El misterio del atrapasueños (capítulo nueve)

[Visto: 310 veces]

(viene del capítulo anterior)

Desconcertado por la respuesta recibida, Alfredo subió a su carro y se dirigió a la casa. Apenas llegó, le llamó la atención oír a su mujer conversar con otra persona. Al abrir la puerta, se dio con la sorpresa que ella estaba sentada junto con el viejo de la juguetería. “Señor Alfredo, ¡qué gusto verlo de nuevo!”, dijo el hombre ante el recién llegado, que aún está sorprendido con la visita.

“Él ya me contó sobre el juguete”, señaló Nora y se retiró para que pudieran hablar. El viejo agradeció el té que le invitó la señora, pero su gesto se convirtió en adusto una vez que miró a Alfredo. Antes que el padre pudiera reaccionar, el juguetero afirmó preocupado: “Muchek está molesto”.

Alfredo le preguntó quién era Muchek. “Es el espíritu que mora dentro del peluche. Se pone agresivo si es que lo maltratan o no le prestan atención”, señaló el viejo con voz calma pero firme. Como viera a Alfredo retroceder, le preguntó si había cometido alguno de esos dos errores. El padre asintió con la cabeza. “Es hora de calmarlo: sólo espero que no sea tarde”, dijo el juguetero y le pidió que lo llevara hasta el peluche.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *