De las buenas acciones para saber en carne propia el problema de los demás

[Visto: 1234 veces]

Hace cuatro días el Presidente Alan García viene pernoctando en una serie de pueblos andinos de Cusco y otros departamentos, a efectos de brindar no sólo apoyo moral sino repartir donaciones a las poblaciones más necesitadas que vienen sufriendo el friaje.

Acciones así al principio pudieron ser consideradas típicas de García, pero ya luego de varios días viviendo una realidad que pocos la han vivido, viajar entre pueblos sin carreteras, ir a comunidades sin agua potable, sin electricidad, con índices de pobreza extrema, en su conjunto le van a imprimir a García no sólo una experiencia de vida, sino también una experiencia de gobierno.

Todo esto ad portas de la reforma del SNIP para dar viabilidad a proyectos regionales, frente a la próxima aprobación de otro crédito suplementario.

Cuando García reclama “sentimientos” a altos funcionarios ahora sí puede decir que conoce la realidad de quienes reclaman no sólo atención, sino también acciones gubernamentales vía políticas focalizadas. García ha experimentado en carne propia el dolor de cabeza que significa no poder dormir con tanto frio y no querer lavarse la cara en la mañana porque el agua quema o corta. Esta experiencia le significará mucho y desde ya ganó un crítico menos.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *