Tatuajes y sombras (capítulo nueve)

[Visto: 471 veces]

(viene del capítulo anterior)

Flores avanzó en medio de los jóvenes, y no tan jóvenes, que se encuentran dentro del local que está tenuemente iluminado por una luz rosácea. Las botellas de cerveza y los vasos de whisky aparecen como por arte de magia en las bandejas que las anfitrionas se encargan de repartir.

“Hola guapo”, se acerca una de ellas a preguntarle si desea un trago. Flores con aplomo deja un billete en su bandeja y le pide un whisky. Ella le guiña un ojo y se va por su pedido, mientras el detective se acomoda en una de las mesas que se ha desocupado.

Mira la sombra que proyecta la iluminación: parece describir una espacio de escenario algo estrecho. Dos luces blancas aparecen de repente e iluminan por completo la tarima. Los hombres comienzan a vitorear: es la hora del baile, y la primera chica del night club va a salir a deleitar.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *