El amigo imaginario (capítulo seis)

[Visto: 819 veces]

(viene del capítulo anterior)

Mateo no comprendía por qué su abuela se iba de la casa. Tampoco por qué llegaba esa joven linda que le tocaba la cabeza. Y menos por qué, luego que su papá lo despedía a la hora de dormir, escuchaba fuertes gritos en el cuarto contiguo. Todos esos pensamientos lo tenían desconcertado.

Aquella noche, Eli escuchó los pesares del niño, y le dijo que no se preocupara. Haciéndose invisible, salió del closet y caminó fuera del cuarto. Al mismo tiempo, Roberto salió sudando de su habitación.

Al pasar por el cuarto de Mateo, sintió un leve escalofrío en la espalda. Aun así, bajó hasta el primer y entró en la cocina, cerró la puerta, abrió la refrigeradora y se hizo un sándwich. Se dio su tiempo para masticarlo y saborearlo.

Luego de comerlo, subió otra vez hacia su habitación. En su cama, Mónica lo esperaba desnuda y jadeante. “¿Continuamos?”, le preguntó al verla así. Ella se abalanzó sobre él. Sorprendido por las tremendas ganas de su novia, Roberto se dejó llevar.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *