Archivo por meses: Enero 2009

Problemas familiares afectan directamente la concentración en el estudio y el rendimiento escolar

(ANDINA).- Los problemas familiares, como la violencia conyugal o de padres a hijos, la falta de comunicación, entre otros, afectan directamente la concentración en el estudio y el rendimiento escolar, sostuvo hoy el especialista en educación, Jaime Kusnier.
El experto explicó que suele suceder que cuando los niños no prestan atención en clase o tienen dificultades para concentrarse al momento de estudiar, están pensando en la discusión o pelea que tuvieron sus padres y esa desagradable experiencia les provoca estrés y temor.

Kusnier agregó que el desarrollo intelectual y emocional de los hijos requiere de una estabilidad familiar, la cual contribuye a lograr el equilibrio mental. “De los padres depende crear un clima apropiado para el correcto crecimiento físico, psicológico e intelectual de sus hijos”, enfatizó.

Comentó que cuando ocurra una discusión en el hogar, los padres deben evitar proferir lisuras o insultos de grueso calibre, porque esas palabras quedan grabadas en la mente de los hijos, sobre todo si son pequeños.

Otro aspecto fundamental es la comunicación entre padres e hijos, en la que los primeros deben saber escuchar y mostrar interés en el desempeño de sus hijos, afirmó.

“Muchos padres justifican la falta de atención a sus hijos con el cansancio que les produce su trabajo, pero olvidan que su primera obligación como padres es, precisamente, estar junto a sus hijos, acompañarlos en su desarrollo y velar por su seguridad”, manifestó.

Agregó que cuando los hijos sienten que sus padres no les prestan atención ni les dedican tiempo a escucharlos, buscan otras formas para compensar su soledad como los videojuegos y el Internet.

En ese sentido, aconsejó que los padres deben enseñar a sus hijos desde los primeros años de la escuela buenos hábitos de estudio, estableciendo horas apropiadas y pertinentes para realizar las tareas escolares y el repaso de lo aprendido en el aula.

Asimismo, deben procurar un correcto descanso y administrar el tiempo de la distracción, sobre todo en actividades positivas como el deporte, el arte y la adquisición de conocimientos de forma recreativa.

Estimular el razonamiento

Kusnier expresó que otro tema importante es tomar en cuenta que el aprendizaje debe ser consecuencia del razonamiento y no de la memorización de los conocimientos.

Afirmó que corresponde también a los padres enseñar a sus hijos que razonen antes de memorizar la información que reciben, que analicen y vean siempre con un espíritu constructivo el conocimiento.

Un interesante método para lograr el habito por el estudio es conocer la verdad mediante un estudio psicopedagógico. “No existen los vagos, lo importante es conocer la causa que provoca el desinterés por el estudio y trabajar en revertir esa situación”, dijo.

Sigue leyendo

Condenan a muerte a un peruano en Malasia por tráfico de drogas (burrier)

Reyes Amasifuén Tello, de 30 años, fue detenido el 15 de mayo del 2007 en Kuala Lumpur con más de un kilo de cocaína en 100 cápsulas que había tragado y que escondía en el estómago. Su defensa apelará el fallo.

Perú 21
El peruano Reyes Amasifuén Tello, de 30 años, fue condenado hoy a morir ahorcado por un tribunal de justicia de Kuala Lumpur, tras ser declarado culpable de tráfico de cocaína.

Fuentes de la embajada de peruana en Malasia confirmaron la sentencia, e indicaron que los abogados del peruano recurrirán en el Tribunal de Apelaciones en los próximos días y, “si fuera necesario, también ante el Tribunal Supremo”, informó RPP.

“Esperábamos que la sentencia fuera menos desfavorable, es una situación difícil”, añadió la fuente, quien precisó que es la primera vez que en Malasia se condena a un peruano a la pena capital.

Hay otros cinco peruanos, acusados del mismo delito de narcotráfico, esperan ser juzgados este año: tres en febrero, uno en mayo y el último en junio.

Amasifuén fue detenido el 15 de mayo de 2007 en Kuala Lumpur cuando transportaba 1.114 gramos de cocaína repartidos en 100 cápsulas que había tragado y que escondía en el estómago.

La Policía había recibido un soplo y le siguió desde su llegada al aeropuerto internacional de Kuala Lumpur en un vuelo que tomó en Buenos Aires y que hizo escala en Singapur.

El abogado defensor, Tharamjit Singh, argumentó en la sala de justicia que su defendido llevaba seis meses en el paro cuando se le aproximó un narcotraficante y le ofreció un trabajo por 3.000 dólares (2.288 euros).

Las redes del narcotráfico ofrecen hasta 10.000 dólares a los peruanos de las zonas más empobrecidas del país para que transporten droga.

Sigue leyendo

Jurisprudencia española sobre SAP

SAP Barcelona (15ª) de 17-04-2008: síndrome de alienación parental, respecto del progenitor biológico
May 1st, 2008

SECCIÓN DECIMOCTAVA
AUDIENCIA PROVINCIAL
BARCELONA
ROLLO N.º 837/2007
JUICIO DE DIVORCIO CONTENCIOSO N.º 567/2006
JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA N.º 4 DE MANRESA
SENTENCIA Núm. 272/08
Ilmos. Sres.
D. ENRIC ANGLADA FORSD.ª ANA M. GARCÍA ESQUIUS
D.ª M. DOLORS VIÑAS MAESTRE
En la ciudad de Barcelona, a diecisiete de abril de dos mil ocho.
VISTOS, en grado de apelación, ante la Sección Decimoctava de esta Audiencia Provincial, los presentes autos de divorcio contencioso, n.º 567/2006, seguidos por el Juzgado de Primera Instancia n.º Cuatro de Manresa, a instancia de DON Abelardo, representado en esta alzada por el Procurador DON ANTONIO CORTADA GARCÍA, y dirigido por el Letrado DON LEOPOLD CORBELLA I SANAHUJA, contra DOÑA Consuelo, representada en esta alzada por el Procurador DON SANTIAGO PUIG DE LA BELLACASA, y dirigida por el Letrado DON JOSÉ LUIS JORI TOLOSA, y con la debida intervención del Ministerio Fiscal; los cuales penden ante esta Superioridad en virtud del recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y por el Ministerio Público contra la Sentencia dictada en los mismos el día 14 de junio de 2007, por la Ilma. Sra. Juez del expresado Juzgado.
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- La parte dispositiva de la sentencia apelada es del tenor literal siguiente: ?FALLO: Que estimando la demanda de divorcio interpuesta por el Procurador de los Tribunales D. Lluis Prat en representación de Abelardo contra Consuelo e intervención del Ministerio Fiscal, debo declarar y declaro la disolución por divorcio del matrimonio formado por D. Abelardo y D.ª Consuelo, contraído en fecha de adoptando como medidas o efectos complementarios los siguientes:
Atribución de la guarda y custodia de la menor Mariana al padre, suspensión del derecho de comunicaciones y visitas de la demandada y la familia materna con la menor por un período mínimo de seis meses, hasta tanto en ejecución de sentencia, previa acreditación del estado de la menor e informe de los profesionales designados, pueda restablecerse el contacto con la menor.
La niña pasará a residir en el domicilio de los abuelos paternos y durante el primer mes el padre acudirá al mismo a visitar a su hija en horario que no interfiera las obligaciones escolares de la niña. El padre, durante este periodo de un mes, no podrá pernoctar en el domicilio de los abuelos paternos. A partir de ese periodo de un mes, y tras evaluar el dictamen de los especialistas se podrá acordar si se considera oportuno que la niña pase a vivir en el domicilio del padre.
Los especialistas médicos que se encargarán de evaluar y seguir a la menor serán designados por el Juzgado, a menos que los padres de común acuerdo decidan- lo que pondrán en conocimiento del Juzgado en un plazo no superior a 15 días – que se continúe el proceso iniciado por el doctor Carlos Antonio o por otro u otros especialistas igualmente designados de común acuerdo.
Se establece una pensión de alimentos a cargo de la demanda a favor de la hija menor de 360 euros mensuales actualizables anualmente según incremento del IPC. publicado por el INE u organismo que le sustituya. Dichas cantidades serán ingresadas dentro de los siete primeros días en la cuenta que designe la interesada. La madre se hará cargo de la mitad de los gastos extraordinarios.
No se efectúa expreso pronunciamiento en materia de costas procesales. Al notificarse esta resolución a las partes, hágaseles saber que contra la misma cabe recurso de apelación a preparar en este juzgado en el plazo de cinco días desde la fecha de su notificación para ante la Audiencia Provincial de Barcelona. Una vez firme esta resolución comuníquese al Registro Civil correspondiente, para lo cual se librará el correspondiente despacho.
Así por esta mi Sentencia lo pronuncio, mando y firmo.?
SEGUNDO.- Contra la anterior sentencia se interpuso recurso de apelación por la representación de la demandada y por el Ministerio Fiscal, de cuyos recursos se dio el pertinente traslado, presentando el demandante escrito de oposición a sendas apelaciones, tras lo cual se remitieron los autos a esta Superioridad, y recibidas las actuaciones y comparecidos sendos litigantes, se designó Ponente y, luego de admitirse y dejarse unida al rollo de apelación la voluminosa prueba documental adjuntada por ambas partes en litigio, se señaló para la celebración de vista el día 11 de octubre de 2007, en cuya fecha se inició la misma, tras aportarse nueva documentación por las representaciones de ambos litigantes, practicándose seguidamente la prueba pericial-testifical de la psicóloga clínica y forense nombrada por el Juzgado de Instancia para realizar, en trámite de ejecución, el seguimiento terapéutico de la menor, y una vez concluida la misma, el Ministerio Público solicitó una nueva prueba pericial de la niña a realizar por un equipo interdisciplinar del Departament de Psiquiatría Infantil del Hospital de Sant Joan de Déu, a cuya petición mostraron conformidad las direcciones letradas de ambos progenitores, y así se acordó por la Sala, y en concreto, que se llevase a término, con carácter de urgencia, la pericial interesada.
TERCERO.- Una vez recibido el informe de los especialistas en psicología clínica y psiquiatría del Hospital de Sant Joan de Déu, se señaló nuevamente para vista, la cual prosiguió, con la aportación de nueva documental y con la práctica de las alegaciones y aclaraciones a dicho informe efectuado por los peritos de Sant Joan de Déu nombrados en su día por el Tribunal, al amparo de lo dispuesto en el artículo 752, 1. y 3. de la L.E.C., celebrándose la misma el día 10 de abril de 2008, con el resultado que obran, al igual que la iniciada unos meses antes, en los compacts-discs y en las actas autorizadas por la Sra. Secretaria de la Sección, debidamente incorporados unos y otras a las actuaciones.
CUARTO.- En la tramitación del presente rollo se han observado y cumplido las prescripciones legales.
VISTO, siendo Ponente el Ilmo. Sr. Presidente de la Sección, D. ENRIC ANGLADA FORS.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.-1. Frente a los pronunciamientos de la sentencia de instancia -que, entre otros, ?atribuye la guarda y custodia de la menor Mariana al padre, con suspensión del derecho de comunicación y visitas de la madre y de la familia materna con la menor por un período mínimo de seis meses, hasta tanto en ejecución de sentencia, previa acreditación del estado de la menor e informe de los profesionales designados, pueda restablecerse el contacto con la menor?-, se alza la madre demandada y el Ministerio Fiscal, a través de sendos recursos de apelación, aduciendo como primordial motivo de los mismos, con fundamento en una errónea valoración de la prueba practicada, la atribución a la madre de la guarda y custodia de la hija común de los litigantes, Mariana, así como los demás efectos concatenados derivados de éste. El padre demandante, tras considerar que la Juez ?a quo? ha realizado una correcta apreciación del material probatorio obrante en las actuaciones, solicita la íntegra ratificación de la resolución impugnada.
2. Tras la práctica de las pruebas en esta alzada, acordadas por el Tribunal, al amparo de lo dispuesto en el artículo 752, 1. y 3. de la L.E.C., todas las partes en litigio siguen manteniendo idénticas posiciones procesales, aunque -y ello se valora como realmente positivo- mucho más flexibilizadas, con toda seguridad visto el resultado de aquéllas, pues no puede obviarse que las situaciones que se producen en materia de D.º de familia son realmente dinámicas y tienen una variabilidad constante, lo que comporta que deban resolverse, atendiendo, además, a la realidad del momento y siempre, en función del interés del/de la/de los/ de las hijo/a/os/as menores de edad. Al respecto, es de significar, asimismo, que el Ministerio Fiscal en el informe efectuado en el acto de la vista, luego de interesar la atribución de la custodia de Mariana a la madre, subsidiariamente y para el caso de que se estimara por el Tribunal que, al igual que en la sentencia de instancia, ha de otorgarse la guarda a favor del padre, debido a que la niña ha superado ya la fobia que padecía contra dicho progenitor y se encuentra acoplada al entorno paterno, postula que se fije de manera inmediata un régimen de visitas presencial madre-hija de carácter ordinario, con control y seguimiento por parte de los profesionales de Sant Joan de Déu y del SATAF, con la finalidad de llegar a conseguir, en un futuro, una custodia compartida, que, tal como resulta del informe emitido por el equipo de Psiquiatría Infantil de dicho Hospital, éste parece ser el deseo de Mariana.
SEGUNDO.- Una vez realizado el anterior preámbulo expositivo, es de señalar que la correcta solución de la problemática planteada por las partes en litigio, pasa por la fijación de una serie de hechos básicos y trascendentes, así como por el análisis del material probatorio obrante en las actuaciones, o sea, tanto la prueba practicada en primera instancia, como en esta alzada, que guarda relación con aquéllos y así, siguiendo idéntica sistemática que la utilizada por la Juez ?a quo? para el dictado de su sentencia, que es la misma que han tomado en consideración los litigantes en sus respectivos escritos de apelación y de oposición, es de precisar y puntualizar, partiendo en primer término de la situación de pasado y de las diferencias existentes con el presente de la relación paterno-filial:
A) La falta de contacto padre-hija, que se remonta prácticamente a la fecha de la separación táctica, que tuvo lugar a mediados del año 2003 cuando Mariana aún no había cumplido 5 años de edad, y el dato realmente significativo de que los distintos intentos para restablecer la comunicación y la relación del padre para con su hija resultaron, en todo momento, situación y lugar, infructuosos.
B) La inexistencia de prueba alguna que pudiese acreditar que el padre hubiere en alguna ocasión maltratado, física o psíquicamente ni a la menor, ni tampoco a su ex-esposa y madre de ésta.
C) La realidad de que Mariana, durante varios años, ha tenido fobia, animadversión o temor hacia su padre, a cuya conclusión han llegado todos los técnicos -especialistas en psicología y psiquiatría- que han tenido alguna participación en el proceso que aquí nos ocupa.
TERCERO.- 1. Sentado lo precedente, debe entrarse en el análisis de todos los medios probatorios realizados a fin de poder determinar el origen o causa de la fobia que Mariana presentaba hacia su padre, según todos los psiquiatras y psicólogos que han intervenido en el juicio y que han coincidido en su diagnóstico de rechazo y resentimiento de la niña hacia su padre, aunque divergen y discrepan, a favor de una tesis u otra -existencia o no de influencia y de manipulación materna-, en función de la parte litigante por la que han sido propuestos. Ante todo, es de reseñar, tal como ha afirmado la dirección letrada del padre demandante en el acto de la vista de la apelación, que no corresponde al ámbito forense pronunciarse si el denominado Síndrome de Alienación Parental (SAP) existe o no desde un prisma estrictamente científico, y de ahí que la Sala no hará pronunciamiento genérico alguno sobre el mismo, de suerte que sólo entrará a examinar las pericias realizadas por los técnicos para determinar el origen de la problemática relacional habida entre padre e hija.
2. Dicho ello, es de explicitar, con carácter previo, que la Ley de Enjuiciamiento Civil de 7 de enero de 2000 varió sustancialmente el sistema contenido en la anterior Ley de 1881, en cuanto a la forma de designación de los peritos, quienes deberán emitir su dictamen conforme con lo dispuesto en los artículos 335 y sgs. de dicha Ley Procesal. Pues bien, llegados a este extremo, es de destacar, por lo que se refiere a las seis periciales a que hace mención la Juzgadora de Instancia, respecto de las que manifiesta que tres se acercan más a las posiciones del padre y tres a las de la madre, que varias de ellas no pueden tener la consideración de prueba pericial ?strictu sensu?, pues, amén de ser de parte y carecer de la objetividad necesaria que exige la norma, algunos de los informes médicos o psicológicos referidos a la situación de la menor, carecen de todo valor probatorio, cuando los firmantes de los mismos, ni siquiera han explorado a Mariana, cual acontece con los dictámenes emitidos por la Dra. María Luisa y por el Dr. Jose Pedro, quienes realizan la pericia y extraen las conclusiones del caso en base a su propia experiencia profesional.
3. Por ende, a criterio del Tribunal, los únicos informes obrantes en la primera instancia que gozan de total imparcialidad y que se valoran acorde con las reglas de la sana crítica -Art. 348 de la L. E. C.-, son los efectuados:
A) Por el psicólogo Dr. Carlos Antonio, que fue nombrado por insaculación, en trámite de ejecución de la sentencia de separación conyugal de fecha 17 de junio de 2005 -en la que el Juez ?a quo? que dictó la misma, recoge de forma expresa en ésta, que las manifestaciones de la menor en las que refiere temor hacia su padre no están objetivamente justificadas, y ya apercibe a la madre, al amparo del artículo 776 de la L. E. C., de que el incumplimiento reiterado del régimen de visitas podrá dar lugar a la modificación del régimen de guarda, al igual que exhorta a ambos progenitores para que limen asperezas y eviten judicializar el tema en beneficio de la menor (folios 47 al 54, con mención especial a los folios 52 vuelto y 54)-, para realizar un seguimiento psicológico de la menor y de sus progenitores, con la finalidad de conseguir el efectivo cumplimiento del régimen progresivo de comunicación del padre con su hija fijado en dicha resolución, quien, tras tres meses de sesiones terapéuticas desarrolladas una vez por semana, emite un dictamen, en el que, con una franqueza y lealtad que le honra, manifiesta la inviabilidad del proceso iniciado, dado que no representa ningún tipo de beneficio ni para la menor ni para la consecución de una relación normalizada y positiva entre la niña y su padre, toda vez que: ?Hay una reacción en negativo de Mariana, muy intensa, pero con un gran componente de intencionalidad y de voluntad de control de la situación, que bloquea cualquier posibilidad de acercamiento y de evolución?. ?Hay un vínculo de angustia establecido entre la familia materna de Mariana y sus reacciones que genera un circulo de comportamiento que hace que sea difícil una intervención externa?. ?Hay una actitud clara de rechazo de la menor hacia su padre y hacia todo proceso de acercamiento, actitud de la cual nosotros no podemos, con la información que poseemos, detectar las posibles causas si es que éstas existen, pero que tenemos claro que se ve reforzada por la actitud de la familia que al mismo tiempo potencia, por su acogida, las manifestaciones de la menor? (folios 56 al 62).
B) Por el equipo psicosocial del SATAF:
a) Tanto el emitido, en fecha 25 de mayo de 2004, por la psicóloga Sra. Milagros, en cuyas valoraciones, tras afirmar en su conclusión final que ?la niña presenta una oposición radical al padre, con una conducta y actuaciones de carácter histeriforme que imposibilitan, actualmente, cualquier régimen de visitas paterno-filial?, expresa que ?la Sra. Consuelo se presenta como una víctima de una convivencia frustrante y negativa que le supone no preservar la figura paterna. Su actitud impregna y condiciona la relación paterno-filial derivando, no obstante, a la menor la voluntad de esta relación?. ?Mariana ha mantenido una relación poco significativa con la figura paterna, aspecto que le ha supuesto delegar en la madre todas sus necesidades, estableciéndose entre ellas una especial vinculación y complicidad. Por este motivo, la niña deposita en la madre su confianza, buscando su protección y convirtiéndose en su aliada incondicional?. Todo lo cual ?genera en Mariana la necesidad de proyectar en el padre los aspectos negativos de la situación actual, viviendo esta figura como potencialmente destructiva y peligrosa respecto su posición y en relación con su madre? (folios 118 al 125, con especial referencia a los dos últimos).
b) Como el elaborado, en fecha 13 de diciembre de 2006, por la psicóloga Sra. Montserrat, en cuya evaluación familiar, remarca que las visiones desvalorizadas de los Sres. AbelardoConsuelo, de las respectivas imágenes, funciones parentales y necesidades de su hija Mariana, se mantienen de manera similar a la descrita en la interior intervención llevada a cabo en el año 2004, en que ?se valoraba, de una parte, que la Sra. Consuelo, debido a una vivencia negativa y frustrante de su convivencia no preservaba la figura paterna, la cual condicionaba la relación padre-hija y al mismo tiempo derivaba a la hija la voluntad de ver o no a su padre, y, de otra, que el Sr. Abelardo se mostraba poco entendedor de las necesidades y situación de la hija, adoptando una actitud distante y unas estrategias poco adecuadas para aproximarse a ella?, detectándose en el momento actual un incremento de la agresividad ?que puede responder al mantenimiento de la situación familiar en el tiempo, a la judicialización de la situación familiar y a la falta de resultados en los intentos de aproximación padre-hija?. Añade seguidamente, que la Sra. Consuelo manifiesta que ella no influyó, ni impidió la relación padre-hija, y ?que era la misma hija la que reaccionaba con temor, ya que el padre se aproximaba a la hija de forma muy inadecuada y con muchas conductas imperativas?, lo que motivó que la niña empezara a mostrarse agresiva, achacándole a ella el malestar que sentía. ?Desde este momento, si que intentó restringir el contacto padre-hija, convencida de que era una medida de protección para la hija?. En cuanto a Mariana, la psicóloga puntualiza, que ?su discurso no es espontáneo y va dirigido a remarcar y a potenciar el afecto hacia su madre, el entorno materno y a ofrecer un lugar de padre al Sr. Juan María, actual pareja de la Sra. Consuelo. Describe una situación familiar en el núcleo materno idealizada, utilizando frases hechas para describirla?. ?Su actitud aparente es de colaboración y el trato cordial y distendido, pero controla todo lo que dice, de modo que no accede a hablar de sus emociones, mostrándose reservada al respecto, queriendo dominar ella la entrevista. No acepta hablar de su padre en momento alguno, aunque si precisa que no acepta verle y le adjudica una alta carga negativa?. En sus valoraciones, la psicóloga refiere, que no estima la presencia de SAP, ?pero, en el rechazo de la hija, si se aprecian algunos de los signos asociados; racionalización, rechazo ampliado a la familia, ausencia de sentimientos de culpa?, y en sus conclusiones la perito judicial destaca, entre otros extremos, que ?No hay motivos argumentales para que no existan visitas padre-hija, por lo que el objetivo final habría de ser la normalización de éstas?. ?El rechazo filial es una defensa al conflicto de los progenitores, en el cual ambos participan y les corresponde a los dos, asimismo, encontrar una salida al mismo?, y finaliza su informe indicando la necesidad de que ambos progenitores sigan una terapia familiar en un centro especializado, así como un seguimiento institucional de la situación (folios 259 al 269).
CUARTO.- 1. Una vez examinados los medios probatorios de la primera instancia, realizados por técnicos que no fueron propuestos directamente por alguno de los litigantes, debe entrarse en el análisis de los llevados a término en la vista de la apelación, acordados por la Sala, en cuya primera sesión se practicó la prueba pericial-testifical de la psicóloga clínica y forense D.ª Carina, que fue nombrada por la Juez ?a quo?, para realizar el seguimiento y la terapia de la niña a los efectos de poder lograr una relación normalizada entre padre e hija, quien, en sus distintos informes efectuados a partir del mes de julio de 2007, ratificados en el acto de la vista, afirma rotundamente que Mariana padece un Síndrome de Alienación Parental en grado severo, tal como diagnosticó en su momento el profesor Jose Pedro -si bien, no puede olvidarse, como antes se ha reseñado, que el mentado psicólogo, no vio, ni estuvo, siquiera con la niña en momento alguno, antes de la emisión de sus dos dictámenes-, y que cuando se celebró la vista, tres meses después de haber iniciado la terapia a Mariana, viviendo la niña ya en casa de su padre, mostraba una ciara mejoría y ya no presentaba ningún cuadro de ansiedad ni de fobia escolar, como acontecía con anterioridad, y llamaba ?papa? al Sr. Abelardo -esto es, a su padre biológico-, habiéndose integrado muy bien al nuevo colegio (folios 26 al 40 y 127 al 129 del rollo de apelación). No obstante ello, como quiera que a preguntas del Ministerio Fiscal -actuando éste en interés de la menor-, la psicóloga forense, se mostró muy vehemente y muy drástica con la posibilidad de que la madre no pudiera contactar y comunicarse con Mariana, incluso transcurrido el período de 6 meses de ?desconexión? madre-hija fijado por la Juzgadora de Instancia en la sentencia impugnada, el propio Ministerio Público interesó, con suspensión de la vista que se estaba celebrando, dada la complejidad del caso enjuiciado y la falta en el momento actual de una pericia seria y objetiva, que se acordara por la Sala 1ª práctica de una nueva prueba pericial de la niña a realizar por el equipo multidisciplinar de Sant Joan de Déu, pioneros en el estudio de supuestos que afectan a menores de edad, y en concreto que se oficiara al Departament de Psiquiatría Infantil del referido Hospital de Sant Joan de Déu, a fin de que emitieran informe de diagnóstico sobre el trastorno emocional o afectivo que pudiese padecer la menor Mariana, a lo cual mostraron conformidad las direcciones letradas de ambos litigantes, acordándose así por el Tribunal, con la precisión de que se debía realizar el dictamen solicitado con la máxima urgencia posible (vide. folios 101 al 107 del rollo).
2. Practicado el indicado informe pericial por el equipo multidisciplinar del Hospital de Sant Joan de Déu, y en concreto por el psiquiatra, Dr. Gaspar y por la especialista en psicología clínica, Sra. Estela, tras haber efectuado once sesiones de evaluación psicológico-psiquiátrica, éstos realizaron una serie de valoraciones y llegaron a una serie de conclusiones, que han sido plenamente ratificadas en el acto de la vista de la apelación -que ha sido reanudada, tras haberse practicado y recibido la susodicha prueba-, siendo de destacar, por su interés, a los efectos de la adecuada resolución de la cuestión controvertida, el texto de dicho informe -el cual se valora por la Sala de conformidad con lo establecido en el artículo 348 de la L. E. C.- que se contiene bajo el epígrafe ?Comentario?, en donde se destaca que ?Mariana no dispone de recursos psicoafectivos suficientes para afrontar lo que supone, a nivel emocional y relacional, tener los padres separados. En la relación no ha logrado la capacidad de triangular, es decir, ir más allá de una relación dual básica para poder investir afectivamente a terceros y adquirir la flexibilidad emocional para afrontar las pérdidas?. ?La conflictividad de larga duración entre los progenitores no ha permitido que estas dificultades pudieran resolverse y Mariana ha desarrollado la evitación como mecanismo de defensa para protegerse de la ansiedad, pero al mismo tiempo este recurso, le ha impedido afrontar el conflicto? Por algunas de las respuestas y actitudes observadas durante la evaluación, también es muy probable que haya estado superprotegida, lo cual ha incrementado la dependencia?? (folios 153 al 155 del rollo de apelación).
3. Tales peritos del Departament de Psicología y Psiquiatría Infantil del Hospital de Sant Joan de Déu, han realizado en la vista de la apelación, una serie de precisiones realmente clarificadoras, elocuentes y significativas acerca de la situación objeto de controversia, a saber, que:
A) Tras las muchas sesiones realizadas con la niña, a fin de averiguar si podía haber existido o había una causa para justificar la fobia y animadversión hacía su padre, no han encontrado base, ni motivo alguno para la adopción de la postura de rechazo hacía su progenitor por ella adoptada, dado que no ha relatado vivencias de malestar derivadas de la actuación de su padre.
B) Tampoco han podido determinar que fuere la madre quien impidiese de forma voluntaria la relación de la hija con su padre biológico, sino que fue la niña la que, por mimetismo e identificación con las posiciones de su madre, decidió no querer ver a su padre, y como su madre se lo permitió, en vez de imponerse y convencerle para que se relacionara con su progenitor, Mariana, dado que ella no tenía mecanismos suficientes para afrontar la separación de sus padres, fue adoptando cada vez más una actitud ?evitativa? de mayor tozudez y de poner excusas -con sintomatología no real-, hasta el punto de que hubo un cambio de roles en la relación materno-filial y en la persona que debe imponer las normas, ?la niña hacía lo que ella quería? y ?la madre, para evitar que aquélla se enfadase, le hacía caso?, o sea que como puntualizó, con una meridiana claridad expositiva la psicóloga Sra. Estela, en el supuesto analizado ?existía un predominio de la posición de la niña, ya que la madre no le marcaba límites y acababa cediendo a los deseos de su hija?, quien, al ver que conseguía siempre lo que quería, fue retroalimentando su postura, explicando la perito ?que es similar a una bola de nieve que conforme va bajando por la pendiente va cogiendo volumen y agrandándose cada vez más?, como también indicó que una niña, y menos de la edad de Mariana -ahora cuenta con 9 años, pero al principio tenía casi 5 y luego 6 cuando se solicitó la ejecución de la sentencia de separación conyugal-, ?para crecer sana?, ?no puede dejársele hacer siempre lo que desea?, hay que ponerle límites, y decirle en muchas ocasiones ?te guste, o no, ahora te toca hacer esto?.
C) Es fundamental que los hijos de padres separados sepan cual es el rol que les corresponde a éstos, convirtiéndose ello en un reto para los hijos, según palabras textuales de la psicóloga Sra. Estela, cuando en la vida de alguno de sus progenitores entra a formar parte una nueva pareja sentimental, pues ésta nunca debe ejercer de sustituto del padre o madre biológicos, siendo tal cuestión esencial para que los hijos tengan sus referentes parentales bien estructurados, cosa que, al parecer, no acontecía en el presente caso, en que la actual pareja de la madre, era denominada por Mariana, como ?papa Juan María?.
D) En lo concerniente a la situación actual, en que la niña viene habitando desde hace ya unos meses en el domicilio de su padre -quien, amén de mostrarse ahora afectuoso con ella, le marca límites y jerarquía, especialmente para que sea responsable con el tema de los estudios-, Mariana ha verbalizado a los peritos, que en este momento no encuentra diferencia alguna entre la vida de ambos progenitores, especificando seguidamente que ?me gustaría poder estar tres días con uno y cuatro días con el otro?, si bien los referidos psicóloga y psiquiatra reiteran y explican, en el acto de la vista de la apelación, que la niña aún presenta un funcionamiento dual en la relación con sus padres y que le falta asumir y adquirir la triangulación necesaria para lograr la estabilidad emocional que precisa, por lo que recomiendan la prosecución de una terapia psicológica con la menor.
E) Finalmente, los peritos de constante referencia, el Dr. Gaspar y la Sra. Estela, han puesto de manifiesto que la medida adoptada por la Juzgadora de Instancia de impedir la comunicación absoluta, durante varios meses, con su madre, la consideran muy radical pero, también tienen que puntualizar, que en el supuesto que aquí nos ocupa, no ha resultado negativa en la práctica, dado que ha permitido abrir nuevos caminos y horizontes en una situación que había quedado estancada, ?siendo éste el momento oportuno de empezar a adoptar las medidas que sean razonables, a fin de que la niña pueda avanzar como persona?, para lo cual los propios peritos judiciales se remiten a su informe, y en concreto a su ?Conclusión diagnóstica y orientación?, en donde acaban diciendo, que ?En este momento la situación psicoafectiva y relacional de Mariana, sin estar estructurada como un trastorno psicopatológico, genera suficientes interferencias en su vida cotidiana como para considerarlo de riesgo evolutivo. Por esto requiere atención psicológica con el objetivo de ampliar sus recursos personales, no sólo para poder mantener una relación normalizada con sus progenitores, sino también para acceder mejor a los retos de la adolescencia?. Tanto el padre como la madre han de conseguir el compromiso de ejercer su función de padres, al margen de las dificultades que han tenido en su relación de pareja. Sus aportaciones son fundamentales para que Mariana mejore. Recomendamos que sean orientados por el mismo equipo que trata a la hija? (vide. folio 155 del rollo). Al respecto, es de dejar constancia, que el referido equipo multidisciplinar del Departament de Psiquiatría del Hospital de Sant Joan de Déu, según han manifestado los dos peritos en el acto de la vista, a preguntas del Presidente de la Sección y a la vez Ponente de este pleito, que, como ya han trabajado con Mariana, desde una perspectiva psicológica, no tendrían inconveniente alguno en proseguir la terapia que ésta precisa y dar la orientación necesaria a ambos progenitores de la menor.
QUINTO.- Haciendo aplicación práctica al caso de autos del anterior contexto resultante del material probatorio obrante en las actuaciones, es de concluir afirmando, que, con independencia de que en un primer momento hubiere habido o no una actitud manipuladora, impeditiva u obstaculizados por parte de la madre para que la niña no tuviera relación alguna con su padre, lo cual no ha quedado suficientemente acreditado con todo lo actuado -piénsese que el estudio más profundo que se ha practicado a la menor, por parte de profesionales que no han sido propuestos por alguna de las representaciones procesales de los progenitores en litigio, es el del equipo del Hospital de Sant Joan de Déu, quienes han llevado a cabo once sesiones evaluativas, si bien ello se efectuó cuando Mariana ya llevaba varios meses sin contacto alguno con el entorno materno y cuando la psicóloga que hacía el seguimiento de la niña había puesto de relieve una mejoría considerable de la misma y dicho que la niña había ya superado la fobia que tenía hacia su padre-, lo cierto es que si que ha quedado del todo punto demostrado:
A) Una falta de vinculación afectiva entre padre e hija constante matrimonio, dado que por aquél entonces dicho progenitor no se implicaba en el cuidado de la niña, habiendo incluso, por razones laborales, delegado en la madre de la menor todas las necesidades de la misma, lo que comportó que entre ambas se estableciera una especial vinculación y complicidad, convirtiéndose la hija en aliada incondicional de la madre, a quien, además, intentaba mimetizar.
B) Una actitud de la madre -y del entorno materno- poco colaboradora y complaciente con su hija para que la niña, tras la ruptura de la convivencia, no viera a su padre biológico, hasta el punto de que el propio Ministerio Público, tras haber intentado el órgano jurisdiccional ?a quo? -durante un período muy prolongado en el tiempo y utilizando todos los medios a su alcance-, que se llevara a cabo un régimen de visitas padre-hija, solicitó, en el procedimiento de medidas provisionales coetáneas al divorcio, el cambio de custodia de la menor, y que ésta fuera otorgada al padre, cosa que así acordó la Juzgadora de Instancia, mediante Auto de fecha 5 de diciembre de 2006, en el que se razonaba la necesidad del cambio del régimen de guarda y custodia, debido al incumplimiento reiterado por parte de la madre guardadora de las obligaciones derivadas del régimen de visitas a disfrutar por el progenitor no custodio, a tenor de lo estatuido en la norma contenida en el artículo 776, 3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
C) Un comportamiento impulsivo y contrario a los intereses de la niña, llevado a término por la madre -y los abuelos maternos- de la misma, quien, en vez de cumplimentar de forma voluntaria lo acordado por la Juez en la indicada resolución, desapareció de su domicilio junto a la menor y la tuvo sin escolarizar durante los prácticamente seis meses que estuvieron en paradero desconocido. Con anterioridad a este evento, la madre había ya permitido a su hija que no acudiera algunos viernes al colegio, por el hecho de que ésta le había comentado que tenía miedo de que su padre -a quien nombraba por su nombre de pila, Abelardo- fuera a buscarla al centro escolar.
D) Un cambio en los roles familiares, motivado por la conducta condescendiente e indulgente de la madre, en su condición de progenitor custodio, la cual, a fin de evitar posibles enfados con su hija, permitía que ésta tomara decisiones que no le correspondían por su edad, lo que, en definitiva, ha venido a crear un riesgo evolutivo y una confusión acerca de la situación psicoafectiva y relacional de la menor, y ello máxime cuando la niña -sea por el motivo que fuere- llamaba al actual compañero sentimental de su madre, ?papa Juan María? -a quien quiere mucho, lo que no ocurre con Abelardo-, tal como ella misma manifestó en la prueba de exploración judicial.
Al respecto, la Sala quiere significar que, entre las varias funciones del progenitor custodio se encuentra la de lograr, fomentar y potenciar la relación de los hijos con el otro progenitor, para que así éstos, con la triangulación absolutamente necesaria puedan lograr un adecuado desarrollo psicológico de su personalidad. El/la/los/las hijo/a/os/as debe/n conocer e interiorizar las figuras que corresponden a sus padres biológicos, tanto la paterna, como la materna, las cuales no deben ser nunca sustituidas, ni suplantadas, por las de las nuevas parejas sentimentales de uno u otro, como, al parecer, ha acontecido en el caso examinado, pues, al permitir la madre de Mariana, que dijera ?papa? a su actual pareja, no ha hecho sino coadyuvar a mantener la confusión relacional de la hija, por lo que se refiere a un dato tan trascendente, como es, el saber, sin duda alguna, quien es realmente su padre biológico, pues, no puede olvidarse, ni ignorarse, y ello se insiste, por ser fundamental, tal como ha explicitado la psicóloga Sra. Estela en el acto de la vista de la apelación, que cada persona tiene un rol concreto dentro de la familia, el cual debe quedar fijado y establecido con absoluta claridad para la menor, quien debe asimilar que los respectivos compañeros sentimentales de sus progenitores, por bien que actúen correctamente y muestren cariño hacia ella, no son más que la nueva pareja de su padre o de su madre biológica y que estos últimos, tanto uno, como otra, nunca dejarán de ser, ni perderán la condición de progenitores.
SEXTO.- 1. Es principio legal establecido en el artículo 82 del Codi de Familia, que para la determinación de la persona a cuyo cuidado hayan de quedar los hijos sometidos a patria potestad ha de estarse a lo que resulte mas conveniente para ellos -?favor filii?-, al ser éste el interés mas digno de protección; y en el supuesto enjuiciado, se considera que se da cabal cumplimiento al principio indicado, atribuyendo la guarda y custodia de la hija de los litigantes, Mariana, al padre, manteniendo el actual ?statu quo?, pues la niña, quien acepta ya a ambos progenitores, se encuentra bastante estabilizada en este momento, aunque precise proseguir con la terapia para aprender a introducir en su vida la triangulación familiar y superar la dualidad relacional que había venido viviendo anteriormente cuando habitaba en casa de su madre, la cual, como ha reconocido el Ministerio Fiscal e incluso su propia dirección letrada en el acto de la vista de la apelación, no hizo el esfuerzo suficiente y necesario para preservar la figura paterna, consintiendo que la niña no viera a su padre biológico, dándole un poder de decisión totalmente desmesurado, mientras que éste, por contra, desde que mora con él, le marca mucho más los límites a seguir e intenta responsabilizar a Mariana en mayor medida, como han manifestado los peritos judiciales del equipo multidisciplinar del Departament de Psiquiatría infantil del Hospital de Sant Joan de Déu, lo cual se estima más que suficiente para mantener la custodia de la niña a favor del padre, máxime cuando, de una parte, el cambio en su día realizado por la Juzgadora en el auto de medidas provisionales estaba justificado, al amparo de lo dispuesto en el artículo 776, 3. de la L. E. C., y, de otra, que un nuevo cambio de guarda en el momento actual podría resultar perjudicial para el desarrollo de la menor, quien precisa de tranquilidad y bienestar en esta concreta etapa de su vida, para llegar a conseguir, antes de entrar en la adolescencia, un pleno equilibrio psico-afectivo y emocional; lo que comporta, por ende, la ratificación en tal particular de la parte dispositiva de la sentencia impugnada, aunque no por los fundamentos contenidos en la misma, sino en base a los explicitados en el cuerpo de la presente resolución.
2. Asimismo debe confirmarse, debido a la atribución de la guarda y custodia de la hija al padre, la medida relativa a la prestación alimenticia para aquélla a cargo de su madre, al tratarse de un deber de derecho natural dimanante de la procreación y que es de ineludible fijación y cumplimiento.
SÉPTIMO.-1. Entrando seguidamente en el examen del pronunciamiento relativo a la suspensión del régimen de comunicación y visitas de la madre y la familia materna con la menor, por un período mínimo de seis meses, acordado en la misma sentencia apelada, el Tribunal, atendido a todo el material probatorio obrante en las actuaciones, tanto el practicado en primera instancia, como en esta alzada, analizado y valorado en las precedentes fundamentaciones jurídicas de esta resolución, llega a la conclusión que no había justificación suficiente para adoptar una medida tan drástica como la acordada, esto es la privación a la madre de que pudiera ver y mantener contacto alguno con su hija con cierta habitualidad, pues si bien es cierto que ha existido por parte de aquélla un actuar negligente, pasivo y permisivo para con los deseos de la niña, no lo es menos que se le ha ?castigado? con una dureza inusual, incluso en todos aquellos casos en que se ha probado la existencia de SAP -lo cual aquí no ha acontecido, como antes se ha apuntado-, la doctrina jurisprudencial nunca ha acordado tantos meses seguidos de incomunicación de uno de los progenitores respecto de su/s hijo/a/os/as, lo cual conlleva a un aislamiento absoluto de la menor con aquél, que en el supuesto que ahora nos ocupa, lleva ya casi 10 meses sin ver a su madre, y sólo últimamente empieza a mantener un muy breve contacto telefónico semanal, que se estima del todo punto insuficiente, y ello máxime cuando, según los peritos judiciales de Sant Joan de Déu de constante referencia, ?la niña sólo se emociona cuando habla de su madre, dado que teme no poderla ver? (folio 155 ?in principio?).
2. Por ello y siguiendo las directrices del equipo del Hospital de Sant Joan de Déu, acerca de que ya es el momento de empezar a normalizar las relaciones de la niña con sus progenitores, para que la menor pueda empezar a progresar y a madurar como persona, y acogiendo la petición formulada, con carácter subsidiario, por el Ministerio Fiscal en el acto de la vista del recurso, para el caso de que se mantuviera la guarda y custodia de Mariana con el padre, como así se efectúa por el Tribunal, se fija ya un régimen de visitas de la niña con su madre, estableciéndose como tal, el siguiente: fines de semana alternos, desde las 10 horas del sábado hasta las 20 horas del domingo, y mitad de los períodos vacacionales escolares de verano, Navidad y Semana Santa, con realización de terapia psicológica a la hija y orientación a sus progenitores, que deberá llevarse a cabo por el equipo multidisciplinar del Departament de Psiquiatría Infantil del Hospital de Sant Joan de Déu, la cual deberá iniciarse de forma inmediata y con seguimiento de las visitas por parte del SATAF, cuyos técnicos, tanto de uno como de otro equipo, deberán emitir respectivos informes trimestrales al Juzgado de Manresa de procedencia, cuya Juez, a la vista del resultado de la terapia y de los informes de seguimiento, podrá ampliar, tras el período vacacional estival, si lo estima beneficioso para la menor, el régimen de comunicación y contacto a favor de la madre, en trámite de ejecución de sentencia, en el bien entendido que, si no surge problema alguno, dado que Mariana manifestó, ante el psiquiatra Dr. Gaspar y la psicóloga Sra. Estela del equipo de Sant Joan de Déu que no encuentra diferencia alguna entre permanecer con el padre o con la madre, así como expresó su voluntad de ?estar tres días con un progenitor y cuatro días con el otro?, ha de tenderse, lógicamente, a la consecución, en un futuro más o menos inmediato, de una custodia compartida, que en la práctica sería lo deseable y redundaría, obviamente, en beneficio de la niña. El régimen de visitas fijado por la Sala se iniciará el fin de semana correspondiente a los días 26 y 27 de abril del año en curso.
3. Finalmente el Tribunal, aunque en la actualidad exista una mejor disposición en los dos progenitores, debido a la situación de conflicto habida entre ellos durante un prolongado período de tiempo, considera preciso exhortarles para que colaboren y faciliten al máximo el cumplimiento del régimen de visitas establecido, posibilitando el buen funcionamiento del mismo, actuando con la flexibilidad conveniente, necesaria y suficiente en beneficio de su propia hija, que precisamente se ha convertido en víctima de la desunión y litigiosidad de sus padres, quienes deben intentar resolver sus diferencias en interés de la misma y evitar hallarse inmersos en procesos judiciales, pues ello resulta totalmente contraproducente para la salud y el equilibrio mental de su hija, y lo único que consiguen, adoptando tal errónea actitud y proceder, es perturbar el sosiego y la tranquilidad anímica de la niña, la cual, como antes se ha indicado, precisa de concordia, armonía y consenso de sus progenitores para poder así alcanzar y conseguir, con la ayuda psicológica de los profesionales del Hospital de Sant Joan de Déu, un adecuado desarrollo integral.
OCTAVO.- Consecuentemente con todo lo hasta aquí expuesto, procede, con estimación parcial del recurso tanto de la madre demandada, como del recurso del Ministerio Fiscal, a quien se le estima íntegramente su pretensión subsidiaria formulada en el acto de la vista de la apelación, revocar en parte la sentencia recurrida en los términos explicitados en el anterior Fundamento de Derecho de la presente; debiéndose confirmar la resolución impugnada en el resto de sus pronunciamientos y efectos.
NOVENO.- No es de hacer una especial declaración acerca de las costas causadas en esta alzada -Art. 398, 2. de la Ley de Enjuiciamiento Civil-.
FALLAMOS
Que ESTIMANDO EN PARTE tanto el recurso de apelación interpuesto por la representación de DOÑA Consuelo, como el formulado por el MINISTERIO FISCAL, a quien se le estima íntegramente su pretensión subsidiaria, contra la sentencia dictada por la Ilma. Sra. Magistrada-Juez de Primera instancia n.º Cuatro de Manresa, en fecha catorce de junio de dos mil siete, debemos REVOCAR Y REVOCAMOS parcialmente la mentada resolución en el particular que decreta la suspensión del derecho de visitas de la madre demandada y la familia materna con la menor, y en su lugar, SE ACUERDA restablecer el contacto madre-hija de forma inmediata, fijando el siguiente régimen de visitas: fines de semana alternos, desde las 10 horas del sábado hasta las 20 horas del domingo, y mitad de los períodos vacacionales escolares de verano, Navidad y Semana Santa, con realización de terapia psicológica a la hija y orientación a sus progenitores, que deberá iniciarse y llevarse a cabo de inmediato por el equipo multidisciplinar del Departament de Psiquiatría Infantil del Hospital de Sant Joan de Déu, y con seguimiento de las visitas por parte del SATAF, cuyos técnicos, tanto de uno como de otro equipo, deberán emitir respectivos informes trimestrales al Juzgado de Manresa de procedencia, cuya Juez, a la vista del resultado de la terapia y de los informes de seguimiento, podrá ampliar, tras el período vacacional estival, si lo estima beneficioso para la menor, el régimen de comunicación y contacto a favor de la madre, en trámite de ejecución de sentencia. El régimen de visitas establecido por la Sala empezará a disfrutarlo la madre de Mariana el fin de semana correspondiente a los días 26 y 27 de abril del año en curso.
SE CONFIRMA la sentencia de instancia en sus restantes efectos y pronunciamientos.
Todo ello, sin hacer imposición de las costas causadas en esta alzada a ninguna de las partes litigantes.
Y firme que sea esta resolución, devuélvanse los autos originales al Juzgado de su procedencia, con testimonio de la misma para su cumplimiento.
Así por esta nuestra sentencia, de la que se unirá certificación al rollo, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.
PUBLICACIÓN.- La extiendo yo la Secretaria Judicial para hacer constar que en el día de la fecha ha sido leída y publicada la anterior sentencia estando celebrando audiencia pública. DOY FE. Sigue leyendo

Excelencia en la magistratura (que bueno que los premien, que los promuevan, ojalá que el resto imite estas buenas acciones)

Premiarán a jueces por buen desempeño profesional

(ANDINA).- Cinco magistrados que laboran en diferentes Cortes Superiores de Justicia de interior el país resultaron ganadores del “Premio a la Excelencia Judicial 2008”, instituido por el Poder Judicial.

Los ganadores destacaron por su buen desempeño y desarrollo profesional durante el Año Judicial 2008, contribuyendo a la eficiencia y calidad de los servicios judiciales.

En la categoría vocales superiores resultó triunfador Edwin Figueroa Gutarra; y en la categoría de Juez Especializado o Mixto, Oscar Burga Zamora. Ambos son magistrados de Lambayeque.

Asimismo, en la categoría Juez de Paz Letrado fue proclamada Soraya Pascuala Castillo Ramírez (Pasco); mientras que en la categoría Jueces de Paz, Gustavo Ramírez Barbarán, Juez de Paz de la localidad de Caco Macaya de la Corte Superior de Ucayali.

Finalmente en la categoría Auxiliar Jurisdiccional triunfó Rosario Arce Carpio, Secretaria de la Quinta Sala Penal de la Corte Superior de Arequipa.

Ellos serán reconocidos hoy en una ceremonia que presidirá el Presidente del Poder Judicial y de la Corte Suprema de Justicia, Javier Villa Stein, y se realizará en la Sala de Juramentos del Palacio de Justicia a partir de las 12 del mediodía.

La Presidencia del Poder Judicial agradeció y reconoció a los miembros del Jurado Precalificador el magistrado cesante Andrés Echevarría Adrianzén, los periodistas Juan Paredes Castro, Raúl Vargas Vega y Enrique Zileri Gibson, y el empresario Ricardo Vega Llona.

También al Jurado Calificador integrado por los doctores Oscar Alfaro Alvarez, Luis Bustamante Belaúnde, Ilse Wisotzki Loli y Carlos Fernández Sesarego.

Sigue leyendo

El trastorno borderline (psiquiatría infantil)

El trastorno borderline. Evolución del concepto.
Clínica y patología

Néstor Ricardo Stingo, María Cristina Zazzi,
Liliana Noemí Avigo, Carlos Luis Gatti

http://www.alcmeon.com.ar/3/12/a12_09.htm

——————————————————————————–

Evolución del concepto

Introducción
El presente trabajo pretende explicitar la génesis del término borderline y sus diferentes acepciones en la práctica clínica actual. Diversos autores lo utilizan desde hace más de un siglo para dar cuenta de un grupo de pacientes que se caracterizan básicamente por constituir una patología de frontera o de borde entre la neurosis y la psicosis.
El trastorno borderline tiene una innegable repercusión social. A su vez, la sociedad incide sobre él. Los malestares culturales, las vicisitudes y avatares de la vida corriente, pueden contribuir a la aparición del fenómeno y su distribución.
Una de las características de la sociedad actual es el hundimiento de los valores concensuados, cuyo lugar es ocupado por sentimientos de apatía, desesperanza y vacío de sentido, los cuales tienden a ser compensados por diversos mecanismos, entre los que podemos destacar: adicciones variadas, conductas delincuenciales, auto y heteroagresividad. La autoidealización narcisista sustituye a los ideales culturales. La abolición de puntos de referencia se relaciona con la patología del límite, buscando precisamente eso: un perímetro, un cierre. Los padres a menudo están imposibilitados de marcar o brindar tanto límites como objetivos, porque ellos fueron los primeros en recibir el impacto del cambio social. La transgresión de los valores éticos y culturales aparece en muchísimos casos como el modelo a imitar. El consumo en su doble vertiente, auto y hétero, es la ética vigente. Todo esto configurado en un ámbito que semeja al existencialismo desde una perspectiva postmoderna.
Las condiciones de estructuración de la personalidad distan de ser las más convenientes. Se trata de sujetos con claras falencias en dicho terreno.
Problemáticas tales como el uso indebido de drogas, trastornos antisociales, alcoholismo y agresividad, entre otras, encuentran en este trastorno una vía de canalización.

Aspectos Históricos
La primera vez que aparece el término borderline es en 1884. En ese año, Hughes (psiquiatra inglés) designa así a los estados borderline de la locura. Los define como “personas que pasaron toda su vida de uno u otro lado de la línea”.
Rose los diagnosticaba cuando había síntomas neuróticos graves.
Bleuler describe la esquizofrenia latente, que podría ser el análogo de los estados fronterizos.
Freud, en “El hombre de los lobos”, describe un caso diagnosticado como neurosis obsesiva, pero que a la luz de las investigaciones actuales y la revisión psicopatológica podría ser entendido como un caso de patología fronteriza.
Henry Claude hablaba de esquizomanías.
Marco Merenciano introduce el término “psicosis mitis” para describir a este tipo de pacientes.
W. Reich aporta el término “carácter impulsivo”.
F. Alexander, en 1927, los ubica dentro de lo que denomina el “carácter neurótico”.
Stern, en 1938, es quien formaliza el término borderline, a partir de estudios clínicos. Se refiere a una “hemorragia mental”, definida como intolerancia al dolor mental. Los enfermos tienen el sentimiento permanente de estar heridos o ser lastimados.
H. Deutche, en 1942, se ocupa de las personalidades como si.

Conceptualizaciones modernas
En 1947, Melita Schmideberg enfatiza la estable inestabilidad de estos pacientes. Sostiene que los rasgos característicos del fronterizo no son sus síntomas. Resalta como lo más importante la falta de sentimientos normales y el profundo trastorno de la personalidad.
Fenichel utiliza el término “esquizofrenia marginal”.
Hoch y Polatin hablan de esquizofrenia pseudoneurótica.
H. Ey, de esquizoneurosis.
En 1967, Grinker y otros hablan del síndrome borderline, cuyas características serían:
1) Rabia como único o esencial afecto;
2) anaclisis (recostarse sobre) como trastorno en las relaciones objetales;
3) ausencia de indicadores de autoidentidad consistente (inestabilidad);
4) depresión sin sentimiento de culpa, autoacusación o remordimiento.
Dividen a estos pacientes en cuatro grupos, según se acerquen o alejen de la psicosis:
Grupo I: Frontera con la psicosis.
Grupo II: Síndrome fronterizo central.
GRUPO III: Personalidades como si.
Grupo IV: Frontera con la neurosis.
Kernberg habla de organización borderline de la personalidad. Pone el énfasis en que no se trata de un estado transitorio, sino estable, con fachada neurótica polisintomática, con identidad difusa. Para él estos estados están caracterizados por:
1) Manifestaciones de debilidad yoica, tales como intolerancia a la ansiedad, regresión defensiva y control inadecuado de los impulsos, junto a falta de canales sublimatorios;
2) “viraje hacia el pensamiento del proceso primario”;
3) operaciones defensivas específicas como el splitting, idealización, negación, omnipotencia, devaluación, proyección e identificación proyectiva.
James Masterson sitúa el cuadro como una detención del desarrollo fijado, en la fase del reencuentro cordial, momento básico en la separación individuación infantil, según la clasificación evolutiva de Mahler. Hace una división entre:
1) Estados borderline: aparentemente bien adaptados, generalmente no consultan;
2) Síndromes clínicos borderline: en los que hay una depresión de abandono, fijación oral; el miedo básico es a ser engullido o abandonado por la madre; no hay delirio ni regresiones profundas.
Gunderson explora cinco áreas:
1) La adaptación social, aparentemente sin dificultades;
2) impulsos y acciones (impulsiones, uid, alcohol, autoagresión, promiscuidad, bulimia);
3) en el área de los afectos, depresión, rabia, ansiedad y desesperación;
4) las psicosis suelen ser breves y poco severas;
5) relaciones interpersonales: no soportan estar solos, necesitan del otro en todo momento; son dependientes, masoquistas, manipuladores y desvalorizadores.
Carlos Paz realiza una experiencia psicoanalítica en el tratamiento de los borderline. Encuentra:
1) Trastornos en la relación con la realidad, en la cual hay alteraciones groseras aunque transitorias, sin pérdida del juicio de la realidad.
2) trastornos del pensamiento, autorreferencia, concretos, irrupción del proceso primario y de las ecuaciones simbólicas;
3) perturbaciones defensivas: represión defectuosa;
4) trastornos en la regulación de la agresión; rabia que puede originar violencia; no pueden controlarse;
5) trastornos de la sexualidad; fantasías sexuales sadomasoquistas masturbatorias con fantasías eróticas perversas, promiscuidad, impotencia, inactividad;
6) expresiones y movimientos corporales típicos: tirarse de los dedos de la mano y de las rodillas, tirarse como una bolsa de la papa;
7) presencia de ansiedades confusionales;
8) vínculos transferenciales y contratransferenciales característicos.
Los fenómenos transferenciales son primitivos e intensos, llamados por algunos autores “transferencia delirante” por las distorsiones observadas, o “transferencia psicótica”, alternando con “transferencia neurótica”, a veces encubiertas por una adaptación forzada.
Las características contratransferenciales están dadas por reacción intensa del analista, se la describe como exigente, abrumadora, atrapadora del analista. El analista experimenta tensión y miedo, alternan momentos de confusión con otros de interés o preocupación, como también fastidio o aburrimiento.
En los últimos años ha tomado envergadura la terminología borderline, la cual ha aparecido en las diferentes clasificaciones, tanto en la americana como en la OMS. Este síndrome, también denominado “límite” (de la personalidad), es la gran preocupación de la psiquiatría, la psicología, la sociología y demás ciencias del hombre.
La patología borderline, hoy en día, es sin duda una problemática psicosocial, ya que frecuentemente se asocian a cuadros de toxicomanías.
Ciertos autores comparan al paciente borderline actual con los histéricos de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Sostienen que son equivalentes.
Sobre la base de nuestra experiencia clínica nos resulta práctico clasificar en los siguientes cuatro grupos las formas clínicas de los pacientes con trastornos borderline de la personalidad:
Grupo A: Borderline con predominio de características esquizoides y/o paranoides (correspondería al grupo más cercano a la psicosis).
Grupo B: Borderline con predominio de características distímicas.
Grupo C: Borderline con predominio de características antisociales y perversas (corresponderían al grupo de trastorno de personalidad borderline propiamente dicho, cumpliendo con casi todos los criterios del DSM IV).
Grupo D: Borderline con predominio de características neuróticas (obsesivo compulsivas, histéricas y fóbicas) graves.
Esta clasificación es orientativa a los fines didácticos. En la práctica cotidiana podemos observar la conformación de casos mixtos, que serían los más numerosos.

Clínica y psicopatología del paciente borderline
Marco referencial
Es conveniente explicitar el marco teórico referencial en el cual nos basamos para el diagnóstico. Éste está sustentado por los aportes de distintas escuelas, entre ellas, la psicoanalítica americana, británica y francesa.
La escuela americana pone el énfasis en la labilidad yoica o del self y en la difusión de la identidad. En cuanto al primer punto, presentan alteraciones de las siguientes funciones yoicas:
1) Autonomía, relacionada con la creatividad y la identidad;
2) autovaloración;
3) agresión constructiva;
4) tolerancia a la frustración;
5) alteración en la regulación de los límites, a partir del yo, entre mundo inconsciente y realidad exterior;
6) la integración;
7) la formación de conceptos;
8) el planeamiento realista.
El trastorno clave estaría en la discontinuidad en el desarrollo de las relaciones objetales internalizadas, que contribuyen a la integración yoica. El objeto es vivido en función de la satisfacción de las necesidades. No se alcanza la constancia objetal, que se define como la carga del representante psíquico constante del objeto, independiente del estado de necesidad.
La escuela inglesa acentúa las ansiedades psicóticas y los mecanismos caracterológicos neuróticos que se erigen frente a éstas, y un modo particular de vivir la relación con el objeto.
Hanna Segal, cuando describe la psicopatología de la posición esquizoparanoide, hace mención de los mecanismos defensivos de estos pacientes y acuña el concepto de “tercer área”, lugar de la mente donde se resguardan o aíslan aspectos escindidos.
Betty Joseph describe la pseudocolaboración y un problema casi universal del paciente borderline: la intolerancia al dolor mental.
Searles y Mahler hacen hincapié en el vínculo simbiótico del borderline.
Winnicott postula la existencia del falso self y el objeto transicional. Para él, en el self no hay continuidad de representación. El self pasado y el self deseado (futuro), no coinciden en el yo presente.
Fairbain plantea el conflicto esquizoide como el nódulo de la psicopatología.
Melita Schmideberg sostiene que los fronterizos padecen de trastornos que afectan casi todas las áreas de su personalidad y su vida, principalmente las relaciones personales y la profundidad de los sentimientos, la identificación y la empatía, su actitud frente a la sociedad y la realidad, la volición y el autocontrol, las sublimaciones, las actividades y la capacidad para el trabajo, la capacidad para gozar y la necesidad de placer, la vida sexual, la experiencia y el control de las emociones, la vida de las fantasías, los ideales, los valores y las metas en la vida; una profunda falta de integración de la personalidad. Sus relaciones de objeto son superficiales y débiles y carecen de profundidad de sentimientos, de constancia, empatía y consideración por los demás.
La escuela francesa, con Bergeret, considera como trastorno dominante en los borderline los síntomas depresivos, que llevados al extremo pueden definir un tipo de depresión llamada “esencial”. Para Bergeret hay una falla en la posibilidad de estructuración neurótica o psicótica, por ello es que habla de una a-estructuración, es decir una no-estructura que en su desarrollo puede orientarse hacia uno de estos polos; mientras tanto no es ni una cosa ni la otra.
Alternativamente, entretanto, el paciente se maneja básicamente con una modalidad defensiva y relacional de orden psicótico y síntomas de características más neuróticas. También presentan trastornos del carácter de menor nivel.
Los datos semiológicos clínicos son:
1) Angustia:
Es crónica y difusa. Se trata de un afecto continuo que no obstante puede manifestarse como una crisis de angustia con el correlato somático correspondiente. Además de las crisis, puede llegar a un estado de desfallecimiento de todas las funciones psíquicas, junto con las manifestaciones somáticas. La desrrealización y la despersonalización aparecen como extremos, acompañadas por síntomas somáticos tales como vértigo, taquicardia y otros característicos de la crisis de angustia corriente. Desde el punto de vista de la psicología del yo, el diagnóstico se orienta más a la evaluación de la estructura del yo que a los síntomas. Cuando hay perturbaciones en el desarrollo yoico, la angustia no puede ser procesada como señal, sino que se vive como amenaza difusa y global, como peligro de aniquilación, y por lo tanto, puede aparecer en forma brutal, poco canalizable por la simbolización.
Es una angustia ligada a la pérdida de sentido, que remite a la pérdida de objeto. Freud destaca que las reacciones frente a la separación se asemejan más al duelo que a la angustia, se ligan con el exceso de excitación pulsional y la pérdida de la función protectora del objeto frente a la pérdida libidinal. La ubicación psicopatológica de ésta correspondería para Kernberg, Masterson y otros, en el esquema psicoevolutivo de Mahler, a la subfase de reacercamiento de la fase de individuación-separación, en la cual las ansiedades de abandono se sienten al máximo y la omnipotencia ha decrecido.
2) Incapacidad para sentir:
En ocasiones el paciente toma conciencia de un vacío afectivo cercano a la despersonalización. En estos casos sufren por su incapacidad para sentir y a veces hacen escenas de tipo histérico, tienen reacciones emocionales exageradas, ingieren alcohol o drogas, cometen delitos o tienen relaciones sexuales patológicas para librarse de su vacío y anestesiarse, paradojalmente, con sensaciones intensas. Gran parte de su acting out y de sus estallidos emocionales constituyen un intento por superar su insensibilidad. Aunque anhelan experimentar emociones genuinas, no pueden tolerarlas. Se protegen contra el sentimiento, manteniendo las relaciones en un nivel muy superficial o cambiando frecuentemente de trabajo o de pareja o el lugar donde viven. Esto explicaría en gran medida su inestabilidad. Schmideberg dice: los fronterizos son fundamentalmente no sociales y algunos abiertamente antisociales.
Una de las manifestaciones de la inestabilidad es la inestabilidad afectiva. El estallido de sus afectos y la tendencia a la actuación perturba sus relaciones sociales.
En el plano laboral también se muestran inestables. Aunque algunos tienen inteligencia superior o verdaderas condiciones intelectuales, carecen de capacidad para la concentración, la perseverancia y el deseo de hacer un esfuerzo sostenido. Otros elementos que contribuyen a la inestabilidad laboral son su baja tolerancia a la frustración, la hipersensibilidad a las críticas y la espera de alabanzas y recompensas totalmente desproporcionadas, que condicionan que sean despedidos de sus empleos o que ellos mismos los abandonen. También es destacable la incapacidad para aceptar las reglas y la rutina.
3) Depresión:
El tipo de afecto depresivo ayuda a evaluar el grado de integración del super yo. Los sentimientos de culpa evidencian una buena integración de las interdicciones, así como los de rabia, de desesperación y una imagen de sí mismo idealizada, indican una mala integración de esta instancia. La depresión se caracteriza, básicamente, por sentimientos de vacío y soledad, a diferencia de lo que ocurre en el verdadero depresivo, en el cual hay temor a la destrucción del objeto. En el caso del borderline hay cólera o rabia contra el objeto considerado frustrante. La depresión es muy variable, en función del ambiente y sin cambios circadianos.
4) Intolerancia a estar solo:
La modalidad de relación es anaclítica. La intolerancia a estar solo se manifiesta como un afán de aferrarse vorazmente, a través de la voz o de la presencia física del otro, o en determinados casos por intermedio del objeto droga, alcohol o alimento según sea la adicción, como intento fallido de narcotización de la falta. En realidad, no hay posibilidad de introyección del objeto, el cual aparece como presencia lábil con tendencia a la desaparición inminente. Toda tensión es intolerable, y de allí la aparición, sin mediatización de las conductas actuadas de aferramiento. La relación de objeto del borderline es siempre parcial. Puede ser con un objeto parcial o con uno total. La relación de objeto parcial significa empleo de disociación, proyección, idealización, negación y omnipotencia, e implica splitting del yo. La idealización tan frecuente en los borderline implica disociación, negación de los aspectos rechazados del objeto y proyección de los mismos a un objeto desvalorizado.
5) Anhedonia:
Es la incapacidad de sentir placer, entendido como la obtención de satisfacción a partir de un estímulo determinado o las sensaciones de bienestar que dan las gratificaciones o el logro de objetivos. Existe siempre en el paciente borderline una insatisfacción permanente y manifiesta, una frustración constante. Los objetivos que se plantea nunca llegan a conseguirse, son inalcanzables. O por el contrario, cuando son alcanzados, pierden valor inmediatamente. No hay identidad integrada, un yo estable y totalizador que permita asimilar la experiencia placentera. Tomando a Winnicott, explicamos el mecanismo de la anhedonia como una falla en la articulación entre el yo corporal y el yo como instancia psíquica, lo cual produce alteraciones en la triple creencia del infante:
a) Continuidad de la existencia;
b) identidad consciente;
c) funcionamiento natural de su cuerpo.
Esta triple creencia funda el placer de vivir, que obedece al Principio del Placer. En los pacientes borderline la tendencia a evitar el displacer se hace más fuerte que la búsqueda del placer, en condiciones por ejemplo de debilidad de funcionamiento innato, de disociación defensiva contra el dolor de la impotencia, el desamparo y la frustración, con riesgo de alterar las creencias de base y de perder el placer de vivir. La escisión entre lo psíquico y lo somático protege contra la destrucción total. Como consecuencia de la escisión, falla la creencia y se instala el vacío. Habría una disociación entre un self profundo que no interviene en los vínculos con el ambiente y un self adaptativo disociado que se desarrolla a expensas de un empobrecimiento afectivo y da lugar a sensaciones de vacío y futilidad.
6) Neurosis polisintomáticas:
Pueden a presentar dos o más de los siguientes síntomas:
a) Fobias múltiples generalmente graves, especialmente agorafobia. La relación con el objeto está sometida a regulación de la distancia con mecanismos agora y claustrofóbicos. Asociadas con tendencias paranoides, originan serias inhibiciones sociales.
b) Síntomas obsesivos compulsivos. Sintónicos con el yo y con tendencia a racionalizarlos.
c) Múltiples síntomas de conversión, generalmente crónicos.
d) Reacciones disociativas.
e) Estados de ensoñación, fugas y amnesia con trastornos de conciencia.
f) Hipocondría. Exagerada preocupación por la salud y temor crónico a enfermar. Se refiere no sólo al cuerpo, sino también a la mente. Describe minuciosamente sus malestares, reacciones y sensaciones. Es común el temor a volverse locos.
g) Tendencias paranoides e hipocondríacas con cualquier otra neurosis sintomática. Este elemento sería para Kernberg una combinación típica, presuntiva del diagnóstico de organización límite.
h) Descontrol impulsivo, incluido el pasaje al acto y el acting out. Este descontrol impulsivo puede ser vivenciado egodistónicamente fuera de los episodios “empujados” por el impulso, que son egosintónicos y generalmente agradables durante el episodio mismo. El alcoholismo, la drogadicción, la bulimia, las compras descontroladas, la cleptomanía, entre otros.
8) Tendencias sexuales perverso polimorfas:
Suelen coexistir varias tendencias en forma de fantasías o de acciones. Las formas bizarras de perversión, principalmente las que manifiestan agresión o sustitución primitiva de los fines genitales, con fines eliminatorios (orina, defecación), son también indicadores de una organización límite de la personalidad.
A veces la homosexualidad puede funcionar como defensa frente a ansiedades de abandono.
Habría condensación de conflictos genitales y pregenitales y un prematuro desarrollo de los conflictos edípicos, causado por el predominio de las tendencias agresivas. En la historia hay experiencias tempranas de frustración extrema. Excesiva agresión pregenital especialmente oral es proyectada haciendo aparecer a la madre como potencialmente peligrosa, odio que se hace extensivo a ambos padres. También hay un prematuro desarrollo de las tendencias genitales, con las que tratan de evitar la rabia y los temores orales. Esto fracasa por la intensa agresión pregenital que contamina también las tendencias genitales. En la mujer, los intentos de solución pueden manifestarse como:
a) El refuerzo del edipo negativo, es decir el sometimiento sexual al padre para obtener las gratificaciones orales negadas por la madre. Homosexualidad de origen predominantemente oral.
b) Relación heterosexual que en el plano profundo intenta robar sexualmente lo que la madre le negó en el plano oral. Hombres narcisistas promiscuos (vinculaciones seudogenitales: buscan vengarse de las frustraciones orales de la madre).
c) Desarrollo de las tendencias infantiles perverso-polimorfas, sobre todo de las que permiten la manifestación de la agresión. En la mujer en general hay un fracaso del amor heterosexual por la contaminación agresiva del padre y la reactivación de la envidia del pene. Se busca solucionarlo en la promiscuidad tratando de negar la envidia del pene y los sentimientos de culpa de las tendencias genitales. Tendencias masoquistas por la reintroyección de la agresión proyectada a la madre.
d) Homosexualidad por la búsqueda de la gratificación de las necesidades orales por parte de una imagen materna idealizada.
e) Relaciones homosexuales sadomasoquistas, por la persistencia de las necesidades y temores derivados de la agresión oral. Las soluciones son: homosexualidad, masoquismo y promiscuidad.
9) Breves episodios psicóticos:
Incluyen la desrrealización y despersonalización. La suspicacia autorreferencial y los cuadros paranoides predominan en estos episodios. Las manifestaciones clínicas serían: trastornos paranoides, depresiones con intentos de suicidio, episodios maníacos.
La ruptura de un vínculo simbiótico puede terminar de diversas maneras: un acting, un episodio psicótico, uno psicosomático, uno perverso, o la instauración de un nuevo vínculo simbiótico. Algunos autores piensan que pueden virar hacia la salud.
10) Adaptación social:
Si bien se habla clásicamente de una adaptación superficial, ésta no es tal. Conviene hablar de una adecuación ante determinadas circunstancias. Hay un espectro de posibilidades desde evitar el contacto social (borderline esquizoides y depresivos) hasta los antisociales. En las reacciones paranoides pueden tener conductas agresivas, pero por lo general se retraen y perjudican las relaciones personales.
El borderline se puede presentar con dispositivos protectores, reticencia, evasión, negación, restar importancia, el cambiar de tema y otros métodos de disimulo, malas interpretaciones de la realidad, preocupaciones autísticas y cosas semejantes.
La expresión de sospechas acompañadas por disculpas o bromas indica la conservación de la función crítica del yo respecto de la desconfianza paranoide, mientras que la suspicacia sin trabas indica la pérdida de esta función.
Kernberg agrega las estructuras de personalidad prepsicóticas, las neurosis impulsivas y adicciones y los desórdenes caracterológicos de nivel inferior.
El típico borderline conserva intactos los límites del yo y la prueba de la realidad. El déficit es de síntesis de las imágenes contradictorias de sí mismo y de los objetos.
Las defensas que utiliza son:
a) Represión: Hay déficit de la función represiva. La represión tiene un doble funcionamiento: mantiene a distancia las investiduras de objeto capaces de amenazar la organización del yo, y por otro lado constituye un revestimiento cuya función es asegurar los límites que procura el yo, siempre con cierto juego.
b) Escisión (splitting, clivaje): Es un proceso activo utilizado para mantener la separación entre introyecciones e identificaciones de calidad opuesta: son sistemas alternativamente activados e investidos en la relación de una forma discontinua. A consecuencia de ésta hay agresión por incapacidad de integración. Esto que es un simple defecto de integración, sigue siendo activamente utilizado por el sujeto como modo de enfrentarse a la difusión de la angustia y de protegerse frente a la incompletud narcisística. En cuanto al yo, hay dos sectores: el relacionado con los objetos que no despiertan la herida narcisística y el que funciona de un modo más autónomo y en relación con la realidad, reactivando posiciones narcisísticas frágiles. La función de síntesis del yo se encuentra modificada y es fluctuante, ya que solamente el área de realidad frustrante es la que se deforma y termina en estas deformaciones del yo.
c) Idealización primitiva: Tendencia a ver los objetos como totalmente buenos para contar con su protección contra los objetos malos y asegurarse que no sean dañados, contaminados o destruidos. No hay verdadera estima, sino necesidad de protección contra los objetos peligrosos y sirve como receptáculo de la identificación omnipotente. Esta fusión con un objeto ideal desvanece los límites yoicos, como ocurre en la transferencia, dando lugar a las llamadas psicosis transferenciales.
d) Identificación proyectiva (temprana forma de proyección): Fuertes tendencias a la proyección. El principal propósito es poner afuera las principales imágenes del si mismo agresivo y totalmente malo, aparición de objetos peligrosos y vengativos de los que busca protegerse.
En el área de la proyección de la agresión se debilitan los límites yoicos y necesitan controlar el objeto para impedir el ataque. La angustia persecutoria obliga al paciente a acentuar la idealización.
e) Omnipotencia y desvalorización: Los pacientes suelen alternar entre la necesidad de un relación que refleja su aferramiento y sus exigencias a un objeto mágico e idealizado y fantasías y actividades que revelan el profundo sentimiento de omnipotencia. No hay dependencia en el sentido de preocupación o amor. En un plano profundo, la persona idealizada es tratada en forma despiadada y posesiva, como una extensión del propio paciente. A raíz de esto aparecen las fantasías omnipotentes; cuando el objeto externo ya no proporciona gratificación o protección, lo abandona, porque no hay capacidad de amor para destruirlo vengativamente y frustrar sus necesidades (avidez oral), para impedir que se transforme en perseguidor.
Freud, en 1913, dice: “Muy a menudo, cuando vemos un caso de neurosis con síntomas histéricos u obsesivos, de carácter moderado y corta duración, surge una duda que no se debe pasar por alto acerca de si el caso no será uno de incipiente demencia precoz, como se la denomina, esquizofrenia según Bleuler, parafrenia según yo prefiero llamarla, y si tarde o temprano no manifestará signos bien marcados de esta enfermedad.”
En años recientes muchos autores, entre ellos Hoch y Polatin (1949), Stern (1945), Miller (1940), Pious (1950), Melita Schmideberg (1947), Fenichel (1945), Helen Deutche (1942), Setifngel (1945), han llamado la atención sobre tipos de casos que pertenecen a la franja limítrofe del espectro psicopatológico y han hecho observaciones sobre los problemas diagnósticos y psicoterapéuticos asociados con estos casos.

Consideraciones finales
Al intentar hacer un diagnóstico preciso en un paciente borderline, hay dos criterios o marcos de referencia que se emplean a menudo y que han de usarse de una manera crítica para evitar errores: el primero de ellos plantea la cuestión de si se ha producido una ruptura con la realidad; el segundo es la suposición de que una sintomatología polineurótica esconda una estructura límite.
Los borderline constituyen un grupo de pacientes que abunda en la clínica actual, cuya presentación fenoménica es polifacética, no obstante lo cual llegan a configurar un trastorno con características comunes y bien delimitadas en la clínica, en los psicodinamismos y en el devenir del proceso terapéutico.
Los obstáculos y vicisitudes de la transferencia y la contratrasferencia constituyen un elemento de apoyo allí donde la clínica encuentra su límite.
El presente trabajo es una tentativa de aproximarnos al problema, en el cual quedan aún zonas de silencio que implican la necesidad de continuar en la búsqueda, especialmente en el nivel de los factores etiológicos y en el de los enfoques terapéuticos, que en el momento actual transitan por la frontera de lo posible.

Bibliografía
Pulse F5 para regresar
Bryce Boyer, “Tratamiento de una paciente fronteriza”, en: Revista de Psicoanálisis, vol. 1, 2, 1979.
DSM IV. Manual Estadístico de Desórdenes Mentales.
W.R.D. Fairbairn, Estudio psicoanalítico de la personalidad, Buenos Aires, Hormé Paidós, 1970.
S. Freud, Obras completas, Biblioteca Nueva.
R. Grinker y otros, El síndrome borderline, Nueva York, Basic Books, 1968.
J. Gunderson, M. Singer, “Definición del paciente fronterizo. Un panorama general”, en: Psicología Hoy, año 1, 1, Buenos Aires, 1976.
J. Gunderson, Borderline. Personality Disorder, Washington, American Psychiatric Press, 1984.
H. Guntrip, El self en la terapia psicoanalítica, Buenos Aires, Paidós, 1971.
O. Kernberg, Trastornos graves de la personalidad, México, El Manual Moderno, 1987.
O. Kernberg, Desórdenes fronterizos y narcisismo patológico, Buenos Aires, Paidós, 1979.
M. Klein, “Notas sobre algunos mecanismos esquizoides”, en: Revista de Psicoanálisis, VI, I, 1948-1949.
M. Mahler, Simbiosis humana: las vicisitudes de la individuación.
J.F. Masterson, Psycotherapy of the Borderline Adult. A Developmental Approach, Nueva York, Brunner Mazel, 1976.
J. Paris, Borderline Personality Disorder. Etiology and Treatment, Washington-Londres, American Psychiatric Press, 1993.
C. Paz, M. Pelento, T. Olmos, Estructuras y estados fronterizos en niños, adolescentes y adultos, Buenos Aires, Nueva Visión, 1976 y 1977.
D. Winnicott, “La incapacidad de estar solo”, en: Revista de Psicoanálisis, XVI, 2, 1959.

Sigue leyendo

El SAP sí existe (Psiquiatria Infantil) Que las juezas de familia lo sepan, lo comprendan, lo aprendan y dejen de ser tan obtusas

De: Federación Andaluza de Madres y Padres Separados FASE
Asunto: Entrevista a Dña. Maria Jesús Mardomingo, creadora de la Unidad Psiquiatrica Infantil en España: El Sindrome de Alienación Parental existe.
Para:
Fecha: martes, 27 enero, 2009 3:34

“FASE ANDALUCIA”

FEDERACION ANDALUZA DE MADRES Y PADRES SEPARADOS

Avda. Nicolás Salmerón, 30 – 2ºB

04700 – El Ejido (Almería)

Teléfonos: 675 512 308 – 639 611 501

e-mail: faseandalucia@gmail.com

Web: http://fase-andalucia.iespana.es

La doctora María Jesús Mardomingo, pionera en crear una unidad de Psiquiatría infantil en España, que ella misma dirige en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, resolverá todas las dudas de los internautas sobre los problemas mentales de los más pequeños de la casa.

http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2009/01/3435/

Ha estado con nosotros …

23 de Enero de 2009

María Jesús Mardomingo

1. ¿Cree que hay trastornos como el TDAH que se han “puesto de moda” y que por tanto hay cierto alarmismo social, es decir que se diagnostican y se usa esa etiqueta diagnostica con demasiada facilidad, cuando a veces se podría solucionar indicando a los padres, profesores… como dar pautas educativas?

El TDAH afecta al 5-7% de los niños, por tanto es un trastorno psiquiátrico muy importante pues repercute en la vida personal, en el rendimiento en la escuela y en la adaptación social. Tiene además consecuencias en el futuro del niño, en la adolescencia y en la vida. Por tanto, es fundamental el que se diagnostique correctamente y se trate bien. Esto no significa que se deban diagnosticar de TDAH niños que no tienen el trastorno y es verdad que muchos problemas de comportamiento se pueden solucionar mediante pautas educativas y con un compromiso terapéutico con el niño.

2. La medicación que toman estos niños es para muy largo tiempo, mi inquietud es saber si puede ser perjudicial en algún otro aspecto.Gracias.

Todas las medicaciones tienen inconvenientes y, por tanto, cuando se prescribe una medicación es porque las ventajas para el paciente son mayores que esos inconvenientes. En el caso del tratamiento del TDAH es verdad que hay niños que necesitan ser tratados durante varios años. Los efectos adversos más frecuentes son los trastornos del sueño, como el insomnio, que suele ser pasajero. Únicamente si fuera muy intenso y no se corrigiera por ejemplo adelantando el horario de toma de la medicación, habría que suspenderlo. Otro efecto adverso posible es el retraso en el crecimiento. Respecto a este, en los estudios hechos a largo plazo se ve que los niños tratados crecen entre 1 cm y 2 cm menos que los no tratados, pero ese retraso ligero se compensa una vez que el paciente deja la medicación. Lo que es muy importante es saber que el no tratamiento se acompaña de muchísimos problemas y de consecuencias a largo plazo. Los niños repiten más cursos, presentan más desadaptación social, más problemas de comportamiento en la familia y un mayor consumo de drogas en la adolescencia. Por tanto, hay que evaluar en cada paciente los efectos adversos, la intensidad de los mismos y se merece o no la pena tratar farmacológicamente. La medicación no produce dependencia.

3. ¿Por qué hay tantos niños que necesitan atención psiquiatrica?

Es verdad que las tasas de prevalencia de los trastornos psiquiátricos son elevadas puesto que afectan al 10% de los niños y al 20% de los adolescentes. Es difícil saber cuál es el motivo de unas frecuencias tan altas. La etiología de los trastornos psiquiátricos es compleja. Intervienen factores genéticos y también factores ambientales. Los factores genéticos, quiere decir que hay personas que por razones de herencia tienen una mayor vulnerabilidad o fragilidad para sufrir enfermedades psiquiátricas. Son familias en las que hay varios miembros que están afectados, pero los factores genéticos no lo representan todo. Son esenciales los factores ambientales porque son las circunstancias ambientales las que posibilitan en muchos casos el que se manifieste la enfermedad.

Por ejemplo, una persona puede estar predispuesta para sufrir depresión y, si vive en un ambiente protector, con armonía en las relaciones familiares, con afecto y criterios educativos adecuados y no ocurren otras desgracias que pueden pasar en la vida, a lo mejor nunca se manifiesta el cuadro depresivo. Es decir, que las enfermedades son fruto de lo que uno es y de las circunstancias en las que vive. En este sentido, el tener una vida muy estresante puede facilitar el que los niños y los adolescentes sufran más enfermedades psiquiátricas.

4. ¿Qué alternativas a los medicamentos existen para el tratamiento del TDAH (Trastorno Déficit Atención e Hiperactividad)?. Gracias

El tratamiento del TDAH no consiste únicamente en medicamentos, sino que incluye también terapia del comportamiento, apoyo para el aprendizaje escolar cuando el niño va mal en esta área y asesoramiento a los padres para que mejoren las pautas educativas con el hijo.

5. ¿Es cierto, como dice mucha gente, que las enfermedades mentales de los adultos se incuban en la infancia? Muchas gracias

Sí, se sabe que el 60% de las enfermedades psiquiátricas del adulto comienzan en la infancia y muchas veces no se han diagnosticado con grave perjuicio para el paciente puesto que la evolución es mucho peor. Un ejemplo es la depresión, el TDAH o el trastorno obsesivo-compulsivo por elegir algunos. Esto indica la importancia de la educación sanitaria de la población para que se conciencie que estas enfermedades existen, de que hay que acudir al médico como cuando se tiene cualquier otro problema y de que la evolución está condicionada, en gran medida, por el diagnóstico precoz y por el buen tratamiento. Necesitamos, por tanto, psiquiatras infantiles especializados que lleven a cabo esta labor.

6. Soy psicóloga infantil y me gustaría recibir algún consejo para identificar síntomas con más efectividad y poder derivar cuanto antes.

Para detectar pronto los síntomas psicopatológicos hace falta, en primer lugar, conocimientos y, en segundo lugar, experiencia. Hay que conocer bien lo que es un niño normal y hay que interpretar las variaciones de la normalidad teniendo en cuenta la intensidad del síntoma, la frecuencia con la que se presenta y la adecuación a la edad. Por tanto, le recomiendo que estudie mucho, que elija bien lo que estudia y lo que lee y que tenga mucha experiencia en el contacto con los niños sanos y con problemas.

7. Sobre la hiperactividad. ¿Es cierto que un niño hiperactivo puede curarse al llegar a la adolescencia? ¿Y que tiene más posibilidades de derivar en psicopatía al llegar a adulto?.

El que el trastorno de déficit de atención e hiperactividad desaparezca espontáneamente con la edad no es cierto. Lo que suele variar es la manifestación de los síntomas. Los adolescentes pueden mostrarse menos inquietos, pero continúan con las mismas dificultades de atención, concentración e impulsividad. En cuanto a los adultos, se ha comprobado que los no tratados tienen más dificultades de adaptación a la vida en general, tanto en el ámbito familiar como en el laboral, con más problemas de personalidad.

8. Mi hijo tiene dislexia fonológica y me dice su logopeda que suele ir unido a la hiperactividad, realmente le cuesta un montón estarse quieto en la silla y parar de hablar.¿Realmente suelen ir unidas las dos cosas hiperactividad y dislexia? ¿Habría que tratarlas por separado?

La dislexia y otros trastornos específicos del aprendizaje se asocian con frecuencia al TDAH, de tal modo que se calcula que aproximadamente el 50% de los niños con TDAH tienen algún problema específico del aprendizaje. Hay que tratar ambos trastornos, cada uno con su tratamiento específico.

9. ¿Existe la esquizofrenia en los niños?

Sí. La esquizofrenia de inicio muy precoz, y que por tanto comienza en la infancia, sí que existe, aunque con una frecuencia muy pequeña. Es una enfermedad grave que evoluciona de forma crónica y de difícil tratamiento.

10. La anorexia en la primera infancia, de causa no orgánica, es tratable dentro del campo de la psiquiatría o de la psicología? Gracias

No entiendo muy bien la pregunta. Supongo que se refiere a niños que comen mal por causas ambientales puesto que dice que es de causa no orgánica y en relación con pautas educativas inadecuadas por parte de la familia. La anorexia nerviosa como tal enfermedad psiquiátrica suele comenzar un poco más tarde, aunque también se da a veces en niños pequeños y la etiología es multifactorial. En cuanto a la que usted se refiere, los niños que se denominan también ‘malos comedores’, el tratamiento consiste en pautas educativas a los padres y en implicar al niño en la mejora de su conducta y puede ser realizado por un psicólogo o por un psiquiatra.

11. Soy mamá de un niño diagnosticado TDAH. Desde entonces he oído bastantes cosas en cuanto al tema, y una de ellas la más repetida “eso está de moda” “ahora todos los niños rebeldes y con problemas de conducta son diagnosticado TDAH” ¿que hay de cierto en eso? Por mi parte no tengo ninguna duda al respecto en el caso de mi hijo.

El TDAH se conoce cada vez mejor, como sucede con la mayoría de los trastornos psiquiátricos infantiles. Cuanto mejor se conoce, mejor se debe diagnosticar y diagnosticar bien significa no diagnosticar del trastorno a quien no lo tiene. Hay niños con problemas de comportamiento que no tienen un TDAH, que no deben ser tratados como tales. Por tanto, lo importante en medicina es el rigor del médico para diagnosticar y tratar bien a los pacientes. A veces, son los padres los que buscan un remedio mágico a los problemas de conducta que tiene su hijo y dan por hecho que tienen un TDAH cuando en realidad no es así.

12. si alguno de los padres es bipolar ¿Puede heredarse en los hijos? ¿Como detectar la bipolaridad en un niño? ¿Que síntomas tiene?

El trastorno bipolar tiene una alta carga hereditaria, por tanto, un hijo puede heredar la enfermedad de los padres. Así como en los adultos los síntomas del trastorno bipolar consisten en fases bien definidas de depresión y de manía que se alternan, en los niños el diagnóstico puede ser más difícil. Uno de los síntomas más típicos es la irritabilidad y las oscilaciones rápidas del humor. En cualquier caso, aunque un padre o una madre sufran un trastorno bipolar no deben estar permanentemente angustiados pensando que su hijo lo va a tener e intentando detectar los síntomas del trastorno. Deben mantenerse tranquilos porque su hijo no tiene por qué sufrirlo y, en caso de que lo sufriera, el cuadro clínico va a aparecer.

13. Es consciente de la desorientación de muchos padres, cuando deciden ir en busca de un profesional que diagnostique a su hijo, y que no saben a donde acudir? La amalgama de psiquiatras, psicólogos, neurólogos, pediatras, etc… ¿No creen que despista a los padres en cuanto a la búsqueda del profesional adeudado para su hijo? ¿Como debiera ser el protocolo de actuación desde que se detecta el problema en un niño, hasta que llega al profesional que tiene que evaluarlo? Siempre estoy hablando de la Sanidad Pública, pongamos por ejemplo la Comunidad de Madrid que es donde Vd. ejerce profesionalmente. Gracias

Sin duda los padres se sienten muchas veces desorientados acerca de lo que deben hacer con su hijo cuando tiene algún problema psicológico o psiquiátrico. Yo considero que el protocolo correcto es consultar a su pediatra y que el pediatra lo remita al psiquiatra infantil. También se puede ir directamente al psiquiatra infantil cuando los padres ya tienen esa referencia. A veces a los padres les asusta la palabra “psiquiatra” y entonces el médico de cabecera opta por remitirles al neurólogo, lo que en muchos casos significa dar un rodeo antes de llegar al final. Es muy importante el que existan servicios psiquiátricos dedicados exclusivamente a los niños y los adolescentes, como exige la Organización Mundial de la Salud, distintos y separados de los de adultos y con psiquiatras infantiles especializados. Una de las razones por las que en España existe este mayor desconcierto y desorientación que usted indica es porque no está reconocida la especialidad de psiquiatría infantil, un objetivo por el que hemos luchado muchos psiquiatras infantiles pero que no hemos conseguido.

14. ¿Cuando hay que llevar a un adolescente que muestra ciertas manías, pensamientos y comportamientos obsesivos a un profesional?

Cuanto antes, pues es fundamental descartar el que tenga un trastorno obsesivo-compulsivo.

15. ¿Hay algún colectivo con especial riesgo de enfermar entre los infantes?

Hay algunos factores de riesgo, como por ejemplo, el consumo de drogas durante el embarazo por parte de la madre que disminuye el cociente intelectual de los niños; el que la madre fume durante el embarazo, lo que multiplica el riesgo de sufrir TDAH y trastornos del comportamiento. La pobreza y la falta de recursos educativos en la familia, que se denomina también adversidad psicosocial, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades psiquiátricas, así como el hecho de que los padres sufran alguna enfermedad psiquiátrica, por ejemplo depresión o trastornos de la personalidad aumentan también el riesgo de enfermedades psiquiátrica y empeoran la evolución cuando los niños las tienen.

16. Mi hija ha tenido problemas con los miedos nocturnos desde pequeña. Tiene once años y pasa temporadas en las que la ansiedad ante la hora de acostarse es bastante acusada, con síntomas como nauseas e inquietud, pensamientos negativos, sensación de peligro…Por lo demás su inteligencia es normal, es sociable, afectiva y de carácter alegre. ¿Debería consultar con un especialista, o es previsible que se le pase pronto?

Por lo que usted cuenta da la impresión de que la niña tiene un cuadro de ansiedad que ya dura bastantes años. Sí sería recomendable el que consultara.

17. Estimada Dra.: ¿Cuál debería ser el compromiso y la respuesta del profesional ligado a la salud mental; más aún cuando hablamos de pacientes menores y en muchos casos, con una discapacidad?. ¿Debería supeditarse a su visión exclusivamente profesional o habría que aunar componentes no ya sólo éticos y humanos sino deontológicos y sociales para intentar paliar y/o prevenir una correcta salud mental de sus jóvenes pacientes, comprometiéndose incluso en la consecución de un tratamiento en muchos casos multimodal? ¿Es incorrectamente político y administrativo por los profesionales de la salud mental no exigir que esas posibles ayudas reparadoras multimodales se intenten verificar o hay que hacer un ejercicio de omisión deontológica, dado que aspectos tan cercanos y complementarios como la ayuda social y educativa, son en muchos casos piezas fundamentales para completar ese tratamiento multimodal y por tanto eficaz, pero en la praxis casi inexistentes? Gracias de antemano. Manuel

El compromiso ético con los pacientes es el fundamento esencial de la buena medicina. Eso significa que el objetivo último es el bien del paciente. En este sentido, el buen médico tiene que aunar la ciencia, el arte de curar y el compromiso personal con el paciente. Necesita, por tanto, conocimientos, experiencia y criterios éticos. Las recomendaciones terapéuticas deben implicar también aspectos educativos y tener en cuenta las circunstancias sociales de la familia.

18. Podría hablarme sobre lo que denominan “trastorno del vínculo”. Se trata de mi hijo de 5 años, criado en un ambiente familiar estupendo, pero ha tenido dificultades de relación y es como si “estuviera en su mundo” o como si tuviera problemas de atención. El profesional al que he acudido me ha dicho que se trata de ese trastorno. Gracias. José Ángel

Si el niño tiende a mantenerse en su mundo y apenas establece contacto emocional con los padres, si no mira cuando se le habla o lo hace poco, no tiene iniciativa para comunicarse y no tiene un lenguaje normal, hay que descartar que tenga un trastorno generalizado del desarrollo.

19. Un papá/ mamá que lleva años incomunicado forzoso/a con sus niños, los psicólogos forenses nombrados por el Juez diagnostican Síndrome de Alienación Parental severo, pero el Juez no cambia la custodia ni aparta a los niños del papá/mamá que los manipula, ¿qué pude hacer el papá/mamá excluido/a?

El síndrome de Alienación Parental efectivamente existe. Y consiste en que el padre o la madre hacen un lavado de cerebro al hijo para que odie al otro padre o madre. Las consecuencias para el niño son tremendas. En su caso, deberán continuar con los trámites judiciales, pues es el juez quien debe adoptar la decisión.

20. Existe, doctora, alguna relación entre epilepsia e hiperactividad (con trastorno de conducta oposicionista desafiante)? Y, sabe si existe también alguna relación entre la adopción y la hiperactividad? O, mejor expresado, ¿existen cifras que demuestren que, como dicen ahora, hay una alta prevalencia de hiperactividad entre los niños adoptados? Muchas gracias de parte de una mamá cada vez más desesperada.

La epilepsia puede dar síntomas de inquietud, agresividad y otros trastornos del comportamiento, pero el tener un TDAH no predispone para sufrir epilepsia. Es verdad que los niños adoptados sufren con más frecuencia problemas del comportamiento que los niños no adoptados, lo que no quita para que haya niños adoptados completamente normales. La explicación de esta mayor frecuencia probablemente son las circunstancias anómalas en que viven muchos de ellos antes de la adopción y al mayor esfuerzo de adaptación que tienen que hacer al nuevo ambiente en el que viven. Además, es una población en que suelen darse más factores patológicos en relación con el embarazo y con el parto que también son factores de riesgo para sufrir problemas.

21. DOCTORA MJ MARDOMINGO: DESDE LA JUNTA DIRECTIVA DE LA PLATAFORMA DE FAMILIAS: UN ABRAZO ENORME, UN MILLÓN DE GRACIAS POR SU TRABAJO, Y MUCHISIMA SUERTE EN ESTE NUEVO PROYECTO.

Un abrazo también de mi parte para estas 12 madres de la Plataforma de Familias que están poniendo todo su empeño y su corazón en lograr el reconocimiento de la psiquiatría infantil como especialidad.

Despedida

Me despido con un saludo para mis pacientes y para mis antiguos alumnos, alguno de los cuales van a ser magníficos psiquiatras infantiles, y con el deseo de que mejore la atención psiquiátrica de los niños y adolescentes españoles.

FEDERACION ANDALUZA DE MADRES Y PADRES SEPARADOS

Avda. Nicolás Salmerón, 30 – 2ºB

04700 – El Ejido (Almería)

Teléfonos: 675 512 308 – 639 611 501

e-mail: faseandalucia@gmail.com

Web: http://fase-andalucia.iespana.es
Sigue leyendo

Padres alejados de sus hijos por obra y gracia de las madres (Colombia)

Muchos papás pierden a sus hijos cuando sus madres inician una campaña para desprestigiarlos y alejarlos. Se conoce como Síndrome de Alienación Parental.

http://www.semana.com/noticias-vida-moderna/padres-hijos/120007.aspx
Domingo 25 Enero 2009

Desde hace tres meses, Mark Forbes no puede ver a su hijo. En su apartamento aún guarda los regalos de Navidad que tenía planeado entregarle. Pero cuando el 24 de diciembre fue a llevárselos a casa de la madre, un tío del niño abrió la puerta y le dijo que el pequeño no estaba. Mark sostiene que la familia materna del menor le ha negado todo contacto con su hijo. Cuando lo llama por teléfono, le cuelgan. “Ya ni me hablan porque saben que yo los grabo”, dice Mark. En su apartamento en Bogotá, las paredes están empapeladas con fotos del niño de 3 años y medio, y por todas partes hay documentos legales que usa para probar que su drama es real y que su lucha ya lleva más de un año. Hoy alterna sus clases de inglés con citas en los juzgados, entrevistas con abogados y charlas con sicólogos con los que trabaja para volver a tener al pequeño en sus brazos.
La relación no siempre fue tan conflictiva. Luego de que su hijo nació, en junio de 2005, Mark regresó de su natal Australia, para ponerse al frente de la crianza del bebé. Intentó vivir con la madre del niño, en calidad de amigos, pero el experimento no resultó. Cuenta que de mutuo acuerdo quedó a cargo del niño y ella se fue a vivir a Chía con su madre. “La mamá podía verlo cuando quisiera, pues para mí es importante que él tenga a sus dos papás”, dice. Posteriormente, Mark organizó un viaje a su país para que la abuela paterna pudiera conocer a su nieto, pero esas vacaciones se frustraron porque la mamá del niño no firmó el permiso de salida del menor. Ante esto, Mark decidió instalar una demanda para la custodia de su hijo con el fin de evitar incidentes como ese. Pero esta medida fue el detonante de la batalla legal entre ambos. Ella se llevó el niño a donde su abuela.

Lavado de cerebro

El caso de este australiano de 31 años es similar a los de muchos hombres que luego de la ruptura de la relación con la madre de sus hijos, quieren mantenerse activos en su crianza y su educación, pero su ex pareja lo impide. A esto se le conoce como Síndrome de Alienación Parental y, aunque puede ser provocado por cualquiera de los dos, es muy común en las mujeres, a quienes con más frecuencia se les otorga la custodia de los hijos. Richard Warshak, autor de varios libros sobre el tema, lo define como el veneno que queda después del divorcio, que lleva a uno de los padres a entorpecer la relación de los hijos con el otro. “Puede ir desde hacer comentarios negativos sobre el progenitor afectado hasta establecer una campaña para borrarlo de la vida del niño”, dice el experto. Cualquier excusa es válida, desde alegar que el niño está enfermo para que el padre que lo visita no pueda llevárselo, hasta esgrimir que abusa sexualmente del menor para alejarlo por completo, como le sucedió a Mark, quien ha sido denunciado ya tres veces por supuesto abuso. La primera vez fue el 5 de febrero de 2008, ante una comisaría de familia de Chía. En esa oportunidad, Medicina Legal no encontró lesiones que pudieran sugerir este tipo de maltrato. Sin embargo, para disipar toda duda, el niño fue remitido a una valoración de siquiatría forense. El informe, realizado por Cielo Romero, magíster en sicología clínica, concluyó que “no se identifican evidencias físicas, sintomatología ni alteraciones del desarrollo del niño que se puedan asociar a presunta situación de abuso sexual infantil”. Mientras esta investigación estaba en curso, la madre del niño lo volvió a denunciar el 2 de marzo, por el mismo delito, en otra comisaría de familia. Ante esto, el niño tuvo que ser sometido de nuevo a los mismos exámenes. El informe también arrojó resultados negativos. En la valoración sicológica realizada por expertos de la Asociación Creemos en ti, especializada en maltrato infantil, tampoco hallaron que el niño “refiriera haber sido víctima de abuso físico o sexual”. El caso fue cerrado.

Pocos días después de este fallo, el 23 de abril, los padres lograron conciliar la custodia compartida del niño, lo que implicaba que la mitad de la semana el niño estaría con ella y la otra mitad con él. Quedó establecido que la madre autorizaba a Mark a sacar del país a su hijo durante las vacaciones sin mediar proceso alguno. Pero este acuerdo se vio entorpecido en octubre del año pasado, cuando Mark fue demandado por tercera vez por la misma causa. Nuevamente, el niño fue sometido a exámenes físicos que resultaron negativos. Las autoridades, que no tenían conocimiento de los otros casos, pidieron otra valoración sicológica a Creemos en ti, pero los expertos se negaron a hacerla por considerarlo contraproducente para el niño. “En esta edad en que está comenzado a articular palabras, tal hecho conduciría a querer poner en su boca las palabras que le dicen”, señala el informe de la Fiscalía. Esto quiere decir que si a un niño se le pregunta con insistencia por algo malo que supuestamente le está haciendo su papá, podría terminar por creerlo. Así, la entidad concluyó que “lo que salta a la vista es una mala interpretación de la madre y de su núcleo familiar de las cortas palabras del niño”. Cansado, Mark denunció a la madre de su hijo por falsa denuncia y fraude procesal.

La nueva masculinidad

La ley en papel no favorece a ninguno de los dos padres a la hora de otorgar la custodia de los hijos; sólo dice que éstos deben estar bajo el cuidado de quien esté en mejores condiciones. Sin embargo, en la práctica, por costumbre y cultura, los jueces frecuentemente otorgan la custodia a las madres, pues ellas por tradición han tenido el papel de la crianza, mientras a los hombres se les asigna el de proveedores.

Pero, en la medida en que estos roles han variado, las historias en las que un padre hace hasta lo imposible por estar más tiempo con su hijo se han vuelto más comunes. “Los padres ahora somos actores y no solamente espectadores que simplemente suministran dinero”, dice Julián Cortés, de la Fundación Padres por Siempre. Sus miembros consideran que ver a sus hijos cuatro días al mes es insuficiente para ejercer su papel y mucho más si las madres les ponen toda suerte de trabas. Para evitar esto, han promovido una reforma al Código Civil para que se reglamente la custodia compartida en el país (ver recuadro).

En esa lucha, la alienación parental ha resultado ser una herramienta estratégica de ambos progenitores, sin importar los derechos de los hijos. De hecho, Warshak define esta condición patológica como una forma de abuso en la que tanto el padre afectado como el hijo son víctimas del padre alienador.

Para el abogado Helí Abel Torrado, esta manipulación aparece cuando uno de los dos no acepta emocionalmente el divorcio y en retaliación trata de controlarle al otro el acceso y la comunicación con los hijos. Con él coincide el abogado Álvaro Pinilla: el progenitor que aliena trata a toda costa de castigar al otro mediante la eliminación de su figura ante el niño. Cuando la mujer hace los alegatos falsos, dice Eduardo José Cárdenas, un experto argentino, culpa a su ex pareja con temas como alcoholismo, consumo de drogas, malas compañías, incumplimiento de deberes y hasta acusaciones de maltrato físico o abuso sexual, que “son graves porque o bien la madre está actuando con malicia o con una grave perturbación”. Agrega que con frecuencia lo que subyace es un temor de la madre a perder su hijo al ver que éste tiene una muy buena relación con su papá. Por eso, enloda su imagen y lo denuncia por cualquier cosa. “Los casos de maltrato y abuso tienen un componente aun más dramático porque la ley recomienda dar protección al niño, por lo cual se le suspenden las visitas al supuesto padre abusador mientras se investiga el caso. Si es falso, de todos modos la medida resulta en un mecanismo perverso pero muy efectivo para el progenitor que no desea que el otro vea a su hijo”, explica Pinilla.

Un inconveniente, según Pinilla, es que la expresión “alienación parental” es reciente y por lo tanto no muy conocida entre los especialistas que manejan estos casos, como los jueces. En otros países, como España y Estados Unidos, las autoridades pueden detectar esta forma de abuso con más rapidez para hacer las recomendaciones debidas, como separar al niño del padre alienador o sugerir terapia sicológica. Otra dificultad, según señala Mónica Vejarano, directora de la Asociación Creemos en ti, es que ante la falta de conocimiento en la justicia se utiliza la expresión “alienación parental” para la defensa de los verdaderos pedófilos, lo cual muestra la importancia de conocer el síndrome. Así mismo, es un obstáculo que los papeles de papá y mamá se mantengan intactos en las mentes de todos y prevalezca la idea de que los niños “están mejor con la mamá, sin importar lo que pase alrededor”, afirma la sicóloga Sonia Mejía. De hecho, una tesis de grado escrita por Marcela Ruiz para la Fundación Universitaria Luis Amigó, de Medellín, encontró que muchos hombres se sienten discriminados por la ley, pues aparecen como “un expendio de plata pero sin voz ni voto en las decisiones de sus hijos”. Para Mejía, estos hombres tienen en parte razón, pues “en los juzgados de familia no se concilia amor y derechos, sino dinero”.

En estas circunstancias, los procesos legales de alimentos y de maltrato se dilatan porque la autoridad competente, por falta de conocimiento, no se impone ante la alienación que sufren el niño y el padre afectados. Algunos papás no soportan la batalla legal y se resignan a perder a sus hijos. “Otros conservan la esperanza de que cuando los menores crezcan, decidan por ellos mismos reanudar la relación”, dice Pinilla.

El más perjudicado

Pero quedarse cruzado de brazos puede ser una mala decisión. En algunos casos, la alienación ha sido tan efectiva, que el mismo niño empieza a expresarle al padre que no quiere volver a verlo, en cuyo caso no hay decisión legal que valga. También se han reportado casos de personas que sienten culpa cuando ven que el padre que rechazaron toda su vida, por el lavado de cerebro al que fueron sometidos, era un excelente ser humano. Así mismo, se despoja al niño del afecto de los familiares del padre victimizado. En la tesis de Marcela Ruiz, los hombres se quejan de que “las familias paternas no son tenidas en cuenta para la custodia. Cuando los padres se separan y aparecen estos conflictos, los niños también pierden otros familiares”.

Las consecuencias también se reflejan en lo sicológico. El experto español José Manuel Aguilar advierte que los menores que se crían bajo este maltrato emocional tienen un fuerte déficit de personalidad: baja autoestima, pensamiento rígido y síntomas de ansiedad y depresión. “En una ponencia reciente se planteó que estos menores tienen peor pronóstico que los que se criaron con un padre fallecido”, asegura Aguilar.

Agrega que la falsa denuncia de abuso sexual se ha vuelto usual. En España se calcula que estas acusaciones en los procesos de divorcio pueden llegar al 80 por ciento. Las consecuencias son aun más serias, pues los menores terminan por creer esa historia. “Estos niños son susceptibles de desarrollar una falsa memoria del hecho que repetidamente se les insiste que sucedió. Y si llegan a creer que han sido abusados, pueden sufrir efectos negativos similares a los que tienen quienes sí han sido abusados”, dice Warshak, considerado una autoridad mundial en la materia.

El síndrome de alineación parental aún no está incluido en el DSM IV, la ‘biblia’ de las enfermedades mentales. Incluso también está en discusión si este problema debe ser considerado un síndrome. Mónica Vejarano considera que no es tan fácil implantar este lavado de cerebro en un niño. Pero Warshak defiende los trabajos que se han hecho para tipificar el síndrome y señala que con esta información, en Estados Unidos, tanto los profesionales de la salud como los abogados y los jueces “han logrado que los niños víctimas de alienación sean sacados de la casa donde éste era presionado para que se aliara con uno de los padres en contra del otro”. A pesar de las batallas, el experto señala que la relación entre el niño y el padre se puede restaurar al hacerles entender a los padres que poner al niño en el medio es dañino y que deben saber manejar la pelea en presencia del menor. (Ver recuadro)

La madre del hijo de Mark prefirió no hablar del caso. Alegó que está devastada. Pero la abuela considera que ella sólo está protegiendo al niño de su padre, a quien ve como a una persona con trastornos de personalidad. “Aunque parece la víctima de la situación, es un manipulador y tiene el perfil del abusador”, dice. No obstante, en los estudios sicológicos que Mark se ha hecho, los expertos descartan esas acusaciones. “(Mark) no tiene patologías mentales, ni trastornos de personalidad o de sexualidad”, concluye el informe de Leonardo Rodríguez Cely, sicólogo de la Universidad Javeriana. Así mismo, en una visita de una trabajadora social de Bienestar Familiar a Gladys Mora, sicóloga y directora del jardín donde estudia el niño, se estableció que nunca ha visto manifestaciones verbales o acciones propias de él hacia sus compañeros que lo identifiquen como una víctima de abuso.

Mientras tanto, Mark sigue firme en su propósito. Espera que su inocencia quede aclarada y tanto él como el niño puedan ejercer sus derechos. “Los regalos están allí y el día que yo pueda traerlo, así sea en marzo, julio u octubre, los abriremos y celebraremos la Navidad”.
Sigue leyendo

Candidata a Contralora podría ser denunciada penalmente: España comunicó que no dijo la verdad (Rafael Rey para la próxima quedate calladito)

Candidata a contralora no realizó cursos que había informado al Congreso

Ingrid Suárez sostuvo que estudió en la Universidad de Oviedo (España), pero esta casa de estudios lo negó mediante un comunicado, informó Mercedes Cabanillas

(elcomercio.com.pe).- La universidad española de Oviedo descartó que la candidata al cargo de contralora general de la República, Ingrid Suárez Velarde, haya estudiado en su Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Gijón, tal como la postulante afirmó en la declaración jurada que presentó al Congreso.

En extractos de la información emitida por la casa de estudios y leída por la congresista aprista Mercedes Cabanillas desde Madrid (España) se indica que “la señorita (Ingrid Suárez) no ha sido nunca alumna de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Gijón (EUITIG)”.

Asimismo la citada universidad española indica que “en la EUITIG no se ha impartido nunca la especialidad de organización o ingeniería industrial”.

Cabanillas, que también es la presidenta de la comisión que evalúa la candidatura de Suárez a la contraloría, sostuvo que ‘lo más preocupante’ de la información que obtuvo en España fue que quienes firman en el documento presentado por la candidata Ingrid Suárez nunca trabajaron en la citada casa de estudios.

“Lo que más preocupa es que las personas que figuran como firmantes, pero sin rúbrica, en el documento de estudios (presentado al congreso) no han sido ni han sido nunca profesores de esta institución”, indicó en comunicación telefónica con canal N y la radio RPP.

Candidatura de Suárez Velarde no debe continuar
La legisladora aprista comentó a título personal que “obviamente que esto (la candidatura de Ingrid Suárez) ya no debería avanzar, y creo que ya habrá que aplicar la decisión soberana del Congreso”.

Ingrid Soraya Suárez Velarde fue designada como la candidata al cargo de contralora por el presidente Alan García luego que una comisión evaluadora –presidida por el economista Richard Webb, el sacerdote Gastón Garatea, la historiadora Cecilia Blondet y la abogada Beatriz Boza– le presentó una terna de postulantes.

La postulación de Suárez Velarde, entre los 112 candidatos que se inscribieron inicialmente en el proceso de evaluación, fue presentada por el partido Renovación Nacional que lidera el ex ministro de la Producción Rafael Rey.

Sigue leyendo

Cebiche, maravilla gastronómica peruana

Cebiche sigue liderando votación electrónica de las Siete Maravillas Gastronómicas del Perú

El cebiche es hasta el momento el plato preferido de los internautas que participan en la votación electrónica para elegir a las Siete Maravillas Gastronómicas del Perú.

(ANDINA).- El cebiche, tradicional plato marino y uno de los orgullos de la culinaria nacional, sigue liderando la votación electrónica para elegir las Siete Maravillas Gastronómicas del Perú, que busca mostrar al mundo lo mejor del arte culinario del país.
Al cebiche le siguen, en orden de preferencias: el lomo saltado, el ají de gallina, los anticuchos, la causa, la papa a la huancaína y el chupe de camarones. Este último, de origen arequipeño, es el único plato regional en la lista de los siete preferidos, hasta el momento.

Según recordó Ricardo Ráez, representante de Acidoungusto Comunicaciones, entidad que promueve dicho concurso, la elección se realiza ingresando a la página web www.7maravillasgastronomicas.com.

Hasta el 15 de febrero, los internautas podrán proponer nuevos platos que sean representativos en su región, los cuales serán incorporados a la lista de votación.

Posteriormente, el 15 de mayo se seleccionará a los 21 finalistas y, de esta última lista, el 27 de julio (Día de la Comida Peruana) se elegirá a los siete platos más votados que serán considerados las Siete Maravillas Gastronómicas del Perú.

Ráez manifestó que hay una lista enorme de platos que sugieren los internautas y que mucha gente no conoce. “La idea es que la población de la Costa conozca los platos de la Sierra y viceversa, lo mismo con los platos de la Selva.”

“Queremos fomentar una especie de identidad regional en el Perú. Cada comentario que deja el público en nuestra página ayuda a mejorar algunas cosas en este concurso.”

Por otra parte, las preparados nacionales que quedan fuera de la lista por no tener votos son el solterito, el estofado, la butifarra, el pulpo al olivo, el puka picante, el frito norteño, el chinguirito, el inchicapi, el ajiaco, la patita con maní, entre otros.

Ráez invitó a la población y a los admiradores de la comida peruana a participar con su voto ingresando a la citada página web, la cual publicará permanentemente noticias de interés e información sobre los resultados del concurso y los platos que encabezan el ranking.

Cabe señalar que todo aquel que desee participar puede dejar su voto junto con sus datos personales como nombreS, correo y comentario.

Sigue leyendo

Posiciones divididas por Ley de Justicia Militar

Los constitucionalistas César Valega y su colega Francisco Eguiguren discreparon ayer por la Ley de Justicia Militar, en el sentido de que el primero está a favor de que sean los militares en actividad los que conduzcan dicho tribunal, mientras que el segundo se mostró contrario a ello.

Para Valega los miembros del tribunal de Justicia Militar deben ser designados por el Consejo Nacional de la Magistratura pero necesariamente deben ser militares en actividad, dado que son ellos quienes mejor conocen el manejo interno de su institución.

“En todos los casos del mundo los jueces son militares en activo, o sea nombrados por el Consejo Nacional de la Magistratura pero necesariamente en actividad, porque ellos son los que viven la conducta militar y pueden darse cuenta de cuándo hay un delito militar”, dijo al considerar ‘difícil’ que un abogado que no sea militar de armas pueda comprender la conducta castrense.

En tanto, Francisco Eguiguren opinó que si los magistrados del tribunal militar son uniformados en ejercicio tendrían menos autonomía en las resoluciones que emitan, pues están inmersos dentro de las reglas de disciplina y carrera para el ascenso, entre otras presiones militares.

No obstante ambos coincidieron en que la Ley 29182, Ley de Organización y Funciones de la Justicia Militar y Policial, debería ser modificada porque tiene un aspecto que choca con la Constitución, relacionada con quién es el encargado de nominar a los jueces miembros del tribunal.

La Constitución señala que el Consejo Nacional de la Magistratura es el que nombra a los magistrados sin ninguna excepción, mientras que Ley de Justicia Militar propone que sea el presidente de la República y el Tribunal Militar los que los designen.

Sigue leyendo