Pacto de necesidad (capítulo cinco)

[Visto: 270 veces]

(viene del capítulo anterior)

César acompañó a Camila hasta la puerta de su departamento. Ella le agradeció por la salida. “¿Te parece si salimos otro día?”, le preguntó antes de que él se vaya. César contestó que sí y que le llamara la próxima semana para confirmarlo. La joven sonrió de nuevo y se sintió contenta al cerrar la puerta.

Durante la semana, a César se le nota un cambio de actitud. De lo calmado que había estado en sus estudios, de pronto se muestra muy ansioso ante la llamada que no llega a su negro celular. Distraído y aburrido, su mirada rehuye las páginas de los libros porque, por culpa de esa ansiedad, no los entiende.

Todo cambió cuando llegó otra vez el fin de semana: Camila lo llamó en la tarde y le preguntó si estaría libre esa noche. César respondió afirmativamente y, sin esperar un minuto más, recogió sus libros y anotaciones, los colocó dentro de su mochila y fugó de sus clases rumbo a su casa.

Sabía que ya eran las cuatro de la tarde y le quedaría poco tiempo si quería llegar a la hora acordada. “Con fe”, dice para sus adentros mientras para el bus y sube esperanzado pensando en la cara de Camila.

(continuará)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *