Cinco panes y dos peces

[Visto: 268 veces]

Se te nota en la cara

lo que has caminado

bajo el sol abrazador,

entre arbustos muy secos.

Pero tu enorme sacrificio

te parece muy poco

pues sigues al Maestro

que predica con su ejemplo.

Y sientes que no continuarás

si no pruebas bocado,

buscando inquieto te pones

por algo de comer, de beber.

Es cuando te avisan

que el Maestro dará de comer,

pero no saben el alimento

ni tampoco el requerimiento.

“Cinco panes y dos peces”,

murmulla la angustiada gente

esperando una respuesta

de forma impaciente.

Cristo bendice

y a repartir empieza:

a cada uno le toca

y todos se alimentan.

Saciado el forastero,

sorprendido se pregunta

si esto fue una ilusión,

si no fue tan simple.

Escucha una cálida voz,

es Cristo quien le dice:

“No tendrás más hambre

pues este es pan de vida”.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *