La cuantificación económica en los proceso de familia (y se mide también el amor y cariño por los hijos??)

[Visto: 2355 veces]

En los procesos de familia, bajo el régimen de tramitación en juzgados de paz letrados, se suele admitir los procesos de alimentos planteados por la mama, sobre la base de las necesidades de los niños y usualmente por las mismas necesidades de las mamas.

Bajo esta perspectiva, los peticionantes de los alimentos siempre CUANTIFICAN la prestación del padre (casi al 99%) Sin embargo, ni las partes, ni los jueces responden al criterio de cómo medir la cuantificación del cariño que el papa debe brindar a su hijo.

Si el padre no tiene recursos económicos ya está perdido porque además corre contra todo el sistema y su hijo será materia de una victoria legal de la mama en su contra y esta lo tratará como apéndice de su organismo, como si no hubiera nacido nunca.

¿Cómo obligar a los padres a que quieran a su hijo? bien dificil, es cuestión de responsabilidad de los adultos (y de los dos padres)

¿Cómo obligar a la mama a que utilice bien el dinero de alimentos? Igualmente imposible, porque se da usualmente que las mamas no destinan alimentos para sus hijos sino para atender sus propias necesidades.

Estos últimos datos son objetinos de encuentras a padres en procesos de alimentos en la Corte Superior de Lima y casi todos señalan que la mama no hace correcto uso de los alimentos y por ello plantean apelaciones.

Puntuación: 3.43 / Votos: 7

4 pensamientos en “La cuantificación económica en los proceso de familia (y se mide también el amor y cariño por los hijos??)

  1. Diego Ocampo

    Manuel,

    Me parece simpatico que hagas un blog sobre temas juridicos, particularme sobre el derecho de familia.

    Concuerdo contigo en que muchas veces la configuracion del proceso familiar es desde su estructura adversa con los padres.

    No obstante, creo que debemos diferenciar que a familia es un concepto sociologico y el derecho interviene respecto de esta para proteger su existencia.

    Nuestro derecho asigna roles a las personas que mantienen relaciones familiares. Yo creo que debemos cambiar el rol del hombre por una cultura igualitaria. No obstante, debemos ser conscientes que los roles adversos para el hombre responden a una racionalidad propia: las mujeres y los niñ{os tienen un rol desprotegido estructuralmente por nuestra sociedad. [Si bien, no estamos en 1933, la situacion de niños y mujeres aun debe cambiar].

    Responder
  2. John Karlén

    El que los hombres y mujeres lleguen a diferencias más que visibles al discutir acerca de cómo "mantener" a los hijos que quedan de una relación que no va más es algo que se da en todos los estratos socio culturales. Algunos luchan por unos cuantos soles y otros por miles de dólares. Muchas veces la mujer (o por qué no el hombre) piden alimentos, basados en los hijos con los que deben compartir sus vidas, a quien está viviendo una vida más relajada sin el "peso" de los hijos. Quien no tiene que lidiar día y noche con los "niños" vive más tranquilo, quien los tiene a su lado puede llegar al borde de la desesperación y, por ese motivo, o por otros, puede pedir TODO lo que gana el otro. Quien tiene que dar los alimentos se siente "robado", "agredido" en su billetera, cuenta bancaria o cheque de fin de mes y no trata de recordar, o no se da cuenta, de cuánto cuesta "alimentar" a uno o más niños. Tengo una persona muy cercana que piensa que su hija puede sobrevivir con S/. 200.00 al mes, luego que, cuando estaba con su esposa el gasto mensual de la niña era más de S/. 1000.00. Es más, juega con su boleta de pago para reducirla drásticamente y así la justicia piiense que no puede dar más. La mujer se embecina en sus necesidades propias y, lejos de actuar diligentemente, comete error tras error pensanedo que va a poder rehacer su matrimonio. La hija bien gracias, aun no llega a los tres años, pero las peleas a su alrededor son más que épicas. El poder judicial debería ver más allá de las leyes, tratar de conjugar el buen juicio con la investigación, una leve mirada al pasado laboral para tomar una decisión y una rápida mirada a las necesidades básicas del niño, y no tanto de la madre o del padre, para dar, de una vez por todas, soluciones prácticas y reales a quienes disputan la capacidad, o falta de ella, de "alimentar" a sus hijos. Y luego de resolver los problemas plausibles de tasación, ir hacia el terreno sentimental, el niño es quien tiene derecho a los padres, no al revés. Las visitas del padre o madre son un derecho del niño no del progenitor.

    Responder
  3. mbermudez Autor

    Hola John. La verdad sé a lo que te refieres, tu mismo conociste a la miserable que ha provocado que mis hijas estén secuestradas con objeto de acceder alimentos para vivir con su pareja (que vende jugos, puedes pedir lo que quieres en Av. Sucre 820, Pueblo libre, porque lo armaron con mi dinero)

    Lo peor del caso es el apoyo estupido que su familia le está brindando, sabiendo que mis hijas están encerradas todo el dia.

    Responder

Responder a John Karlén Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *