Entre Emi y Rodri: sentimientos a distancia (capítulo siete)

[Visto: 519 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Se fue… se fue como me fui yo… ¿acaso me estará pagando con la misma moneda?”, pensó para sí Emilia con la cabeza escondida sobre la almohada de su cama. Recordando la forma cómo trató a Rodrigo durante su estancia europea, demoró algunos días en escribirle por email.

Un día, hastiada del silencio, se atrevió a escribirle: “Hola”. Pasó un minuto, dos minutos, y no sucedió nada. La joven estaba por cerrar la mensajería, cuando él contestó. “Hola… ¿cómo estás?”, respondió él, y ella sonrió. Ambos iniciaron una conversa larga y amena, la misma que le produjo a Emilia cierta culpa por su actitud pasada.

Él le comentó que ello quedó olvidado y que, ahora que él estaba lejos, se daba cuenta de todo lo que Emilia había sentido. Ella y Rodrigo tuvieron varias conversaciones del mismo tono durante los días, hasta que él le avisó que ya iba de retorno a la ciudad.

“Saldré en la noche y nos veremos temprano mañana”, escribió el joven muy confiado de su reencuentro. Al día siguiente, ella se dirigió al terminal terrestre. Había llegado cerca de una hora después de la llegada del bus, pero no veía a Rodrigo por ningún lado.

Queriendo sacarse la demora de la cabeza, se acercó a un puesto de atención para saber por el transporte en que venía. Emilia se quedó helada cuando recibió la respuesta de la señorita: el ómnibus había sufrido un terrible choque en la carretera.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *