Los maestros y el Plan Lector

[Visto: 12279 veces]

“Es posible, en un poema o en un cuento, escribir sobre cosas y objetos comunes y corrientes usando un lenguaje común y corriente pero preciso, e impartirles a esas cosas -una silla, una cortina, un tenedor, una piedra, un arete de mujer- un poder inmenso, incluso perturbador”.
“Todo es importante en un relato, cada palabra, cada signo de puntuación. Creo mucho en la economía dentro de la ficción. Algunas de mis historias como “Vecinos” fueron tres veces más largas en sus primeros borradores. Me gusta realmente el proceso de reescribir”.

Raymond Carver

(Clatskanie, Oregón, 1939 – Port Angeles, Washington, 1988)

Por Arturo Caballero Medina*
acaballerom@pucp.edu.pe

Recientemente, el Estado a través del Ministerio de Educación implementó el Plan Lector para los colegios como parte de un conjunto de actividades que fomenten la lectura en nuestros jóvenes. El Plan Lector apuesta por la lectura de textos que aborden temas diversos y de interés múltiple. Se propone que el diseño del plan lector se realice en coordinación con los directores, profesores de la especialidad de comunicación, padres de familia y alumnos. Mi experiencia como profesor secundario me ha demostrado que esta coordinación enfrenta algunos problemas cuando alguno de los componentes deja de lado los intereses del destinatario del Plan Lector: el alumno.

Y es que, durante el segundo semestre del año, pasado he sido testigo de como en el centro educativo en el cual trabajo como profesor secundario, el diseño del Plan Lector avanzó a tropezones, en primer lugar, por la ineficiencia y el desconocimiento de los directores en materia de literatura para jóvenes, y en segundo lugar, por la falta de interés de los maestros del área de comunicación quienes vieron en el plan lector una labor extracurricular que se agregaba como una tarea más a su trabajo. Desde esta perspectiva, había que salir del paso rápidamente y apelar a una operación de corte y confección literaria, en la cual se quita, se pone y se imponen lecturas “sin ton ni son” a alumnos de secundaria sin tomar en cuenta sus intereses. En resumidas cuentas, de todos los integrantes del Plan Lector, el alumno, es decir, el directo beneficiado y motivo de esta actividad, no es consultado sobre lo que quisiera leer.

De parte de los directivos y padres de familia, el primer problema que encuentro es la falta de conocimiento y criterios para evaluar lo que debería leer un niño o adolescente. Recurren a fórmulas conocidas, a lugares comunes como “la literatura debe educar”, y de esta manera, llegan a excluir obras que sometidas a discusión con los alumnos, pueden generar en ellos un interés mayor por la lectura como producto de la reflexión. Conozco por referencia de algunos colegas, que en Colegio Internacional de la ciudad de Arequipa, no se podía comentar el poema XIII de Vallejo, perteneciente al extraordinario poemario Trilce que inicia “Pienso en tu sexo…”, o novelas juveniles como Los cachorros, donde se narra que un niño es castrado de un mordisco por un perro… De seguro tampoco leerán Romeo y Julieta, aduciendo que incita la pasión juvenil, el desacato a la autoridad de los padres o el suicidio por amor.

Respecto a los profesores del área de comunicación —conformada por sobre todo por educadores, especialistas en humanidades o ramas afines y finalmente por especialistas en literatura y lingüística— la situación no es más auspiciosa. Nuestros maestros que en teoría deberían poseer un bagaje lo suficientemente amplio como para proponer y diseñar un plan de lecturas, carecen de un total interés por renovar sus propias lecturas, las cuales, en muchos casos, se limitan a una mínima pesquisa de información relativa a la preparación de sus clases (en el mejor de los casos si no es que ya se conformaron con lo que leyeron alguna vez). Las reuniones de coordinación con profesores de razonamiento verbal, lenguaje y literatura resultaron infructuosas porque toda propuesta acordada era reformulada o rechazada en la siguiente reunión; o ya establecido un corpus de lecturas, los directivos se encargaban de desestimarla.

Durante estas sesiones, se ventilaron algunos títulos conocidos por su temática motivadora: Sangre de campeones, Volar sobre el pantano, La fuerza de Sheccid, Juventud en éxtasis, entre los que recuerdo, todos ellos del best seller mexicano Cuauhtémoc Sánchez. Mi primera impresión fue que mis apreciadas colegas de lenguaje fungían de mamás antes que de profesoras. Noté que entendían la lectura de obras literarias como un instrumento para la formación de valores en sus alumnos —tal cual seguramente como procedían con sus propios hijos. Vista así, los que diseñábamos el Plan Lector cumplíamos una función análoga a los filtros de contenidos para menores de edad en la Web: decidiríamos qué deben o qué no deben leer.

Seleccionar contenidos y descartar algunas lecturas por su contenido extremadamente impropio para alumnos aún no preparados para asimilar cierta información (recuerdo el caso de un colega que mandó leer Lolita¸ de Vladimir Nabokov a muchachos de primero de secundaria, lo cual por supuesto, fue un desatino enorme) es parte de la labor de quienes nos dedicamos a la enseñanza de la literatura en los colegios. Pero esto no debe entenderse como una censura a la obra en sí misma porque no sea educativa, que promueva la rebeldía de la juventud o que carezca que valores. Si procediéramos como lo hacen en algunos colegios, censurando o mutilando —lo cual es peor— obras por sus contenidos “carentes de valores o inmorales”, ¿qué sucedería con los prospectos de admisión en el curso de literatura para universidades como San Agustín, San Marcos, Villarreal y tantas otras? ¿Qué haríamos con el Decámeron, La ciudad y los perros o Edipo Rey? ¿Bajo qué argumento los directivos de un colegio prohibirían Cien años de soledad? De seguro por la relación entre José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán que eran primos, por decir lo menos. Ni qué decir ya de La Divina Comedia de Dante. Simplemente, nos quedaríamos sin el curso de literatura en los prospectos de admisión.

Luego de que los directivos de mi colegio decidieran que nuestra propuesta era inviable porque no se ajustaba a lo requerido por las normas del Plan Lector (lectura sin evaluaciones, coordinación con padres, profesores de otras áreas y directores) resolvieron corregir esto delegando el Plan Lector al buen criterio de los directores académicos y coordinadores de local. El resultado fue que más demoraban en discutir qué leer cuando faltaban casi solo dos meses para que finalizara el año escolar. Así que no les quedó más remedio que aceptar “de emergencia” nuestra propuesta. Eso sí, debía quedar claro que para el próximo año solo los directores, coordinadores y algunos jefes de curso, participarían en el diseño de lecturas. El tiempo ha confirmado lo que el sentido común me anunciaba: ya no hay más Plan Lector en el colegio. Lo más divertido es que diseñaron un plan alterno de lecturas para los profesores, lo cual celebré por anticipado, pero grande fue mi sorpresa al enterarme que ningún profesor fue consultado acerca de las lecturas. Es más, en una fallida reunión de jefes de curso con los directivos del colegio se acordó que las lecturas serían dirigidas según los intereses de cada área. Algo lógico: ¿qué preferiría leer un profesor de física? ¿La insoportable levedad del ser de Milán Kundera o El universo es una cáscara de nuez de Stephen Hawkings? Estoy seguro que al menos nosotros los de literatura (no sé por mis colegas de razonamiento verbal o lenguaje) disfrutaríamos mucho de aquellas lecturas que todavía son asignatura pendiente para nosotros (Terra Nostra de Carlos Fuentes, ocuparía el primer lugar en mi lista seguida del Ulises de James Joyce).

En fin, las buenas intenciones, como siempre, estarán presentes pero serán insuficientes si los que debemos promover la lectura no estamos a la altura del desafío. “Zapatero a su zapato”, reza un viejo adagio. Dejemos a los entendidos en el tema la tarea de incentivar a los alumnos el placer por la lectura. Ya existe bastante burocracia como para que un profesor esté invirtiendo tiempo inútilmente en reuniones infructuosas, tiempo que podría dedicar a la investigación o a la capacitación. “El objetivo de un profesor de literatura es hacer que su alumno se enamore de un verso o de un pasaje de una novela”, dijo Jorge Luis Borges. Estoy plenamente de acuerdo con él. Por ello, no interfiramos en el romance entre el joven lector y la literatura, seamos más bien, los promotores de este idilio.

Puntuación: 4.08 / Votos: 25

32 pensamientos en “Los maestros y el Plan Lector

  1. Silvia Mazuelos B.

    Me gustó tu artículo.
    Felizmente, trabajo en un colegio donde los criterios para organizar el plan lector son muy amplios y es responsabilidad plena del equipo de profesores de Comunicación Integral, armarlo. Al finalizar el año escolar se hacen encuestas para conocer las opiniones de los alumnos sobre las obras leídas y se les pregunta qué títulos recomendarían para los alumnos que "suben" al grado en que ellos, están en ese momento; sin lugar a dudas existen títulos que permanecen por más de una década en el plan lector, continúan gustando Vértigo bajo la luna llena de Arévalo, varios cuentos de Poe, Relato de un náufrago de García M., varios cuentos de Ribeyro, etc.
    El plan lector es un asunto complicado, hoy, más que nunca, nuestros alumnos prefieren ver , antes que leer; eso es "aburrido", palabra tan presente en los chicos. Los maestros tenemos la difícil misión de hacer que ellos se enganchen en la lectura, debemos aprender estrategias de marketing para que nos "compren" el libro que les presentamos; no podemos dar en el gusto de todos, pero al menos sabemos qué ingredientes debe tener una historia para que le guste a un gran número de adolescente o niños de determinada edad, entonces atendiendo a esos requistos intentamos aproximarnos a sus preferencias.
    Es gratificante escuchar de boca de ex alumnos "empecé con Ribeyro a partir de los cuentos que leí contigo…." ,
    "seguí buscando cuentos de Poe…", " el danzante de tijeras de Vértigo…me impactó..", etc.
    Podría continuar escribiendo sobre este tema , muchas líneas más porque he trabajo mucho sobre esto.
    Un gran saludo.
    SMB

    Responder
  2. Arturo Caballero

    Estimada Silvia
    gracias por tu comentario. Y es verdad lo gratificante que resulta el que un alumno se nos acerque con la inquietud de leer algo a partir de nuestra motivación. Es la mejor recompensa. Y que bueno que en tu colegio la situación sea más coordinada y decidan los que deban decidir. Y sí Ribeyro y Poe son muy útiles para introducirlos en la lectura. El plan lector de Alfaguara Juvenil y de Norma me gustaron mucho mas no el de Editorial San Marcos (el libro sobre Vallejo tiene unos dibujos espantosos) ¿tu que opinas?
    un gran saludo
    Arturo

    Responder
  3. Marjorie

    Es el primer artículo interesante que leo,soy profesora de lenguaje,aun no acabo mi carrera,pero ya estoy trabajando en un colegio y me siento muy bien al saber,que los libros que mande a leer a mis alumnos,sean de su agrado y asi poco a poco fomentar en ellos la lectura,empeze con el Delfin,muy conocido,ahora ellos mismos leen y su nivel va creciendo,algunos aman a Cohelo y creo yo que es algo bueno,que a la edad que yo tengo,este haciendo un buen trabajo y su artículo me ayudo mucho,para crecer como persona,estudiante y sobre todo como profesora!

    Responder
  4. Arturo Caballero

    Hola Marjorie,
    agradezco tus palabras, la verdad es que en este artículo vertí gran parte de la impotencia que siente un profesor cuando las mejores propuestas y las mas sustentadas no logran concretarse por la burocracia imperante en algunos colegios. Nuestra mayor recompensa es que un muchacho que antes no leía se sienta despues motivado a hacerlo y nos busque para recomendarle lecturas.
    Muy buena suerte y un gran abrazo.
    Arturo

    Responder
  5. WALTER neptali huertas cornejo

    ES MUY INTERESANTE EL COMENTARIO, PERO ME PARECE QUE ANTES DE DISCUTIR LOS DOCENTES QUE LEERAN NUESTROS ALUMNOS LO PRIMERO QUE DEBEMOS HACER ES ANIMAR LA LECTURA CON LO QUE NOSOTROS CONOCEMOS COMO DOCENTES LECTORES: DE NO SER ASI PRIMERO A LEER PROFES Y DEJAR QUE LOS ALUMNOS SEAN PROTAGONISTAS DE SUS INQUIETUDES LECTORAS, PERSONALMENTRE NO PERMITO IMPOSICIONES. UN ADECUADO PLAN LECTOR DEBE LLEVAR CONSIGO ESTRATEGIAS DE PROMOCION LECTORA Y ANIMACION LECTORA QUE SON COSAS MUY SEPARADAS Y QUE BIEN TRATADAS NOS DARAN LUCES SOBRE LOS LOGROS QUE DESEAMOS EN NUESTROS ALUMNOS. OTRO ASPECTO ES LA CAPACIDAD DOCENTE PARA ENFRENTAR EL RETO, HAY QUE CONOCER ESTRATEGIAS PARA LA COMPRENSION LECTORA; SIENDO REALISTAS SI NO LEE EL DOCENTE CON QUE CRITERIO PUEDE ORIENTAR LA LECTURA

    Responder
  6. Arturo

    Estimado Walter,
    el profesor debe estar bien informado sobre las lecturas que va a proponer antes de animar las lecturas. Por supuesto, que si solo se queda en seleccionar textos y no los lee, obtendrá un pésimo resultado. Al gun alumno muy avisado lo sorprendera con el texto u otros ya leidos…
    si el profe conoce bien el texto la motivacion por la misma tendrá la fuerza de la convicción personal, el testimonio de parte y ello en buena cuenta, contagia al alumno para que se involucre con el texto.
    saludos

    Responder
  7. wendy silvestre medina

    me parece muy bien que hoy endia se preocupen mas por la educacion de nosotros los jovenes del mañana los felicito- gracias

    Responder
  8. Jorge

    Quiero empezar por felicitarte, tu articulo me sorprendio gratamente por tu sencillez y por el ir directo al grano. Llevo casi quince años impulsando la lectura (en aquel momento no lo llamabamos pomposamente PLAN LECTOR ) pero una lectura que sea afin con los jovenes con los cuales comparto el curso de literatura y si, he tenido que enfrentarme con padres escandalizados por que sus hijos estaban leyendo a Bayli en "Yo amo a mi mami" o "Tres dias para Mateo" sin embargo segui adelante, cometiendo algunos errores pero superandolos siempre. Al igual que tú creo que los libros de autoayuda son en realidad un especie de acto de contriccion de algunos maestros que a traves de ellos hacen un mea culpa por la falta de valores que se imparten en algunos de nuestros colegios…A ver cuando escribes nuevamente algo tan importante como esto para seguir creciendo como maestros.

    Responder
  9. Waldis Ayamamani Torres

    No, no, no; los profesores están interesados, casi siempre, en "hacer hora" en los momentos de PLAN LECTOR. He notado que gran cantidad de profesores casi están en contra de su voluntad en los salones de clase (sobre todo en los colegios estatales -aunque gran cantidad de particulares no se salvan-). Es decir, que propiciar un Plan lector en el alumnado es una empresa muy difícil, diría casi imposible, porque el "timón de barco", el "maestro", el profesor a duras penas puede articular una oración, (reflejando una carencia abismal de lecturas), ¿cómo podría liderar un plan lector? Pongámonos en el lugar del alumno perspicaz (que casi no hay), se llevará una profunda decepción al constatar que su "profe" no ha leído mucho o casi nada, y ¿por qué? porque NUESTRAS PALABRAS REFLEJAN NUESTRAS LECTURAS. Y si nuestros profesores habrían leído algo, tendrían una riqueza en el vocabulario, una mentalidad simbólica, una emancipación de los problemas; porque las palabras son símbolos que nos abren el camino a la libertad. EL HOMBRE MÁS LIBRE, MENTALMENTE HABLANDO, ES AQUEL QUE CONOCE EL SIGNIFICADO DE MÁS PALABRAS. Y, por analogía, el profesor que domina más palabras puede hacer más creativa una sesión de aprendizaje, bajar al nivel del estudiante y llevarlo "de la mano" a un sentido de apertura y tolerancia, menos agresivo, menos belicoso, en suma, más humano. En el Perú, una utopía. El Plan lector es un "giro de cintura" al problema mayor: la desimbolización del hombre.

    Responder
  10. Arturo C

    Certero análisis tuyo Waldis: ese tipo de profesores echa a perder cualquier plan lector, pero ello no debe detener su implementación. No se debe dejar el trabajo de los ingenieros a los carpinteros, es decir, he visto que en muchos colegios privados quienes deciden son los padres de familia y el director y subdirector y eventualmente los profes de comunicacion y cuando estos tienen pleno poder de decisión anteponen sus prejuicios al librepensamiento.

    Sin embargo, personalmente he tenido gratas experiencias con el plan lector a partir de comprender que se trata de invitar a la lectura o imponer las lecturas que le gustan al profesor.

    Los chicos SI LEEN, pero lo hacen con aquello que los motiva y la triste realidad es que muchos profesores son desmotivadores. un abrazo

    Responder
  11. claudia cervetto

    yo acabo de escribir un libro "revelaciones del Principio del fin" deberian incluirlo en el plan lector para hacer seres humanos concientes de que estan aca de paso y lograr adultos integros..
    pero en este pais todo se mueve con vara lastima.

    Responder
  12. Arturo C

    Hola Claudia, debes hacer todo lo posible por difundir tu libro. A diferencia del pasado, hoy contamos con medios de difusión que pueden combatir las argollas editoriales. Posiblemente la rentabilidad no sea grande, pero puedes lograr difundir tu obra a muchos lectores. Tambièn existen editoriales independientes que apuestan por nuevos escritores. Probemos de todo. Saludos.

    Responder
  13. Giannina Bustamante

    También tengo pendiente la lectura del Ulises de Joyce. Tal vez sea para el verano…

    Con relación al tema del artículo, creo que el trabajo dentro de un colegio, difiere mucho del de la universidad. De acuerdo, no hay tanta "libertad" de escoger, porque los libros que se recomienda a los alumnos deben ser atinados en todo sentido. No obstante, sostengo que sí es posible ponerse de acuerdo al plantear el plan lector y que también es posible negociar y sustentar la importancia de leer algunos libros claves en los distintos grados de la EBR.

    Es necesario bucear entre la oferta editorial, porque no todo es igualmente valioso y es preciso tomar decisiones con criterio literario y pedagógico. ¡Se puede! y así, después de mucho leer y escoger, se hace avanzar a los alumnos y por supuesto, a los profesores.

    Responder
  14. Gloria

    Gracias por su artículo. Nos ayuda a entender lo difícil que puede resultar para los profesores la ejecución del Plan Lector. Veo con impotencia a familiares que con mucho sacrificio compran toda la lista de libros que el colegio les exige. Y cuando le pregunto a mis sobrinas sobre las lecturas, ellas me responden que "solamente leen la parte que les toca". Es decir!. Pienso que algo está fallando. Y ese "algo" también puede venir desde casa.
    Otro asunto que menciona, y lo he experimentado en cierta forma, es la "censura" . Recuerdo que, estando mi hija en cuarto grado de primaria, había comentado a la profesora que había leído los tres primeros libros de "Harry Potter", y un libro sobre ángeles (que su tía dejó olvidado y ella se lo quedó y leyó a la brevedad). Ante esto, la profesora le respondió que NO DEBÍA LEER TANTOS LIBROS DE FANTASÍA. Lo cual no me pareció correcto. En fin, gracias al cielo, ella lo pensó y decidió que leería todo lo que le pareciera interesante. Como parte del Plan Lector ya pasó por varias obras de Cuahutémoc, El Delfín de Bambarén, El Perfume, entre otros. Ya conoció a Bayly. Ahora está con la onda de los cuentos de terror y suspenso. Y al mismo tiempo aventurándose a su primer libro de Mario vargas Llosa. Creo que en cuestiones de lectura, lo menos que hay que hacer es discriminar.

    Responder
  15. Arturo C

    Totalmente de acuerdo, Gloria; yo he sido testigo de cómo algunos colegas desmotivaban la curiosidad por leer en vez de motivarla. Es el temor por verse desafiados por algo que desconocen y que los alumnos sobre quienes desean poseer la ventaja del conocimientos puedan acceder. Hay que leer todo aquello que nos guste y finalmente formarnos un criterio personal y someterlo al juicio de otros. Ello contribuye a formar ciudadanos democráticos y tolerantes con las opiniones diferentes. Y sí no hay que ser prejuicioso para leer.

    un fuerte abrazo

    Responder
  16. Karla

    Si bien, hace algunos añitos atrás no había el plan lector, tenía a una profesora que nos hizo leer en clase un párrafo de Decamerón; el cual, todas salimos sonrojadas y si bien recuerdo la madre superiora lo canceló, de allí no me acuerdo que hayamos leído otro libro. Realizábamos más actividades de manualidades que alentar a la lectura. Hasta que una de mis primeras noches en Arequipa, un amigo me regalo un libro que me cautivo de tal manera que no deje de leerlo hasta las 4am del día siguiente y solo dormí 03 horas para luego ir a trabajar, desde entonces he leído casi todos sus libros y quién tengo la esperanza de algún día conocer en persona. El alquimista será uno de mi libro favorito y seré la eterna enamorada de Paulo Coelho.

    Responder
  17. Arturo C

    hola Karla. Siempre he dicho que hay que leer sin prejuicios y mucho mas quienes nos dedicamos a la promocion de la lectura. Hizo muy bien tu profesora en mostrarles ese texto sin temor a la censura que solo desalienta el animo de escribir. A Coelho mis colegas lo detestan sin haberlo leído!!! muy mal . Yo disfrute mucho 11 minutos. Un fuerte abrazo

    Responder
  18. TERESA

    HOLA, ARTURO.
    HE LEÍDO ATENTAMENTE TU ARTÍCULO Y HE PODIDO DARME CUENTA DE QUE ALA LARGA, ESTO DEL PLAN LECTOR TRAERÁ UN SIN FIN DE PROBLEMAS MÁS QUE SOLUCIONES DE LA DEFICIENTE O FALTA DE LECTURA EN EL PERÚ, CUANDO EN LOS COLEGIOS QUIENES SE ENCARGAN DE PROGRAMAR, ORGANIZAR O REALIZAR ACTIVIDADES O SESIONES DE PROMOCIÓN DE LECTURA O COMPRENSIÓN LECTORA NO SABEN QUÉ QUIEREN LOGRAR CON ELLO, EN UN AÑO, O MÁS.
    EN PRIMER LUGAR, SABER QUÉ TIPO DE ALUMNOS TENEMOS EN LA INSTITUCIÓN DONDE TRABAJAMOS, CON QUÉ TIPO DE PROFESORES,CONTAMOS PARA EL APOYO-COORDINACIÓN, QUÉ TIPO DE TEXTOS; QUÉ TIPO DE OBJETIVOS, QUÉ TIPO DE MATERIALES O RECURSOS TENEMOS O NECESITAMOS, ETC, ETC. PARA QUE VALGA LA PENA UNOS 20 MINUTOS, 30, 40, 50 O UNA HORA QUE SE DEDICA A LA LECTURA (ACTIVIDADES O LECTURA EXCLUSIVA).
    PARTICULARMENTE, LAS COLEGAS DE COMUNICACIÓN HEMOS TRABAJADO CON LOS DEMÁS PROFESORES QUE TRABAJAN EN LA INSTITUCIÓN BRUNING COLLEGE, DE CHICLAYO Y SIEMPRE ESTAMOS AL TANTO DE QUÉ SE PUEDE INCLUIR, EXCLUIR, ACOMODAR, EN PRO DE FORMAR UN HÁBITO DE LECTURA. PORQUE DE LO QUE SÍ ESTAMOS SEGUROS ES QUE LOS ALUMNOS NO LEAN PORQUE SE LES MANDE A HACERLO. LUEGO, APUNTAREMOS, ESPECÍFICAMENTE A PROMOVER EL DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES FUNDAMENTALES DE TODO SER HUMANO QUE SALE DE UNA FORMACIÓN NORMATIVA, QUE ES LA ESCUELA. OBVIAMENTE QUE DESDE EL MOMENTO QUE EL ALUMNO GUSTA DE LEER, YA ESTÁ AMPLIANDO SU CONOCIMIENTO, SU VOCABULARIO, PERO SOBRE TODO A IMAGINAR, INFERIR,ETC.

    Responder
  19. Arturo C

    Hola Teresa, gracias por tu comentario. Lo primordial es tener en cuenta lo que el alumno gusta de leer y complementarlo con lo que creemos necesita leer. Para ello hay que ser desprejuiciado y un tanto selectivo tambien. Tener en cuenta que no solo se debe leer literatura (cuento, novela, teatro, etc) sino cualquier texto que invite a la lectura que podria ser un reportaje, crónica, biografía, texto cientifico de divulgacion, etc. Es mentira eso de que los alumnos no les gusta leer. Leen aquello que los motiva y si el maestro no está motivado no transmitira esa inquietud a su salon.

    diseñar muy bien la sesion de lectura. En clase no se debe leer sino discutir comentar, solo leer fragmentos claves luego de que el estudiante haya tenido un tiempo prudencial y privado en casa donde leer y disfrutar.

    El plan tiene muy buenas intenciones, nos toca en la experiencia enmendar y completar aquello que no funciona. un fuerte abrazo

    Responder
  20. Jaedong

    Cómo puedo hacer para tener actividades atractivas para el desarrollo de talleres de plan lector. Sucede que tengo horas de trabajo en ese taller y se me están acabando las ideas.

    Responder
  21. Arturo C

    hola Jaedong, te sugiero que a la motivación y a la lectura del texto (que no debe ser en clase salvo para repasar fragmentos claves) le agregues actividades interactivas que involucren su participación en situaciones del relato que las escriban y tb las verbalicen. Que comenten libremente su opinión sobre la historia una vez terminada. Mientras haya mayor diversidades de interpretaciones mejor y si hay polémica, mucho más. Evitar como profesores sentenciar una sola interpretación del texto, que ellos vuelen libremente.

    Evitar las tareas tipo resumen, biografia del autor u otro similar, los ahuyenta. Conforme vayan acumulando lecturas pedirles que establezcan relaciones entre los temas, personajes, lugares, etc.

    Lo fundamental es lograr que lean el texto y para ello sera importante sembrar inquietudes.

    Te paso este link
    http://www.fce.com.ar/ar/libros/listado.aspx?cat=c&idCol=18http://www.fce.com.ar/ar/libros/listado.aspx?cat=c&idCol=18

    El Fondo de Cultura Economica tiene una coleccion "Espacios de lectura" que es muy muy buena. Estan en Crisol y Virrey, te ayudaran mucho

    saludos

    Responder
  22. Gustavo von Bischoffshausen

    Hola: Felicitaciones por este articulo y por lo comentado acerca del Plan Lector. Yo soy bibliotecario y no es facil encontrar este tipo de evaluacion. Me encuentro en un proceso de recomendar titulos de la Editorial San Marcos: libros baratos y algunos de autores peruanos. Buenos en principio. Pero no se cual es el valor de los materiales didacticos que publican, ni tampoco el valor de las ediciones de los clasicos para niños y jovenes. ¿No es mejor tener la obra misma y un profesor (a) mosca? ¿Cuales titulos recomiendan? Cualquier ayuda es

    Responder
  23. Arturo C

    hola Gustavo. El catálogo de San Marcos es muy bueno en autores peruanos. Los alumnos conocerían sobre como se representan otras realidades del Perú en la literatura. No sé los costos pero son menores que Santillana, Norma, etc. como seguro lo has visto.
    Mi experiencia me dice que cuando los colegios intermedian la compra el beneficiado es la editorial, el colegio y un poco menos el alumno, si es que no se indaga en cuáles son los intereses de lectura generales que poseen. Pues cada editorial tiene una linea en su coleccion de Plan Lector. Yo prefería elegir mis textos, asegurarme que los alumnos podían conseguirlo (la aventura de buscar en libro en grupo o con los padres es importante) y también la variedad. No tienen que ser necesariamente literatura (novela, poesia, teatro), pueden ser relatos de viaje, crónicas, memorias, diarios de cientificos, intelectuales, etc. O textos de divulgacion cientifica escritas para un publico que se inicia, por ej. una vez un alumno de ciencias física me dijo que le gustaba Stephen Hawkings "El universo en una cascara de nuez".Si logramos variedad cubriremos mejor los intereses de los alumnos.
    En suma te recomiendo
    1) lecturas variadas
    2) indagar intereses generales de los alumnos
    3) armar tu propio plan lector (hasta donde la institucion te lo permita, pues hay cada colegio….)
    4) disponibilidad del libro

    a mi me fue bien con

    Sidartha, Demian, Bajo la rueda (Hesse), Rebeldes (Susan E. Hinton), Templado (Jorge Eslava), Tres dias para Mateo (J.A. Galloso), Cinco para las nueve y otros cuentos (Alonso Cueto), buena suerte

    Responder
  24. Johnnie

    For meat chicken, pork or veal, grilled, just about any sort, as they are, through their very own soft taste, revive and beautify any meal. The most significant aspect of finding out how to make wine in your own home is selecting the most appropriate grape variety. This is just a little bit of information on the reason why you want to grow grapes and several different kinds and what they’re mainly useful for. One source I’ve found very helpful is

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *