Secretos de audio (capítulo once)

[Visto: 462 veces]

(viene del capítulo anterior)

Sentado sobre la silla del cuarto de interrogatorio, alias Manchego no logra contener su impotencia. Saca un cigarrillo para sentirse mejor, pero el temblor en sus manos es elocuente: demora varios segundos en poder prenderlo con su encendedor.

Se quita los lentes y los deja sobre la mesa. Se levanta y camina pausado por el espacio reducido hasta que un policía abre la puerta para dejar entrar a un hombre flaco y con gesto adusto. “Siéntese por favor”, le dice el detective mientras coloca un folder color opaco sobre la mesa.

El detenido le hace caso pero extrañamente le hace una sonrisa sarcástica. “¿Qué es lo gracioso?”, dice el detective sin amilanarse. “Sabe bien que vendrá mi abogado y no podrá acusarme de nada”, aseveró Manchego dando paso a una sonora carcajada.

Pero el detective no se sorprendió para nada. Por el contrario, se empezó a reír con él. “¿Qué es lo gracioso?”, devolvió la pregunta un Manchego ya desconcertado. “Míralo tú mismo”, dijo el detective y le dejó el folder al alcance de sus manos.

Quedándose en silencio, Manchego abrió el folder y encontró una serie de papeles. Cada vez que leía uno de ellos su rostro se desencajaba más y más. “Gracias por tu colaboración. Son las transcripciones del audio que te incrimina”, afirmó el detective mientras se levanta de la silla para salir.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *