Reviviendo (capítulo final)

[Visto: 332 veces]

(viene del  capítulo anterior)

“Que bueno que despertaste. Un poco más y te pasarías”, escuché a mi costado. Me enojó el comentario y traté de recriminar a mi inusitado interlocutor, pero no pude hacerlo: era Guido quien lo había dicho. “Pero si tú no estabas en este bus”, le dije sorprendido por verlo allí. “Eso fue lo que te hice creer”, respondió él y su cara adquirió un tono lúgubre.

Se levantó del asiento contiguo y se dispuso a caminar hasta la bajada del bus. Quise seguirlo pero el vehículo adquirió una velocidad muy rápida en cuestión de segundos. Las personas entraron en pánico mientras se acercaba a la esquina de la calle. Otro bus apareció por la calle perpendicular e impactó contra el lado izquierdo del transporte.

Intentó sujetarme a una de los soportes, pero es inútil. Como muchos otros pasajeros, salgo volando y mi cuerpo atraviesa una de las amplias ventanas del bus. He caído sobre el pavimento y la espalda me duele demasiado. Siento los pedazos de vidrio esparramados y al sangre brotando profusa de alguna herida.

Quiero seguir despierto pero escucho el susurro. “Ya no despertarás, no despertarás”, es Guido quien me lo dice mientras toma mi mano esperando mi partida. Quiero revivir otra vez pero estoy muy cansado. Cierro los ojos de a pocos y veo la oscuridad. Y después ya no veo nada más.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *