Que fue del Juez que Negó la Adopción de Niños a Parejas del Mismo Sexo?

Siendo el año 2019 aún sigue circulando un post en redes sociales que muestra un argumento de un Juez de la Corte de Familia del Estado de Kentucky (USA) relacionado con su oposición a la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo. Por cierto, el caso es del año 2017 y no ha quedado solamente en dichas declaraciones, pues hubo mas…

Fuente imagen: Lexington Herald Leader. Fuente post: Nadie Menos (Facebook)

A pesar de todo el esfuerzo por querer mostrar las declaraciones de este Juez en las redes sociales como “un argumento a favor del niño”, un “argumentazo” o uno “a favor de la familia”, lo cierto fue que este juez fue sancionado por faltas a la ética profesional por la Comisión de Conducta Judicial del estado de Kentucky, que es la agencia estatal responsable de investigar las denuncias por faltas a la ética profesional e imponer sanciones de inhabilitación a los jueces de la jurisdicción por dichas faltas.

Luego de tan lamentables declaraciones, la Comisión acusó al Juez W. Mitchell Nance en septiembre de 2017 de múltiples violaciones de las reglas de ética judicial, incluidas aquellas que prohibían los prejuicios o prejuicios basados ​​en la orientación sexual.

Nance atrajo la atención nacional en abril de 2017 cuando manifestó que ya no escucharía los casos de adopción relacionados con “fiestas homosexuales” porque indico que permitir que una persona gay adopte nunca podría ser lo mejor para el niño. Debido a esto, la Comisión decidió declarar culpable de conducta inapropiada a Nance por afirmar que era correcto negar las audiencias para casos de adopción que involucraran a parejas gays y lesbianas.

El código de conducta judicial de Kentucky requiere que los jueces “decidan los casos de manera justa e imparcial de acuerdo con la ley”.

La Comisión citó cánones que exigían a los jueces promover la confianza pública en la integridad e imparcialidad del poder judicial y prohibir los prejuicios basados ​​en la raza, el sexo, la religión, el original nacional, la discapacidad, la edad, la orientación sexual o el estatus socioeconómico, entre otros. “La negativa del juez Nance a escuchar y decidir los casos de adopción que involucran a homosexuales es una violación de dichos Cánones”, señaló la sanción.

Desde mi perspectiva, señalar que el niño no es un producto para satisfacer un anhelo emocional, ideológico o político, resulta un argumento muy falaz ya que también sería un anhelo en el caso de las llamadas parejas “tradicionales”. El interés superior del niño apunta a que el niño tenga el derecho a tener una familia que incentive su desarrollo físico, espiritual y emocional preparándolo para su futuro desenvolvimiento en la vida en sociedad y no interesa cual sea la configuración de la familia de donde este futuro ciudadano provenga. Por ultimo, las sociedades no son meros contextos estáticos sino dinámicos, y evolucionan con el tiempo siempre en favor de la libertad y la ampliación de los derechos de toda persona. La historia ha demostrado que la libertad siempre se ha impuesto a la represión contra la humanidad. Pretender ignorar esto es una simple negación antojadiza y un argumento vacío. Así, este “argumentazo judicial” al final fue sancionado por ser discriminatorio y falto de etica profesional.

Fuentes:

courierjournal

13wbko

advocate

lawandcrime

usatoday

lambdalegal

Puntuación: 5 / Votos: 5

12 comentarios

  • Aquí otro ejemplo de cómo aunque la ley establezca algo (que los homosexuales pueden adoptar) no significa que sea moralmente correcto. El juez indicó que es el niño quien tiene derecho a lo que se le quitó (quien se lo quito? la sociedad en el mayor de los casos, o las circunstancias en casos muy raros dónde ambos padres de un niño murirean y tuviera que ir a adopción) Hasta donde yo sé y la biología me explica, los niños nacen de la unión de un hombre con una mujer , y eso es lo que debe restablecerse, en su derecho, al niño. Lo ideal sería que no hubiera niños para adoptar y que cada uno creciera en un ambiente de amor y seguridad con sus padres. Pero en esta sociedad tan egoísta, injusta y desigual desgraciadamente se dan esos casos donde el niño queda sin sus padres. Y es ahí donde lo moralmente correcto es tratar de darle al niño algo lo más semejante a lo que perdió( que jamás será igual un papá y mamá adoptivo a tu mamá y papá verdadero que te hubieran dado ese amor ordenado necesario para el sano desarrollo de cualquier ser). No porque yo repita 100 veces una mentira se va a convertir en verdad(aunque en mi mente quiera creerlo así). Ni porque una ley apruebe algo inmoral, esto se convierte en moral

    • Cuantos niños has adoptado Adriana?

    • De acuerdo y muy bien dicho, y al menos devolverle lo que tenía, permitir la adopción de niños por parejas homosexuales es sentenciarlos a ser homosexuales. Por qué nadie dice que el problema del homosexualismo es un problema creciente por el gran número de abusos sexuales que ocurren en el mundo cada día.

    • EL problema es que tienes varios errores de concepto. Por ejemplo, como decía el juez: Que es lo natural? Lo natural es que la mayoría de los mamíferos se críen con la hembra. Lo natural es que una cría ( animal) que pierda a sus “padres” muera por otros depredadores, a menos que: Mira tu! Algún adulto de otra raza lo críe. Es decir que en la naturaleza si existen “adopciones” por parte de animales de otra raza. Entonces en base a esto, lo natural no es, necesariamente, que el o la niña deban crecer con ambos padres. Eso es cultural. Y cultural también es que una sociedad decida entregar el cuidado de un niño o niña a adultos o adultas responsables que puedan cuidarlo. Ya sea un adulto o dos adultos, según la composición cultural de dicha familia lo sea. Tampoco es natural el matrimonio, ya que es cultural. Entonces lo único natural que tenemos son los vestigios que nos muestran que nuestros antecesores habrían sido criados por la hembra, responsable de amamantar a dicha cría. De ahí al día de hoy, casi todo es cultural. Negarse a la posibilidad de que un menos crezca con uno o dos adultos que lo quieran y cuiden, es ideológico y, casi siempre, producto de prejuicios ya superados.

      • Jajaja Lorenzo, me encanta cómo los argumentos de este tipo de gente usan comparaciones con el reino animal el cual no
        Necesariamente porque ellos practiquen la homosexualidad o adopción esté bien, pero en todo caso te doy el punto que dos hombres o dos mujeres puedan adoptar a un niño pero aclaro, ese no es el problema, el problema es que sean homosexuales, y no es homofobia porque ese término ni siquiera existe, es una invención del LGBT, porque en todo caso yo los pudiera acusar de heterofóbicos y estaríamos igual.

      • No se necesita adoptar para comprender algo tan ético y filosóficamente sencillo.

        Un niño, si está en vías de ser adoptado, es porque perdió sus padres biológicos, sin importar la forma de la pérdida, y lo reglamentado, es es restituir lo perdido, lo cual, obvio, implica, lo biológico, una mamá, mujer, u antes n papá, hombre, y, por ende, lo perdido, no fueron ni dos mamás, una que hace que mujer y otra de hombre; ni dos papás, uno, que hace de mujer y otro que hace que papá. Éso, es claro e inobjetable desde cualquier mirada sea científica, filosófica o teológica. Sucede así en lo natural, usted compra una nevera con sus especificaciones de volumen, litros, consumo de energía, color, etc.; pero, lo que le llevan es una canasta con una heladera con hielo, no es lo que compró originalmente, así que pide cambio, restitución de lo comprado, exige su nevera específica, pagó por una nevera no por una canasta. Si en éso tan burdo y pueril hay una filosofía, una ética, una integralidad Universal, que le corresponde a todos los fabricantes y vendedores de neveras, es apenas, obvio a toda luces, que sea mucho más superior en el caso de restitución de derechos de un ser humano sin padres biológicos naturales. Pero, el sentido de natural, es aún más profundo, porque no se está tratando ni un producto ni un animal ni una planta ni un pedazo de platino, se está tratando como un ser humano indefenso, inocente de su pérdida como de su adopción, y no se le debe dar lo que a un juez o a las leyes hechas por hombres, les parezca. Espiritual y naturalmente, el adoptado, tuvo una causa primera: hijo, de una unión entre un ser humano hombre y un ser humano mujer, el adoptante, es consecuencia de ésa unión natural entre dos seres humanos integrales: de cuerpo, alma y espíritu. Es un exabrupto y una perversión astronómica, entregar a un ser en adopción, a dos personas de igual sexo, es corromper la integralidad, lo natural y lo espiritual de ese ser humano con miras a una adopción. No se está ante lo animal, pues, en ése caso, a una perra, no se le pregunta si desea ella amamantar una hiena o un cerdo, simplemente, se lo deja para tal fin y ya; y, es notorio y obvio, que éso, no se procura desde ningún punto de vista en un ser humano a adoptar, el sencillo sentido común exclama que no, que es una corrupción, una insolente necedad, una animalada con estructura legal.

  • Completamente de acuerdo con lo opinado.

  • Mucho de lo que ahora ocurre con las leyes es por la infiltración de grupos lgtttbi en ámbitos legales.
    Lamentablemente esos grupos se han vuelto radicales, permeando con su ideología a mentes nubiles desde grados muy pequeños, ya que ahora son temas de escuela, donde por cierto hay un alto % de homosexuales.
    Esto está tan extendido, que, si no estas de acuerdo con ellos te vuelves su enemigo, alguien de pensamiento arcaico o como mínimo homofóbico.
    No estoy ni estaré de acuerdo con la entrega de Niños en adopción a parejas Gay, por que es mi derecho a no estar de acuerdo.
    Lamentablemente creo que esa práctica va a seguir ocurriendo

  • Jajaja Lorenzo, me encanta cómo los argumentos de este tipo de gente usan comparaciones con el reino animal el cual no
    Necesariamente porque ellos practiquen la homosexualidad o adopción esté bien, pero en todo caso te doy el punto que dos hombres o dos mujeres puedan adoptar a un niño pero aclaro, ese no es el problema, el problema es que sean homosexuales, y no es homofobia porque ese término ni siquiera existe, es una invención del LGBT, porque en todo caso yo los pudiera acusar de heterofóbicos y estaríamos igual.

  • No se necesita adoptar para comprender algo tan ético y filosóficamente sencillo.

    Un niño, si está en vías de ser adoptado, es porque perdió sus padres biológicos, sin importar la forma de la pérdida, y lo reglamentado, es es restituir lo perdido, lo cual, obvio, implica, lo biológico, una mamá, mujer, u antes n papá, hombre, y, por ende, lo perdido, no fueron ni dos mamás, una que hace que mujer y otra de hombre; ni dos papás, uno, que hace de mujer y otro que hace que papá. Éso, es claro e inobjetable desde cualquier mirada sea científica, filosófica o teológica. Sucede así en lo natural, usted compra una nevera con sus especificaciones de volumen, litros, consumo de energía, color, etc.; pero, lo que le llevan es una canasta con una heladera con hielo, no es lo que compró originalmente, así que pide cambio, restitución de lo comprado, exige su nevera específica, pagó por una nevera no por una canasta. Si en éso tan burdo y pueril hay una filosofía, una ética, una integralidad Universal, que le corresponde a todos los fabricantes y vendedores de neveras, es apenas, obvio a toda luces, que sea mucho más superior en el caso de restitución de derechos de un ser humano sin padres biológicos naturales. Pero, el sentido de natural, es aún más profundo, porque no se está tratando ni un producto ni un animal ni una planta ni un pedazo de platino, se está tratando como un ser humano indefenso, inocente de su pérdida como de su adopción, y no se le debe dar lo que a un juez o a las leyes hechas por hombres, les parezca. Espiritual y naturalmente, el adoptado, tuvo una causa primera: hijo, de una unión entre un ser humano hombre y un ser humano mujer, el adoptante, es consecuencia de ésa unión natural entre dos seres humanos integrales: de cuerpo, alma y espíritu. Es un exabrupto y una perversión astronómica, entregar a un ser en adopción, a dos personas de igual sexo, es corromper la integralidad, lo natural y lo espiritual de ese ser humano con miras a una adopción. No se está ante lo animal, pues, en ése caso, a una perra, no se le pregunta si desea ella amamantar una hiena o un cerdo, simplemente, se lo deja para tal fin y ya; y, es notorio y obvio, que éso, no se procura desde ningún punto de vista en un ser humano a adoptar, el sencillo sentido común exclama que no, que es una corrupción, una insolente necedad, una animalada con estructura legal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *