Tatuajes y sombras

[Visto: 399 veces]

Ha elegido un mal camino para transitar. La poca iluminación de la zona le impide a la joven ver si es seguro. De pronto, ve una silueta acercarse en dirección contraria. Al inicio, cree que es sólo otro caminante más hasta que observa sus ojos fijados en su persona. Ella intenta correr pero él la alcanza y le apunta con una pistola.

“Tomar mi bolso, pero por favor, déjame ir”, dice ella sollozando mientras el delincuente revisa sus pertenencias. Coge la billetera y una que otra joya. La suelta y le dispara en el pie. “Has visto mi cara, no puedo dejarte vivir”, le responde a la atemorizada muchacha y le apunta para darle el tiro de gracia.

“Yo me iría”, escuchó una voz muy ronca detrás de él. El delincuente volteó y vio a un hombre con el torso desnudo y un pantalón negro. Su pecho estaba cubierto de tatuajes enigmáticos que el malhechor nunca había visto. Asustado, disparó dos veces contra el tatuado. Ningún efecto surtieron las balas.

El miedo se apoderó del delincuente cuando el desconocido lo sometió tirándolo contra el piso. El tatuado murmuró palabras de un léxico initeligible y, casi al instante, el malhechor se desangró allí mismo. Luego miró a la muchacha y se fue corriendo por el sendero.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *