La duda de Jorge (capítulo once)

[Visto: 417 veces]

(viene del capítulo anterior)

Jorge camina preocupado hacia el parque. Más allá de no saber sobre qué quiere hablarle Nati, lo más inquietante es que, sea lo que sea, no sabe qué decirle. “Sí, él ya está aquí. Hablamos luego”, fueron las últimas palabras que pronunció Nati antes de cortar la llamada que había recibido.

Ambos se saludaron con cierta reserva y , a continuación, Jorge le preguntó cómo se siente. “No estoy bien, para nada”, fue su lacónica respuesta. Nati le confirmó muchos de los rumores que Jorge ya había escuchado. Aun así, tenía dudas sobre para qué lo había llamado. “Si es tan sólo para escucharla, ella hubiera preferido una llamada, no verla cara a cara”, pensó con cierta malicia.

Así que, cuando ella terminó de contarle sus desdichas, fue directo al grano: “Comprendo tu situación, pero no sé para qué me necesitas”. Ella lo miró con cierta nostalgia y, acariciándolo, colocó sus brazos detrás de su cuello. “Para que me consueles”, fue su muy resuelta respuesta y lo besó en los labios con mucha pasión.

Un tanto sorprendido, Jorge no disfrutó del beso en un primer momento, pero se dejó llevar y la besó a Nati con más ganas. “¿Qué te parece si vamos a mi casa?”, Nati dijo con total coquetería. “Vamos”, fue la breve contestación de Jorge. Salieron del parque tomados de la mano y caminando tranquilamente. También se fue un mudo testigo corriendo en dirección contraria

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *