Vívida ilusión

[Visto: 316 veces]

Es de esas mañanas

que la luz del sol

se presenta tempranera

que fastidia un montón.

Son las ocho y despierto

con ganas de seguir echado,

de seguir soñando otro rato

con imágenes que ya olvidaré.

Y me duermo otra vez

con la esperanza tibia

de volver a recordar

aquella vívida ilusión.

Tu vestido retoza con el aire,

volteas a verme y sonreirme,

me haces sentir seguro

pues me invitas a seguirte.

Y vuelvo a ese momento

en que corro hasta donde estás

y me esfuerzo aún más

para poder alcanzarte.

Y llego hasta ti

para abrazarte con muchas ganas,

y llego hasta ti

para decirte que no te vayas.

Cierro los ojos por un segundo

y luego los vuelvo a abrir:

la luz del sol me delata

y ya no tengo ganas de soñar.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *