La caída de Toño (capítulo seis)

[Visto: 378 veces]

(viene del capítulo anterior)

En la comisaría, la llamada fue inmediatamente procesada. Luego de una hora, la policía ingresó en la construcción y constató la presencia del cuepo de Trelles. Se procedió a acordonar la zona y los criminalistas iniciaron la labor de recolectar la labor de pruebas del asesinato. Cada bala, cada rastro de sangre, cada pisada, se vuelven valiosas con el paso de los minutos.

De pronto, uno de ellos camina dentro de la construcción. Sube al segundo piso y no observa nada extraño. Sube al tercer piso: la tierra y el polvo dan forma a la huella de una mano. Antes de comunicar su hallazgo, toma su celular y realiza una llamada. “Aló jefe… Sí, confirmado, hubo un testigo en el tercer piso… Sí, lo encontraré”, dijo entre leves susurros.

Uno de los polícias que lo vio desde el primer piso le preguntó si había encontrado algo. “Nada”, gritó el criminalista y bajó hasta la escena. Sus compañeros estaban un tanto intrigados por su actitud. “Creo que nuestro testigo anónimo hizo algo más que ver”, le comentó al policía y lo convenció por completo.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *