Robert Reich: The Real Reason Trump Wants to Reopen the Economy (Traducido al Español)

Video: robertreich.org

Donald Trump se está poniendo nervioso. Las encuestas muestran que perdería las elecciones de noviembre a menos que logre reflotar la economía del país.

Entonces, ¿cuál es la estrategia de reelección de Trump? Ignorar las advertencias de los expertos en salud pública y reabrir la economía a toda costa.

Aquí está su letal plan de 4 partes:

Paso 1: Eliminar los subsidios de apoyo a los ingresos para que las personas no tengan más remedio que volver al trabajo.

El US Department of Labor bajo la Administración de Trump ha decidido que los empleados que se encuentran con licencia y suspensión perfecta “deben aceptar” la oferta de su empleador de regresar al trabajo y perder los subsidios para casos de desempleo, todo esto a pesar de que se corra el riesgo de regresar al trabajo antes de que sea seguro.

Obligar a las personas a elegir entre contraer un virus potencialmente mortal o perder la vida es inhumano. También es absurdo. Nuestra salud colectiva en esta pandemia depende de que los trabajadores se queden en casa en la medida de lo posible.

Paso 2: Ocultar los hechos.

Nadie sabe cuántos estadounidenses están infectados porque el gobierno de Trump sigue arrastrándose en las pruebas. Hasta el 5 de mayo, solo se han completado 7,5 millones de pruebas en una población de más de 330 millones de estadounidenses.

¿Es esto lo que Jared Kushner quiso decir con la afirmación “historia de gran éxito”?

Florida, uno de los últimos estados que emitió la orden de cuarentena y uno de los primeros en reabrir, ha dejado de publicar las estadísticas de los examinadores médicos relacionadas con el número de víctimas del coronavirus porque los números son más altos que el recuento oficial del estado.

Pero es imposible combatir el virus sin los datos adecuados. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de la administración Trump, advierte que la reapertura plantea “un riesgo realmente significativo” sin un incremento de las pruebas.

No es sorprendente que la Casa Blanca haya bloqueado a Fauci para que testifique ante la Cámara de Representantes.

Trump despidió al Inspector General de Salud y Servicios Humanos, Christi Grimm, luego de que ella publicara un informe que detalla la escasez generalizada de pruebas y Elementos de Protección Personal (EPP) en hospitales de todo el país. Su reemplazo ahora afrontará una denuncia presentada por el Dr. Rick Bright, el destituido director de la oficina involucrada en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

La queja del Dr. Bright alega que la administración ignoró repetidamente sus advertencias sobre la escasez crítica de suministros y fue destituido de su cargo porque se negó a adoptar tratamientos científicamente no probados para combatir el virus.

Paso 3: Impulsar una narrativa falsa sobre “libertad” y “liberación”.

Hace unas semanas, Trump llamó a los ciudadanos a “LIBERAR” el estado de Michigan, luego de que su gobernadora demócrata, Gretchen Whitmer, impusiera reglas estrictas para quedarse en casa.

Michigan tiene el tercer número de muertes de Covid-19 en Estados Unidos, aunque es el décimo en población. Cuando Whitmer extendió las reglas hasta el 28 de mayo, manifestantes armados (2A) se apresuraron camino a la sede del poder ejecutivo gritando y cantando “¡Métanla a la Cárcel!”.

En lugar de condenar su comportamiento, Trump sugirió a Whitmer “hacer un trato” con ellos.

Mientras tanto, el Fiscal General William Barr ha ordenado al Departamento de Justicia que tome medidas legales contra cualquier autoridad estatal o local que imponga medidas de bloqueo que “podrían estar violando los derechos constitucionales y las libertades civiles de los ciudadanos individuales”.

Hacer esto sobre la “libertad” es absurdo.

La libertad no significa que tienes derecho a poner en peligro la vida de los demás a través de tu propia irresponsabilidad e ignorancia.

La Libertad no obliga a las personas a volver a trabajar en entornos inseguros para aumentar las carteras de acciones de los multimillonarios.

La libertad no tiene sentido para las personas que no tienen más remedio que aceptar un trabajo que pone en riesgo su vida.

Paso 4: Proteger a las empresas, negocios y corporaciones contra demandas en caso de producirse una propagación de la infección.

Trump está presionando para que las empresas que vuelvan a abrir gocen de una “exención de responsabilidad” contra las acciones legales de los trabajadores o clientes que se infecten con el virus.

Él dice que usará la Ley de Producción de Defensa (Defense Production Act) para obligar a las plantas de procesamiento de carne a permanecer abiertas, a pesar de las altas tasas de infecciones y muertes por Covid-19 entre los empacadores de carne. “Eso resolverá cualquier problema de responsabilidad”, dijo Trump.

Mitch McConnell insiste en que el próximo proyecto de ley para la creación de un paquete de estímulo debe incluir inmunidad legal para las corporaciones que causen la infección de trabajadores o consumidores.

“Tenemos una línea roja sobre responsabilidad”, dice McConnell. “No pasará el Senado sin ella”.

Pero, ¿cómo puede reabrir la economía de manera segura si las empresas no tienen un incentivo para mantener a las personas seguras? No puede, y no lo hará.

Lo que me lleva a mi punto final:

Aquí está la verdad: el mayor obstáculo para reabrir la economía es la pandemia en si misma.

Cualquier apuro por reabrir sin pruebas y seguimiento adecuados, un aumento masivo comparado con lo que estamos haciendo ahora, causará aún más muertes y una crisis económica más larga.

La primera responsabilidad de un presidente es mantener la seguridad de los ciudadanos de la nación. Pero a Donald Trump no podría importarle menos.

El está tratando de forzar la reapertura de la economía para aumentar sus posibilidades electorales, y está vendiendo la salud de los estadounidenses para sellar el acuerdo. No importa el costo, la principal preocupación de Donald Trump es y siempre será él mismo.

Por: Robert Reich

Traducido al español de: robertreich.org

Murió la chimpancé Chita

La ‘penúltima’ mona Chita, uno de los animales más populares del cine universal, murió de un fallo renal el pasado 24 de diciembre. Nuestros padres y abuelos la vieron por la tele saltando y haciedo piruetas junto a Johnny Weissmuller (Tarzán) y Maureen O’Sullivan (Jane). Su nombre real era Mike y fue el penúltimo ejemplar que acompañó a Tarzán en la famosas sagas de películas sobre el Rey de la Selva.

Chita, Johnny Weissmuller (Tarzán) y Maureen O’Sullivan (Jane) y “Boy”

Enero de 1984: Chita en el entierro de Johnny Weissmuller en Acapulco.

Noticia: Muere a los 80 años la mona ‘Chita’

El Santuario de Primates de Suncoast en Palm Harbor ha anunciado en su página web que la mona Chita, fiel compañera de Tarzán, murió el 24 de diciembre de insuficiencia renal. Jiggs, nombre original del chimpancé nacido en Liberia el 9 de abril de 1932, en realidad era macho. Su apodo americano, Cheetah, pronunciado a la española sonaba femenino, así que en el mundo hispano se le consideró mona; pero no, es mono y su personaje es masculino.

Se estrenó en 1934 con Tarzán y su compañera, película en la que Weissmuller encontraba el amor de la bella Maureen O’Sullivan. Y hasta el pasado fin de semana era la única superviviente de aquel reparto estelar. Dan Westfall, su último cuidador, contaba como a Chita, diabética, se levantaba a las nueve de la mañana, y tras la inyección de insulina, se daba un buen festín de desayuno a base de manzanas, plátanos, naranjas y a veces incluso huevos con tostadas. El resto del día se lo pasaba “haciendo el mono”, decía Westfall.

Chita trabajó en 12 películas de Tarzán en los años treinta y cuarenta, aunque no fue la única: hubo otros tres chimpancés que se alternaban con ella las secuencias, siempre había por lo menos dos en el plató. Siempre destacó por su sonrisa con los labios para fuera. Fue sido designada tres veces para tener hueco en el paseo de las estrellas de Hollywood, donde sí que están representados Lassie y Rintintín. Pero ese reconocimiento no llegó y se tuvo que conformar con el paseo de las estrellas de Palm Springs.

Coincidiendo con su 74º cumpleaños, Chita recibió el único galardón cinematográfico de toda su carrera, otorgado por el Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola.

Le encantaba pintar con los dedos y el fútbol. Firmaba sus cuadros con brochazos de colores, con la huella dactilar de su dedo índice, para luego venderlos por 115 euros y poder para financiar la pequeña reserva de primates de Florida en la que vivía desde los años sesenta.Su cuidador ha recordado que al animal le encantaba hacerle reír y era muy receptiva a los sentimientos humanos. Chita era muy hábil levantándose y andando como una persona.

Figuraba en el Libro Guiness de los Récords como el simio más longevo del mundo, desde 2001. Los chimpancés suelen vivir 25 o 30 años en estado salvaje y entre 35 y 45 en cautividad. Pese a su larga vida, el chimpancé más famoso de la gran pantalla ha muerto sin descendencia.

Fuente: elpais.es Leer más