Archivo por meses: diciembre 2007

Exposición de pinturas

[Visto: 4264 veces]

Elena De Yta
letras_almalibre@hotmail.com

El miércoles 28 en la galería de arte Luis Bouroncle Barreda de la Alianza Francesa, se inauguró la exposición de intervención pictórica sobre foto digitalizada “Evoluntaria” del artista Slink Dueñas Silva quién ha encontrado una creativa forma de plasmar su evolución involuntaria urbana sobre el colorido de nuestras paredes de sillar.

Por otro lado, en la galería de Arte Contemporáneo del Centro Cultural Peruano Norteamericano, también el miércoles 28, quedó inaugurada la exposición de óleo sobre lienzo, titulada “Descendimiento” del reconocido pintor peruano Moico Yaker cuyas exposiciones en galerías de todo el mundo han dado que hablar por su fuerte contenido histórico, filosófico y social.

Este lunes 03 en el auditorio del Centro Cultural Peruano Norteamericano a las 19:00 horas Moico Yaker y Gustavo Buntix conversarán sobre “Descendimiento”. Sigue leyendo

Exposición de pinturas

[Visto: 5133 veces]

Elena De Yta
letras_almalibre@hotmail.com

El miércoles 28 en la galería de arte Luis Bouroncle Barreda de la Alianza Francesa, se inauguró la exposición de intervención pictórica sobre foto digitalizada “Evoluntaria” del artista Slink Dueñas Silva quién ha encontrado una creativa forma de plasmar su evolución involuntaria urbana sobre el colorido de nuestras paredes de sillar.

Por otro lado, en la galería de Arte Contemporáneo del Centro Cultural Peruano Norteamericano, también el miércoles 28, quedó inaugurada la exposición de óleo sobre lienzo, titulada “Descendimiento” del reconocido pintor peruano Moico Yaker cuyas exposiciones en galerías de todo el mundo han dado que hablar por su fuerte contenido histórico, filosófico y social.

Este lunes 03 en el auditorio del Centro Cultural Peruano Norteamericano a las 19:00 horas Moico Yaker y Gustavo Buntix conversarán sobre “Descendimiento”. Sigue leyendo

La narrativa del conflicto armado interno

[Visto: 4159 veces]

Por Arturo Caballero Medina
acaballerom@pucp.edu.pe

Luego de que la Comisión de la Verdad y Reconciliación emitiera su Informe Final el 2003 sobre la violencia interna en nuestro país entre 1980 y 2000, una serie de publicaciones literarias, periodísticas y académicas han prolongado la discusión sobre aquella parte de nuestra historia que difícilmente muchos peruanos podrán olvidar. En los ochenta podemos remitirnos a novelas como Historia de Mayta (1984) y Lituma en los andes (1993), ambas de Mario Vargas Llosa. En los últimos años, las publicaciones en torno a la narrativa del conflicto armado interno han ido intensificándose cada vez más, oscilando entre tendencias realistas-documentales o mítico-religiosas con alusiones dantescas como Rosa Cuchillo (1997) de Óscar Colchado.

Alonso Cueto con La hora azul (2005), Santiago Roncagliolo con Abril Rojo (2006) y recientemente con La cuarta espada (2007), Daniel Alarcón con Radio Ciudad Perdida (2007) o la antología de cuentos sobre la violencia política de Gustavo Faveron, Toda la sangre (2006), cuentan como las obras más conocidas en nuestro medio.
En esta edición queremos brindarles un breve panorama de las novelas que han abordado el tema del terrorismo en el Perú, siendo concientes de que existen aún mucho por investigar al interior del país ya que muchas publicaciones no suelen llegar a la ciudad capital.

Toda la sangre. Antología de cuentos peruanos sobre la violencia política (2006)
Gustavo Faverón Patriau

Toda la sangre (2006) es la prueba definitiva del compromiso asumido por decenas de escritores peruanos ante el problema de la violencia social. El libro incluye muchos de los textos más significativos de las letras peruanas recientes. Es un documento de una guerra que, en medidas distintas, todos los peruanos tuvimos que enfrentar.

Radio Ciudad Perdida (2007)
Daniel Alarcón

Hace diez años que la guerra civil ha terminado en un país sin nombre de América Latina. Mucha gente ha desaparecido y la ciudad se ha transformado desordenada y dramáticamente. El gobierno ha liquidado brutalmente a un movimiento guerrillero. Es en este contexto que transcurre Radio Ciudad Perdida, novela en la que Daniel Alarcón logra mostrarnos el rostro más doloroso de la guerra.

La hora azul (2005)
Alonso Cueto

El doctor Adrián Ormache descubre que su padre, un oficial de la Marina muerto unos años antes, había sido jefe de un cuartel en Ayacucho en tiempos de la guerra desatada por Sendero Luminoso. También se entera de las torturas y asesinatos perpetrados en ese cuartel y de la existencia de una misteriosa prisionera de la que su padre, al parecer, se enamoró. Poniendo en riesgo la comodidad de su vida en Lima, Adrián, sin saber bien por qué, se propone encontrarla. Casi sin darse cuenta, Adrián Ormache se interna en los territorios de la maldad y va descubriendo episodios y personajes sobrecogedores, pero su búsqueda es también un viaje al interior de sí mismo.

Rosa cuchillo (1997)
Óscar Colchado

Rosa cuchillo parte de su pueblo natal en la sierra central, en busca de su hijo Liborio, enrolado en la filas de Sendero Luminoso y asesinado por los sinchis. El alma de Rosa transita por las tres esferas de la existencia del mundo andino, en un viaje similar al de Dante en la Divina Comedia. Ignora cual es su verdadera identidad, la cual le será revela hacia el final de la historia.

Candela quema luceros (2006)
Félix Huamán Cabrera

Candela quema luceros es la metáfora que da título a la novela cuyo contenido tiene que hacer con los conceptos de fuego y luz. Uno que destruye, que todo lo convierte en ceniza y otro que da lumbre, guía y orienta. Contenido que refleja la realidad social en conflicto, enfrentamiento y guerra, así como la esperanza y deseos de vivir.

Sigue leyendo

La narrativa del conflicto armado interno

[Visto: 3103 veces]

Por Arturo Caballero Medina
acaballerom@pucp.edu.pe

Luego de que la Comisión de la Verdad y Reconciliación emitiera su Informe Final el 2003 sobre la violencia interna en nuestro país entre 1980 y 2000, una serie de publicaciones literarias, periodísticas y académicas han prolongado la discusión sobre aquella parte de nuestra historia que difícilmente muchos peruanos podrán olvidar. En los ochenta podemos remitirnos a novelas como Historia de Mayta (1984) y Lituma en los andes (1993), ambas de Mario Vargas Llosa. En los últimos años, las publicaciones en torno a la narrativa del conflicto armado interno han ido intensificándose cada vez más, oscilando entre tendencias realistas-documentales o mítico-religiosas con alusiones dantescas como Rosa Cuchillo (1997) de Óscar Colchado.

Alonso Cueto con La hora azul (2005), Santiago Roncagliolo con Abril Rojo (2006) y recientemente con La cuarta espada (2007), Daniel Alarcón con Radio Ciudad Perdida (2007) o la antología de cuentos sobre la violencia política de Gustavo Faveron, Toda la sangre (2006), cuentan como las obras más conocidas en nuestro medio.
En esta edición queremos brindarles un breve panorama de las novelas que han abordado el tema del terrorismo en el Perú, siendo concientes de que existen aún mucho por investigar al interior del país ya que muchas publicaciones no suelen llegar a la ciudad capital.

Toda la sangre. Antología de cuentos peruanos sobre la violencia política (2006)
Gustavo Faverón Patriau

Toda la sangre (2006) es la prueba definitiva del compromiso asumido por decenas de escritores peruanos ante el problema de la violencia social. El libro incluye muchos de los textos más significativos de las letras peruanas recientes. Es un documento de una guerra que, en medidas distintas, todos los peruanos tuvimos que enfrentar.

Radio Ciudad Perdida (2007)
Daniel Alarcón

Hace diez años que la guerra civil ha terminado en un país sin nombre de América Latina. Mucha gente ha desaparecido y la ciudad se ha transformado desordenada y dramáticamente. El gobierno ha liquidado brutalmente a un movimiento guerrillero. Es en este contexto que transcurre Radio Ciudad Perdida, novela en la que Daniel Alarcón logra mostrarnos el rostro más doloroso de la guerra.

La hora azul (2005)
Alonso Cueto

El doctor Adrián Ormache descubre que su padre, un oficial de la Marina muerto unos años antes, había sido jefe de un cuartel en Ayacucho en tiempos de la guerra desatada por Sendero Luminoso. También se entera de las torturas y asesinatos perpetrados en ese cuartel y de la existencia de una misteriosa prisionera de la que su padre, al parecer, se enamoró. Poniendo en riesgo la comodidad de su vida en Lima, Adrián, sin saber bien por qué, se propone encontrarla. Casi sin darse cuenta, Adrián Ormache se interna en los territorios de la maldad y va descubriendo episodios y personajes sobrecogedores, pero su búsqueda es también un viaje al interior de sí mismo.

Rosa cuchillo (1997)
Óscar Colchado

Rosa cuchillo parte de su pueblo natal en la sierra central, en busca de su hijo Liborio, enrolado en la filas de Sendero Luminoso y asesinado por los sinchis. El alma de Rosa transita por las tres esferas de la existencia del mundo andino, en un viaje similar al de Dante en la Divina Comedia. Ignora cual es su verdadera identidad, la cual le será revela hacia el final de la historia.

Candela quema luceros (2006)
Félix Huamán Cabrera

Candela quema luceros es la metáfora que da título a la novela cuyo contenido tiene que hacer con los conceptos de fuego y luz. Uno que destruye, que todo lo convierte en ceniza y otro que da lumbre, guía y orienta. Contenido que refleja la realidad social en conflicto, enfrentamiento y guerra, así como la esperanza y deseos de vivir.

Sigue leyendo

Poesía y narrativa actual

[Visto: 3474 veces]

Arturo Caballero Medina
acaballerom@pucp.edu.pe

En esta edición, publicamos los textos de dos colaboradores que han tenido la gentileza de compartir con nuestros amigos lectores, su poesía y narrativa respectivamente. Enrique Laura nos entrega dos poemas y Orlando Alonso Mazeyra un relato breve. Ambos textos también saldrán publicados en el diario Noticias de Arequipa. Agradecemos vuestra preferencia y esperamos contar con sus colaboraciones en el futuro.

Poemas de Enrique Laura
(enrique_l69@hotmail.com)

El llanto entumecido de tu rostro
está opacando mi sonrisa

Y me hace pensar en mi destino
si yo lo creo o si ya otro lo hizo

Pero voy camínate a la deriva
con propia fe y sin testigos.

Dime tú si sabes esto de la vida
en qué lugar se descansa
y en dónde uno puede vivir mejor

Dime también que sufrimiento te destruye
o qué es lo que cargas en los hombros.

Pareces una morisqueta con tu cara triste,
que el viento, ya no sopla como lo hacía antes

Y a todo esto, hay una fuerza divina
que en el fondo te domina
es por eso que te falta la alegría.

_____________________________________________________

Claros rayos de sol aparecen por mi ventana
van tocando suavemente mis ojos que aun duermen;
claro rumor de un canto celestial se escucha
de niños que alegres se sienten
y van cantando junto a las aves
ese canto que ellos mismo no saben
pero, sin embargo, sus bocas se mueven
y se sienten como poseídos
cuando hacen una ronda con las manos juntas
y empiezan a latir sus corazones fuertemente
entonces; yo me despierto por completo
abro la cortina , después la ventana de mi cuarto
y luego me uno junto a ellos
para recibir a la mañana.

Regalo de Dios

Orlando Alonso Mazeyra
(mazeyra@gmail.com)

Lorenzo y Maura cumplen mañana seis años de casados. Ella lo ama. Él, en cambio, la acepta a regañadientes; como si la presencia de ella en su vida no fuese una libre elección, sino una batalla perdida. Algo genético, irreversible.
Desde enero pasado se mudaron a Santiago de Chile huyendo del vástago que les salió raro. ¿Quién tuvo la culpa? Lorenzo no tiene reparos en disparar dardos contra Maura y contra sus excesos universitarios con la marihuana. Ella calla, muy en el fondo piensa que Lorenzo bebe en demasía y, como para lavarse las manos, asocia esto al retardo de su primera criatura.
Los papás de Maura –un metódico Coronel retirado y una afable cobradora de impuestos– aceptaron el tedioso encargo de convertirse en padres postizos de un neonato con síndrome de Down que, para colmo de males, cuando lo acogieron no tenía ni siquiera un nombre de pila:
–Le pondré Lorenzo como su padre –le dijo el Coronel a su hija.
–¡Lo harías sobre mi cadáver, papá! –exclamó Maura.
El Coronel no insistió, el gesto de su hija lo dijo todo. El nieto era una vergüenza, un descendiente indeseado que seguramente traería muchos inconvenientes. “Entonces serás Anselmo como tu abuelo”, pensó mirándolo apenado, “siempre quise tener un nieto y eso es lo que vale”.
Lorenzo quedó traumatizado con la amarga experiencia y le propuso a Maura que se ligue las trompas:
–Ya no quiero más hijos –le confesó–. Una ligadura sería la solución.
–¿Qué te pasa, Lorenzo? –preguntó ella, aterrada–. Si apenas tengo veintiséis años.
–Con uno me parece suficiente –mintió, juntando las cejas.
–¿Acaso no quieres tener un hijo sano como tú, o una hija normal como yo?
–Maura, no hables cojudeces. Ni yo soy sano ni tú eres normal.
–¡Tienes razón! ¡Somos unos anormales como Anselmo!
El matrimonio va camino al desfiladero. Nadie quiere arreglar las cosas: él, ni siquiera trabajando puede sacarse de la cabeza a Anselmo; ella, rompe a llorar apenas escucha el llanto del hermoso niño de los vecinos: “Maldita la hora en que te parí, Anselmo”, piensa sintiéndose la mujer más desdichada del mundo. Y lo es.
Lorenzo está ahora sumido en el licor como nunca antes lo estuvo en su vida. La botella siempre fue su válvula de escape, pero hoy lo ha minado hasta ese delirio que algunos llaman diablos azules.
Hinchado de alcohol, agota un vaso de ron y se parte:
–Mañana es mi aniversario de bodas –murmura decepcionado mientras sus ojos humedecen–. Mi mejor que regalo, Señor, me lo darías si lo recoges.
“Si mañana me dijeran que estoy embarazada… ¡sólo eso podría salvar mi matrimonio!”, reza Maura mirando la imagen del Divino Niño.
Ni lo uno ni lo otro. Mañana festejarán su aniversario sin regalos: Anselmo, a la distancia, disfrutará de un helado de chocolate e irá al circo con los abuelos. Lorenzo caerá sobre el sofá de la oficina cuando por fin el trago lo desconecte del mundo. Maura preparará una cena que sólo ella verá… y que nadie consumirá.
A veces los hombres le pedimos a Dios regalos macabros pensándolos justos y, por ende, divinos. ¡Qué diferencia insondable entre pedir vida y rogar muerte! ¡Qué brutal embargo de infelicidad debe haber en el padre que niega al hijo!
Anselmo crecerá y será un eximio nadador. La medalla de oro en los Juegos Para-olímpicos llevará su nombre para orgullo de sus abuelos. Es cierto que no enterrará a sus padres como suele suceder, pero no importa: él es un regalo de Dios, al menos así lo llama su abuelo, el Coronel que dio sentido a su vida contándoles esta historia.
Sigue leyendo