Tatuajes y sombras (capítulo diez)

[Visto: 324 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Demos la bienvenida a ¡Sirena!”, anunció una voz detrás de la cortina que cubre el escenario. La mujer sale en medio de la ovación de los hombres que esperan ver su rutina rítmica. Lleva un atuendo con motivos marinos, que no demora en despojarse hasta quedar sólo con su tanga.

El lugar se enciende en pasiones al compás de las contorsiones que realiza, mientras cada uno de los parroquianos le va dejando un billete en la tanga. Sirena termina su baile en medio de largos aplausos y les regala una sonrisa y varios besos volados mientras camina hacia detrás del escenario.

Tan solo Flores siguió un poco frío: se había fijado bien en el rostro de la bailarina… y no era Laura. Mantuvo la misma actitud con las siguientes chicas. Hasta que salió a escena Nikki. El detective no pudo reconocerla de inmediato por los lentes oscuros sobre sus ojos y la peluca color azul que tiene por cabellera.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *