre de pila: Wenming; El tatara-tatara-nieto de Huangdi. Conocido por resolver el problema de las inundaciones para el pueblo. Tiempo de reinado: 45 años.

2 Qi, hijo de Xiayu; Él abolió el Sistema de Abdicación y estableció el sistema hereditario. Tiempo de reinado: 29 años.

3 Taikang, hijo de Qi. Tiempo de reinado: 29 años.

4 ,Zhongkang, hermano menor de Taikang. Tiempo de reinado:13 años.

5 Xiang, hijo de Zhongkang. Tiempo de reinado: 28 años.

6 Shaokang, hijo póstumo de Xiang. Tiempo de reinado: 21 años.

7 Zhu, hijo de Shaokang. Tiempo de reinado: 17 años.

8 Huai, hijo de Zhu. Tiempo de reinado: 44 años.

9 Mang, hijo de Huai. Tiempo de reinado: 18 años.

10 Xie, hijo de Mang. Tiempo de reinado: 21 años.

11 Bujiang, hijo de Xie. Tiempo de reinado: 59 años.

12 Jiong, hermano menor de Bujiang. Tiempo de reinado: 21 años

13 Jin, hijo de Jiong. Tiempo de reinado: 21 años.

14 Kongjia, hijo de Bujiang. Tiempo de reinado: 31 años.

15 Gao, hijo de Kongjia. Tiempo de reinado: 11años.

16 Fa, hijo de Gao Jie. Tiempo de reinado: 11 años.

17 hijo de Fa; el emperador tirano que puso fin a la dinastía Xia.

En: globalasia

Leer más

La Anticitera

El mecanismo de Anticitera es una calculadora mecánica antigua de bronce diseñada para prever la posición del Sol, la Luna, y algunos planetas, permitiendo predecir eclipses. Está cubierto de signos e inscripciones astronómicas en griego antiguo, dialecto corintio-siracusano, y fue descubierto en los restos de un naufragio cerca de la isla griega de Anticitera, entre Citera y Creta, y se cree que data del 87 a. C.

http://www.youtube.com/watch?v=fgXOCUWYT94

http://www.youtube.com/watch?v=jx7XX8qIEoA

http://www.youtube.com/watch?v=NIeJIJJhhvE

http://www.youtube.com/watch?v=Xfck6Iu4mWQ

Leer más

Dinastía Shang

La historia de China y su cultura es milenaria. Originariamente una tribu que vivía en las regiones del sur del Río Amarillo durante la dinastía Xia (del siglo XXI a.C al XVII a.C), los Shang fueron instaurados por el Rey Tang en el 1675 a.C después del derrocamiento del tiránico gobierno de Jie (el último emperador Xia). Esta dinastía permaneció más de 600 años y fue liderada por treinta emperadores distintos. La capital de los Shang siempre estuvo situada en Yin (la actual Xiaotun en la ciudad de Anyang, en la provincia de Henan), también conocida como Yin Shang. En este artículo de Todo China repasamos la dinastía Shang.

20140516-cronologia_dinastias_chinas.jpg

Historia política de la Dinastia Shang

Adaptando de las enseñanzas de Jie, los Tang implementaron una serie de medidas innovadoras con la ayuda de de sus dos ministros. Es conocido por la abolición de la opresión y la persecución de la gente llevada a cabo por Jie, y por gobernar a su gente con benevolencia y compasión. Durante su reinado, los conflictos disminuyeron, la gente vivía bien, y el país prosperó.

La dinastía floreció durante el reinado del noveno emperador. Sin embargo durante el reinado del décimo emperador, las condiciones empezaron a deteriorarse y hubo muchos intentos, llevados a cabo por la propia familia del emperador, de destituirlo y tomar el control de reino. Comenzaron a surgir problemas sociales y el poder del emperador fue disminuyendo gradualmente.

Durante el final de este período, el país se encontraba agitado y los vasallos de otros países empezaron a rebelarse. A pesar de la agitación y de los inmediatos alzamientos, el Emperador Zhou (el último emperador Shang) llevó una vida lujosa y torturó tanto a sus ministros como a su gente. Esto intensificó los conflictos por todo el reino y el imperio fue derrocado finalmente por Wu (jefe de la tribu Zhou), acabando con el largo reinado de la dinastía Shang en la historia china.

Economía

Los gobernantes Shang le daban una gran importancia a la agricultura. La pesca empezó a crecer como un sector de gente que pesca en agua fresca.

En el sector de la manufactura, el trabajo fue sutilmente asignado a muchos trabajadores y los trabajos fueron producidos en grandes cantidades y variedades, mostrando las diferentes técnicas usadas durante este periodo. Las mercancías de bronce en particular, alcanzaron un alto nivel artístico que demostró el avance de su civilización. La obra más famosa de bronce de este periodo es el cuatrípode de Simuwu, que pesa uno 833 kg y el jarrón de bronce chino más pesado y grande. Los objetos de porcelana fueron inventados durante ese periodo, las técnicas de talla de jade eran de la más alta calidad y los tejidos de seda mostraban la gran habilidad y capacidad de sus artesanos.

Con el crecimiento de la agricultura y la industria de manufacturera, el intercambio de mercancías fue impulsado y el papel del mercader empezó a aparecer a finales de la dinastía Shang.

Cultura y arte

En el campo de la música, hubo también un gran progreso. Las mejoras en las técnicas de trabajo del bronce permitieron la creación de instrumentos musicales más delicados. En Yin Xu (Yin Yuins) en el pueblo Xiao Tung de la ciudad de Anyang, los arqueólogos descubrieron instrumentos musicales de la dinastía Shang, entre ellos: Xun (ocarina hecha de arcilla cocida), tambores y címbalos de cobre.

Los grandes avances también pueden verse en los caracteres escritos de la dinastía Shang, los cuales son considerados la forma de comunicación escrita china más antigua. Los caracteres eran tallados en concha de tortuga, huesos de animales, objetos de bronce y otros utensilios. Algunas piezas de los escritos del Oráculo que han sido encontradas en las ruinas de Yin nos han ofrecido algunos de los eventos más importantes que sucedieron durante ese periodo.

La escultura producida durante esa época también era soberbia. Varios tipos de patrones fueron tallados en bronce, jade y utensilios de cocina. En otros objetos como piedras, huesos de animales y cuernos también se pueden ver imágenes detalladas.

En términos de creencias, los Shang creían que Dios dominaba el mundo. También adoraban a sus ancestros, el Sol, la Luna, el río y la tierra y los sacrificios ceremoniales eran grandes eventos. Además, el arte de la adivinación fue muy popular en esa época.

Ciencia

Los escritos del Oráculo contienen anotaciones sobre eclipses lunares y solares, las estrellas y otros sucesos celestes. Las anotaciones demuestran claramente grandes progresos en astronomía. Durante ese periodo, el sistema de calendario continuó avanzando y en el área de las matemáticas, la gente empezó a hacer distinciones elementales entre los número impares e impares que recientemente habían aparecido.

En: Globalasia

Leer más

1 2 3