Disputa en Los Robles (capítulo tres)

[Visto: 573 veces]

(viene del capítulo anterior)

Padre e hijo se disponían a entrar en la propiedad cuando dos tipos altos y fornidos los detuvieron. “Vengo a ver a don Rodolfo, mi hermano”, dijo el viejo a los guardias quienes, protegidos por sus rifles, ni se inmutaron por sus palabras.

“Buen hombre, mi patrón no quiere ser molestado ahora”, le increpó uno de los guardias y, cargando su rifle, lo conminó a marcharse. Entonces, todos escucharon una pequeña detonación. Los guardias, asustados, volvieron su mirada hacia la casa: en la entrada, se encontraba parado don Rodolfo.

“Déjenlos pasar”, les ordenó el patrón a los guardias, los mismos que se pusieron a recorrer el perímetro de la cerca. “Santiago hermano, que bueno verte por aquí”, dijo con voz ronca y lo abrazó con cierta efusividad.

“¿Te acuerdas de Lucho?”, le preguntó Santiago luego del saludo. Rodolfo saludó también a su sobrino y rememoró que no lo veía desde que era pequeño. “Pero por favor, pasemos adentro a hablar sobre los planes que te tengo”, señaló el hacendado a Lucho, al tiempo que lo dirigía hacia la casa grande.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *