Preparándome pal lunes (capítulo ocho)

[Visto: 623 veces]

(viene del capítulo anterior)

Eran las nueve de la mañana del domingo. Kike se sentía un desastre completo, no sólo en lo físico: también en lo anímico. Ni siquiera respondió a los reclamos insistentes de su madre. Sabía que se había fallado a sí mismo, y con creces.

No dudó en irse de frente a su cama y quedarse dormido. Cuando se despertó, varias horas después, no se esperaba la sorpresa que había. Sentada sobre la cama, Fabi lo miraba con una rara mezcla de ternura y compasión.

Kike se levantó y la abrazó a Fabi, quien recíprocamente le saludó de la misma forma. “Les fallé… a todos”, le dijo él lleno de tristeza. “Para eso estoy yo, para ayudarte”, respondió ella con sencillez, mientras tomaba su mano y lo lleva a lavarse la cara.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *