Morales Bermúdez se declara responsable político, pero niega todo vínculo con el Plan Condor

[Visto: 3192 veces]

“Yo soy responsable político”

Ex presidente Francisco Morales Bermúdez se pondrá a derecho. Dijo que Perú no integró el Plan Cóndor y que solo dio la orden de deportar a los “montoneros”. Afirma que si la justicia italiana lo cita irá.

Redacción La República.

A derecho. General Francisco Morales Bermúdez Cerruti visita Palacio de Gobierno durante el gobierno de Alejandro Toledo.

Aunque negó que su gobierno haya participado en la “Operación Cóndor” para eliminar a opositores a varias dictaduras latinoamericanas en los años 70 y 80, el general (r) Francisco Morales Bermúdez Cerruti admitió su responsabilidad política en la deportación de tres ciudadanos argentinos de origen italiano.

Dijo también que si la justicia italiana lo cita irá a ese país, por lo cual se está preparando para ponerse a derecho.

Morales Bermúdez explicó: “En pleno proceso de culminación del proceso democrático fuimos alertados por nuestros propios servicios de inteligencia de la venida de un grupo de montoneros argentinos al Perú. Y mi decisión, como jefe de Estado, fue que esta gente fuera extrañada del país. Esa fue mi decisión política y voy a responder por ella”.

El general –incluido en una lista de 140 ciudadanos latinoamericanos denunciados por la justicia de Italia por la desaparición de 25 ciudadanos de ese país– indicó que su única acción fue haber ordenado la expulsión de los extranjeros por considerarlos de alta peligrosidad.

NO ERA DEL GRUPO

Marcial. Morales Bermúdez, Richter Prada y alto mando del gobierno militar.

Morales Bermúdez negó que Perú haya tenido como política de Estado formar parte del Plan Cóndor –integrado por Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Brasil y Bolivia–, argumentando que durante su mandato (1975-1980) no había acciones terroristas, pues si bien Sendero Luminoso ya se estaba gestando, durante su gobierno no cometieron ningún acto subversivo.

“Yo no podía tomar ninguna actitud contra Sendero desde el punto de vista físico, ni encarcelar a la gente ni menos desaparecer a la gente como se hacía en el sur, porque eran ideas y no había actos terroristas para tomar acciones de otro tipo”, refirió.

Insistió en que lo único que hizo su gobierno fue decidir la deportación de los “montoneros para que no complicaran la vida política del Perú”, que en ese momento estaba culminando un proceso de transición democrática.

“Mi decisión política fue el extrañamiento de esas personas. Como jefe de Estado, persona y como cristiano que soy nunca pude ordenar que se torture a la gente, en la vida pude ordenar semejante cosa, mi decisión fue extrañar a los montoneros del país”, sostuvo.

FUNCIONES DELEGADAS

En su defensa, el general Morales Bermúdez dijo que si bien no ordenó que se torture a los argentinos detenidos, no puede descartar que esto se haya producido sin su consentimiento. “Mi política de Estado nunca pudo ser que se torture gente y si se hizo que se investigue y que se castigue a los que torturaron”.

Aclaró que si bien él ordenó la deportación, delegó en otras personas las gestiones necesarias. “Yo no tomé la decisión directa. Yo fui informado después de que se les había entregado a Bolivia, con todos los cánones de la ley y con actas de presencia”.

Manifestó que si bien el gobierno boliviano de entonces no le generaba desconfianza, él hubiera elegido otro país, como México, para la expulsión de los ciudadanos argentinos. “Pero en la parte ejecutiva yo no fui consultado. Yo tenía que delegar mis funciones políticas como debe hacer un presidente”.

Sin embargo, insistió en que él es responsable político de todo lo que pasó en el Perú durante su gobierno y por eso se está preparando para ponerse a derecho si se concede la extradición. E incluso si ésta es denegada, afirmó tener la voluntad de viajar a Italia a declarar si le financian el pasaje en avión.

Varios indicios vinculan a Perú

El ex diputado Gustavo Espinoza Montesinos fue testigo de excepción de la detención de un ciudadano argentino en el Perú, como parte de lo que dice fue el inicio de la “Operación Cóndor”. La primera semana de marzo de 1977 compartió celda con Juan Carlos Maguid, un catedrático que huyó de su país acosado por la dictadura del general Rafael Videla y trabajaba como docente en la Universidad Católica.

Recordó que Maguid fue liberado alrededor del 7 de marzo, pero cinco semanas después fue nuevamente detenido mientras esperaba un vehículo en una de las calles de Lima, desapareciendo hasta hoy. Según Espinoza su detención y la de tres ciudadanos argentinos en junio de 1980 –que forman parte de la denuncia de las autoridades italianas– son indicios de la vinculación peruana con la Operación Cóndor.

Puntuación: 2.10 / Votos: 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *