El misterio del atrapasueños (capítulo final)

[Visto: 336 veces]

(viene del capítulo anterior)

Alonso fue hasta su cuarto y recogió el peluche. Volvió hasta la sala y le pidió a Yarek que le entregara el atrapasueños. El juguetero no dudó de sus intenciones y se lo dio con sumo cuidado. El niño se sentó y amarró el hilo azul del amuleto en el cuello del peluche. Un inusitado viento se propagó desde allí hasta todos los rincones de la casa.

Sólo Yarek pudo interpretarlo: “Está contento”. Alonso también lo está y no deja de abrazar a su peluche. El juguetero decide que el peluche se quede con ellos. Alfredo le pregunta preocupado si ocurriría de nuevo un evento como el vivido. Yarek fue contundente: “Ya no. Tu hijo ya conoce el corazón del mío”.

Los miró con simpatía y salió de la casa dibujando en su rostro una sonrisa. Aquella noche, cuando se fue a acostar, el niño tomó en peluche en sus brazos y se durmió con él. Alfredo vio ese gesto y respiró aliviado: sabe que, a partir de ahora, su hijo tendrá un mayor aprecio por sus regalos.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *