La nota en el puente (capítulo seis)

[Visto: 548 veces]

(viene del capítulo anterior)

Gerardo tocó la puerta al llegar. Malena, que había salido apenas del baño con la bata puesta, abrió la puerta y le pidió que se sentara en el mueble. Ella volvió a su cuarto mientras el recién llegado la miró alejarse. “Ahora entiendo por qué mi hermano estaba tan loco por ella”, se comentó a sí mismo con marcado deseo.

Luego de uso minutos, la joven volvió del cuarto con el diario de Alberto. “¿Te invito una copa?”, le preguntó sin ambigüedades. Gerardo aceptó casi de inmediato, y libaron algunos vasos. Malena le mostró la parte que había encontrado y se la leyó. “Debe ser duro tener que enterarte de estas cosas”, señaló él luego que terminó de oír el párrafo.

“Aún no entiendo por qué no me lo dijo”, se entristeció Malena, “pensé que teníamos algo especial”. Ella empezó a llorar. “Tranquila”, dijo él para animarla mientras colocaba su brazo detrás de su espalda, “todo ahora estará bien”. La joven levantó la mirada, viéndolo fijamente a los ojos.

Instintivamente, o debido al vino, Gerardo hizo lo mismo. No se pudieron resistir: se besaron una, y otra, y otra vez. “Ven conmigo”, dijo ella en voz baja, parándose del sofá y guiándolo de su mano hacia el dormitorio…

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *