Archivo por meses: abril 2008

SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL: NIÑOS MANIPULADOS

[Visto: 5878 veces]

Dña. Victoria Trabazo Arias, Editora y Coordinadora Sección

Fuente: Correo Apadeshi

Las últimas estadísticas señalan que en España una pareja se rompe
cada cuatro minutos, ya no resulta extraño tener en nuestro círculo
más cercano alguna pareja que se ha separado, nuestro vocabulario se
amplía con términos como “pensión alimenticia”, “custodia compartida”,
“régimen de visitas”, etc. Detrás de esta realidad se encuentran
diversas historias, en los mejores casos los progenitores han podido
llegar a un entendimiento para que sus hijos superen el trauma de la
separación, en otros muchos este entendimiento no se ha podido dar
dando lugar a un gran sufrimiento tanto para los menores como para los
adultos implicados.

Una de las situaciones más traumáticas es cuando se observa en un
menor el Síndrome de Alienación Parental (SAP). El SAP definido por
Richard Gardner en 1985 es “un trastorno caracterizado por el conjunto
de síntomas que resultan del proceso por el cual un progenitor
transforma la conciencia de sus hijos, mediante distintas estrategias,
con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el
otro progenitor”, es decir, uno de los progenitores manipula al menor
con el fin de que éste rehace al otro.

Es importante señalar que el SAP se diagnostica en los menores cuando
esta manipulación ya se ha producido, es decir, no es suficiente que
el progenitor alienador lleve a cabo una conducta de manipulación,
sino que es necesario que esta conducta realmente tenga efecto.
Lamentablemente esto hace que la intervención psicológica para reparar
el daño sea muy complicada ya que nos encontramos con menores
convencidos de que su odio hacia el progenitor alienado está
totalmente justificado.

El SAP aparece en un menor tras un proceso que puede variar en el
tiempo según los casos, cuánto más tiempo pase el progenitor
manipulador con su hijo, más tiempo tendrá para desarrollar su campaña
de injurias y desacreditación. Lo que más llama la atención en el SAP
es la ausencia de ambivalencia en el odio del menor, es uno odio
similar al de un fanatismo terrorista. Frente a este odio, el menor
suele considerar al progenitor alienador como una persona sin ninguna
tacha, una víctima vulnerable a la que tiene que defender. Además,
cuando al menor se le sugiere que puede haber sido en algún modo
manipulado, se defiende asegurando que siempre ha pensado así y que
nadie le ha dicho lo que tenía que pensar.

En numerosas ocasiones este odio que siente el menor, y que carece de
todo sentimiento de culpa, se extiende a todo el entorno del
progenitor alienado como pueden ser os abuelos, los primos, amigos, el
domicilio del progenitor o la nueva pareja.

El progenitor alienado recibe este ataque por parte de su hijo
inicialmente con gran estupor y posteriormente, cuando va viendo cómo
pasa el tiempo y la manipulación aumenta, con gran frustración e
indefensión. La lentitud de las decisiones judiciales contribuyen en
muchos casos a aumentar esta sensación al no encontrar medios para
parar este proceso manipulativo.

En la mayoría de los casos en los que son varios los menores
implicados la manipulación se extiende a todos ellos con el fin de que
hagan un frente común hacia el progenitor alienado.

El SAP tiene serias consecuencias a largo plazo. En los casos en los
que la intervención es efectiva, por un lado el menor tiene que
enfrentarse a un fuerte sentimiento de culpa por su enfrentamiento con
uno de sus progenitores y por el otro tiene que reconocer que la
persona en la que confiaba ciegamente lo ha utilizado.

http://www.saludmental.info/< wbr>Secciones/Juridica/sap.htm Sigue leyendo

“El SAP no tiene nada que ver con el género”

[Visto: 1721 veces]

Mariarita Bertuzzi, psicóloga clínica de la Universidad La Sapienza de Roma (Italia): 9 03 2008

Con o sin quererlo, los padres que se separan tienden a formar alianzas con sus hijos. De ellas es probable que surjan graves manipulaciones que se conocen como el Síndrome de Alienación Parental. Sus consecuencias pueden ser tan dañinas que es conveniente tratarlo a tiempo.

Hace veinte años, el psiquiatra norteamericano Richard Gardner diagnosticó el primer caso de Síndrome de Alienación Parental (SAP), definiéndolo como la manipulación del padre que tiene la custodia de los hijos en desventaja del otro. Cinco años más tarde, dos evidencias clínicas instaron a los expertos a ahondar más en el tema: la existencia de adultos, hijos de padres divorciados, con trastornos psíquicos; y de padres que después de la separación habían perdido el contacto con sus hijos y que tenían una grave crisis psíquica.
Hoy se ha definido que la alienación parental consta de tres actores: el padre alienador, que es el que tiene la custodia del hijo y que lo manipula en contra del otro (también se le llama programador); el padre alienado; y el hijo alienado que es el más perjudicado. Para ahondar en sus características, HF habló con Mariarita Bertuzzi, psicóloga clínica de la Universidad La Sapienza, Italia.

¿Cuáles son las características de un padre alienador?
– Hay tres formas de identificarlos: Se trata de padres que no rescatan nada positivo del otro; menos enfrente del niño, y que no se hacen problemas en difamar y atacarlo frente a los hijos.
Han cortado todo tipo de relación con el padre no custodio y le adjudican la responsabilidad de todo lo que pasó. Por lo general, su postura negativa es compartida por su entorno relevante (parientes, amigos).

¿Por qué lo hacen? ¿Cuáles son sus motivos?
– En general, se trata de padres emocionalmente muy inestables, con estructuras de personalidad débiles, en los que la separación despierta inseguridades y activa sus miedos de abandono y soledad. De este modo, alienan a sus hijos e intentan salvarse del riesgo de perderlos atacando y destrozando la imagen del otro padre y de su entorno. Esta dinámica es prevalentemente inconsciente.
Una vez que han caído en esto, ¿cómo se les puede tratar?
– Tanto para el padre alienador, como para el alienado y el hijo perjudicado, la solución está en la psicoterapia.
¿Individual o en conjunto con todos los involucrados?
– Lo primero es el tratamiento individual para el hijo. Por otro lado, está la psicoterapia con el padre “programador”. Una vez avanzados estos procesos, lo ideal es un tratamiento parental en el que los progenitores logren acuerdos. En muchos casos, al padre “atacado” se le trata en forma individual.
Si un niño no es tratado en forma adecuada, ¿cuáles son las consecuencias?
– Se pueden activar tres movimientos:
El niño empieza a dudar de la realidad porque el padre programador la altera para atacar al otro. De esta manera, pierde confianza en sí mismo.
Se alía e identifica totalmente con el padre programador y actúa en contra del otro por miedo a perder la protección y alimento del primero.
Amputa psíquicamente una parte de sí mismo, la que se identificaba con el padre alejado y atacado. Esto perjudica el desarrollo de su personalidad.
¿Es posible que la alienación parental se dé, en algún grado, dentro del matrimonio, o sólo ocurre en padres separados?
– El SAP se da en el contexto de matrimonios separados/divorciados o en vía de separación, pues se refiere al corte total de los contactos con uno de los padres.
¿Es más frecuente en hombres o en mujeres?
– No tiene que ver con el género. Sin embargo, dado que en muchos países la custodia viene dada por las madres, se ha observado más en mujeres.
¿Y en qué etapa del matrimonio ocurre con mayor frecuencia? ¿Por qué?
– No tiene que ver tanto con la edad del matrimonio, tal vez sí con el ciclo vital en el cual se da la separación. Mientras más chico es el hijo, más probabilidades hay de que pueda ser “programado”.
¿Cómo identificar a un hijo alienado?
– Se han descrito 8 manifestaciones principales del SAP que pueden variar en intensidad y relevancia, y no estar siempre todas presentes.La campaña de rechazo y difamación por parte del padre con custodia tiene graves efectos cuando el niño describe al otro como “una persona sin alma, mala y peligrosa”.Las justificaciones aportadas por los niños para defender sus posiciones hostiles en contra del padre no custodio son irracionales, absurdas y no tienen conexión real con la experiencia verdadera.La falta de ambivalencia: uno de los padres es considerado totalmente bueno y el otro, totalmente malo. Esto puede ser predictor de un futuro desarrollo borderline (limítrofe) en el niño.La inclinación automática de todo el entorno significativo del padre programador en su favor.
La ampliación de las hostilidades, por parte del niño, a toda la familia y al entorno del padre rechazado. Por lo general, sus justificaciones son con fundamentos absurdos y distorsionados.
El fenómeno de la “opinión propia”. Estos niños poseen (ya a los 4 años) una opinión propia, articulada y firme respecto de hechos complejos y dolorosos.
Ausencia de sentimientos de culpa en el niño por la crueldad manifestada hacia el progenitor distanciado, que generalmente se acompaña de exigencias económicas sin escrúpulos.
La adopción de escenarios prestados por el progenitor con custodia para acusar el otro, frente a los cuales el niño interrogado demuestra total incoherencia e incomprensión real debido a que se trata de la repetición de un discurso escuchado con anterioridad.
QUIÉN ES
Mariarita Bertuzzi, psicóloga clínica de la Universidad La Sapienza de Roma, Italia. Su práctica como psicóloga la alterna con la cátedra universitaria (Universidad de Los Andes) y la realización de investigaciones. Dados sus estudios en el Instituto Chileno de Terapia Familiar, es experta en temas que involucran a padres e hijos.
Sigue leyendo

La cultura del oro en américa latina comenzó en Puno

[Visto: 1159 veces]

Encuentran en Puno la joya de oro más antigua de América
La revista Proceedings of the National Academy of Sciences describe el importante hallazgo de objetos ornamentales, entre ellos un collar que data de hace 4.000 años

Washington (EFE).- Los objetos de oro más antiguos elaborados en el continente americano, entre ellos un collar que data de hace 4.000 años, han sido descubiertos en el sureste de Perú, afirmaron investigadores estadounidenses.

En la edición del martes de la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences, a la que tuvo acceso Efe, los investigadores describen el importante hallazgo de objetos ornamentales en Jiskairumoko, en la cuenca del Lago Titicaca.

Se trata, según los investigadores, del descubrimiento de oro más antiguo no solo en la región de los Andes sino de todas las Américas y reafirma la hipótesis de que, en esa área, “la fabricación de artefactos de metal comenzó con la experimentación con el oro”.

En la zona residían pobladores dedicados exclusivamente a la caza y recolección de alimentos pero, según los investigadores, el descubrimiento sugiere el principio de “una posible desigualdad social” en esa sociedad prehispánica.

Para los investigadores, entre ellos Mark Aldenderfer, de la Universidad de Arizona, el hallazgo además desvirtúa prácticamente la idea de que una sociedad primero tenía que demostrar capacidad para producir excedentes agrarios antes de dedicarse a la tradición de la orfebrería.

De hecho, se han descubierto “copiosas” cantidades de oro en diversos sitios arqueológicos de complejas culturas en las que el oro, frecuentemente utilizado en la elaboración de vestimentas y disfraces, servía de símbolo de estatus social, explicaron los expertos.

El uso del oro ha sido vinculado exclusivamente con un alto nivel de complejidad social y política, donde las élites daban apoyo material y financiero a los artesanos, indica el artículo.

De lo anterior proviene la hipótesis sobre el origen de la tradición de la orfebrería, que supone un proceso técnico de alta complejidad y, por lo tanto, “sólo es factible cuando se ha acumulado suficiente riqueza”, por ejemplo a través de excedentes agrícolas, que permita, a su vez, la producción de objetos de lujo, agregó.

Pero, el hallazgo del collar de oro en un sitio de entierros en la cuenca del Lago Titicaca, en el sureste de Perú, “sugiere que el uso de artefactos de oro como símbolo social en esta región comenzó mucho antes de que surgieran sociedades más complejas capaces de generar excedentes”, explicaron los investigadores.

En el artículo de cuatro páginas los expertos ofrecen una extensa descripción del terreno y de las excavaciones realizadas en Jiskairumoko.

En esas excavaciones, los arqueólogos no encontraron pistas claras sobre las herramientas utilizadas para la elaboración del collar de oro.

Sin embargo, Aldenderfer y sus colegas señalaron que las cuentas muestran pequeñas abolladuras que sugieren que los artesanos recurrieron a una especie de mortero de piedra para aplanar y moldearlas.

Posteriormente, el oro fue colocado, con mucho cuidado, alrededor de un objeto cilíndrico donde fue nuevamente moldeado en forma de tubo.

Aunque ya se habían descubierto artefactos de oro y cobre en Mina Perdida, en el valle de Lurín, lo importante del hallazgo en Jiskairumoko es, precisamente, que los ornamentos encontrados en la cuenca del Lago Titicaca datan de unos 600 años antes, indicaron los investigadores.

Sigue leyendo