No la playa ni las olas

[Visto: 394 veces]

La playita, el sol,

el cevichito en su limón,

las olas que barren la arena

y sobre las que doy un chapuzón.

Un día genial, eso pensé,

hasta que vino el regreso,

recoger todas las cosas

y volver a la gran ciudad.

Una combi que nos queda angosta,

soportando el calor de un motor,

hasta que los espacios fluyen

y un asiento se libera.

Me dices que me siente,

te digo que te sientes,

y al final nos miramos

con ojos complices.

Me siento y te sientas,

nos vamos abrazados,

juntos hasta nuestro paradero.

Entonces recuerdo

lo mejor de esta travesía,

no la playa ni las olas,

sino vivirlo junto a ti.

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *