El rostro de Paul (capítulo ocho)

[Visto: 607 veces]

(viene del capítulo anterior)

Nina, ofuscada por los relatos, fue hasta la casa de Paul. Él la recibió y parecía muy calmado. “Sé que fuiste tú, tú mataste a Elisa y a todas esas chicas”, acusó de frente ella a su amigo. Muy cínico, Paul empezó a reír a carcajadas, y lo único que dijo fue: “¿Qué hablas?”.

“Sé que fuiste tú, tú las mataste a ellas”, repitió Nina su acusación comenzando a llorar. Paul se acercó a ella para consolarla. Ella se defendió con agresividad y lo apartó un rato, pero se cansó y le permitió acariciarla.

“Ya Nina, ya”, le susurra, “entiendo tu pena, te hace decir esas cosas”. Ella se puso retraída y no quiso escucharlo. “Tranquila, ¿por qué no lo hablamos el sábado en la noche, en Party Road? Así te lo explico bien todo”, le convenció Paul en un tono muy galante.

Toda la semana ella se la pasó pensando qué podría ser tan grave como para demorar tantos días. Al final, decidió no hacerse ideas y espero a ese momento. Llegado el sábado en la noche, bajó al Party Road y espero que Paul saliera de alguna de las discotecas.

Sin embargo, contrario a lo establecido, él la esperaba en plena calle. Se saludaron ambos. “Y bien, ¿me dirás por qué estabas en esos lugares?”, mostró Nina su lado inquisitivo. “Tranquila Nina, primero nos relajamos un poco, y luego te cuento”, dijo Paul mientras la lleva dentro de una discoteca.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *