Cultura: presupuesto, no ministerio (Por Mirko Lauer)

[Visto: 707 veces]

La República

¿Cuánto pesa la cultura en el Perú? Alan García acaba de inaugurar una muestra de 15 mantos de Paracas restaurados que estará abierta al público en Palacio de Gobierno un par de meses. Gracias a novedosas gestiones, el país está recibiendo desde diversos lugares del mundo piezas prehispánicas saqueadas y exportadas en otros años.

El gobierno juega con la idea de un Colegio del Perú, e incluso de un ministerio de la Cultura. Un centro de las artes escénicas de gran envergadura intenta despegar desde hace un año. Todos estos son síntomas de un deseo oficial de vincular una cierta holgura de caja con la idea de excelencia intelectual y artística en el país.

No hay nada que reprochar en esto, sino mucho que felicitar. Sin embargo nadie podría decir que con este gobierno, o para el caso con los anteriores, le han chorreado recursos a la cultura, sobre todo a la menos visible. La historia de insolvencia es tan intensa, que todo alivio será poco por un buen tiempo. Los géneros postergados siempre se harán notar.

Si el éxito en el exterior es una medida, el esfuerzo privado viene demostrando una real capacidad de avanzar sin ayuda, o con poca ayuda. Lo cual no debe ser visto solo como crítica implícita a los gobiernos tacaños, sino también como lección para que suelten la mano. Somos un país de extraordinarios ejemplos individuales.

Una idea generalizada es que de todo esto debería salir una estrategia. El problema es que los planes culturales no convencen realmente mientras la realidad educativa languidece como sabemos. No somos un país de alumnos o maestros competitivos. Tampoco un país de lectores. Menos aun un país de excelencia científica.

Promover las expresiones creativas con incidencia en el turismo está muy bien, pero no basta. Si no formamos a las personas que administren y respeten ese patrimonio, habremos logrado realmente poco. Más que un intelectual o artista destacado necesitamos un peruano promedio con formación suficiente para la ciudadanía cultural, y de la otra.

No estamos diciendo que la cultura debe hacer cola detrás de la educación, sino que debe ir de la mano con ella. En ambos casos estamos hablando de recursos y de sacrificio, no solo en el nivel de la excelencia, sino también en el de la normalidad ciudadana educada. Se precisa un presupuesto más amplio e inteligente en ambos niveles.

El país no puede a la vez solazarse en los laureles de diversos creadores peruanos y mezquinarle al trabajo cultural recursos importantes para sus actividades. Es más o menos como celebrar los triunfos en el exterior de peruanos que tuvieron que dejar el país por falta de oportunidades. Antes que un ministerio de Cultura convendría un mejor presupuesto educativo.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *