Madre envenena a su hijo y se ahorca

[Visto: 1364 veces]

Gladys Torres Matos (47) había sido abandonada por su pareja. Su hermana descubrió los cuerpos.
La República

La experiencia fue terrible para Alicia Torres Matos, una comerciante huancaína, quien a las 4 de la madrugada de ayer descubrió espantada los cadáveres de su hermana Gladys Dora y del hijo de ésta, el pequeño Alonso, de siete años.

Ambos yacían en la precaria vivienda que alquilaban, ubicada en el jirón Los Quechuas 437, interior 16-B, zona de San Cosme.

VIOLENTÓ PUERTA

Alicia fue a buscarlos preocupada porque había intentado comunicarse con ellos, sin suerte, los últimos cinco días.

Tocó la puerta insistentemente y al no recibir respuesta, con ayuda de vecinos procedieron a violentarla.

Al ingresar vio un cuadro aterrador. Gladys Dora, de 47 años, yacía colgada del cuello con un grueso cable que había atado a una viga del techo de la sala.

En el único dormitorio del predio, sobre una cama, estaba inerte Alonso S. T. Tenía la boca llena de espuma, signo inconfundible de ingesta de sustancias tóxicas.

Al lugar llegó la doctora Frecia Junchaya Vera, titular de la 55 Fiscalía Penal de turno, con policías de la comisaría del sector.

Durante la inspección de rigor los agentes encontraron en el departamento dos envoltorios vacíos de raticida y un recipiente con residuos de la mortal sustancia mezclada con comida.

Alicia Torres , la hermana, contó a los investigadores que el conviviente de Gladys y padre del menor los había abandonado.

“El crimen y suicidio tuvieron motivos pasionales, eso está claro”, confirmó un veterano agente de la Dirincri que participa en las investigaciones.

LA CLAVE

Hedor. Los vecinos de Gladys Dora Torres fueron quienes alertaron a la hermana, preocupados porque del departamento emanaba un fuerte hedor, propio de la descomposición de los cadáveres

Puntuación: 3.00 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *