Paciente en la habitación 21 (capítulo siete)

[Visto: 486 veces]

(viene del capítulo anterior)

Laura corrió y corrió todo lo que pudo tratando de comprender cómo esos viejos mitos se habían convertido en realidad. Una vez que paró, se secó el sudor que le recorría por la cara y se puso a caminar hacia el depa. En el pasillo, notó la puerta abierta y una luz que sobresalía de ella.

“Intrusos”, pensó ella al recordar que había cerrado bien el sitio. Con cuidado empujó la puerta hacia adentro, pero sonó un chirrido contra el piso. Quedó sorprendida al observar todo el desorden que habían hecho los intrusos allí: la cama desarreglada, las cosas sacadas fuera del closet, los libros rebuscados y abiertos.

Al adentrarse más, se dio cuenta que la puerta del baño estaba cerrada. Despacio, Laura se acercó allí y giró la manija de la puerta. La abrió un poco y la puerta se le fue devuelta con fuerza contra ella. Cayó violentamente al piso mientras un muchacho salía corriendo del baño.

Un momento después, sin embargo, el desconocido volvió sobre sus pasos. “Dame la mochila”, ordenó el desconocido al percatarse que ella la tenía colgada detrás de su espalda. “¿Tú conoces a Luis?”, le preguntó Laura aún adolorida, a lo que él movió la cabeza afirmativamente.

“Entonces, quizá debamos apoyarnos mutuamente”, señaló ella extendiendo su brazo. Luego de pensarlo unos segundos, el desconocido le ofreció su brazo y la levantó.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *