Malos abogados son factor de corrupción en PJ (y en familia son los peores)

[Visto: 934 veces]

Expreso

Litigantes jugarán papel importante para castigarlos penalmente.
Es muy común que hoy en día algunos inescrupulosos abogados pidan dinero a sus clientes para resolver sus casos bajo el pretexto de que “quien lo solicita es el juez”. Sin embargo, la verdadera situación es que el dinero nunca llega a manos de los magistrados, sino que va directamente al bolsillo de estos malos profesionales del derecho.

Es aquí donde nace el hilo de la corrupción en el Poder Judicial, esta vez impulsada por los letrados que suelen engañar a sus patrocinados con tal de lograr sus nefastos objetivos.

¿Y los jueces?
Pero si hablamos de esta lacra en que se ha convertido la corrupción, también es verdad que magistrados, especialistas (antiguamente llamados secretarios) y hasta funcionarios del sector, son quienes exigen por dizque hacer esos favores judiciales a los interesados, quienes sólo reclaman justicia y nada más.

Y esto último podemos graficarlo e individualizarlo en el caso del ex vocal supremo Eduardo Palacios Villar, detenido con S/. 400.00 soles producto de una coima requerida en el 2006 a un ex suboficial de la PNP que gestionaba judicialmente su reingreso a dicha institución policial.

Esas modalidades delictivas abogadiles, han sido compulsadas muy bien por el vocal supremo Manuel Sánchez Palacios Paiva, hasta hace unos días presidente interino del Poder Judicial, reconociéndolas como factores externos que contribuyen a desacreditar a los magistrados y a los servidores judiciales.

Sánchez Palacios Paiva reseñó, como ejemplo, la reciente intervención de la Oficina de Control de la Magistratura (Ocma) contra un abogado en ejercicio denunciado por su propio cliente por haberle solicitado dinero que presuntamente iba a ser entregado a los magistrados que tenían que resolver su caso en la vía civil, en la Corte Superior de Lima Norte.

Para la jefa de la Ocma, la vocal suprema Elcira Vásquez Cortez, las cosas también están clarísimas, por lo que ha considerado que el control disciplinario de los magistrados del país es fundamental en la lucha contra la corrupción, y exhortó a las responsables de esas tareas a fortalecer su labor para contribuir al mejoramiento del servicio judicial en beneficio de la ciudadanía.

Colegios de abogados
¿Y a todo esto, que ha hecho hasta ahora la Junta de Decanos de los Colegios de Abogados del Perú (el máximo tribunal administrativo de dicha institución gremial), para poner atajo a hechos de esa naturaleza?

Si bien dicha institución lucha a capa y espada contra las malas maniobras de los letrados, las denuncias y sanciones por actos inmorales, inclusive, han aumentado sintomáticamente en estos dos últimos años.

En el 2008, la Junta de Decanos de los Colegios de Abogados del Perú acordó suspender a nueves abogados que fueron emplazados por malas maniobras en su desempeño profesional. De todas la medidas que puede aplicar dicho gremio, la suspensión es la más grave o drástica, y, la más leve, una amonestación.

Hasta lo que va de este año, la junta ha suspendido a diez letrados, por igual número de denuncias en su contra. La cifra macro respecto a esas imputaciones fue de cuarenta, de las cuales muchas fueron archivadas o desestimadas.

La ciudadanía y los justiciables (inculpados o interesados directos en los procesos) tienen la palabra, para acabar de una vez tanto con el abuso de jueces y secretarios inmorales, y, por supuesto, y el yugo que ejercen los abogados de esa calaña.

EDUARDO SALAS GUZMÁN

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *