La caída de Toño (capítulo diez)

[Visto: 389 veces]

(viene del capítulo anterior)

A la mañana siguiente, los policías procedieron a interrogar a los trabajadores de la construcción. Era más que obvio que ninguno tenía la más remota idea de lo sucedido porque se habían ido temprano del lugar la noche del crimen. El oficial Torres preguntó si había alguien más con quien no hubieran hablado.

“Sí, un tal Toño Aguilar, conocido de Trelles, no ha venido hoy”, le comentó el nuevo maestro de obra. Torres le pidió los datos de su ficha. Ya por la tarde Torres acudió hasta la casa de Toño. Abrió la puerta la esposa con mucho recelo. “Buenas tardes señora. Estoy buscando a Antonio Aguilar”, se presentó Torres yendo directo al asunto.

Ella dijo que hace dos días que no lo veía. Eso le pareció extraño a Torres y le preguntó si él se había comunicado. “No, ni lo he visto ni me ha llamado”, fue la cortante respuesta de la esposa. Torres se disculpó con ella y se retiró hasta entrar en su auto. Llamó al taita para informarle: “reunámonos, tengo algo sobre tu testigo”.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *