Tatuajes y sombras (capítulo siete)

[Visto: 340 veces]

(viene del capítulo anterior)

Han pasado varias noches y Flores ha ido recopilando las pistas en torno a Laura. Puso a trabajar a algunos informantes para poder ubicar alguna casa donde estuviese alojada. Uno de ellos lo llamó para darle una dirección. Apenas recibió el dato, se apresuró en ir a buscarla. Silva le pidió acompañarlo.

“Lo siento compañero. Esto es personal”, dijo el detective y salió de la comisaria. Condujo sigiloso su vehículo y lo estacionó en la acera de frente. Miró por la ventana. Una simple casa de fachada color verde es la breve descripción que logra autenticar. Observa algunas luces que provienen de las ventanas del segundo piso.

De pronto, las luces de la casa se apagan. Flores actúa con cautela y agacha un tanto su cabeza sin perder de vista la puerta de la casa. Ya no le queda duda: quien sale por la puerta es Laura. Lo concretamente sospechoso es que viste un ceñido vestido negro. Flores siente como si contuviera la respiración hasta que ella logra subir a un taxi en busca de su destino. Viendo al taxi alejarse, el detective enciende el motor del auto y empieza a seguirla.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *