Vestidos patinaje sobre hielo en Perú

[Visto: 4021 veces]

Hola. Buenas tardes amigos. Quiero contarles algo de mi experiencia con el patinaje sobre hielo.

En los últimos meses he tenido la oportunidad de desarrollar mi pasión de la infancia: el patinaje artístico sobre hielo. Desde los doce años me encantan las películas de este tipo y soñaba con más adelante poder patinar a nivel profesional, usando uno de esos bonitos vestidos. Lamentablemente en el Perú nunca hubo una pista de hielo apropiada hasta muuchos años después.

A los quince años me fui de viaje a Miami y allí busqué por todo sitio una pista de hielo hasta encontrarla. Mi primera vez en el hielo no estuvo exenta de varias caídas porque soy muy osada, sin embargo rescato que aprendí a patinar para atrás y viví la emoción de deslizarme al ritmo de la música, como si fuera una patinadora profesional.

Cuando se inauguró Apolo Ice skating en el óvalo gutiérrez recuerdo haber ido un par de veces también, a pesar de que la pista era pequeña, tengo buenas memorias; lo único malo fue que debido a mis estudios se me hizo imposible practicar.

Diez años despúes a mis 27 años, he encontrado la oportunidad de practicar este deporte en las clases de patinaje que ofrece Iceland Park, incluso vamos a tener una presentación el 20 de julio de este año.

Volver a patinar sobre hielo significó un gran cambio en mi persona, volví a inspirarme y a ilusionarme durante mi día, muchas veces era el mejor momento luego del stress y presión del trabajo, bajé mucho de peso por ser un deporte bien exigente y hasta intenté hacer otras disciplinas como ballet para ayudarme a desarrollar mi flexibilidad.

Tambien me dio pie a tener un pequeño emprendimiento: vestidos para patinaje sobre hielo, al observar que en Perú no había un lugar donde vendieran esos vestidos, tuve que importar dos modelos a precios muy altos (150 usd c/u en promedio) y luego de estrenarlos y ser la estrella por un día en la pista, tuve la necesidad de tener más vestidos, de otros colores y diseños para así poder inspirarme en mis rutinas. Llevé un curso de creatividad publicitaria en IPP que me ayudó mucho a darle forma a este proyecto personal. Fue así que nació la idea de Nice, vestidos para patinaje sobre hielo. Ya tenemos nuestro primer fanpage y video en youtube.

Es increíble tener la oportunidad de desarrollar un emprendimiento en el área que nos apasiona, no se siente como un trabajo sino como un placer. Estoy segura que podré combinar los desafíos del trabajo, mis estudios de especialización y este nuevo proyecto personal.

A todo aquél que le guste el patinaje sobre hielo, le invito a darle like a nuestra página y ver los modelos que tenemos.

Somos la primera tienda peruana en ofrecer vestidos de patinaje sobre hielo. www.facebook.com/niceperu

http://youtu.be/rOPu8G6J3P4

Vestido Nice

Decálogo del patinador

Sigue leyendo

Amor Prohibido

[Visto: 2956 veces]

Contengo la respiración. Sus grandes ojos de vidrio se fijan en los míos durante un momento que parece eterno. Acerco lentamente mi rostro al suyo y puedo sentir los latidos de mi corazón acelerándose como un tambor. Rozo sus labios y su calidez contagia mi cuerpo. Mis manos recorren su perfecta figura y con cada caricia la porcelana se transforma en carne. A lo lejos escucho el sonido del agua hirviendo y los canturreos monótonos de mi mujer.

Nuestro primer encuentro se dio cuando paseaba por un centro comercial en el Barrio Chino. Andaba distraido hasta que sentí una mirada penetrante sobre mi nuca. Volví la cabeza y sólo pude ver, detrás de una vitrina antigua, una colección de muñecas de porcelana. Quedé sorprendido cuando al acercarme, vi un par de ojos azules que seguía mis movimientos. Si los ojos eran indescriptibles, el resto era aún más delicioso. Su tersa piel de alabastro contrastaba con su cabellera azabache, cuyos rizos caían delicadamente sobre su figura esbelta. Sus labios carmesí sonreían seductores, haciendo juego con un vestido rojo de gala. Una aparición materializada en porcelana, encaje y seda.

Artémis

Nunca llegué a entender porqué la dueña de la tienda no me cobró ni un centavo por la muñeca, será que solo hablaba chino. Fue así que en cuanto entré y fui al lugar de la la vitrina de inmediato me la entregó sin decirme una palabra.

Ese día la llevé con cuidado hasta mi casa. Como temía que mi mujer pudiera encontrarla, busqué un lugar apropiado para ella en el sótano. Y allí coloqué su altar. No me pareció mejor nombre para ella que Artémis, diosa cazadora de la luna, por la semajanza de su piel con el brillo lunar y su enigmática seducción.

Mi temor a que mi esposa me prive de este pedacito de felicidad, era fundado. Noelia ya no era la misma mujer cándida, dulce y servicial con la que me casé. Se había transformado en una bruja que me hacía la vida imposible por pura costumbre. Nuesta vida de casados era un sucesión rutinaria de peleas por dinero, reclamos, obligaciones y conversaciones sin sentido. No dormíamos juntos porque no me inspiraba deseo verla siempre en la misma ropa gris, con su eterno peinado de cola de caballo y su figura descuidada.Artémis se transformó en mi refugio y volvió a reanimar la llama de mi pasión. Ella siempre estaba ahí, sensual, sonriente y dispuesta a escuchar mis glorias juveniles, mis problemas y días más tarde, mis confesiones de amor. Ella nunca me respondía, mas su mirada acompañaba mis pasos y ya no me sentía solo.

Transcurrió una semana y mientras más tiempo pasaba en ese idilio sentimental, Artémis adquiría una apariencia más humana. Primero fue la manera en que parecía que las comisuras de sus labios adquirían movimiento, luego fue la manera como sus cabellos adquirían vida propia bajo la luz de las velas y lo más sorprendente fue cuando toqué su rostro por casualidad y su textura se volvió similar a la piel humana…

El pitido del agua hirviendo me trae de vuelta a la realidad.
Artémis está en mis brazos y mis sueños se han vuelto realidad. Nuestro primer beso y mis caricias bastaron para transformarla en una mujer real. Siento su cuerpo cálido y sus brazos firmes alrededor de mi cuerpo. Sus labios comienzan a bajar por mi cuello.
La oscuridad del sótano donde nos encontramos despierta mis deseos más íntimos con ella.

Interrumpen mis reflexiones, unos pasos precipitados bajando por la escalera que da al sótano.
Aprieto la cintura de Artémis con firmeza y le digo que mi esposa está a punto de descubrirnos.
– Eso no sucederá- dice Artémis.
Artémis se levantó, despeinada por el momento y se ajustó el soberbio escote de su vestido. Atraviesa la puerta del sótano que da a la escalera y la cierra detrás de ella.

Puedo escuchar muy cerca los pasos atolondrados de mi mujer y el andar delicado de Artémis. Luego, silencio.

Pasaron 5 minutos y Artémis regresa, diciéndome que ya no seremos interrumpidos. Embriagado por la felicidad y la pasión, nos entregamos al momento de amor. Cuando salimos, veo tirada en el último peldaño de la escalera que da al sótano, una muñeca de porcelana, vestida de gris, con una cola de caballo y el rostro de Noelia. Sus ojos inmóviles me miran con reproche…

– ¡¡Ernestooo!! !!Se hace tarde para que me lleves al trabajo!! Levántate de una vez bueno para nada. No sé porqué nunca le hice caso a mi madre cuando me dijo que arruinaría mi vida de casarme contigo. – Dijo Noelia, cuando el sonido del despertador, interrumpió el sueño mas hermoso que tuve alguna vez en nuestros 25 años de matrimonio. Sigue leyendo

El destierro de las Gacelas Thompson

[Visto: 5082 veces]

De (más) joven y a punto de terminar los insufribles años de la adolescencia tenía una teoría que no sé cómo ni bajo qué destino maquiavélico pudo haberse formado en mi mente, se explicaría quizás por mi temprana fascinación por los animales salvajes o tal vez por mi gran defecto de querer buscarle una enrevesada explicación a las cosas más convencionales (lo simple a veces no funciona para mí), el punto es que se me quedó grabado el siguiente planteamiento:

Tenemos a las gacelas Thompson, sí, esos gráciles y frágiles animalitos de la Sabana que usualmente terminan sus días como la cena de los animales más veloces que existen sobre la faz de la tierra: los guepardos, bueno pues estos inocentes tienen como único mecanismo de sobrevivencia la habilidad de distraer y confundir al enemigo! Cómo? Pues zigzaguean por el campo, cada vez que el guepardo les ha echado el ojo para hincarle el colmillo, echan la carrera pero no van nunca en la misma dirección y cambian constantemente de ruta… Siendo el guepardo el rey en largas distancias pierde velocidad ante esos cambios de dirección y esta táctica termina resultando la diferencia entre la vida y la muerte para las Thompson.

He aquí el momento de mi revelación…y que si las chicas fuéramos como las gacelas, no sería obviamente un factor determinante de supervivencia en aquel campo de batalla que es el amor, la habilidad de distraer y confundir al oponente, obviamente después que los individuos (léase guepardos) menos aptos y perezosos (poco merecedores de la gacela) salgan confundidos de esta tácticas de defensas, sólo el guepardo más apto, hábil y que conozca tan bien a la gacela como para anticiparse a sus movimientos podría quedarse con ella (obviando claro el salvajismo que ocurre en el mundo animal cuando pasa eso). Aquí se grabaron las 3 palabras que escudarían muchas de mis acciones futuras: mecanismos de defensa.
Fue así como las¨ inocentes¨ gacelas pasaron a ser las villanas de la obra, no contentas con ser una extravagante idea, se instalaron en el inconsciente, y aquellos mecanismos de defensa pasaron a ser la venda que elegía ponerme antes de comprometerme demasiado, mis tácticas de distracción, las distracciones que yo misma me ponía en el camino para evitar ver y evitar tomarme un rato para pensar lo que verdaderamente quería, algunos guepardos que podrían haber tenido potencial salieron perjudicados.

Todo cambió al darme cuenta lo que las gacelas habían ocasionado, no solo me restaba poder al considerarme en la escala inferior de la pirámide alimenticia, sino que metafóricamente me seguía visualizando como la presa. Decidí acabar con las gacelas y ser yo misma una leona (al final son más responsables y aguerridas que los guepardos y leones) y batallar en la Sabana con todas las cartas sobre la mesa.

Destierra a las gacelas, a la larga hacen más daño que los colmillos de cualquier guepardo. Sigue leyendo

El Don (Cuento por capitulos)

[Visto: 2356 veces]

Capitulo 2: La Revelacion

No hay vuelta atras. Primera leccion: no se puede deshacer un pensamiento. Aun recuerdo como con todas las ganas me puse a imaginar, a creer con toda mi fuerza que lo que acababa de hacer no habia pasado pero nada cambio… Segui sumida en el dolor de haber perdido al ser que mas queria en mi vida…

Mi viaje desde entonces ha sido largo y penoso, sin embargo desde el dia que sali del pueblo rumbo al bosque interminable, el recorrerlo dias y noches enteros me entrenaron en una habilidad: domine la tecnica de poner en blanco el cuaderno mental de mis pensamientos, solo me dedicaba a observar las cosas y dejar pasar el tiempo que cambiaba el panorama. No se cuanto tiempo pudo haber pasado pero sin duda era lo suficiente para sentirme una extrana en ese mundo que antes juraba yo pertenecia.

Hasta que entonces, me di cuenta alguien me esperaba al final del camino que recorria. Era el muchacho mas atrayente que haya visto nunca, sin embargo al fijarme en su mirada tuve un primer impulso de alejarme cuanto antes de el. Sin poder determe me invadio un sentimiento atroz de ira y el mecanismo que habia perfeccionado para no emitir un solo pensamiento problematico se vino abajo y pense en desaparecerlo…

Cerre los ojos antes la inminente consecuencia de lo que habia hecho pero al abrirlos el seguia alli, parado firmemente en el mismo lugar, esperandome y riendose con burla:

El Muchacho

– Parece que nunca cambias. Ya esta claro que por mas que en tu naturaleza este odiarme siempre terminas encontrandome.

Mi corazon dejo de latir un minuto, de pronto algunos episodios de una vida pasada se inscribieron en mi mente. Era imposible, pero cual era la respuesta? Desee con todas mis fuerzas que el fuera solo producto de una alucinacion… Nada sucedio. El volvio a hablar:

– Tus pequenos trucos nunca van a poder conmigo – Luz y Oscuridad jamas podran anularse mutuamente, no pueden existir el uno sin el oto. Por eso estoy aca. Ahora quizas quieras que te ensene algunos de mis trucos ….

Continuara Sigue leyendo

EL DON (Cuento por capitulos)

[Visto: 2425 veces]

CAPITULO 1: UN TRISTE REGALO DE CUMPLEANOS

Se decía en aquel pequeño pueblo de tejas rojo sangre al pie del lago que no había niña más feliz que Maryu. Era simplemente encantadora con su mirada azul y su rostro níveo de hada buena, además de hermosa era dulce y de corazón noble.

Las demás niñas envidiaban a Maryu porque sus papas siempre les decían que debían ser como ella y ellas muy bien sabían que sus papis darían todo por tener una hija así.
Fue el día de su undécimo cumpleaños que hasta los espíritus del bosque le dieron un regalo a la buena Maryu para que lo use con sabiduría, el don acaso más interesante y peligroso que puede recibir un humano. Pero Maryu no era humana, así que los espíritus pensaron que no habría riesgo.
Maryu

Maryu que desconocía su verdadera naturaleza y se hallaba tan normal como cualquiera, despertó esa mañana, inmensamente feliz y deseo que hubiera un cielo hermoso y un arco iris coronándolo para que acompañe su estado de animo. Grande fue su sorpresa cuando al asomarse por la ventana vio que su deseo se había hecho realidad.

Su anciana tía le había preparado un delicioso desayuno con bayas silvestres y miel, Maryu le dio un beso y tomo su mano diciéndole que no se preocupara mas por las cosas de la casa, que debía descansar porque el medico le había encargado guardar cama para proteger su corazón del mal que hace anos le aquejaba. La anciana que tanto la amaba, subio a descansar.

Maryu termino de comer su dulce desayuno y se contuvo a pensar un rato, desearia no ver sufrir tanto a aquella buena mujer que la cuido desde su nacimiento, por un momento penso si acaso una existencia plena podria coronarse con una muerte dulce si eso le ahorraba el dolor de una penosa enfermedad y desterro enseguida este pensamiento cuando oyo un golpe seco en el segundo piso de su casa.

Antes de terminar de subir las escaleras se habia dado cuenta de lo que estaba pasando, su corazon le previno de la desgracia que estaba a punto de presenciar cuando vio a su anciana tia, recostada en la alfombra al pie de la cama, desvanecida, parecia que dormia. En vano intento llamarla una y otra vez, su vida se habia extinguido.

———————————————————————————————CONTINUARA (solo si ustedes quieren) Sigue leyendo

EL BAILE DE LAS SOMBRAS

[Visto: 27507 veces]

Escribir es una excelente forma de liberarse de los fantasmas personales. En la ficción todo esta permitido…Escribí este cuento hace mucho y trata acerca de uno de mis temas favoritos: la obsesión. Anímense a comentar, todo comentario será bienvenido 🙂
“Usted ha sido invitado al fabuloso baile de máscaras organizado en honor de la fiesta de bienvenida de la señorita… que regresa luego de un exitoso postgrado en el extranjero, acompañada de su novio…

-Que pedazo de basura. Detesto estos acontecimientos formales-. Expresó el joven.

…Dentro de esta invitación, encontrará la máscara que lo caracterizará en la fiesta. A usted le ha tocado el personaje de…

-¿El bufón melancólico? ¡Qué demonios! ¿A quién se le habrán ocurrido estas caracterizaciones? -.Dicho esto, arrojó el resto del papel y abrió el sobre que contenía la máscara. Se colocó frente al espejo.

No tendría más de 25 años, era alto y delgado. Su figura espigada y su rostro con rasgos de niño, lo hacían irresistible para algunas. Sus dedos largos tomaron la máscara y se la colocó encima. La máscara era muy colorida y exótica, pero la expresión del rostro que contenía no revelaba vida, con ella se asemejaba a un personaje de carnaval venido a la desgracia. Sin embargo, estaba hecha a su medida y decidió ir.

Ya es más de la medianoche y para variar me encuentro pensando en mi cuarto. Uno de mis más grandes defectos es pensar mucho, injustificadamente y a cada momento sobre casi todo lo que me pasa. Pienso tanto que incluso creo tengo ya una vida paralela de todos mis pensamientos y las alternativas del curso de mi vida que responden a ¿que hubiera pasado si? Pensar así es agotador y más que nada pensar en él, porque el ocupa una buena parte de mi mente.

Me desperté y había soñado que volaba nuevamente, según lo que he leído es mi inconciente demostrándome a mi misma que amo la libertad y nada debería encadenarme. Es una reflexión interesante pero no tengo tiempo, tengo que ver los últimos preparativos de la fiesta. Va a ser una jornada agotadora.

Horas más tarde, comienza la fiesta. Uno a uno van llegando los invitados, en un desfile de personajes de carnaval único, yo misma me encargué de elaborarle a cada uno de ellos una nueva identidad para la fiesta. Los trajes que acompañan las máscaras son de los más vistosos, hasta el momento ya voy contando 3 curas rebeldes, 1 rey sin trono, 1 virgen alegre, 2 políticos corruptos, 1 mendigo loco y como 6 vedettes. Mi novio va de guerrero tímido y yo soy la princesa trastornada. Todos parecen estarlo pasándolo muy bien y me aparto un rato de la multitud hacia la puerta principal y mi corazón se detiene por unos momentos cuando veo venir al bufón melancólico.

Caminando bajo la luz de la luna, que no hace más que resaltar la palidez de su máscara en contraste con el colorido tocado, el personaje que representa es entre todas las máscaras el que creo yo se parece más a la persona real. Me acerco a él y le digo:

-Tanto tiempo sin verte, sabía que vendrías.
-¿Tú has organizado todo esto? ¿Por qué me tenías que invitar a mí?
-Porque quería verte. ¿Por qué viniste tú en todo caso? Te hago una propuesta, no entres a la fiesta, quédate conmigo y vamos a caminar para que comprendas.

Sin decir nada, comienzo a caminar y me sigue. Salimos de la casa y vamos camino a un lugar totalmente familiar para mí donde quizá pueda obtener la libertad tan ansiada. Llegamos a un parque cercano, rodeado de árboles retorcidos, ideales para trepar. Me volteo a verlo un instante.

-Todavía tienes la máscara puesta.-. Le digo y acerco la mano para quitársela.
-Y tu la tuya. No déjalo, me gusta así. Además no creo que quieras que tu novio o tus conocidos te vean conmigo.
-Eso ya dejó de importarme ahora, en este momento mismo no estoy actuando racionalmente. Solo quiero dejarme llevar.

Inmediatamente, sin poder controlarme le doy un beso y él lo continúa. Todo esto está mal, no debería ser así pero ahora no puedo pensar, solo la emoción del momento es la que guía mis acciones y mis manos lo acarician casi con necesidad. Todo es demasiado peligroso y delicioso para parar pero ya de nuevo se activa mi conciencia y me doy cuenta que estamos recostados en el jardín y rodeados de árboles, he abandonado la fiesta para irme con la persona que se ha convertido en una obsesión para mí. Han pasado años ya y no he podido olvidarlo. Doy por finalizado el largo beso, apartándome de él y le digo:

Ayúdame. Esto está todo mal, no puedo estar haciendo esto justo ahora que estoy tan bien.
-Sólo porque tienes una buena carrera, un novio perfecto y un futuro prometedor ¿verdad? Tienes que darte cuenta que todo esto es demasiado de cuento de hadas. La realidad no es así, hay cosas incontrolables. Solo ocúpate de vivir.
-Justamente esas cosas incontrolables son las que me aterran … En especial aquí y ahora, cuando no puedo manejar mis emociones. ¿Y todo por que? Para ti no seré más que una aventura y no me permitirás entrar en tu vida.
-Eso es cierto, pero es tu problema.
-Sí, tienes razón. Vivo enamorada de un imposible, idiotizada por una ilusión. Tú no eres más que eso para mí.
-Aún así has podido seguir con tu vida a lo largo de estos 7 años. No sé de qué te quejas.
-No puedo ser libre contigo metida en mi cabeza, desearía que desaparezcas de mi vida.
-Sólo tú puedes hacer eso.

Dicho esto me levanto y le alcanzo una mano para que el también lo haga. Se levanta y tomo su rostro entre mis manos, juego con su cabello y comienzo a moverme siguiendo una música imaginaria. Él me sigue la corriente, seguramente pensando en mi locura. Y continuamos así, nuestras sombras largas e infinitas a la luz de la luna se mezclan, hasta fundirse en una sola, en un abrazo que no tiene fin. Siento el tibio calor de su sangre recorrer mis manos y puedo ver el brillo del punal que use para eliminar uno de mis fantasmas.

Sigue leyendo

Carta de amor ficticia

[Visto: 280110 veces]

Breve explicación: La presente carta es solo producto de mi imaginación y/o desvaríos mentales, fue concebida para participar en el concurso de “La Carta de Amor” de Caretas del año 2005. En ese entonces no conocía el amor y realmente me costó un poco inventarlo, pero hice mi mejor intento ;).

Amor

Querido y recordado xxx

Se que te sorprenderá recibir esta carta cuando ha pasado mucho tiempo desde la ultima vez que nos vimos, 4 décadas, ¿verdad?. Por favor, toma las cosas con calma, te conozco y ya me imagino tu reacción, te pido serias disculpas por no haber intentado retomar el contacto contigo antes, no tengo excusa para mi cobardía a encarar mis sentimientos ni para esta dejadez que me predispuso a no intervenir con el devenir de los hechos…Ahora lo sé, años de experiencia me convencieron que el destino de una persona está en las decisiones que tome y más aún, al tener a mi linda nieta a punto de casarse, recordé que una existencia puede estar maquillada con todos los logros y beneficios que la instrucción y el dinero pueden otorgar pero en el fondo permanecerá hueca y sin vida, si no se ha sido capaz de reconocer el amor.

Quiero que sepas que ahora si puedo pronunciar las palabras que durante años temí reconocer: TE AMO. Siempre lo sentí y quizá esta llama nunca se extinga. Decidí decírtelo y con esto intervenir en mi destino, el mismo que creí como inaccesible e imposible de cambiar en el pasado y asi me sometí a las situaciones que nos alejaron y terminaron por distanciarnos todo este tiempo. Sin embargo, quise obtener alguna lección de esto y ahora la aplico al intentar encontrarte de nuevo y definir nuestra historia inconclusa en la cual nunca pude aclarar mis sentimientos.

No sabes cuán liberador es expresarte esto. Aunque al parecer no tenga caso decirlo ahora, cuando tantos años y nuevas vivencias han dejado su marca: hemos sido bendecidos con nuestra propia familia y un hogar cálido donde vivimos tranquilamente , nunca es tarde para expresar lo que sentimos o el efecto que otra persona ha causado en nosotros. Los hechos no transcurren como en los cuentos de hadas que leía a mi nieta, es cierto, la vida misma es imperfecta, sin embargo en ello radica su belleza pues solo participar con nuestras decisiones y conclusiones, es capaz de transformar los sucesos ineperados y aparentemente alejados del modelo ideal en invaluables lecciones de vida.

Lo mejor que me pudo haber pasado en esta vida fue el conocerte, una tarde como ésta hace 44 años, en los pasillos de la universidad. Hablar contigo por primera vez hizo colapsar el muro erigido por mi razón a aceptar el amor a primera vista, comenzé a experimentar sensaciones, pensamientos y sentimientos que harían de mí una persona nueva. En medio de la habitual monotonía de mi rutina, apareciste tú y fuiste como un sol radiante que iluminó mis días y me hizo ver el mundo a través de una perspectiva diferente. Eras único, osado y fuerte como un pez que lucha contra la corriente, ardiente y apasionado como el fuego que devora insaciable, totalmente libre como lo evidenciaba tu natural manera de expresarte y tu sed por vivir plenamente cada día, pero tu ternura y la nobleza de tus sentimientos me hacían ver que seguías siendo un niño al cual quería proteger con todas mis fuerzas. Cómo no sentirme tan importante y atrayente como los cuerpos celestes cuando estaba entre tus brazos y me mirabas a los ojos. Cómo hacer para describir la sensación que me producías al estar tu cuerpo junto al mío o al probar de tus labios el dulce sabor de tu esencia. Cómo explicar las locuras que me hacías cometer, tan alejadas de la racionalidad antes imperante en mi vida, o los brotes de creatividad que por ti experimentaba como idear nuevas recetas de postres que probaban tu valentía. Me cambiaste la vida por completo, descubrí facetas totalemente desconocidas de mi personalidad y a pesar de ser tan opuestos logré ver en ti un reflejo de mi persona. Fue la primera vez que alguien encendía en mí una pasión diferente a cualquie ilusión adolescente, tú trastocaste mi mundo, fue como embarcarme en un viaje sin saber el destino ni la ruta: una aventura excitante pero incierta.

Los dos años que estuvimos juntos fueron quizá inestables y contradictorios en ciertos momentos pero también fueron los más auténticos y plenos de mi existencia. Añoro nuestras memorables peleas y las esporádicas veces en que lográbamos una paz tan deliciosa como momentánea pues cada día que pasé junto a ti suponía abandonar por completo cualquier idea de planificada estabilidad. Todas estas cosas no las supe valorar en su momento, éramos bastante jóvenes y alocados pero ahora veo el significado de lo que representó esta relación:detrás de todo ese remolino de emociones estaba un sentimiento tan grande como inabarcable a mis posibildiades. Fue la posibilidad de cambiar irremediablemente y quedar totalmente vulnerable la que me asustó y me hizo huir ante el desolador panorama de aquel viaje que me iba a alejar de ti y otras circunstancias que haría ver a los ojos más racionales que ya era casi imposible continuar, pero por más que quise olvidar nunca lo conseguí, muchas veces estos recuerdos y deseos enterrados en mi inconsciente rebrotaban en mis sueños para volver a morir al día siguiente. Tuvieron que pasar cuarenta años para por fin tomar el valor de aceptarlos y transmitírtelos, pero esta decisión me llena de dicha y me alienta a ver mi vida bajo una nueva luz.

Bueno chiquito adorado, no es fácil comunicarte con palabras lo que durante tantos años me negué a aceptar y cambié por la posibilidad de desarrollo y estabilidad en mi vida. He conseguido cumplir la mayoría de mis metas, sin embargo fue al momento de trazarlas cuando no supe priorizar lo que realmente quería obtener de mi vida. Nuestras vidas ya están hechas y si bien no se puede retroceder el tiempo, por lo menos al transmitirte y aclararte mis sentimientos, tengo la esperanza de volver a saber de ti y mantener vivos estos recuerdos, que seguirán iluminando mi existencia hasta el fin de mis días.

Tu xxx Sigue leyendo