Cómo tratar a una adolescente embarazada

[Visto: 1800 veces]

La República
Por: Stuart Oblitas
Psicólogo-psicoterapeuta*

Imagínese por un momento que su hija adolescente le comunica que está embarazada. Quizás por su mente pase una serie de preguntas comunes en los padres, como, por ejemplo: “¿en que fallé?”

Pero ahora imagínese que su hija adolescente, estando embarazada, no lo comparta con usted y prefiera contárselo a otras personas. ¿Cómo se sentiría?

Cuando la familia afronta el embarazo de su hija adolescente, habrá diferentes reacciones por parte de los padres: algunos pensarán que será el mayor de los escándalos familiares y que, por lo tanto, habrá que tomar las medidas más drásticas. Otros someterán a la joven a maltrato físico y psicológico (incluyendo echarla de casa y obligarla a renunciar a sus sueños).

Algunos la obligarán a casarse para establecer una familia (gran error de los padres) y, otros, aun a pesar de su dolor y desilusión, intentarán buscar soluciones más eficaces de acuerdo a la realidad y las compartirán con su hija.

Por supuesto que afrontar un embarazo adolescente conlleva a replantear muchas cosas en la familia. Lo más recomendable es tomar una actitud serena, a pesar de lo delicado de la situación.

Muchas adolescentes salen embarazadas por diferentes motivos y es precisamente lo que los padres debemos empezar a conocer: algunas son presionadas por el enamorado para tener relaciones sexuales y así demostrarse amor, porque, a través del sexo, muchas buscan el afecto que no les brindan en casa (una manera errónea de buscar afecto), porque carecen de conocimientos sobre los riesgos de tener relaciones sexuales sin protección (desconocimiento de los métodos de planificación familiar).

La idea central aquí es evaluar cuál será la mejor actitud que debe adoptar la familia ante este acontecimiento. Primero, después del reproche el enojo, será necesario comprender el momento de estrés y angustia por el que su hija adolescente está pasando.

Segundo, brindarle afecto hablando con ella de las posibles alternativas, así como las probables consecuencias de cada alternativa planteada. Tercero, recordar que no la debe obligar a nada que vaya contra su voluntad (esto podría generarle una profunda frustración y decepción de sí misma). Sólo ella deberá decidir, aunque usted no esté de acuerdo con su decisión.

Si usted como padre no habló con su hija sobre la sexualidad, este es el momento (aunque crea que es ya tarde) para acercarse a ella y brindarle el amor, la comprensión y la seguridad que ella necesita de usted.

*Especialista de Inppares
informes@inppares.org

Puntuación: 2.50 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *